bacalao en salsa marinera vasca | coca de verduras casera | bizcocho borracho de medina | recetas 888 | conejo guisado con pimientos | recetas de rotini tricolor | ensalada de rotini
Iniciar sesión

Ingresa para recetas888 con el fin de guardar sus recetas favoritas

Si aϊn no te has registrado, regístrate ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

Receta típica catalana de arroz caldoso con alcachofas, setas, sepia, laurel con un sofrito de tomate, cebolla, ajo y pimiento. Además lleva vino blanco, agu...

Receta tradicional de arroz con conejo con los siguientes ingredientes: pimienta negra, conejo, arroz, cebolla, pimiento verde, ajo, laurel, tomate, azafran,...

Si en la entrada anterior dije que la crème brûlèe era uno de mis postres favoritos, el tiramisú es sin duda el mejor. Tanto me gusta, que hace unos años me puse a investigar sobre su procedencia, y descubrí que este postre se preparaba en los burdeles del norte de Italia en los años 50, para los clientes aficionados. Tampoco hay una receta única de elaboración, sino variantes a partir de una serie de ingredientes base. Es decir; un tiramisú se compone siempre de una base de bizcochos humedecidos en café, sobre los que se superpone una crema cuya base son huevos batidos con azúcar; y se sirve espolvoreado con cacao en polvo. Luego, se han ido añadiendo ingredientes, como por ejemplo licor, queso crema y nata montada. Durante años, lo he elaborado de formas distintas, a cual más buena, y creo que al final he encontrado la fórmula mágica. Al principio lo hacía como la mayoría: mojaba los bizcochos en el café, licor y cacao, y preparaba una crema con yemas, mascarpone y la misma cantidad o el doble de nata. Pero habían dos cosas que no comprendía de estas recetas: es lógico que en la receta base hubiesen huevos, pues la crema era básicamente eso; huevos con azúcar. También es comprensible cuando no se utiliza nata, para conseguir que el queso quede más cremoso. Pero al añadirle semejantes cantidades de nata, la razón de seguir poniéndole yemas, perdía para mí todo el sentido. Porque sabor lo que se dice sabor, tampoco aportan demasiado al postre. Y la cremosidad del queso se puede conseguir fácilmente con al nata. Tampoco entendía el motivo de echarle tanta nata montada. Sé que así, a parte de bueno, se consigue cremosidad, y un aspecto esponjoso y consistente. Pero considero que mata bastante el sabor del mascarpone que tanto me gusta. Así que un día, viendo una receta de tiramisú de José Andrés, le encontré por primera vez una utilidad al huevo en este postre. Y es porque él realiza un sabayón al baño maría con los huevos, en el que se consigue una textura y un sabor que sí son muy apreciables en el postre. Así que me quedé maravillada ante esta idea, y comencé a realizarlo yo. Aún así, él añade una gran cantidad de nata a la crema. Cosa de la que yo prescindo completamente por el motivo que he dicho antes. Y personalmente, en lugar de utilizar cacao en polvo, utilizo chocolate negro rallado. He creído importante explicar todo este tostón, pues cuando algo te gusta, siempre intentas mejorarlo y experimentar. Y yo me he pasado mucho tiempo intentando conseguir la receta más deliciosa de tiramisú. Así que espero que os guste: Ingredientes: una bolsa de bizcochos de soletilla una taza de café exprés del bueno (yo con mi Nescafé Dolce Gusto, jejeje) media tableta de chocolate negro un buen chorro de licor dissaronno 3 huevos medianos una tarrina de mascarpone dos cucharadas de nata montada (opcional) azúcar al gusto Bueno, empezamos. Yo utilizo un molde de estos tipo para plum cake, de usar y tirar, porque luego lo he de romper para decorar la tarta. No lo vuelco para desmoldarlo ni nada. Simplemente rompo las paredes del molde, las desecho, e intento mantener la base para poder transportar la tarta a un plato sin que se me desmonte ( es muy cremosa). Vamos a separar las yemas de las claras. Batimos las yemas con una cucharada de azúcar y añadimos un chorro de licor dissaronno. Vamos a ir removiendo esta mezcla al baño maría sin parar, hasta que espese. Dejaremos enfriar. Si utilizásemos esta crema así tal cual para el tiramisú, sin añadirle nada más, os aseguro que quedaría buenísimo. Pero en esta ocasión, vamos a mezclarla con el mascarpone, removiendo bien hasta conseguir que el queso se ablande y quede cremoso aunque no demasiado. Si creemos que en este punto debemos añadirle un poco más de azúcar, lo hacemos. Ahora vamos a batir las claras con unas gotas de limón y un poquito de azúcar, hasta conseguir que queden del aspecto de la nata montada. Y vamos a ir añadiendo a la mezcla de queso, procurando no remover bruscamente, sino con movimientos envolventes desde abajo, intentando que no se bajen las claras. Esta crema conseguida, es la que utilizo yo sin más. Conserva el sabor delicioso del sabayón, la cremosidad y sabor del mascarpone, y la consistencia de las claras. No necesita nada más para mejorar su sabor. Sin embargo, si queréis conseguir un poco más de consistencia, yo añadiría una o dos cucharadas de nata montada como mucho. Con el café, un poco del chocolate rallado, un pequeñín chorritillo de licor si se quiere y un poquito de azúcar, vamos a hacer una mezcla en la que empaparemos los bizcochos sin pasarnos. Vamos a ir colocando los bizcochos en el fondo del molde, y los cubriremos con una capa de crema. Por encima vamos a espolvorear con chocolate rallado. Y así vamos alternando capas, hasta finalizar con crema espolvoreada con chocolate. Es importante dejarlo en la nevera por lo menos 12 horas antes de comerlo, para que se asienten todos los ingredientes y se logre la consistencia adecuada. Probadlo y ya me contaréis. BON PROFIT!!

Fuente: unacocinillasencasa.blogspot.com.es

Ingredientes Huevos Aceite Sal Pimentón dulce Figura 1. Huevos fritos con pimentón en mi tartera Hace años me decían que no sabía ni freír un huevo frito . Me lo decían porque la cocina no era una de mis pasiones y apenas me gustaba cocinar. Ahora me encanta la cocina. Puede parecer sencillo freír un huevo frito pero después de visitar varios países y leer libros gastronómicos de otras culturas, un huevo frito puede resultar toda una “aventura”. Una vez vi el programa-documental de cocina Made in Spain , del cocinero José Andrés, y en donde explicaba cómo se hacía un huevo frito. Esta receta se la dedico a todos aquellos lectores que no tienen en su recetario este plato típico nacional. Cómo hacer los Huevos fritos con pimentón: Figura 2. Calentar aceite 1. Para freír bien los huevos , hacerlos de uno en uno. 2. Coger una sartén pequeña y añadir abundante aceite . 3. Calentar el aceite y cuando salga humo echar el huevo. 4. Con una espumadera echar el aceite por encima del huevo. Figura 3. Añadir el huevo 5. Cuando el huevo quede flotando en el aceite, retirarlos con la espumadera. 6. Añadir sal en las yemas y agregar pimentón dulce . 7. Se pueden acompañar los huevos fritos con patatas fritas o chorizo . Figura 4. Huevo frito en la cazuela

Fuente: delacazuelaamitartera.blogspot.com.es

Si el arroz se te resiste, te voy a dar unos consejos para que te quede de lujo. Esto lo aprendí del chef Jose Andres. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la calidad de los productos, que el arroz sea de grano corto, un buen caldo, y una paellera amplia. Aquí te dejo el video para que veas el punto de cocción, en directo. Luego te dejo la receta y el paso a paso http://youtu.be/mRH7tQFbqww Ingredientes: 2 codornices 1 pechuga de pollo 100 gr de jamon serrano en cubitos 100 gr de judias planas 3 cdas de aceite de oliva virgen extra 1 y 1/2 taza de arroz de grano corto 1 litro de caldo de ave o para paella 500 gr de setas 1 diente de ajo 1/4 taza de vino blanco 1/4 taza de sofrito de tomate unas hebras de azafrán 1 hoja de laurel Previos: picamos el diente de ajo troceamos las judias cortamos las setas y preparamos el resto de ingredientes el azafrán lo molemos en el mortero Troceamos las codornices y la pechuga de pollo Preparacion: ponemos a dorar el ave en el aceite bien caliente, unos 6 a 8 minutos mas o menos una vez bien doradas las retiramos de la paella En la misma sartén, colocamos las setas y dejamos dorar, mas o menos 3 minutos luego el diente del ajo y las judias y cocinamos 3 minutos mas el ave el jamón el vino blanco, lo dejamos hervir 1 minuto luego el sofrito, otros 2 minutos mas agregamos el caldo y dejamos que hierva a fuego fuerte entonces incorporamos la hoja de laurel y el azafrán molido y el arroz, tratando de distribuirlo bien dejamos hervir 5 minutos a fuego fuerte, revolviendo cada tanto Pasados los 5 minutos, bajamos el fuego y dejamos cocer 10 minutos mas, con el fuego muy tranquilo SUPER IMPORTANTE!! en estos 10 minutos de cocción no hay que tocar el arroz, NO REVOLVER NI METER LA CUCHARA O EL TENEDOR PARA PROBAR , hay que dejarlo solo. Mira esta foto, como verás se forma en la superficie una especie de película o nata. Esa película es lo que mantiene a salvo el arroz, para que se cocine parejo, si la tocas o la rompes, entonces, quitas la magia y el arroz no queda bien Una vez pasado los 10 minutos, retiras del fuego, y dejas que se quede así sin tocar otros 5 minutos mas (fuera del fuego) de manera que el arroz termine de absorber el resto de caldo y quede suelto. El arroz no debe quedar pasado, esto te das cuenta porque ves que tiene el corazoncito blanco, y opone un poco de resistencia al comer. Eso quiere decir que te ha quedado perfecto! Fijate en la superficie, queda una película brillante, así debe quedar. Recetas en mi blog http://decoraciondemabel.blogspot.com y bueno, ya es momento de disfrutarlo al aire libre o en casa! Esta receta pertenece al blog http://lacocinadeile-nuestrasrecetas.blogspot.com

Fuente: lacocinadeile-nuestrasrecetas.blogspot.com.es

Hoy os dejo la receta del verano por excelencia, la que no puede faltar en nuestras neveras bien fresquita para tomar a cualquier hora del día, el Gazpacho Andaluz. Es de las recetas que en cada casa se prepara de manera distinta, antes siempre la preparaba a ojo pero desde que probé esta receta de Jose Andrés me gustó mucho ya que controlando las cantidades siempre consigo un gazpacho con el mismo sabor y textura. GAZPACHO ANDALUZ - 1 kg de tomates bien maduros (unos 10 tomates) -1/4 kg de pepino (1 pepino aproximadamente) -100 g de pimiento verde ( aprox. medio pimiento lamuyo o uno italiano) -1 diente de ajo -2 cucharadas de vinagre de jerez -3/4 de vaso de aceite de oliva virgen -2 cucharaditas de sal -1 vaso de agua Lavamos bien los tomates quitamos la parte del rabito, troceamos y ponemos en una olla o vaso de batidora. Lavamos el pimiento, retiramos las semillas y el rabo, troceamos y lo ponemos en la olla. Lavamos el pepino, pelamos, cortamos y añadimos a la olla. Añadimos el diente de ajo, el vinagre y el vaso de agua y trituramos bien. Probamos que no esté muy ácido y si es así rectificamos añadiendo un poco más de vinagre (ésto dependerá de los tomates y del gusto de cada uno). Añadimos la sal y el aceite poco a poco con un chorrito fino mientras seguimos batiendo hasta incorporarlo del todo. Lo pasamos por un colador a la jarra donde lo vayamos a servir y dejamos en la nevera varias horas para que enfríe bien. Se puede servir en un vaso como nos gusta en casa o en plato o bol con daditos de pimiento, tomate, cebolla o pepino y también con picatostes como primer plato. Lo sirvas como lo sirvas Buen provecho. Así lo hago yo. Dime como lo haces tú.

Fuente: comococinoyo.blogspot.com.es

¡Qué bien sientan estos potajes cuando hace frío!. Y uno, que es de madre asturiana, se reencuentra con sus orígenes. Fue de José Andrés, uno de los cocineros que han influido en mi cocina, del que aprendí esta receta. La podéis hacer con fabes o con judiones, que son más baratos. Ingredientes para 6: 500 grms de fabes 1 kg de almejas vivas 1 puerro 1 zanahoria 1 cebolla 2 dientes de ajo aceite de oliva virgen extra sal para el aceite de perejil: un manojo de perejil fresco aceite de oliva suave Lo primero es poner las fabes a remojar, bien cubiertas de agua. Las debéis tener como mínimo 24 horas. Desechamos el agua de remojo y ponemos las fabes en una olla, cubriéndolas de agua hasta un par de dedos por encima. Ponemos la olla a fuego alto. Mientras levanta el hervor, echamos el puerro limpio y entero, la zanahoria y la cebolla peladas y enteras y los dos dientes de ajo con su piel (que luego quitaremos) . A medida que hierva el agua, tendremos que quitar la espuma que se va formando, y que son impurezas que no nos interesa que se queden en el guiso. Una vez limpia el agua, echamos un chorro de aceite de oliva. Llega el momento de "asustar" a las fabes. Echamos un poco de agua fría dentro de la olla. Veremos que se corta el hervor de repente. Esto hace que las fabes queden más tersas y que no se nos rompan tanto. Seguimos con el guiso a fuego medio. Que no hierva a borbotones. Así tienen que estar entre 2 horas y 2 horas y media. El aceite de perejil: Mientras tanto, preparamos el aceite de perejil, triturando con una batidora de brazo el manojo de perejil con un buen chorro de aceite de oliva suave. Si usáis virgen extra todo sabrá a aceite. Las almejas: Para preparar las almejas, vamos a poner al fuego una cazuela con agua hasta que hierva. Una vez lo tengamos, vamos introduciendo en el agua las almejas con una espumadera o colador, durante 10 segundos nada más. Sólo queremos que se abran un poco. Y no intentéis hacerlo con el kilo entero, sino de 5 en 5 o de 6 en 6. Unas pocas cada vez. Apartadlas a un plato. ¡Ah! ¡Y no tiréis el caldo que tienen las almejas! Ese caldo lo vamos a usar en el guiso. Ahora tenéis que sacar la carne con cuidado, cortando el músculo que une la almeja a la valva. Obtendremos así el molusco entero y casi crudo. Luego terminará de cocerse entre las fabes. Cuando quede poco tiempo para terminar las fabes, sacamos la cebolla, la zanahoria, el puerro y los ajos (sin la piel), y lo metemos todo en el vaso de la batidora, junto con algunas de las fabes que estén rotas y un poco del caldo. Batimos bien y volvemos a echar a la olla. Esto hará que el caldo espese y quede cremoso. Echamos el caldo que hemos obtenido de las almejas y salamos al gusto. Servimos las fabes en platos o cuencos individuales y ahora es el momento de echar las almejas. Unas cuantas para cada amiguete. De esta forma se terminan de cocinar con el calor de nuestro guiso. Y para dar ese toque de color, unas gotas del aceite de perejil. Os harán la ola.

Fuente: notengothermomix.blogspot.com.es

Por un momento he pensado que se me iba a olvidar usar el blogger por el tiempo que llevo sin añadir ninguna receta... el ordenador estropeado, fines de semana ocupados y una pereza primaveral son los culpables, pero prometo ponerme al día volando. Esta receta de hoy es del libro "Los Fogones de José Andrés": me encantan las recetas de este cocinero y me alegra mucho que haya ganado un premio en Estados Unidos, desde aquí le deseo lo mejor y espero que siga deleitándonos con sus recetas durante mucho tiempo. Yo he usado setas shiitake porque las tenía a mano, pero en su receta habla de colmenillas.... Ingredientes: 3 tazas de aceite de oliva virgen extra 10 dientes de ajo 1 ramita de romero fresco (yo tuve que usar seco de bote) 1 hoja de laurel 2 ramitas de tomillo fresco (también seco de bote) 1 cucharada de pimentón 1/4 taza de vinagre de jerez sal al gusto Preparación Calentamos el aceite de oliva hasta que alcance la temperatura de 75ºC: si no tenemos termómetro de cocina, os diré que se trata de poner la vitro bajísima y no permitir que salgan burbujas de la preparación...Pelamos los dientes de ajo y los dejamos enteros, aplastándolos un poco con el canto del cuchillo. Ponemos el ajo junto con las hierbas y la hoja de laurel en la sartén durante cinco minutos. Después añadiremos las setas, la sal y el pimentón, dejando todo otros cinco minutos más. Después de apartarlo del fuego, esperamos a que se enfríe y añadimos el vinagre, probando entonces cómo está de sal. Se puede conservar durante semanas en el frigo, cuando se sirva se puede acompañar de jamón serrano troceado. Imprimir artículo

Fuente: entrerecetasylibros.blogspot.com.es

Sugerencias de recetas: gnoquis con tomate al aroma de salvia gnoquis con espinacas pincha aquí Hacer masa parA gnoquis es más sencillo que coger una bolsa ya hechos en el super, no se tarda nada, siempre salen bien y la verdad es que el sabor no tiene nada que ver con los que se comercializan. espero que os animéis a hacerlos algún día. INGREDIENTES 600 G de patata cocida 200 g de harina 1 huevo sal, pimienta ¿CÓMO HACERLOS? Ponemos a hervir unas 7 u 8 patatas medianas, con piel. a los 30 minutos más o menos comprobamos que estén bien cocidas insertando un tenedor en alguna de elllas, esto es importante porque los tiempos de cocción con las patatas no se pueden fijar, dependerá del tamaño de las papas, y tienen que estar bien cocidas. las retiramos del fuego y dejamos templar, las pelamos y vamos poniendo en un bol amplio, todavía calientes las chafamos con un tenedor bien, o las pasamos por pasapuré, pero claro esto ya es un poco más engorroso y con el tenedor quedan bien. Pesamos el resultado y añadimos 1/3 del peso de las patatas en harina, eso es: la proporción total de patata sobre harina va a ser 3/4 patata y 1/4 de harina, con estas proporción quedan geniales, hay otras recetas por ahí con distintas cantidades, a mi ésta me va muy bien, la cogí de una receta de José Andrés, maravilloso cocinero..., añadimos sal, pimienta y un huevo entero, mezclamos primero con los dedos y después sobre una superficie lisa, amasando hasta que nos quede una masa fina, queda como esponjosa, no es necesario trabajarla mucho. hacemos una bola. Vamos cogiendo porciones y hacemos tiras como para croquetas, sobre una superficie enharinada. Estos rollitos los pasamos, apretando ligeramente, por una superfcie rallada, puede ser una rejilla,para hacer las características marcas de los gnoquis, luego los cortamos y si queréis le podéis dar forma por los lados, yo los dejo tal cual, quedan como lazos. Par ahervirlos ponemos abundante agua con sal y cuando hierva a borbotones añadimos los gnoquis, en más omenos 4 minutos estarán listos, pero no hay problema para saber cuando están al punto: cuando flotan los vamos retirando a un plato con una espumadera. Ya están listos para usarlos como nos apetezca.

Fuente: monterobonifacioacocina.blogspot.com.es

A LA RICA OLIVITAAAAAAA !!! Este plato no tiene vuelta de hoja. Son las aceitunas rellenas de pimiento y anchoa de toda la vida pero hechas de manera casera porque muchas veces cuando compras aceitunas rellenas te llevas la desagradable sorpresa de que dentro llevan ingredientes de dudosa calidad así que siguiendo una idea de José Andrés de la TV hice esta tapita que es ideal para poner en el centro de la mesa y que la gente vaya picando... Aceitunas rellenas de pimiento y anchoa con emulsión de vinagreta de naranja Ingredientes: Aceitunas grandes ( si son majadas mejor porque así son más fáciles de deshuesar) pimiento morrón anchoas en conserva ralladura y zumo de una naranja aceite de oliva sal Modo de hacerlo: Deshuesamos las olivas y las rellenamos de tiritas de pimiento y anchoa. Las reservamos. Aparte, mezclamos bien el zumo con el aceite de oliva y la sal hasta que se empiece a poner como " gordo" Colocamos las aceitunas en un plato, las salseamos con la vinagreta y rallamos un poco de cáscara encima para que dé aroma. Como os descuidéis vuelan !!!!

Fuente: cabriola-marisolera.blogspot.com.es

Esta idea me vino inspirada por la receta que publicó PINTXO en el blog “Directo al paladar”, y este a su vez se inspiró en una receta del cocinero Jose Andrés de su libro “Made in Spain”, el cual al leer yo que este último rellenaba los pimientos con queso del Roncal, pues pensé que podría rellenarlos de otro tipo de queso curado, no? Dicho y hecho, empezaré diciendo que soy fanática del queso “Flor de Esgueva”, es un queso que ha habido de siempre en casa de mis padres y que siempre suele haber ahora en la mía, nos gustan los quesos curados y en mi casa el sabor de este queso nos parece perfecto, pero!, eso no quita que de vez en cuando guste catar otro tipo de sabor o textura, así que suelo alternar mi marca favorita por otros dos quesos curados también, e igualmente muy ricos. Los dos son quesos curados de oveja, uno es “Canal Viejo” y el otro es un queso de Aragón llamado “DOS ARBAS”. Es con este último con el que decidí rellenar los pimientos. Es un queso curado de oveja de sabor fuerte, muy sabroso y gustoso, lo hacen en Ejea de los Caballeros, un pueblo cercano a Zaragoza, una zona conocida como “las 5 villas”, así que de ahí viene el nombre de esta entrada. http://www.quesodosarbas.com/ Para acompañar este “entrante de domingo”, lo he hecho con una vinagreta parecida a la que aconseja PINTXO en su receta, pero en mi caso sólo lleva chalotas. Ingredientes para 2 personas: -6 pimientos del piquillo enteros -6 triángulos de queso -2 chalotas pequeñas -aceite de oliva -sal -azúcar -vinagre de módena Lo primero preparamos la vinagreta, así que picamos finitas las chalotas, y las dejamos en un bol para que maceren con el aceite de oliva, vinagre de módena, sal y una pizca de azúcar. Lo de añadir un poco de azúcar a las cebollas, lo aprendí de mi madre. Nos os digo cantidades para el aliño, porque considero que es mejor que sea al gusto del consumidor. Tenemos los triángulos de queso ya preparados y cortados, así que vamos rellenando con cuidado los pimientos de manera que el corte del queso, encaje dentro del pimiento. En una sartén pincelada con aceite de oliva, dejamos que se caliente y le añadimos los pimientos para que se hagan a la plancha, añadimos sal a este lado de los pimientos y lo dejamos hasta que veamos que el queso está blandito. Damos la vuelta a los pimientos con cuidado para que se cocinen por el otro lado, y en esta “cara” les añadimos una pizquita de azúcar, un consejo que ha dado varias veces Arguiñano en su programa para hacer los pimientos en la sartén, ahora dejamos que se cocine hasta que esté el queso fundido a vuestro gusto. Listo! Sacamos los pimientos y los acompañamos de la vinagreta de chalotas, escurrir bien el aceite y el vinagre al añadirla a los pimientos para que no se queden muy caldosos. Rico, no?

Fuente: mariaenlacocina.blogspot.com.es

¿Dos recetas en la misma semana y con tan poco tiempo entre una y otra? ¿Qué me pasa, doctor? Pasa que hoy es 5 de diciembre y el día 5 de cada mes tenemos una cita con Cooking the Chef . Cada mes nos proponen un [email protected] para que hagamos una receta suya y este mes el chef propuesto es el cocinero español José Andrés. ¿Quién no conoce a José Andrés? Este español nacido en Asturias y que vive en Estados Unidos ha recibido numerosos premios, presenta programas de televisión, cocinero-dueño del ThinkFoodGroup, defensor de la reforma de la inmigración, creador de una ONG (World Central Kitchen), medalla Nacional de Humanidad en 2015 y que dio de comer a 3,6 millones de personas en Puerto Rico tras el paso del huracán María. Yo lo conocí a través del programa "Vamos cocinar con José Andrés" y me encantó su forma sencilla y directa de explicar las recetas. Tanto que al terminar el programa sentía una gran necesidad de ir a la cocina y cocinar algo, lo que fuera. Desde luego un gran estímulo. Cuando llega el correo con el chef propuesto para ese mes, siempre tengo dudas sobre qué receta hacer y a veces acabo con dos o tres para elegir. Este mes ha sido mucho más difícil decidirme porque si echas un vistazo a su último libro Verduras sin límite , verás que toooooodas las recetas te llaman la atención. Son recetas de verduras y desde luego este libro acaba con el mito de que comer verduras es aburrido. Tienes donde elegir y todas ellas merecen la pena. Después de darle la vuelta al libro varias veces marcando a veces unas, luego otras, me decidí por este curry, que no te va a dejar indiferente. Es una receta que se queda en casa por aclamación popular y te digo que las espinacas... bueno, las espinacas cuanto más lejos, mejor. Ingredientes: 900 gr de calabaza 1 cucharadita de jengibre picado 2 cucharaditas de ajo picado 1 cebolla cortada en rodajas finas 60 gr de pasta de curry verde tailandés 240 ml de agua de coco 240 ml de caldo de verduras 1 lata de leche de coco 140 gr de espinacas baby zumo de 1 lima cacahuetes pipas de calabaza cilantro lima arroz basmati albahaca No te asuste la lista de ingredientes, un poco más larga de lo que suele habitual en Cook and Spoon, porque es una receta muy fácil de hacer y más de comer. 1. Pelamos y cortamos la calabaza en trozos no muy grandes. 2. Calentamos un par de cucharadas de aceite de oliva en una cazuela y en ella rehogamos el jengibre y ajo durante unos segundos. Añadimos la cebolla y la pasta de curry. Removemos bien hasta que la cebolla esté blanda. Incorporamos el agua de coco y dejamos que reduzca el líquido a la mitad. 3. Añadimos entonces el caldo, la leche de coco, calabaza y salamos. Cocinamos hasta que la calabaza esté tierna. Incorporamos las espinacas y el zumo de lima. Dejamos que se hagan las espinacas y añadimos un poco más de sal. 4. Terminamos la receta sirviendo el curry en los platos y decorando con los cacahuetes, pipas de calabaza, cilantro y albahaca (una licencia mía y que le sienta de maravilla). Servimos arroz basmati y unas cuñas de lima. Prepárate para disfrutar de una bomba de sabores en la boca. ¿Quién dijo que las verduras son aburridas?

Fuente: cookspoon.blogspot.com.es

Recetas888 is a recipe search engine that find recipes with advanced filters like ingredients, categories and keywords.
Recetas888 does not host recipes, only links to other sites. | FAQ | Privacy
Copyright 2020 ® v3 - Contacto