receta masa filo por osvaldo gross | espaguetis en chef 2000 ti | pizza campesina con pan de molde | bizcocho borracho de medina | como hacer mantecados chilenos | recetas de mollejas de res
Iniciar sesión

Ingresa para recetas888 con el fin de guardar sus recetas favoritas

Si aϊn no te has registrado, regístrate ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

Después de la fiesta ..viene el reposo y la calma ...y también algo ligerito ... PUES UNA FIDEUÁ es un plato marinero originario de las costas de Comunidad Valenciana que se elabora de forma parecida a la paella. Sus ingredientes principales son: pescado (pescado de roca, rape, sepia, calamar) y mariscos (galeras, gambas, cigalas). En esto similar al arroz a banda, pero sustituyendo el arroz por fideos de pasta. Se adereza principalmente con limón, y no con allioli como el arroz a banda, El invento de la fideuá fue en parte casual en parte picaresco. Juan Bautista Pascual (Puerto de Gandía, (Valencia), 1915), conocido como "Zábalo", era cocinero de un barco de pesca, según él mismo ha relatado.[cita requerida] El patrón era muy aficionado al arroz y al resto de marineros casi nunca les llegaba su ración de paella, el plato que normalmente preparaba. Tratando de buscar una solución al problema, Juan Bautista pensó en cambiar el arroz por los fideos para ver si al patrón le resultaba menos apetitoso. El invento no funcionó, pero la fama del plato se extendió por los restaurantes del puerto y poco a poco de la zona, consagrándose como un plato característico e imprescindible. Pese a su edad, aún hoy es reclamado en algunos restaurantes para cocinar la auténtica fideuá de su autor. Al igual que la paella, se hace en el recipiente también llamado paella o paellera, es decir en sartén ancha y plana, aunque se citan otras variantes tradicionales hechas en cazuela. Gandía es la cuna de la fideuá, y en esta ciudad de la Safor se celebra anualmente un importante certamen-concurso donde los mejores cocineros deleitan con su elaboración. Es muy típico también comer la fideuá con un poco de alioli en el plato. En casa las pastas es como el caldo se come con mucha frecuencia , el caso es que esta vez quise combinar el salmón fresco y la fideuá ...segui unos pasos muy sencillos , utilicé el caldo de cocer los mejillones y sazoné antes el salmón cortado en trocitos al que saqué la piel . resultó muy interesante en este tipo de recetas ....desde luego repetiré . ASI SALIO INGREDIENTES .- 2 lomos de salmón fresco cortado en trocitos 1 paquete de pasta de fideuá 1 pueero la parte verde en juliana 1 litro de caldo de verduras mezclado con el caldo de cocer mejillones 1 sobre de azafrán en polvo CARMENCITA 1 pimiento verde italiano cortado en daditos 100 gr de guisantes ..frescos mejor ...pero en esta época congelados 1 zamahoria grande rallada 1 vaso de sidra natural aceite de oliva , 2 dientes de ajo muy picados ,1 pastilla de caldo vegetal , FINAS HIERBAS para espolvorear PREPARACIÓN .- En una tartera grande ...o paellera ponemos el aceite y los ajos y el pimiento y el puerro a dorarse lentamente mientras salpimentamos el salmón cortado en trocos medianos cuando vemos que están pochados los vegetales añadimos el vaso de sidra y dejamos que se haga un poco , añadimos los guisantes y el caldo vegetal con el caldo de mejillones . dejamos que se haga unos 8 mionutos hirviendo...añadimos el azafrány la pastilla de reforzante vegetal , que se disuelva bien .. echamos la pasta de la fideuá..removemos bien ..dejamos unos 10 minutos hacerse cuando vemos que casi está secandose el liquido, añadimos el salmón ..lo introducimos bien en el guiso ...solamente 4 minutos ...está listo dejamos reposar 5 minutos tapado ESTE ES EL RESULTADO

Fuente: saboresyolores-garlutti.blogspot.com.es

En una de mis primeras entradas del blog hablaba sobre como aprendí a hacer mis primeras legumbres de la mano de mi ex-suegra. La puedes leer AQUI . Ahora que hemos vuelto, después de una semana de circuito por el pais vasco, uno de los platos que tenía ganas de comer al llegar a mi hogar era un plato de legumbre casero , cocinado al estilo tradicional. Ese plato de toda la vida que nunca falta en casa y me atrevo a decir en ninguna de las que ya tenemos una edad, son las lentejas.. bendita legumbre con la que criamos a nuestros hijos. He querido poner esta canción de la oreja (grupo vasco) que siempre me ha entusiasmado y me ha enamorado porque en mi mundo, está la gente que quiero y me rodea y ese es mi pais y mi bandera. Su letra me transmite energia positiva, fuerza y esperanza y resume muy bien los sentimientos que he sentido en estas mini vacaciones. Lentejas; "Si quieres las comes y sino las dejas", ¿Qué madre no ha repetido esta frase mil veces? o la de .."Hay que comerlas que tienen mucho hierro" Pero antes de comernos las lentejas, mi mente vuela para recordar los mejores momentos de mi viaje al Pais Vasco en esta entrada. No quiero hacer un relato largo ni farragoso sino sólo unas fotos y compartir con todos vosotros "todo lo más feliz vivido " haciendo hincapie en algunas recomendaciones por si alguna vez vais por alli. Las imágenes quieren retratar momentos , no las considereis postales. Para empezar y poneros en situación viajábamos ( por segunda vez) en circuito organizado del mayorista Interrias . Nosotros lo habíamos contratado con Viajes el corte inglés , ellos lo que hacen es ofrecerte, a un precio muy económico, una ruta muy completa, por la zona costera elegida, ofreciéndote un paquete vacacional de transporte, alojamiento y pensión completa con agua y vino incluido en las comidas. La posibilidad de conocer en 6 dias una zona concreta del pais, se hace especialmente atractiva para los que no nos gusta mucho conducir. Hacía 30 años que no volviamos al pais vasco, además no lo conociamos en profundidad por lo que la oferta del circuito se nos hacia más apetecible y fue nuestra elección. El primer dia del circuito: Lunes ; lo dedicamos a patear Bilbao (Bilbo) por nuestra cuenta, los mejores momentos os los resumo en este collage. La alegria del ver de cerca el Gugenheim. La sorpresa del mercado de la Ribera. El placer del pincho en su Casco Viejo (Muy recomendable K2 ) La pasión del futbol y sus gentes. Luego a comer al hotel donde estuvimos alojados toda la semana el Holiday Inn Bilbao , un hotel correcto. Bien situado junto al metro, en el barrio de Begoña, habitación confortable y comida regular (por otra parte esperable, tipico buffet de hotel). Por la tarde tuvimos excursión a Zarautz y Getaria coincidió con la festividad de la Virgen de Aranzazu por lo que en los pueblos estaban de fiesta y el ambiente precioso, todos vestidos con los trajes de campesinos que supusieron una estampa colorida y peculiar. Como no podia ser de otra manera hicimos parada obligada en el Restaurante de Arguiñano , no era hora de comer asi que no puedo opinar pero me llamó mucho la atención que los precios eran muy asequibles y el local muy sencillo, eso si con unas vistas increibles a la preciosa playa de Zarautz. En Getaria se estropeo el tiempo que habia sido fantástico todo el día. Llego el martes ; Visitamos por la mañana Pamplona (Iruña) , donde nos fuimos de pintxos y disfrutamos lo indecible..tapear por la calle Estafeta nos envolvio en la magia y la vida de esta preciosa ciudad. No os recomiendo ninguno en concreto porque todos nos gustaron. Nos llamo la atención el pequeño tamaño de la plaza del Ayto, donde sueltan el chupinazo. Junto con el tapeo, tomar café en el Iruña es una experiencia imprescindible si alguna vez vais por alli. La tarde fue para la visita a Vitoria (Gasteiz) habiamos quedado con mi sobrina Miriam y su pareja para estar con ellos y fueron los mejores guias de la ciudad que podiamos tener, lo pasamos muy bien y nos resulto corto el tiempo. Por cierto Miriam tiene un blog de comida vegana que os recomiendo, encontrareis muchas ideas sanas y naturales para trabajar las verduras se llama Gastrocenicienta ella es una princesa. Tercer día de estancia que fue el miércoles; Ese día lo teniamos libre y decidimos irnos por nuestra cuenta a conocer Bermeo cogimos un autobús municipal (salen junto a la estación de metro de Abanto) y por 2, 50 € trayecto nos plantamos en esta ciudad tan marinera. Aqui nos pegamos un gran homenaje comiendo, nos fuimos a comer a Almiketxu y la verdad fue todo un acierto tanto por la calidad del servicio, como de la comida. El sitio está retirado del pueblo porque es un caserio pero un taxi te lleva en cinco minutos y el lugar es precioso. Nuestro menú muy sencillo: Una ensalada de su huerta (increibles esos tomates y esa cebolleta), unos pimientos de Gernika y un chuletón de buey que no sé como pudimos terminar. De postre, cuajada (mare mia !! como estaba!) con compota de manzana y nueces. Y nos volvimos para Bilbao dando algún que otro cabezazo en el autobús, es lo bueno de no conducir tu...jijiji, (hubo uno que yo me sé que roncó y todo) la tarde la dedicamos a visitar el Puente colgante que es visita obligada en esta ciudad y además de ser una obra de ingenieria espectacular es patrimonio de la humanidad. Lo cruzamos andando por la parte más alta desde Las Arenas a Portugalete. Vuelta al hotel en metro y agotados pero muy felices. Y ya llegamos al Jueves ; ese día ibamos de circuito al País vasco francés , nuestra primera parada fue en el faro de Biarritz y luego al centro donde tuvimos un par de horas de tiempo libre, una ciudad muy chic con tiendas exclusivas y bistrós muy acogedores para tomar algo, eso si precios franceses una cerveza y un vino 7€. Nos gustó mucho y a mi me sirvio para comprarme un chubasquero de esos tan típicos marineros que, al dia siguiente me dio muy buena cuenta. Me encantaron las casetillas para cambiarse en la playa e imaginaba a la aristocracia dándose los "baños de olas" a principios de siglo pasado. La siguiente parada fue en San Juan de Luz , al final del golfo de Vizcaya pero todavía en Francia, nos gustó mucho el ambiente que había con todas las terrazas llenas y no hizo mucha gracia que uno de los platos más típico de alli son unos mejillones de roca (pequeños) con patatas fritas pero no de las chips sino de las normales...La iglesia es preciosa y esta rodeada en su interior de balconadas al estilo de una corrala. Merece la pena entrar a verla. Comimos en Fuenterrabia (Hondarribia) , el restaurante que elegimos puede pasar sin pena ni gloria asi que lo obviamos. Típicos de toda esta zona son los pimientos choriceros que los venden incluso como souvenir y los macarons como dulce más solicitados. Foto de Hondarribia de (www.naturalezayviajes.com) Por la noche y ya en Bilbao nos fuimos de pintxos y de copeo a la calle Licenciado Poza (metro de Indautxu) junto con otro matrimonio de granadinos y fue una noche estupenda de risas, deliciosos los txangurrines que hacen por alli, os recomiendo esa zona la oferta es amplísima y os señalo Serantes que fue uno que nos gusto mucho. En cualquier caso todos los que estuvimos estuvieron muy bien. Y sin quererlo llegamos al viernes , último día del circuito, donde nos dirigimos a San Sebastian (Donosti) , ¿Qué podemos decir que no se haya dicho ya sobre la bella Easo? Y qué decir de la preciosa bahía de la Concha, presidida por la Isla de Santa Clara y custodiada por monte igueldo y monte urgull... El día empezó con mucha lluvia, Donosti nos mostraba su bella imagen para embrujarnos y dejarnos hechizados. Largo paseo queriendo retener las estampas para que nunca se nos olvide lo vivido, llegamos hasta Zurriola y volvimos para disfrutar del casco viejo y vivir el momento más gastro espectácular que vivimos de pintxos. Está en el calle Pescadería 10 (por detrás del mercado de la brecha). Se llama Zeruko , fuimos alli porque nuestra guia Belen (por cierto bien maja) nos lo recomendo y la verdad que nos parecio increible. Si vais a San Sebastian y quereis conocer la alta cocina en miniatura es indispensable entrar alli. Os cuento lo que nosotros probamos, unos erizos rellenas de crema con cava y con huevas de salmón, unas galletas oreo que en realidad son pasta realizada con anchoa y tinta de calamar y su relleno es queso viejo y por último un taco de cochinillo con salsa de mostaza realmente increible, se deshacía en la boca pero tenía un crujiente perfecto. No comimos más porque ya habiamos tapeado antes en otros sitios, unas gildas y tortilla de bacalao pero me quede con muchas ganas de probar más cosas. Nos supo a muy poco nuestra visita a la ciudad, seguro que volveremos pronto. Vuelta a Bilbao para pasar las últimas horas de nuestra estancia en el pais vasco donde con una ligera melancolia, paseamos por el centro ... Nuevo estadio San Mames, kiosko de música en El Arenal y estación de cercanias, son algunos de los rincones que más nos hicieron vibrar bien por su valor popular como por su estética y la última foto del viaje se la quiero dedicar a la persona que me acompañó silenciosamente todo el viaje, su espíritu estuvo presente todo el tiempo dentro de mi porque a ella le volvia loca venir a trabajar aqui. A ti mamá: " la foto del Teatro donde tantas veces dejaste tu saber hacer, con la compañía de Arturo Fernández, con Jesus Puente, con Marsillach... tantos y tanto programas donde el nombre de Margarita Torino como actriz de reparto estaba plasmado unido al gran teatro Arriaga, te he sentido muy cerca y me he sentido muy feliz" Y ahora si, ahora vamos a un sabor de toda la vida en nuestras cocinas, me imagino que casi todos los que me leeis haceis las lentejas con mucha frecuencia y con vuestra propia receta, por tanto me dirijo con esta publicación a los que nunca se han atrevido con ellas o a los que no les salen todo lo bien que les gustaría, porque mi manera de hacerlas es muy casera, con bastantes ingredientes que las convierten en un gran plato único.. eso sí acompañadas siempre de unas buenas piparras (guindillas en vinagre), como las que me he traido del mercado de la Ribera, en Bilbao. Ingredientes para 4/ 5 personas: -1 taza de desayuno de lentejas (yo utilizo la variedad pardinas) -Un chorizo, una punta de jamón, un trozo de tocino de veta. (opcionalmente a veces le pongo costilla salada) -1 cebolla con 4 clavos (especie) pinchados. -3 dientes de ajo enteros. -1 pimiento pequeño entero sin el rabo -1 zanahoria grande o 2 pequeñas,1/2 rama de apio , un puerro todo entero y una patata troceada. -2 cucharadas de salsa de tomate frito. -Unas hebras de azafrán. -1 cucharada de pimentón dulce -Sal y pimienta y una hoja de laurel. -Unos 3 litros de agua . Elaboración: 1.-Cortamos el chorizo en rajitas y el tocino en lonchas. 2.- En una olla amplia ponemos las lentejas con todos los ingredientes a excepción de la patata, lo cubrimos todo con agua fria que sobrepase como 3 dedos el contenido de la olla, ponemos a cocer a fuego lento, en mi vitro yo las pongo al 3. 3.- Cuando llevan cociendo como 20 minutos añadir la patata troceada. 4.- Al llevar unos 45 minutos más sacamos de la olla la punta de jamón que cortamos y devolvemos a la cazuela. 5.-También sacamos la zanahoria, el pimiento verde, los ajos, el apio, el puerro y la cebolla que los metemos en el vaso de la batidora junto con un vaso de agua. 6.-Añadimos a la cazuela las verduras trituradas y pasadas por un chino o un colador para que no queden hebras en el guiso. 7.-Probamos de sal y añadimos la sal y la pimienta, esto lo hacemos al gusto y al final porque el hueso de jamón y los embutidos van a dar bastante sal al plato. Dejamos hervir a fuego lento cinco minutitos más para que se integre bien la crema de verduras y hemos terminado. Nunca hago las lentejas con la olla a presión no quedan igual de enteras y ricas. A los niños ( a los mayores también) les encantará comeran todas las verduras sin verlas y nuestras lentejas tendrán un sabor a hogar inconfundible. PD. Si teneis sugerencias o recomendaciones sobre el #PaisVasco podeis publicarlas en comentarios y asi ganaremos todos con más información.

Fuente: elpucherodehelena.blogspot.com.es

Tal y como estaba cantado desde el día que comenzó este programa (y sinceramente, ya estaba tardando), Pablo ha abandonado este reality morboso-culinario en el que se ha convertido Masterchef. Además de parecerme completamente justo, me alegro también por él, porque creo que el tiempo que ha estado concursando lo ha vivido de una manera tan angustiosa que cada minuto que permanecía en el programa estaba empezando a restarle años de vida. La prueba fehaciente de esto la tenemos en su reacción cuando ha escuchado su nombre, mientras que todos esperábamos una catarata de lágrimas, él ha sacado una hermosa sonrisa, indidablemente una sonrisa de alivio. Tras su eliminación, hemos aprendido que Pablo sabía sonreír (si entornáis un poco los ojos, veréis cómo le queda la melenita) Pablo ha sido, junto a Alberto, el peor de los cocineros que ha pasado por esta edición de Masterchef y, por su carácter, uno de los que puede salir más tocados de aquí. Lo más curioso es que, por cómo habla, no daba la impresión de que fuera tan malo, pero el hecho es que, tras dos meses de concurso, sabemos que es incapaz de hacer un montón de cosas (algunas tan sencillas como cuajar unas natillas o preparar caramelo) y solo ha hecho un plato por el que haya recibido buenas críticas (quizás le salió por casualidad) Lo que resulta más triste es que parece que Pablo se hubiera conformado con vivir una experiencia interesante de convivencia y aprendizaje, pero su carácter y ese contínuo estado de tensión, le han impedido disfrutar su paso por el concurso. Fijaros si ha aprendido poco, que dice que quiere abrir un restaurante, e incluso le gustaría ser presidente del gobierno, yo le propondría que se conformara con algo más modesto, como por ejemplo, jefe de seguridad de una central nuclear, que creo que Hommer Simpson está a punto de jubilarse.... PRUEBA DE PRESIÓN: O CÓMO HACER "ALTA COCINA" IMITANDO UN HELADO INDUSTRIAL En esta ocasión, como prueba inicial, nos tocó en suerte una prueba patrocinada, en este caso, por una conocida marca de helados de fabricación industrial. No estoy en desacuerdo con que en este tipo de concursos haya marcas de reconocida calidad (y no me refiero precisamente a esta) que patrocinen pruebas e incluso motiven a los concursantes con premios extraordinarios para el que la gane (esto es algo habitual en el Top Chef americano), lo que si que me choca es que no tengan un mínimo filtro a la hora de elegir quién es el que pone la pasta. Bordi Cruz, el tío del carrito Permitir que marcas comerciales (como cadenas de comida rápida o fabricas de productos altamente procesados como estos), sean los patrocinadores de un programa que pregona la "alta cocina" hace que el discurso de los jueces muchas veces suene a cachondeo. Y que en el mismo equiparen estos helados a los de los Roca, es un insulto para los afamados hermanos, el mismo día en que han recuperado el título de mejor restaurante del mundo. Antes de comenzar la prueba, nos mostraron, y también a los concursantes, como dar a los helados la forma de quenelle , una técnica que se practica con una o dos cucharas para dar a los alimentos una forma parecida a la de una croqueta pero con los bordes no redondeados. Una quenelle perfecta no es tan fácil como parece Después apareció en el plató la mejicana Alejandra Rivas que, además de ser la esposa de Jordi Roca, regenta el proyecto Rocambolesc, heladería gourmet con locales en Girona y Platja D´Aro, que desde enero se ha extendido también a Madrid, concretamente al espacio gastronómico de El Corte Inglés. Cada una a lo suyo Alejandra nos presentó alguno de los helados que elaboran y sirven en sus tiendas, pero sobre todo, hizo las delicias de los miembros del jurado y finalmente de los concursantes, que pudieron degustarlos antes de ponerse manos a la obra. Una pena que la intervención de esta chica estuviera marcada principalmente por las múltiples interrupciones patosas de los jueces, que entrecortaban sus explicaciones, y por los comentarios de algunos concursantes que ponderaban más su belleza que su cualificación profesional (que es por lo que estaba allí). Jordi disfruta como un niño de un "topping" de algodón dulce La prueba en si consistió en preparar un helado de fresa y merengue que intentara imitar el sabor del de la tarrina, acompañado de lenguas de gato y galletas de mantequilla, presentado de forma espectacular con la ayuda de una gran variedad de elementos que tenían a su disposición en el supermercado. Sin duda esta prueba fue la de los olvidos, porque hasta tres de los ocho concursantes se autoeliminaron al olvidar elementos absolutamente esenciales para las elaboraciones. Primero fue Pablo el que descubrió que no había cogido fresas; luego fue Antonio el que reveló que no tenía harina, lo que dificulta bastante la preparación de galletas; y finalmente Lidia se percató de que había olvidado la nata, fundamental para el helado. Pablo buscando las fresas por los cajones Durante la prueba los jueces, en su ronda habitual por los fogones, fueron dando las pautas de por donde iban a ir las crírticas y fueron especialmente duros con los olvidadizos, pese a que algunos de ellos intentaron subsanar sus errores con imaginación. La anécdota la protagonizó Carlos con Samantha. El manchego pretendía preparar un crumble, pero no sabía como se llamaba eso, así que le preguntó a Samantha, que intentó enseñarle a decirlo en francés, con escaso éxito. Repite conmigo: "puturrú de fuá" Ya empieza a notarse mucho que los programas que están emitiendo se grabaron después del episodio del león come gamba, porque el jurado ha rebajado mucho el tono de las críticas e incluso ha empezado a ponderar en sus valoraciones cosas como el esfuerzo,la idea o el progreso mostrado por el concursante. El primero en pasar por la palestra fue Pablo, que desde el primer momento contó con el hándicap de no haber cogido fresas para su helado de fresas. Siendo un error grave, pienso que la crítica del jurado se centró excesivamente en este aspecto, cuando quizás, asumido el fallo desde el principio de la prueba, deberían haber valorado (bien o mal) la manera en la que Pablo había intentado reconducir la situación. Pese al intento de enmendarlo, le quedó muy flojito Cuando Andrea se plantó ante el jurado para hacer su quenelle, era un manojo de nervios, hasta tal punto que casi no le llega el tiempo para colocarla encima de un crumble de fresa que había preparado, que tenía un aspecto sospechosamente parecido a la comida de gato. Sin embargo, y siguiendo la línea de las últimas semanas, Andrea sacó la prueba con solvencia, fue muy alabada por la ejecución del helado y por el emplatado, y a estas alturas nadie duda que va a llegar lejos en esta edición de Masterchef. Muy cuqui Kevin apareció en la prueba con un aspecto renovado, unas gafas de pasta que le aportaban un toque algo más cultureta, además, también parecía tener un ánimo renovado y un aluvión de ideas que despertaron todo su optimismo, "esta prueba la voy a ganar", llegó a decir. Sin embargo se emboscó en un montón de preparaciones distintas con sabores que difícilmente casaban; un "medallón" de chocolate, unas galletas de mantequilla y lima y unas almendras garrapiñadas junto al helado de fresa y merengue. El jurado habló de mezcla de elementos mal colocados, y aunque alabó el sabor del helado, la conclusión final es que era un buen trabajo muy mal acabado. Le faltaban un par de huevos fritos El primero que tuvo serias dificultades para construir su quenelle fue Fidel. Su helado estaba muy duro y tuvo que rasparlo bien hasta poder sacar cantidad suficiente para una ración medio decente. La crítica del jurado fue bastante dura y abundó en la idea de que este hombre se ha estancado tras su evolución inicial, hecho que probablemente le lleve a una pronta eliminación. Su plato fue calificado de batiburrillo (palabra que usaron también en la crítica de su plato en la prueba de eliminación) y para colmo, Pepe insinuó que había copiado ideas de Sally, que estaba colocada justo delante de él, y él no tuvo más remedio que reconocer que se había "inspirado" en las elaboraciones de su compañera aunque le habían salido mal. Batiburrillo es un calificativo bastante moderado para este pastiche infumable Carlos había mostrado desde el principio una seguridad absoluta en el trabajo que iba haciendo, y lejos de ser una fanfarronada, poco a poco comprobamos que esa seguridad estaba justificada. Llegado el momento de formar su quenelle, Sally, que empieza a ver en él a su único enemigo real, empezó a tensarse: "¿qué te juegas a que le sale perfecta?" La frustración sale a borbotones Momentos de tensión, Carlos introduce la cuchara en el recipiente, con un suave movimiento la gira sin dificultad, cambio de plano y sobre un plato magníficamente decorado aparece la quenelle perfecta, cremosa y firme, brillante y lisa, de esas que apetece meterle la cuchara sin piedad. Sally no pudo refrenarse y soltó otra perla: "te odio". El momento quenelle que tanto frustró a Sally Para colmo de males, tras el aluvión de alabanzas al postre de Carlos le llegó el turno a la paraguaya, y la verdad es que no salió demasiado bien parada. A su helado le faltaba grasa, por lo que presentaba grumos, la disposición de los elementos y el encaje de sabores tampoco gustó a Samantha, que lo calificó de "batiburrillo de elememntos inconexos", y la conclusión final fue que Sally no había estado a la altura, La quenelle de Carlos era mucho más bonita Le cuesta a Sally encajar las críticas, especialmente cuando son justificadas, se ve que su orgullo le pierde, y en este caso, volvieron a aflorar las lágrimas. Cuando volvió con sus compañeros, Carlos estaba a su lado y, por si no se había enterado antes, repitió su letanía: "te odio". La viva imagen de la frustración Lidia había olvidado la nata, lo que es una auténtica losa para preparar un helado. Ella pensó en sustituir la grasa de la nata por mantequilla, pero el resultado no fue nada satisfactorio y le quedó un helado muy duro y difícil de manejar. Además, preparó un garrapiñado de pistacho y le quedó hecho una pieza rígida que Samantha comparó con el turrón de Jijona (me imagino que se refería al duro). La quenelle le quedo muy pequeña, más bien quenellita Finalmente tomó la palabra Bordi, para echarle en cara su falta de actitud, un discurso que empieza a cansar a Lidia, porque ella esta viendo venir que va a ser el argumento elegido el día que le toque marcharse. Lejos de agachar la cabeza al estilo Pablo, Lidia se vino arriba y manifestó su desacuerdo con la crítica, e incluso llegó a decir que no debían confundir falta de llanto con falta de actitud. Aunque no vaya a ganar, Lidia ha subido muchos enteros para mi al defenderse de esta manera de la dictadura del guión al que someten los jueces a los concursantes. Bravo por ella. Lidia defendió con argumentos su trabajo El último en pasar fue Antonio, que había olvidado la harina, por lo que difícilmente podía elaborar galletas.Antonio intentó subsanarlo poniendo otros acompañamientos, pero el resultado fue eso, simplemente salir del apuro. Se le acusó de actuar de una manera demasiado improvisada, aunque se valoró positivamente el hecho de que, pese a todo, hubiera sacado algo medio decente. Se han visto cosas peores El momento de la deliberación sirvió para reabrir las rencillas entre Sally y Carlos y para inaugurar un enfrentamiento inédito. Kevin, mosqueado por las críticas recibidas por su plato y las alabanzas que había recibido Andrea, la acusó de haber usado la clara de huevo sin batir, y esta crítica no sentó nada de bien a la catalana, que lo interpretó como un claro gesto de hostilidad. Y lo elegidos fueron Andrea y Carlos. Este último, como ganador, tuvo un premio adicional, una visita a la fábrica de los helados que patrocinaban la prueba, y los dos fueron designados como capitanes para la prueba de grupos. Andrea tuvo un recuerdo especial para su novio y su madre, a los que dedicó su segundo puesto. Este tierno abrazo empieza a ser familiar PRUEBA DE EQUIPOS: CADA VEZ ENTIENDO MENOS Han cambiado tanto el modelo de prueba de equipos en esta edición de Masterchef, que ya no se qué es exactamente lo que pretenden demostrar. En la primera edición del programa, con la excusa de comprobar el nivel de liderazgo de los aspirantes de cara a trabajar en una cocina profesional, las pruebas de grupos eran mucho más homogéneas, los dos o tres mejores de la primera prueba gestionaban sus equipos en un reto que, de algún modo emulaba una situación de cocina profesional. Ya en la segunda edición, empezamos a ver como el modelo se iba desvirtuando programa tras programa, y en esta tercera, cada prueba responde a un patrón distinto en el que cada vez interviene más la arbitrariedad y menos el liderazgo o la gestión de grupos. De hecho, hay veces en que hacerlo bien en la primera prueba y luego ser capitán es claramente perjudicial. Los concursantes llegan a la sala donde se celebra la prueba de grupos En esta ocasión, han conseguido rizar el rizo con una prueba de grupos en la que dos de los grupos apenas cocinaron juntos, y sus respectivos capitanes no podían ejercer ningún liderazgo porque no podían intercambiar información con el resto del equipo. Por otra parte, había un tercer equipo, formado por los dos más débiles, que contaba con la clara ventaja de no tener que someterse a ese extraño sistema de relevos. Un lío sin pies ni cabeza. Para esta prueba, los concursantes se desplazaron al teatro donde Miguel Bosé ensaya el espectáculo que tiene entre manos, excusa perfecta para preparar una pequeña comilona al cantante, a todo su equipo y a unos pocos amiguetes que pasaban por allí (músicos, actores, modelos y algún otro personaje sin oficio ni beneficio) . Eso si, teniendo en cuenta una dificultad añadida, al parecer Bosé es intolerante al gluten y a la lactosa Miguel Bosé, irreconocible Los capitanes fueron escogiendo miembros para sus respectivos equipos, Carlos cogió a Sally, que se sorprendió mucho con la elección, Andrea se quedó con Antonio, el charcutero se decantó por Kevin y la modelo por Fidel. En este momento, Eva sacó sus dotes de carroñera y se dedicó a meter el dedo en el ojo a Lidia y a Pablo, que aún no habían sido elegidos. Lidia no se calló y dijo que era normal que los capitanes escogiesen a aquellos que están recibiendo mejores valoraciones, dejando en el aire una cierta disconformidad con las decisiones... Pablo, Lidia, ¿por qué nadie os quiere en su equipo, pedazo de inútiles? El jurado entró al trapo como uno de esos Mihura que tanto gustan en este programa, e intentaron acorralar a la nutricionista, ¿qué dices, que las valoraciones no son justas? ¿acaso te crees mejor cocinera que alguno de los que están aquí?. Lidia, con mucho aplomo, salió de la situación con brillantez, mejor no, pero peor, tampoco. La sorpresa que deparó la formación de los equipos es que los dos marginados formaron un equipo independiente, sin capitán y dedicado exclusivamente a la realización de dos postres más bien sencillos, unas natillas con islas flotantes y una tarta de nata y chocolate parecida a la Selva Negra. Así quedaron configurados finalmente los equipos El equipo azul de Carlos eligió cocinar un guiso de cardos en salsa de almendras y otro guiso de pollo con cigalas que recordó a aquel otro que preparara Matpollo en la edición del año pasado, que fue tan criticado por Emil y que dio para tantos comentarios en este foro. El equipo rojo de Cuqui se quedó con un pulpo a la gallega con cachelos y pimentón de la Vera y con unos ravioli de pera con salsa de gorgonzola, un plato que acabó con el equipo de Andrea y que, probablemente, habría acabado con el equipo al que le hubiera tocado. El primer relevo lo hicieron los capitanes en solitario, es decir, Andrea y Carlos tendrían que encauzar la elaboración de sus dos platos ellos solitos, mientras que sus compañeros los observaban en pantallas de plasma desde el exterior y sus rivales de blanco cocinaban juntos sus dos sencillos postres. Todo un alarde de equidad. Desde la comodidad, Sally se dedicó a criticar todo lo que hacía Carlos El sistema de relevos sirvió para dos cosas, por un lado, permitió que personas soberbias como Sally se despacharan a gusto criticando todo lo que hacían sus compañeros, en personas más templadas como Fidel, sirvió para valorar en su justa medida el esfuerzo que estaban realizando sus compañeros mientras ellos descansaban tranquilamente. Carlos, pensando en las invitadas, aunque eran altas para él (sic) Pero vayamos al grano, valoraré la actuación de los equipos a través de los platos que prepararon. El primero en salir fue el guiso de cardos en salsa de almendras del equipo azul. Quizás el fallo principal que cometieron fue empezar demasiado tarde a prepararlos, el cardo es un vegetal fibroso que hay que limpiar muy bien antes de cocinarlo, porque esas fibras, si aparecen en el plato, son imposibles de masticar. Tardaron mucho en la limpieza y se quedaron sin tiempo suficiente para terminar de ablandar la verdura, de modo que, aunque al parecer la salsa estaba deliciosa, hubo cierto consenso general en que el cardo había quedado algo tieso. Un plato sencillo que puede ser magistral Al equipo rojo de Andrea le tocó en suerte un plato sencillo y muy lucido, pulpo a la gallega con cachelos y pimentón de la Vera (cuya receta podéis ver en este enlace ), sólo cinco ingredientes, pulpo, patatas, pimentón de la Vera, un buen aceite (a ser posible que no sea de la marca Masterchef) y pimentón de la Vera. Vimos a Andrea protagonizando las clásicas escenas de asustado de pulpo, y más tarde vimos a Antonio manejando con gran esfuerzo el pulpo ya cocido. Con ese humo rojo parece el caldero de un brujo Podemos decir que el equipo rojo cometió el mismo fallo que el azul, no tuvo la previsión de comenzar a cocer las patatas con suficiente antelación como para que quedaran perfectas, y aunque al pulpo si supieron darle el punto justo de cocción, a algunas de las patatas les faltó tiempo y quedaron duras en boca. Jamás he visto el pulpa a feira presentado en alegre mogollón El segundo plato del equipo azul consistía en un mar y montaña de pollo y cigala. Reconozco que no soy nada partidario de estos pastiches que mezclan campo y playa, me parece que, en general, desperdician el potencial de alguno de los productos (recordad la polémica del año pasado sobre el respeto al producto), aunque reconozco que con esos ingredientes, tampoco puede estar malo. Al principio, Carlos planteó el plato como un elefante que entra en un trastero, tenía muchos pollos que trocear y entre las prisas y que no había cogido el cuchilloa adecuado, iba bastante despacio. Cuando finalmente el guiso de pollo, que incuía el caldo de las cabezas de las cigalas, estaba en marcha, llegó el momento de pelar las cigalas, ya cocidas, para colocarlas en el emplatado final. En ese momento Kevin se quedó solo y tomó la mala decisión de pasarlas por la plancha con la excusa de que no conseguía se pararlas de la cáscara. Hubo un momento en que parecía que Sally se iba a meter dentro de la tele. Sujétame Carlos, por cierto, te odio (segundos después comenzó a girarle la cabeza) Pero entre los consejos de Pepe y la reincorporación de sus compañeros de equipo al trabajo consiguieron sacar un plato muy bueno que gustó mucho a los ilustres comensales y posteriormente fue calificado por los jueces como el mejor de la noche. Eso si, racanearon muchísimo con la cigala, no hay más que ver el plato que mostraron los jueces como ejemplo al principio y el que finalmente presentaron los del equipo azul. El pollo con migaja de cigala del equipo azul tenía muy buena pinta y estaría muy bueno... ...pero esta vez, me quedo con el de los jueces El plato más complicado de la noche fue el segundo plato del equipo rojo. Yo nunca he trabajado una masa hecha completamente con harina sin gluten, pero creo que quedó muy claro que es muy difícil de preparar, no amalgama bien y es muy delicada al formar finas láminas, con mucha tendencia a quebrarse. Al aplanarla, se desmenuzaba Vimos a la pobre Andrea dejándose la piel para ablandar esa masa (y sus compañeros, afortunadamente, también la vieron), después probó añadiéndole aceite y todo seguía igual, más tarde fue Fidel el que cogió el relevo con idéntico resultado e incluso llegó un momento que el mismo Miguel Bosé se enfundó el delantal para intentar echarles una mano y sacar adelante el plato. Bosé dio algunas pautas, pero ya la masa estaba bastante perdida Lamentablemente, todos los esfuerzos fueron en vano, primero vieron salir los postres por delante de su plato, y finalmente Jordi certificó que era imposible sacar nada, así que el equipo rojo quedaba condenado a la prueba de eliminación. A partir de ahí, Andrea era puro desconsuelo, y hay que alabar la actitud de Antonio y Fidel, que lejos de cargar las tintas contra su capitana, asumieron junto con ella la responsabilidad del desastre y se esforzaron mucho en consolarla. Andrea es tan cuqui, tan achuchable Pero el peor de los desastres lo protagonizó Pablo, que una vez más, naufragó estrepitosamente de pura incapacidad en un postre tremendamente sencillo, natillas con islas flotantes. Este plato forma parte del repertorio de Samantha (aquí podéis ver mi adaptación de su receta que, no es por nada, tiene mucha mejor pinta que la de Pablo) y consiste básicamente en unas natillas cuajadas sobre la que se colocan trozos de clara a punto de nieve cocidos en agua y se decora con caramelo líquido. Algo trivial para alguien que ha sido seleccionado de entre 15000 cocinillas. Esto es empezar el plato con buen pie Lo primero que hizo el muchacho fue poner a calentar dos grandes cacerolas con leche. Bueno, pues unos minutos después, una de ellas hirvió y derramó parte de su contenido sobre la hornilla, la encimera y sobre todos los recipientes de servir que estaban debajo. Si Lidia no le hizo a Pablo la de Zidane en la final del mundial de Alemania es porque la nutricionista tiene un temple digno de un monje tibetano. Después de perder muchísimo tiempo limpiándolo todo y de dejar medio encarrilada la crema de las natillas, se puso con las islas flotantes. Basta con batir las claras a punto de nieve con azúcar glass, poner abundante agua a hervir e ir añadiendo cucharadas al agua hirviendo para que se cueza durante unos cinco minutos, después se escurren en papel absorbente y listo. Pues por alguna razón desconocida, Pablo decidió hacer minúsculas salchichitas flotantes, que a la hora del emplatado final quedaron ridículas. Pablo muestras sus salchichillas a Rafa el de La Unión Pero ahí no acaba todo, donde Samantha había dicho caramelo, la joyita entendió almíbar, y allí que esperaba con una olla lena de almíbar que se cuajaran las natillas. Cuando se enteró del error, todo eran prisas y desconocimiento, porque está claro que Pablo no sabe hacer caramelo. Fueron varios los intentos fallidos, pero cuando Samantha lo vio aparecer con una parrilla de asar carne llena de caramelo duro y pegado y una cucharita de plástico para servirlo, sinceramente temí por su vida. Creo que no hace falta reproducir sus palabras. Pero no se vayan todavía que aún hay más. Algún fallo debió cometer en la elaboración de las natillas, que no cuajaron ni un poquito. Con todos estos elementos, el resultado fue esperpéntico, una especie de batido completamente líquido (los comensales agitaban las copas como si fuera un gin tonic) con dos salchichillas blancas muy mal puestas y cuatro pegotes de caramelo solidificado, que además no debía de estar ni bueno, porque nadie le metió mano. Creo que esto supera incluso el nivel del león come gamba, deberían prohibirle a este tío el acceso a cualquier cocina, incluso a la suya, por el bien de la humanidad. Ni poniéndolo de cerca mejora Lidia tuvo una participación mucho más lucida. Su bizcocho consistía en capas de bizcocho genovés ( aquí la receta ) intercalados con nata. chocolate y mermelada. Después del agitado inicio de la prueba, lo preparó sin sobresaltos sin hacer mucho ruido y sin tener mayores problemas, y el resultado, gustó mucho al público. El plato está como usado, ¿no? Bueno, pues como podréis imaginar, el resultado fue el esperado, el equipo azul se salvó de la quema, mientras que los equipos blanco y rojo pasaron a la eliminación. Eso si, antes de marcharse, Miguel Bosé tuvo el detalle de cantar un par de canciones en directo para los concursamtes. entonces si vimos un Pablo pletórico, abrazado a sus compañeros y bailando al ritmo de Bosé, me volvió a invadir la triste sensación de que para Pablo era mucho más importante sentirse valorado y aceptado que el propio concurso. Efímeros momentos de felicidad PRUEBA DE ELIMINACIÓN: CÓMO CAER POR TU PROPIO PESO Cinco eran los candidatos que se enfrentaban a la prueba de eliminación, Antonio, Pablo, Lidia, Andrea y Fidel. Al entrar al plató se encontraron con una caja misteriosa, y al destaparla encontraron cuatro productos de calidad que serían los protagonistas de las pruebas: atún, carrilleras, cocochas de bacalao y gamba roja. He vistos atunes congelados con mejor pinta que ese La razón por la que estaban allí precisamente esos productos era que cada uno de ellos había sido escogido por uno de los cuatro ganadores de las ediciones anteriores de Masterchef y Masterchef Junior, Juan Manuel, Mario, Vicki y Manuel. Aparecieron por el plató y cada uno de ellos contó la historia de su producto. Juanma, Vicki y Manuel están casi iguales, pero Mario se ha hecho grande y cada vez se parece más al protagonista de la película UP. Parecidos razonables Así pues, la prueba consistió en preparar en un plato libre en el que utilizaran los ingredientes que habían aparecido en la caja. Antonio ha ido cogiendo poco a poco confianza, sigue sin cocinar nada de bien, pero al menos ya no es el tipo antipático de mal perder que vimos en los primeros programas, de hecho, se mostró amable y divertido con los niños cuando estos vinieron a visitarle en su puesto de cocina. Antonio bromeando con Manuel y Mario En cuanto a su elaboración, se decantó por un mar y montaña (y dale). Guisó las carrilleras hasta sacarles un jugo concentrado y luego preparó una especie de tataki de atún regado con la salsa de las carrilleras. Al conjunto lo llamó carritaki, nombre que podía haber firmado perfectamente Carlos el de Top Chef, y pese a las reticencias iniciales del jurado, el veredicto fue positivo. Se me pusieron los pelos de punta al escuchar la palabra evolución en boca de este jurado (recordamos que la evolución es esa arma letal que este jurado esgrime cuando el cándidato oficial está en serio peligro de expulsión y no existe otro argumento al que sujetarse), creo que Antonio llegará lejos. Carritaki o tatallera, según se mire El desempeño de Pablo en esta prueba creo que es un fantástico resumen de su paso por este programa. Un cotinuo quiero y no puedo inicial, seguido de un ni puedo ni quiero que le lleva a intentar preparaciones imposibles para su nivel abocadas desde al fracaso desde el primer minuto. Lo primero que hizo fue meter un tronco de atún en una bolsita de vacío con litro y medio de salsa de soja. Carlos lo vio en seguida, demasiada soja, eso le debió de quedar tremendamente salado. Después, desveló a Pepe que para acompañar su tataki, había pensado en preparar un ceviche, pero entre que le faltaban la mitad de los ingredientes y no pegaba ni con cola con el tataki, Pepe consiguió disuadirlo y a cambio de eso preparó unos purés de habas con ajo crudo y de zanahoria. Por favor, que no cumpla su deseo de abrir un restaurante El resultado, como podéis ver en la foto, fue muy lamentable y el jurado no se apiadó de él, aunque hay que reconocer que tampoco se ensañó como otras veces. El tataki lo había puesto crudo, en lugar de pasarlo por ligeramente por la plancha (mirad por ejemplo este ) y además era lo único en el plato que tenía algo de cocina. El puré de habas sabía mucho a ajo (y no es la primera vez que le ocurre) y el otro no sabía a nada. Pablo, con la soga ya el cuello, empezó a comerse las uñas y a lloriquear. Joder, el día de la marmota (esto ya lo habíamos visto antes ¿no?) ESTA CRÓNICA ESTÁ EN PROCESO DE ELABORACIÓN Y SE IRÁ ACTUALIZANDO A MEDIDA QUE MIS OBLIGACIONES ME PERMITAN COMPLETARLA. GRACIAS

Fuente: cocinarconciencia.blogspot.com

El Fòrum Gastronòmic Girona 2015 ha vuelto a dejar patente que es el evento líder y el referente indiscutible para los profesionales y los amantes de la gastronomía. Próximo destino, Fòrum Gastronòmic Barcelona, del 23 al 26 de octubre de 2016 Satisfacción por parte de los organizadores Pep Palau, en nombre de la dirección de Fòrum Gastronòmic, ha mostrado una gran satisfacción por el desarrollo de las tres jornadas y ha valorado muy positivamente el paso adelante que ha realizado el evento desde el punto de vista cualitativo. Los organizadores también han destacado que, a las 13h, la estimación de visitantes es aproximadamente la misma que en la pasada edición, unos 24.000. Este año cabe destacar el aumento de visitante profesional, lo que demuestra el gran interés del sector por este evento. Carles Puigdemont, alcalde de Girona, ha afirmado que gracias al Fòrum, Girona se ha convertido en un espacio imprescindible para el intercambio de conocimiento entre profesionales del sector convirtiendo la ciudad en referente internacional. Además ha destacado que el Fòrum es una de las mejores ferias que se celebran en Girona, felicitado a los organizadores por la puesta en escena, por la calidad de los expositores, por el perfil de visitante y por la oferta de actividades. Por su parte, Pere Vila, Presidente de la Diputació de Girona, ha felicitado también a los organizadores y ha destacado la importancia de la celebración de un evento de estas características para la ciudad de Girona y también su vertiente formativa además de la profesional. Durante la rueda de prensa Pep Palau ha anunciado los próximos destinos de Fòrum Gastronòmic; del 23 al 26 de octubre de 2016 el Fòrum se celebrará en Barcelona y en 2017 volverá a Girona. La feria, una gran plataforma de promoción La feria, que ha registrado un lleno absoluto durante los tres días, ha sido uno de los principales puntos de atracción. Por ella han paseado los profesionales y han podido descubrir numerosas novedades entre los más de 160 stands que representan más de 500 marcas. La apuesta del Fòrum junto con un gran número de expositores, escogiendo materiales nobles y sostenibles para sus stands para conseguir un diseño del espacio innovador y cuidado, ha sido uno de los factores más valorados por el público asistente. Los mismos expositores han mostrado su satisfacción por el volumen de negocio generado, especialmente el domingo, muy superior a ediciones anteriores. También cabe destacar los numerosos intercambios comerciales que han hecho las empresas expositoras. Talleres y auditorio, cocina en directo La cocina en directo y con degustación, fórmula que se creó en la segunda edición del Fòrum, en 2003, es un modelo exitoso que continúa vigente. Así lo demuestra que este año los talleres han vuelto a alcanzar un 100% de ocupación y el Auditorio ha estado lleno hasta la bandera en la mayor parte de las sesiones. El liderazgo del Fòrum ha quedado patente con sesiones inéditas como la del fundador de Slow Food, Carlo Petrini, o el espectacular taller que ofreció Josep Roca, "Sis vins sentits". Combinación de perfil profesional y formativo Durante los tres días de Fòrum han sido muchos los profesionales que han asistido a las actividades; todos ellos han destacado el ambiente optimista y la buena acogida que han tenido. De hecho, así lo han manifestado también los ponentes participantes en esta edición. Por otra parte, el Fòrum ha seguido apostando por la formación. Prueba de ello es que 15 escuelas de toda Catalunya han visitado el Fòrum para aprender de los grandes maestros que en su día también fueron alumnos. Muchos de ellos ahora son reconocidos cocineros con estrellas Michelin. El acierto de la novedad del Espacio Arroz La apuesta que ha hecho el Fòrum Gastronòmic Girona 2015 por el Espacio Arroz, la nueva zona de restauración, ha sido muy bien acogida tanto por los expositores como por los visitantes. La presencia de algunos de los cocineros y restaurantes más prestigiosos de las comarcas de Girona no ha pasado desapercibida, ni tampoco los menús y degustaciones que se ofrecían a los asistentes. Tampoco ha parado la actividad encima de la tarima, ya sea con concursos o con demostraciones arroceras. Interés de los medios El Fòrum ha atraído a numerosos periodistas de Catalunya y de España pero también han estado presentes medios internacionales de Polonia, Holanda, Italia, Francia, Rusia o Singapur, entre otros. Los protagonistas de la última jornada Alessandro Negrini y Fabio Pisani han sido los encargados de iniciar las actividades de esta última jornada de Fòrum Gastronòmic Girona 2015. Por los talleres han pasado los también italianos Carmelo Chiaramonte o Pietro Leemann. Por la tarde será el turno de Diego Gallegos o Xavier Pellicer. El Fòrum Dulce Pastry Revolution ha contado con las sesiones de Sergi Vela y por la tarde del siciliano Corrado Assenza. El Auditorio se ha llenado una vez más con la sesión de Dani García. Por la tarde será el turno Paco Pérez y cerrará las actividades la entrega de los Premios Mercader y la sesión de Ángel León. Los premios Mercader se otorgarán esta tarde. Los premiados serán Jean Louis Neichel en la categoría de cocina, Juan Mediavilla en la sala, Georgina Regàs en la de productor, Raul Bobet en la de vino y Vicent Marqués en la de difusión. Por otra parte, el Fòrum Vino ha sido uno de los protagonistas de la jornada con las sesiones de Pepe Ferrer que ofrecerá una cata de 15 vinos mientras que Carlos Orta ha ofrecido 8. La sesión estrella de la jornada ha sido la reedición de '6 vins sentits', de Josep Roca, que ha combinado la cata de 9 vinos con la música del Quartet Geriò. El Fòrum Gastronòmic agradece el apoyo recibido por parte de todos los patrocinadores que han contribuido al éxito de esta edición así como también a las empresas expositoras.

Fuente: topcuina.blogspot.com.es

La fideuá o fideuada (pronunciación en valenciano), viene a significar: gran cantidad de fideos. Es un plato marinero que nació en la Comunidad Valenciana, concretamente en la costa de Gandía. Como ingredientes principales se suele usar fideos de pasta (de tipo cortos y huecos), pescado de roca, rape... o algún crustáceo como sepia, calamar y marisco como gambas, galeras, cigalas... etc, aunque hoy en día existen variantes de este plato preparados con carne! Con el permiso de los valencianos/as, diré que la fideuá es una versión de la paella, pero en vez de usar arroz, sería con fideos, ya que la elaboración se asemeja muchísimo! Ok, pero... ¿Dónde está su origen?, pues esta receta se atribuye a un cocinero de Gandía llamado Gabriel Rodríguez Pastor, junto con su joven ayudante Juan Bautista Pascual, apodado "Zábalo". El patrón del barco donde faenaban allá por los años 30, era muy aficionado al arroz, y por lo visto al resto de los marineros casi nunca les llegaba su ración de arroz en los platos, ya que el patrón pedía doble. En un intento de buscar la solución a este problema, el chef pensó en cambiar el arroz por fideos cortos, para ver si al capitán le resultaría mucho menos apetecible el menú. Pues nada más lejos de la realidad, el patrón se deleitó con la receta del chef y su ayudante, y tuvo tanto éxito que su fama se extendió rápidamente entre los restaurantes y bares del puerto de Gandía. Tiempo después gracias al chef Emilio López, del hotel Europa que se encargó de dar la fama mundial e internacional a este plato tan delicioso. Y tal fue la fama, que varios empresarios decidieron apostar por la receta y en 1975 inauguraron el I concurso de fideuá de la historia de la gastronomía española, en la ciudad de Gandía. Como os dije antes, en su origen el plato de fideuá se preparaba con pescado y marisco, aunque hoy en día se puede encontrar versionada con carne y verduras! Es tradicional preparar la fideuá en un recipiente similar a la paellera (una sartén ancha y plana), aunque también se cocina perfectamente en la cazuela. Ingredientes: 400 grs. de costillas de cerdo, en trocitos de 3 cm. aprox. 1/2 cebolla, picada finamente 1 pimiento verde, picado fino 3 dientes de ajo, pelados y laminados 1/2 vasito de vino fino 1 pastilla de caldo de carne ecológico Agua o caldo de carne o vegetal 4 clavos de olor 2 hojas de laurel Un pellizco de azafrán (opcional) o cúrcuma molida Aceite de oliva Sal y pimienta negra, recién molida Un manojito de romero, picado (sólo las hojas) 200 grs. de fideuá (fideos especiales) Un manojo de perejil picado (sólo las hojas) Elaboración: Para comenzar con la receta, en una cazuela grande con un chorrito de aceite de oliva, salteamos el pimiento y la cebolla picada hasta que torne transparente. Luego añadir los ajos laminados y el romero, dando una vueltas para perfumar el aceite y crear una base aromática a nuestra rica fideuá. Seguidamente incorporamos los trocitos de costillas junto con el agua y la pastilla de caldo o el caldo directamente (según uséis) hasta cubrir, semitapar la cazuela y dejamos cocinar unos 50 min. o hasta que la carne esté tierna y se desprenda del hueso; añadiendo agua o caldo si fuese necesario. Pasado el tiempo, echamos unas hebras de azafrán o 1 cuch. pequeña de cúrcuma y la pasta fideuá, dejando cocinar unos 6 min. (la proporción es de 1 parte de fideos por 2 de agua. Normalmente suelo hacer a "ojo", pero si veis que al echar la pasta, el guiso tiene poco caldo, tendréis que añadir un poco más; y siempre que sea hirviendo, para no cortar la cocción). Justo antes de servir, espolvoreamos con un pellizco de perejil fresco picado, y a comer. Buen provecho! :) Esta es la pasta para la fideuá; son fideos cortos, en forma de semicírculo y huecos con un fino agujero. Para que lo sepáis y siempre a tener en cuenta! :)

Fuente: lacocinamagicademanu.blogspot.com.es

De la mano de masquetendencias , anoche tuvimos la oportunidad de asistir a la primera velada de Gastrosexología en Tenerife. Todo un acierto. Disfrutamos de una cena orquestada por Juan Carlos Clemente, asesor de cocina de Iberostar Hoteles 5* Lujo, maridada con vinos de la D.O. Canarias en una cata guiada por Rasa Strankauskaite, y completamente sugestionados por la ponencia de la psicóloga y sexóloga Mónica Novas . Empezamos con una ensalada de algas con berberechos y aire de mar. La primera cucharada de sugestión vino en forma de bocanada de playa, aromas y sabores a olas rompiendo en la roca volcánica... El picante despierta en nuestro cuerpo las mismas reacciones que el buen sexo: calor, sudoración, excitación...esta nota la dio este carpaccio de gamba roja con crujiente de millo y aliño picante. ¿No es lo suficientemente picante para ti? Pues prueba con wasabi... Los contrastes llegaron con este atún rojo relleno con chutney de tomate en ajoblanco texturizado y con crujiente de arroz negro...No tiene porqué ser siempre lo mismo: que cada bocado sea el inicio de una nueva experiencia, o como decía Mónica, 'no me toques cien veces en el hombro'... Y las texturas suaves al paladar, gelatinosas, con este canelón de carrilleras y rabo de buey con cremoso de queso y bechamel trufada...mmmmm aún lo puedo sentir en mi boca... ¿No estás aún lo suficientemente [email protected]? A ver si te ayuda esta sopa de chocolate con café y regaliz. El chocolate no es sustitutivo del sexo, sino que despierta los mismos mecanismos, mejor cuanta mayor concentración de cacao tenga. Y para el que necesitara una dosis extra, estas trufas con ron y cointreau. Sin duda una cena novedosa que despertó todos nuestros sentidos...

Fuente: lacajadelasrecetas.blogspot.com.es

LA BATALLA DE LAS NAVAS DE TOLOSA Por Juan Eslava Galán A cinco kilómetros de Santa Elena, el pueblo más septentrional de la provincia de Jaén, junto al paso de Despeñaperros, existe un paraje donde los restos de armas antiguas son tan abundantes que durante siglos han surtido a los labriegos de la comarca del hierro necesario para la fabricación de sus herramientas. Es el campo de batalla de las Navas de Tolosa. El combate ocurrió en el año 1212, pero en realidad, toda la historia comenzó mucho antes. Cuando el califato de Córdoba se descompuso en un mosaico de pequeños estados (los llamados reinos taifas), los reinos cristianos del Norte aprovecharon la oportunidad para ampliar sus fronteras hasta el río Tajo y tomara Toledo. Los débiles reyezuelos de taifas tuvieron que comprar la paz y la protección de los monarcas cristianos pagando crecidos tributos anuales. Por aquel tiempo los almorávides, una confederación de tribus bereberes, habían forjado un poderoso imperio que se extendía por lo que hoy es Marruecos, Mauritania, parte de Argelia y cuenca del río Senegal. La creciente presión cristiana no dejaba más alternativa a los cada vez más débiles reyezuelos andalusíes que solicitar ayuda a los almorávides. Pero no se atrevían a dar este paso porque temían que sus rudos correligionarios del desierto se prendaran de las fértiles huertas y populosas ciudades de al-Ándalus y se las arrebataran. Finalmente el rey Motamid de Sevilla se atrevió a dar el paso decisivo y firmó un pacto con el sultán almorávide. Prefería, alegó, ejercer de camellero en África a ser porquero en Castilla. Los almorávides enviaron un ejército que derrotó a los castellanos en Zalaca o Sagrajas (1086). Después ocurrió lo que se temía: barrieron a los reyezuelos de taifas, unificaron al-Andalus y lo incorporaron a su imperio. Como suele ocurrir, los fieros vencedores acabaron siendo conquistados por la superior cultura de los vencidos y los nuevos conquistadores se aficionaron al refinamiento de la sociedad hispanomusulmana, suavizaron sus costumbres y se civilizaron. Es decir, desde la óptica fundamentalista, se corrompieron. Hacia 1140 la fortaleza moral y el militarismo de los almorávides se habían mitigado tanto que su imperio se fraccionó y en al-Andalus volvió a aparecer una generación de pequeños reinos taifas tan débiles como los anteriores. La balanza del poder militar se inclinaba de nuevo hacia los reinos cristianos. LA AMENAZA ALMOHADE La decadencia almorávide favoreció el surgimiento de un grupo beréber en los macizos del Atlas, que se rebeló contra los almorávides y formó una confederación de cábilas regentada por dos asambleas de jeques. Tras los violentos combates, los almohades conquistaron el norte de África y pusieron sus ojos en al-Andalus. Sus califas adoptaron el título de Miramamolín (Amir ul-Muslimin) o Príncipe de los Creyentes. Al rey Alfonso VII de Castilla no se le ocultaba el paralelismo de la nueva situación con la del período anterior. Por lo tanto se propuso evitar el fortalecimiento de los reinos de taifas o el intervencionismo, ya iniciado, de los almohades. Alfonso VII logró asegurarse los pasos que comunican Andalucía con la Meseta y en una audaz expedición conquistó el puerto de Almería (1147), pero a la postre la empresa resultaba excesiva para las fuerzas de Castilla e incluso para las del propio rey, que al regreso de una de sus expediciones se sintió enfermo y expiró un caluroso día de agosto bajo una encina del puerto de Fresneda, en Sierra Morena. Muerto el rey, toda su obra en Andalucía se desmoronó al instante y sus temores no tardaron en confirmarse. Los almohades atravesaron Sierra Morena y atacaron Castilla: el nuevo rey Alfonso VIII, intentó contenerlos en Alarcos (1195), pero sufrió una tremenda derrota. Después de Alarcos Castilla no tenía nada que oponer a la furia africana. Los almohades asaltaron la plaza fuerte de Calatrava, cuya guarnición pasaron a cuchillo, y alcanzaron en sus correrías hasta las puertas de Toledo y Madrid. La línea del Tajo apenas podía contenerlos. Sin embargo el prolongado esfuerzo de uno y otro bando y los aconteceres de la política interior del imperio almohade aconsejaron pactar. En 1197 Castilla y el Miramamolín concertaron una tregua de diez años. Alfonso VIII tenía, además, problemas con los reinos cristianos de León y Navarra: pactó con el rey de León para tener el flanco cubierto y luego cayó con todo su poder sobra los dominios de Sancho el Fuerte, rey de Navarra, su recalcitrante enemigo, al que obligó a firmar la paz. Después de las rencillas y guerras en el período anterior, el primer lustro del siglo XIII trajo laboriosa calma para todas las partes. Desde el desastre de Alarcos, Alfonso VIII solo vivía para preparar la revancha. En 1209, sintiéndose ya suficientemente fuerte, atravesó la frontera para atacar Jaén y Baeza mientras los freires de Calatrava iban contra Andujar. Después de este preludio bélico, los dos bandos preparaban la guerra. Alfonso VIII sólo contaba con la amistad de Aragón y tenía motivos para temer que León y Navarra atacarían su reino por el norte si concentraba su ejército en el sur. Solamente el Papa podía garantizar la neutralidad de sus enemigos si declaraba Cruzada su guerra contra los almohades, lo que automáticamente obligaría a los otros reinos cristianos a respetar sus fronteras so pena de incurrir en excomunión. El Papa Inocencio III accedió. En los púlpitos se toda Europa se predicó la nueva Cruzada para mayo de 1212. Los que concurrieran e ella obtendrían plena remisión de los pecados. Además el Papa excomulgaría a cualquiera que pactara con los mahometanos y ordenó a los reyes cristianos que aplazaran sus discordias personales en favor de la magna empresa común. Por la parte almohade los preparativos no eran menos activos. Al-Nasir, el Miramamolín de los almohades, hijo del vencedor de Alarcos y de la esclava cristiana Zahar (flor), salió de Marraquech al frente de un gran ejército en febrero de 1211. Al-Nasir tenía treinta años. Era, según una crónica árabe, alto, de tez pálida, barba rubia y ojos azules, valeroso, cauto y avaro. No hablaba mucho porque era tartamudo. Se decía que había jurado sobre el Corán conducir a sus tropas hasta Roma y abrevar sus caballos en el Tiber. El ejército almohade se dirigió primero a Rabat y de allí a Alcazarquivir. Mientras tanto sus correos recorrían el imperio instando a los gobernadores a preparar lo necesario para la próxima y decisiva Guerra Santa. El ejército almohade iba creciendo con las tropas que llegaban de su vasto imperio. Su magnitud planteaba problemas de administración y abastecimiento pero Al-Nasir procuraba enmendar lo yerros y estimulaba a sus colaboradores haciendo decapitar a los funcionarios incompetentes. Una potente escuadra aguardaba el ejército en Alcazar Seguer. En mayo, las tropas cruzaron el Estrecho y desembarcaron en Tarifa adonde solícitos funcionarios de al-Andalus acudieron para homenajear al Miramamolín. Pasó un año antes de que los ejércitos se enfrentaran en una acción definitiva. En este tiempo Alfonso VIII hizo una cabalgada por Levante y llegó hasta el mar. Al-Nasir por su parte puso sitio a la plaza fuerte fronteriza de Salvatierra. La fortaleza resistió dos meses de riguroso asedio antes de entregarse. En este tiempo, dice un cronista, las golondrinas que habían anidado en la tienda de Al-Nasir, empollaron y sacaron sus crías a volar. Conquistada la plaza, el Miramamolín regresó a Sevilla e intensificó los preparativos guerreros. Poco después de caída Salvatierra falleció el infante Fernando de Castilla, todavía adolescente. La muerte de su hijo bienamado, que ansiosamente esperaba hacer sus primeras armas contra los almohades, apenó profundamente a Alfonso VIII. El rey buscó alivio a su dolor entregándose a una intensa actividad militar mientras duró el buen tiempo, y en invierno se enfrascó en los aspectos diplomáticos de la Cruzada. LLEGAN LOS CRUZADOS En la primavera de 1212, los caminos de la Cristiandad se llenaron de cruzados cuya meta era Toledo. Los pobres iban a pie, mendigando por los caminos; los nobles, a caballo, seguidos de sus mesnadas. Entre ellos no sólo concurrían guerreros. También afluían muchedumbres fanatizadas de mujeres, jovenzuelos y personas inútiles para la guerra que acompañarían al ejército expedicionario compartiendo sus privaciones y sometidos a su suerte favorable o adversa. El primero en llegar fue el caballeroso Pedro II de Aragón, el amigo de Alfonso VIII, que aportaba tres mil caballeros con su correspondiente acompañamiento de peones. ¿Y los reyes de Navarra y de León? De estos no se esperaba que movieran un dedo para auxiliar a Alfonso VIII. Es más, el de Navarra sólo estaba esperando a que acabasen las treguas concertadas con Castilla para atacarla; el de León, por su parte, hizo saber que sólo se uniría a la Cruzada si le eran devueltos ciertos lugares y castillos fronterizos que reclamaba como suyos. A principios de junio llegaron cruzados de ultrapuertos, es decir los de fuera de la Península , capitaneados por el arzobispo de Narbona. Eran en su mayoría franceses aunque también los había italianos, lombardos y alemanes. El ejército almohade se puso por fin en movimiento. Subiendo por los antiguos arrecifes romanos y califales que remontan el Guadalquivir llegó a tierras de Jaén y ascendió en busca de los desfiladeros de Sierra Morena. Al-Nasir estaba bien informado sobre la actualidad y calidad de las tropas que se iban reuniendo en Toledo y procedía con cautela. En lugar de atravesar los pasos de Sierra Morena para enfrentarse a su enemigo en Castilla, como hizo su padre cuando lo de Alarcos, decidió mantenerse a la defensiva y dejar que fueran los cristianos los que hiciesen el viaje por la meseta castellana y los desfiladeros del Muradal. Así tendría de su parte dos elementos: el cansancio y desgaste de los cristianos al final de tan dura marcha y un favorable campo de batalla, puesto que os almohades ocuparían posiciones ventajosas y forzarían a los cristianos a aceptar el combate. Mientras tanto, en Toledo, los turbulentos huéspedes llegados de Francia no dejaban de causar problemas. El previsor arzobispo había dispuesto que los cruzados acampasen en terreno amable, entre huertas, a orillas del Tajo, apartados del núcleo de la ciudad; pero los extranjeros, sea porque no estaban tan habituados como los peninsulares a la convivencia y respeto con gente de otras religiones o culturas, o simplemente por impaciencia de la sangre y botín que esperaban conseguir en la Cruzada , asaltaron la judería toledana y la saquearon e incluso asesinaron a una parte de sus moradores, lo que llenó de pesar a Alfonso VIII. El 20 de junio, el ejército cristiano partió de Toledo camino del sur. En el cuerpo de vanguardia iban ultramontanos guiados por don Diego López de Haro. A los cuatro días de marcha avistaron la aldea y castillo de Malagón, que era de los moros. Inmediatamente se lanzaron al asalto, arrasaron el lugar e irrumpieron en el castillo que los defensores habían ofrecido entregar a cambio de que se respetaran sus vidas, trato común razonable muy al uso de las contiendas peninsulares. Pero los ultrapuertos, herederos de la tradición intolerante de las Cruzadas, pasaron a cuchillo a casi todos los defensores y refugiados que albergaba la fortaleza. Cumplida la jornada, acamparon allí mismo en espera del grueso del ejército con los reyes de Aragón y Castilla, que llegó al día siguiente, 254 de junio. Ya para entonces se manifestaban los problemas de abastecimiento que eran la plaga de toda expedición importante en aquella época. En aquella tierra que atravesaban los cristianos, casi despoblada y ayuna de recursos, estas privaciones se acentuaban. Con tales problemas llegaron a las márgenes del Guadiana y buscaron los vados para atravesarlo. En estos lugares de aguas poco profundas los almohades habían esparcido artefactos metálicos de cuatro puntas, los llamados abrojos, que se clavaban en los pies de los peones y caballos inutilizándolos para el combate. Con todo, los cristianos sortearon la vía fluvial que los separaba de Calatrava. CALATRAVA, LA MANZANA DE LA DISCORDIA Calatrava era, y aún es en sus ruinas, una importante fortaleza que vigilaba el estratégico paso entre Andalucía y Castilla. En 1158, los templarios que la guardaban se reconocieron incapaces de contener el empuje musulmán y la abandonaron. Entonces un grupo de caballeros y de monjes cistercienses se establecieron en ella y la defendieron de los almohades. Esta fue el origen de la Orden de Calatrava, orden monástico-militar que el Papa aprobó en 1164. Sin embargo, a la muerte de Alfonso VII, el convento-fortaleza fue conquistado por los almohades. El ejército cruzado acampó cerca de Calatrava y durante tres días sus jefes estudiaron un plan de ataque. Todos estaban de acuerdo en que no era prudente dejar a sus espaldas una plaza tan importante y buen abastecida que, además, estaba defendida por el andalusí Abu Qadis, experto guerrero de la frontera. Por lo tanto debían tomar el castillo. El día 30 de junio lo atacaron violentamente y lograron conquistar su parte más accesible. Los defensores parlamentaron y Alfonso VIII les concedió franquicia para retirarse salvando sus vidas y algunos bienes. Este acuerdo indignó a los cruzados extranjeros que ya contaban con repetir la degollina de Malagón. Por otra parte, venían muy quejosos de las calores excesivas del mes de junio, de las arideces de la meseta y de las privaciones que desde hacía unos días venía sufriendo el ejército cristiano, a todo lo cual estaban más acostumbrados los peninsulares. Por estas causas, el 30 de junio, la mayoría de los extranjeros se retiraron de la Cruzada y regresaron a sus países de origen. Los más exaltados pretendían tomar Toledo, la capital desguarnecida de Castilla, para vengarse de Alfonso VIII, pero finalmente se conformaron con ir saqueando las juderías de las poblaciones por donde pasaban. Otros se dirigieron a Santiago de Compostela para ganar la peregrinación y no hacer el viaje en balde; todos, en fin, se perdieron por los caminos del Pirineo tal como habían aparecido. Un historiador calcula que la deserción de los ultramontanos redujo al ejército cristiano en un tercio de sus efectivos. La perdida mas grave no fue, sin embargo, el número, sino la calidad, pues muchos de ellos eran veteranos de guerra y soldados profesionales. En Calatrava, ya recuperada para su Orden, descansaron los ejércitos de Castilla y Aragón y se repusieron de hambres pasadas, pues habían encontrado la fortaleza bien avituallada. Allí se les unieron doscientos caballeros navarros al mando de Sancho el Fuerte, que había decidido deponer temporalmente su rencor y enemistad con el castellano para participar en la Cruzada. A dos jornadas de camino estaba Alarcos, a pocos kilómetros de la actual Ciudad Real. Muchos recuerdos tristes debieron de acudir a la memoria de Alfonso VIII a la vista de aquellos campos yermos. En ellos los almohades habían machacado literalmente a su flamante ejército diecisiete años atrás. Durante todo este tiempo el fantasma de Alarcos había perseguido al rey castellano, había mediatizado sus actos y había alimentado su sed de venganza. Otro responsable de Alarcos compartía los sentimientos de Alfonso VIII y volvía a contemplar con él, después de tantos años, el escenario de su desdicha: don Diego López de Haro, el belicoso señor de Vizcaya al que muchos hacían responsable de aquella infamante derrota. Después del abandono de los ultramontanos ninguno de los dos personajes estaría completamente seguro de no estar encaminándose a otro Alarcos de dimensiones aún mayores. Los días 7, 8, 9 de julio los cruzados acamparon a la vista de Salvatierra, otro antiguo castillo cristiano en poder de los musulmanes. Allí pasaron revista a sus efectivos y se prepararon para la batalla. Mientras tanto llegaban informes del ejército almohade. Al-Nasir esperaba a los cristianos a pocos kilómetros de allí, al otro lado de las gargantas del Muradal, donde había montado sus campamentos en estratégicas posiciones. El grueso del ejército almohade se había asentado frente al desfiladero de la Losa , garganta rocosa tan áspera y difícil que "mil hombres podrían defenderla de cuantos pueblan la tierra". El ejército cristiano había de recorrer forzosamente este camino. El día 11, los cristianos acamparon en las Fresnedas. Don Diego López de Haro envío a su hijo don Lope con un destacamento a las alturas del puerto del Muradal, hoy Despeñaperros, para que reconociese el terreno y ocupase la pequeña meseta que allí existe. Los expedicionarios ganaron rápidamente las alturas y avistaron el castillo de Ferral, adelantado de Sierra Morena, donde se había instalado la avanzada almohade que vigilaba el desfiladero de la Losa. En cuanto descubrieron a los cristianos, los almohades salieron a hostigarlos. Al día siguiente, 12 de julio llegó el ejército cristiano al pie de Sierra Morena y nuevas tropas reforzaron a la vanguardia instalada en la meseta del Muradal. Al amanecer del día 13, el resto del ejército se les unió y acampó en la llanada. Los vigilantes almohades abandonaron prudentemente el castillo del Ferral y se replegaron hacia el sur. Los dos ejércitos estaban separados solamente por el desfiladero de la Losa fuertemente custodiado por los almohades. La situación de los cristianos era delicada. Sus enemigos podrían hacer, son dificultad, una carnicería de cualquier ejército que se aventurase por aquellas angosturas. Por otra parte, el paraje donde habían acampado los cruzados era áspero e inhóspito. Quizá lo más sensato fuera abandonarlo lo antes posible y bajar de nuevo al llano porque, además, los víveres escaseaban nuevamente. Avanzar hacia el ejército almohade a través de la mortal ratonera de la Losa era suicida. Hubo consejo de reyes y señores. Los más prudentes proponían desandar lo andado, descender al pie de la sierra y buscar otro paso que atravesara las montañas. Pero Alfonso VIII temía que esta retirada acabara por agotar y desmoralizar a sus huestes. Por otra parte, lo más probable era que los almohades guardaran igualmente todos los pasos de la comarca. No había alternativa. Tratarían de forzar el desfiladero de la Losa yendo en línea hacia el enemigo. La perspectiva de repetir lo de Alarcos debió de amargar aquel día a muchos veteranos. EL PASTOR DE LAS NAVAS Los cristianos necesitaban un milagro y el milagro ocurrió. Al menos eso sostiene la tradición. Ante Alfonso VIII se presentó un pastor que decía conocer un paso seguro que los almohades no vigilaban. Nada se perdía con probar. Don Diego López de Haro y un destacamento de exploradores acompañaron al rústico que los llevó primero hacia el oeste y luego hacia el sur, a través de los actuales parajes del Puerto del Rey y Salto del Fraile. Así fueron a salir, esquivando los relieves más comprometidos de aquellas montañas, a la explanada de la Mesa del Rey, donde se establecieron. Don Diego López de Haro comunicó al rey que el paso del pastor era perfecto, justamente lo que necesitaban. En cuanto amaneció el día siguiente, el grueso del ejército levantó el campamento y fue a acampar en la Mesa del Rey. Por fin se encontraban los dos inmensos ejércitos frente a frente sin obstáculo natural que los separase. Perdida su ventaja inicial, Al-Nasir decidió plantear la batalla lo antes posible para evitar que los cansados cristianos y sus caballos se repusieran de las fatigas de la caminata. Formó pues a su ejército en orden de combate, se situó favorablemente sobre el terreno y envió columnas de caballería y arqueros para que hostigaran a los cristianos en sus posiciones. Pero los reyes cristianos no mordieron el anzuelo y la actividad bélica de la jornada se redujo a pequeñas escaramuzas sin importancia. Al día siguiente, domingo, 15 de Julio los almohades amanecieron formados en orden de combate y se mantuvieron de esta guisa hasta mediodía, pero los cristianos eludieron nuevamente el encuentro y se contentaron con escaramuzar. Los adalides de uno y otro bando analizaban la fuerza y disposición del adversario y tomaban las medidas oportunas para asegurarse la mejor fortuna en la batalla campal que se avecinaba. LOS EJÉRCITOS ENFRENTADOS Pocos conseguirían conciliar el sueño en los campamentos de las Navas la noche del día 15 de Julio de 1212. Unos y otros contemplarían el parpadeo de las luces del campamento enemigo mientras esperaban impacientes la amanecida del día decisivo. Todavía era de noche cuando en el campamento cristiano circuló la orden de prepararse para el combate. Pasaron los clérigos administrando la absolución a los cruzados que aprestaban arreos y armas. Cuando clareo el día ya se habían desplegado las fuerzas. En el campo cristiano tres cuerpos de ejército dispuestos en línea ocupaban la llanura. El central estaba formado por las tropas de Castilla; a su izquierda, las de Aragón con Pedro II al frente y a la derecha los navarros de Sancho el Fuerte. Las dos alas habían sido forzadas con tropas de varios concejos castellanos. Cada uno de estos cuerpos estaba a su vez dividido en tres líneas ordenadas en profundidad. La vanguardia del cuerpo central, que sería el eje de la lucha, iba mandada por el veterano don Diego López de Haro. En la segunda línea se ordenaban los caballeros templarios, al mando del Maestre de la Orden , Gómez Ramírez; los caballeros hospitalarios, los de Uclés y los de Calatrava. En la retaguardia iba Alfonso VIII acompañado por el arzobispo de Toledo y otra media docena de obispos castellanos y aragoneses y probablemente también por el arzobispo de Narbona. Los nobles caballeros y freires de las órdenes militares eran guerreros profesionales y se hacían acompañar de peones y servidores igualmente experimentados, pero a las tropas de los concejos, aportadas por las ciudades castellanas, les faltaba experiencia guerrera y entrenamiento. Por eso se había dispuesto que combatieran mezcladas con las tropas profesionales. De este modo la calidad sería más homogénea y la infantería y la caballería se prestarían mutuo apoyo. El ejército almohade presentaba también tres cuerpos: en el primero un núcleo de tropas ligeras; en el segundo, el heterogéneo conjunto del ejército integrado por voluntarios de todo el dilatado imperio, incluyendo a los contingentes de al-Andalus; en la retaguardia, los almohades propiamente dichos ocupando la ladera del cerro de los Olivares en cuya cima Al-Nasir había plantado su emblemática tienda roja, en el centro de una fortificación de campaña construida por una amplia empalizada de troncos unidos y reforzados por cadenas. Este ingenio desempeñaba el papel de las alambradas en la guerra moderna. Defendía la empalizada una nutrida guardia de voluntarios armados de picas, arcos y hondas. Es de notar que muchos de éstos estaban atados por los muslos y enterrados hasta las rodillas. Al-Nasir, sentado sobre su escudo a la puerta de la tienda, leía el Corán e impetraba la protección de Alá en el apurado trance de aquella batalla decisiva. UNA INFINITA MUCHEDUMBRE ¿Cuantos combatientes se enfrentaron en las Navas de Tolosa? Los cronistas árabes hablan de seiscientos mil combatientes musulmanes y de una innumerable muchedumbre de cristianos. Los cristianos se refieren a casi doscientos mil jinetes musulmanes y la consabida infinita muchedumbre de peones. Modernos estudiosos de la batalla cifran los efectivos almohades entre 100000 y 150000 combatientes (probablemente el primer número se más exacto que el segundo) y los cristianos entre 60000 y 80000. Incluso admitiendo las cifras más modestas, hemos de reconocer que el choque debió ser de los más espectaculares y sangrientos de la historia medieval. En general puede decirse que los cristianos estaban mejor armados que los musulmanes, especialmente en lo tocante a armamento defensivo: escudos, cotas de malla y yelmos de metal o cuero. El ofensivo abarcaba una amplia panoplia: lanza, espada, cuchillo, maza o hacha, alabarda, arco y honda. Por la parte almohade el armamento defensivo se limitaba prácticamente al escudo. Sus peones iban provistos de lanzas y espadas, azagayas, arcos y hondas. El predominio de las armas arrojadizas en el campo musulmán se refleja en las enormes reservas de flechas y venablos que cayeron en manos de los cristianos. El arzobispo de Narbona calculó que dos mil acémilas no serían suficientes para transportar las cajas de flechas encontradas. La táctica empleada por los ejércitos almohade y cristiano se basaba en concepciones del arte militar diametralmente opuestas y ambas igualmente eficaces. Por la parte cristiana, Alfonso VIII había tenido mucho tiempo para meditar sobre las enseñanzas de Alarcos. Además conocería las contramedidas que los cruzados habían desarrollado en Siria y Palestina para hacer frente a similares tácticas musulmanas. Frente al formidable bloque de la caballería cristiana que cargaba frontalmente en compacta formación, los musulmanes oponían tropas ligeras capaces de dispersarse ágilmente en todas direcciones, hurtando el blanco a la acometida enemiga, para luego agruparse y desplazándose rápidamente, envolver el enemigo y devolver el golpe en sus puntos vulnerables, la retaguardia y los flancos. Algo parecido ocurrió en Alarcos: los almohades desorganizaron las tropas de los concejos que formaban las alas del ejército castellano y rodearon al núcleo de la caballería atacándolo por los lados. Por eso, en las Navas, Alfonso VIII dispuso que los concejos combatieran mezclados con guerreros profesionales, freires o caballeros. Además reforzó convenientemente los bordes exteriores de las alas. El plan de combate de los reyes cristianos debía algo a la experiencia ajena, a los cruzados de Siria. Después del encuentro de Doriela, que enfrentó por vez primera en batalla campal a cruzados y turcos en 1097, los cristianos desarrollaron nuevas tácticas para evitar que las ligeras y ágiles tropas musulmanas los cercaran. Bohemundo, el gran táctico cristiano, ideó proteger los flancos del ejército con obstáculos naturales, conservar la formación cerrada para evitar el desmoronamiento de las líneas y sobre todo, mantener un cuerpo de reserva con el que atacar al enemigo cuando intentara cercar al cuerpo principal. En Palestina, la reserva era mandada por Bohemundo personalmente. En las Navas de Tolosa vemos a Alfonso VIII al frente del cuerpo de retaguardia. De la oportuna intervención de esta reserva, ni demasiado pronto ni demasiado tarde, dependía el resultado de la batalla. EL EJÉRCITO DE AL-NASIR El dispositivo almohade no era menos formidable que el cristiano. Tropas de las más variadas procedencias, representantes de cada cábila y tribu del imperio, habían convivido durante un año y medio y se habían preparado para este encuentro. El plan de batalla almohade era simple, tópico y efectivo. Primero sus tropas ligeras desorganizarían y cansarían al enemigo. En la vanguardia pondría sus peores tropas, la muchedumbre de fanáticos voluntarios árabes, bereberes, almohades y andalusíes atraídos por la Guerra Santa , los que aspiraban a ganar el Paraíso. Mientras los cristianos se cebaban en esta carne se cañón y la perseguían hasta posiciones desventajosas, los hábiles arqueros de Al-Nasir sembrarían la muerte en las líneas castellanas. Cuando el enemigo estuviera cansado y en terreno desventajoso, entrarían en combate los almohades para dar el golpe de gracia. Si alguna carga de los cruzados llegaba hasta el cuerpo de zaga o retaguardia almohade, las formidables defensas de su palenque y la guardia bastarían para detenerla. Los componentes de la guardia del palenque no eran, como sostiene la tradición historiográfica cristiana, desgraciados esclavos negros encadenados unos con otros para evitar su huida y obligados a combatir hasta la muerte. Más probablemente se trataba de fanáticos voluntarios, los llamados imesebelen (desposados) los que, ligados por un juramento, ofrecían sus vidas en defensa del Islam y se hacían atar por las rodillas para asegurarse de que se sacrificarían llegado el caso. La de los imesebelen es una institución que ha perdurado hasta nuestros días. Escribe Huici: "Los franceses han sido muchas veces testigos de su valor en las campañas argelinas. En 1854 dos columnas francesas penetraron en la Gran Cabilia y encontraron soldados desnudos hasta la cintura, vestidos tan sólo con un calzón corto y atados unos a otros por las rodillas para no huir: eran los imesebelen a quienes había que rematar a bayonetazos sin conseguir que se rindiesen" Una fuente árabe sostiene que en las Navas combatieron diez mil arqueros Agzaz. Esta tribu de arqueros turcos había llegado al imperio almohade, vía Egipto, unos veinticinco años atrás. El padre de Al-Nasir, el vencedor de Alarcos, uno de los más expertos generales de su tiempo, los incorporó a su ejército y los pagaba espléndidamente. El secreto de los arqueros turcos radicaba en sus arcos especialmente potentes y en la táctica que empleaban. Podían disparar con el caballo a todo galope y en cualquier dirección. Fueron, en Siria y Palestina, la pesadilla de los cruzados hasta que estos desarrollaron tácticas capaces de contrarrestar sus ataques. Es evidente que los servicios de información de ambos ejércitos funcionaban a la perfección y que cada bando conocía de antemano los efectivos del contrario y el uso que probablemente haría de ellos. Los dos estados mayores tomaron las contramedidas oportunas, aunque el cristiano se probó más acertado al adoptar las tácticas avaladas por los cruzados en Oriente. COMIENZA LA BATALLA Cuando amaneció, los dos ejércitos estaban formados frente a frente a una cierta distancia. En la vanguardia del cristiano, capitaneando sus tropas de choque, don Diego López de Haro escuchaba esta advertencia de labios de su hijo: "Padre, que lo hagáis de modo que no me llamen hijo de traidor y que recuperéis la honra perdida en Alarcos". A lo que el viejo guerrero respondió: "Os llamaran hijo de puta, pero no hijo de traidor". (Lo decía don Diego porque su esposa era de costumbres libres y lo había abandonado.) Don Lope prometió a su padre: "Seréis guardado por mi como nunca lo fue padre de hijo, y en el nombre de Dios entremos en batalla cuando queráis". La caballería cristiana capitaneada por don Diego cargó por la pendiente de la Mesa del Rey abajo al encuentro enemigo. El terreno era difícil, cubierto de monte bajo, arbolado y tajado por un barranco. Al choque, las avanzadas musulmanas se deshicieron y dispersaron como si huyeran, sin dejar ni un muerto en el campo, y los cristianos prosiguieron su galopada en busca del blanco firme que se ofrecía en los altozanos contiguos, donde estaba apostada una muchedumbre. Allí se produjeron los primeros choques pero los atacantes atravesaron esta segunda línea sin mayor dificultad y todavía les quedó impulso para arremeter contra el grueso del ejército almohade. El terreno favorecía a los musulmanes, que estaban en alto. Los cristianos llegaban a ellos cansados por la cabalgata y desorganizados por los previos encuentros. Por otra parte, las tropas que los esperaban eran de mejor calidad que las de vanguardia. No sólo rechazaron el ataque fácilmente sino que contraatacaron pendiente abajo con gran grita y ruido de los tambores de la zaga y obligaron a los cristianos a ceder terreno. Las tropas de los concejos comenzaron a desmayar, la situación no podía sostenerse ni siquiera con los refuerzos que llegaban de la segunda línea de los cruzados. Fatalmente la vanguardia cristiana se había desorganizado y desmoronado ante el empuje almohade. Hasta este punto todo parecía desarrollarse con arreglo a la estrategia musulmana. Desde su puesto en la tercera línea, el rey Alfonso VIII contemplaba, entre la polvareda lejana, la retirada de las banderas de sus tropas. Creyó distinguir entre ellas el pendón de don Diego López de Haro y volviéndose al arzobispo de Toledo que a su vera estaba, comentó con disgusto: "Mirad como vuelve la seña de don Diego" Andrés Roca, ciudadano del concejo de Medina del Campo, escuchó lo que el rey decía y le replicó: "Cierto no es aquella la seña de don Diego, mas mirad adelante y veréis vuestra seña y don Diego con la suya. Los que huyen los villanos somos, que los hidalgos no, que aquella que huye la seña es de Madrid". Por menospreciarlos ante el rey con estas palabras, los aludidos asesinarían luego a Andrés Roca. Don Diego y los suyos se mantenían a pie firme sin ceder terreno, pero era evidente que las dos primeras líneas cristianas, asaltadas desde mejores posiciones por los veteranos almohades y penetradas y envueltas por caballería ligera del enemigo, se hallaban en desesperada situación, desorganizadas y al borde del colapso. Además, ofrecían un blanco casi inmóvil a los arqueros y hondero se Al-Nasir. Estaba claro que las fuerzas cristianas en liza no podrían, por si solas, salvar la situación. Alfonso VIII creyó llegado el momento de dirigir la carga decisiva, de cuyo resultado dependía la suerte de la jornada. Según la crónica, el rey dijo al arzobispo de Toledo: "Arzobispo, vos y yo aquí muramos". Y sin más plática cargaron al frente de la tercera línea para socorrer a los que estaban batallando en la ladera del palenque del Miramamolín. Al propio tiempo, sincronizando su movimiento con el del cuerpo central, entraban en combate las reservas de las alas, al mando de los reyes de Aragón y Navarra. LA CARGA DE LOS TRES REYES Tal como se había planteado el encuentro del lado cristiano, esta carga tenía que ser la última y decisiva. De que fuese capaz de perforar todo el dispositivo almohade dependía la suerte final de la batalla. Si era frenada y perdía su conexión hasta verse infiltrada y desorganizada por los elementos ligeros musulmanes, como había ocurrido con los destacamentos precedentes, era seguro que la nueva derrota dejaría en mantillas al desastre de Alarcos. Los historiadores cristianos rodean la acción de Alfonso VIII de una aureola de heroísmo, como si en el supremo instante su decisión y valentía personal hubiesen salvado una batalla que estaba perdida. En realidad, como estamos viendo, la batalla no estaba decidida sino que iba discurriendo, por uno y otro bando, con arreglo a planes preconcebidos y cuidadosamente ejecutados. Los cruzados jugaban su última carta que era la carga definitiva de cuy éxito todo dependía. A esta oponían los musulmanes la resistencia pasiva pero formidable de una de las fortificaciones de campaña calculadas para sustituir con ventaja la falta de una caballería pesada. La carga de los tres reyes enfiló su objetivo y cruzó el campo de batalla sin perder cohesión: con su ímpetu inicial apenas mermado llegó al palenque del Miramamolín. De aquel momento supremo y verdaderamente decisivo del combate apenas tenemos noticias fiables. Fuentes tardías sostienen que fue Sancho el Fuerte de Navarra el primero en romper las cadenas y pasar la empalizada, lo que justifica la incorporación de cadenas al escudo de Navarra, pero el caso es que las cadenas y palos ardiendo aparecen en los escudos nobiliarios de muchas casas que podrían blasonar igualmente de la hazaña. Lo más probable es que la empalizada, directamente atacada en toda su extensión, fuese penetrada simultáneamente por vario lugares. Los imesebelen sucumbieron en sus puestos, fieles a su promesa. El degüello dentro de la fortificación del Miramamolín fue terrible. El hacinamiento de defensores y atacantes en este punto y la coincidencia de estar dilucidando la suerte suprema de la batalla, espolearía el desesperado valor de unos y otros. Pero no existía en aquella época ninguna forma humana de detener una carda de caballería pesada cuando se abatía sobre un objetivo fijo y lograba el cuerpo a cuerpo (todavía no se había divulgado en Europa el arco largo galés y las armas de fuego que darán al traste con la caballería en los dos siglos siguientes, como en su momento veremos). En las Navas, los arqueros musulmanes, principal y temible enemigo de los caballeros, principalmente por la vulnerabilidad de sus caballos, no podrían actuar debidamente, cogidos ellos mismos en medio del tumulto. La carnicería en aquella colina fue tal que después de la batalla los caballos apenas podían circular por ella, de tantos cadáveres como había amontonados. El ejército de Al-Nasir se desintegró. En la terrible confusión cada cual buscó su propia salvación en la huida. EL ALCANCE Lo que sucedió al enfrentamiento no fue menos terrible que el propio combate. El "alcance" que coronaba la batalla medieval dio comienzo. La caballería cristiana, dispersa en pequeños destacamentos, prosiguió su carrera alanceando y derribando a los fugitivos. La cifra de bajas almohades fue tan crecida porque en el alcance perecieron casi tantos hombres como en el combate propiamente dicho. Perseguidos y perseguidores atravesaron el abandonado campamento almohade y prosiguieron hacia el sur. Los fugitivos intentaban refugiarse en la fortaleza de Vilches, la más cercana al lugar de la batalla. Un cronista tardío escribe: "Hallaban a los moros en las encinas y en los alcornoques y allí les daban muchas lanzadas y así los derribaban". Los jefes cristianos habían prohibido, bajo pena de excomunión, dedicarse al saqueo de los despojos y campamentos enemigos antes de que los almohades hubiesen sido completamente exterminados. Esta medida estaba plenamente justificada: sabían por experiencia que algunas batallas que parecían ganadas se comprometían o acababan en franca derrota por causa de la codicia de la soldadesca que, creyendo favorablemente decidido el combate, desatendía la lucha por saquear las tiendas de los vencidos. Sofocada toda resistencia almohade, los cruzados se precipitaron sobre el bien abastecido campamento enemigo, ya arrasado y en completa confusión, en busca de objetos valiosos, oro, plata, seda y vestidos, además de armas, caballos y vituallas. De todo hallaron en cantidad -- exagera probablemente el cronista-- que, aunque cada uno tomó lo que quiso, dejaron todavía más de lo que cogieron. Mientras tanto, el arzobispo de Toledo y los otros obispos y clérigos que acompañaban a la expedición entonaron el Te Deum Laudamus en el mismo campo de batalla, en acción de gracias por la victoria. Antes de que anocheciera, los cristianos levantaron el campamento de la Mesa del Rey y lo trasladaron al emplazamiento donde había estado el campamento almohade. Luego sepultaron a sus muertos. Nadie contó los cadáveres de sarracenos que quedaron en el campo para pasto de alimañas. Los cronistas cristianos cifran los muertos en unos cien mil, lo que parece exagerado. Por el lado cristiano, hablan de veinticinco o treinta muertos, una cifra absolutamente inaceptable que sólo se explica por el deseo de revestir el encuentro con el carisma de lo milagroso. También aseguran que, a pesar de la espantosa carnicería producida, no se encontraron en el campo manchas de sangre. En cuanto al pastor que mostró a los cristianos un paso alternativo del desfiladero de la Losa , aseguran que era un ángel del cielo o San Isidro labrador en persona (otros dicen que era humano y se llamaba Martín Halaja). A SANGRE Y FUEGO El ejército cristiano descansó en su nuevo campamento durante dos noches y un día. Durante este tiempo los vencedores alimentaron sus hogueras con lanzas, arcos y flechas almohades recogidas en el campo o en los depósitos capturados. A pesar de ello, sólo se pudieron deshacer de una mínima parte del material disponible. El miércoles 18, los cruzados trasladaron el campamento más al sur probablemente porque, con los valores de julio, la putrefacción de los cadáveres se había acelerado y el hedor llegaba a las tiendas. Algunos destacamentos tomaron los cercanos castillos de Vilches, Baños y Tolosa y degollaron a sus defensores y a los fugitivos de la batalla refugiados en ellos. Las noticias de estas matanzas sembraron el terror en la región. Cuando el ejército cristiano llegó a Baeza, tres días después de la batalla, encontró la ciudad despoblada e excepción de algunos ancianos e impedidos que se habían acogido a la mezquita mayor. Los conquistadores incendiaron el templo con cuanto contenía. Al día siguiente los cruzados cercaron Úbeda, ciudad populosa y bien defendida pero abarrotada de refugiados. Los cristianos dejaron pasar un día sin atacar, escrupulosos observadores del domingo, y el lunes 23 asaltaron las murallas por varios puntos simultáneamente. El Rey de Aragón consiguió desmoronar una torre minando sus cimientos. Los cruzados irrumpieron por la brecha e invadieron la ciudad. Los musulmanes que pudieron se refugiaron tras una segunda línea defensiva que cercaba el barrio alto de la ciudad y ofrecieron a los cristianos comprar la paz y sus vidas mediante fuerte rescate. Los tres reyes accedieron a cambio del pago de un millón de maravedíes en oro, una enorme suma imposible de reunir por los sitiados. Pero estos desgraciados tenían un problema aún mayor: las dignidades eclesiásticas que formaban parte de la expedición y velaban por el cumplimiento de sus ideales de cruzada hicieron saber que los cánones eclesiásticos prohibían todo trato con infieles. Por lo tanto Úbeda fue destruida y su población degollada después de espigar los que valían para esclavos. Con la base del sistema defensivo almohade, completamente desmantelada parecía que la conquista del resto de Andalucía era empresa fácil y hacedera. Pero una epidemia de disentería, causada por la falta de higiene y el calor, a la que cabría añadir el agotamiento de la tropa (no sólo de la batalla y los asedios sino también de sus excesos con las moras cautivas), postraron en sus tiendas a gran número de cruzados. Hubo que suspender la expedición. Cubiertos de gloria y cargados de botín, los expedicionarios desanduvieron lo andado y regresaron a Castilla. La conquista de la fértil Andalucía quedaba aplazada para mejor ocasión. Alfonso VIII, embriagado por la gloria de su señalada victoria y cumplidamente vengado de Alarcos, entró triunfalmente en Toledo y derramó bienes y promesas sobre cuantos habían contribuido a la Cruzada. El rey de León, que no sólo no lo había apoyado sino que, aprovechando la escasa guarnición de la frontera castellana, le había tomado algunos lugares, temía que Alfonso VIII cayera sobre él con su victorioso ejército. Pero Alfonso generoso y magnánimo, no sólo le ofreció la paz sino que renunció a sus derechos sobre los lugares en disputa. A Sancho de Navarra, su enconado enemigo, que había asistido a las Navas, también le entregó los castillos y lugares fronterizos que codiciaba. La batalla de las Navas de Tolosa marcara un hito en la historia de España: alejó el peligro de una invasión musulmana de los reinos cristianos y contribuyó, aunque no de modo tan decisivo como se pretende, al desmembramiento y ruina del imperio almohade. Además hizo saltar el cerrojo de la puerta de Andalucía y consolidó la frontera castellana en Sierra Morena facilitando las grandes conquistas castellanas en el siglo XIII. Al-Nasir nunca se repuso del desastre de las Navas. Abdicó en su hijo, se encerró en su palacio de Marraquech y se entregó a los placeres y al vino. Murió, quizá envenenado a los dos años escasos de su derrota. Alfonso VIII sólo lo sobrevivió unos meses. Pedro II de Aragón, el rey caballero, pereció al año siguiente en la batalla de Muret, combatiendo a los cruzados que Inocencio III había convocado contra los herejes albigenses (Pedro II estaba auxiliando a su cuñado Raimundo IV de Tolosa), Sancho el Fuerte de Navarra sobrevivió veintidós años a la batalla. Al final de su vida, atacado de alguna especie de neurastenia "a causa de su mucha grossura y de la poca salud que tenía", se recluyó en su palacio de Tudela, donde permaneció encerrado hasta su muerte en 1234.

Fuente: elcalderonazari.blogspot.com.es

LOS CASTILLOS DE SANTISTEBAN Y PEÑAHORADADA, EN LA PROVINCIA DE JAÉN, DURANTE LA DOMINACIÓN MUSULMANA Al publicar en 1909 mi libro, titulado Santisteban del Puerto y su comarca: datos históricos, que dediqué á la Real Academia de la Historia, recibí entre otras una carta doctísima, que conservaré siempre con la mayor estimación y reconocimiento, tanto por su contenido como por la circunstancia de ser el firmante •de ella el sabio ingeniero, arquitecto, orientalista, historiador, y á la sazón Director de la precitada Real Academia, el Excelentísimo Sr. D. Eduardo Saavedra y Moragas. De esta carta extraigo el párrafo siguiente: «Mi objeto—dice el Sr. Saavedra—era cerciorarme de que el famoso castillo de Sant Esteban, que tanto ^figuró en las historias de las rebeliones de Andalucía en los si- »glos ix y x, era precisamente el de Santisteban del Puerto, s>pues Abderrahman III lo tomó junto con Peñahoradada; y en ^efecto, algún tiempo después he tropezado con ese nombre en ^>los libros de la Montería de Alfonso XI, en el capítulo relativo »á la comarca de Siles. Ahora la descripción, que usted nos ©ofrece de las localidades, convence más y más de que Santisteoban fué el último y fortísimo baluarte de la gran insurrección » andaluza». Estas manifestaciones de personalidad tan ilustre y estudiosa^ feícieron nacer en mí el natural deseo de analizar el hecho y estudiándolo confirmar por mí mismo la correspondencia de Ioslugares de Sant Esteban y Peña Forata con los de Santisteban del Puerto y Peñahoradada; investigaciones, de cuyo resultadodará cuenta el presente Informe. 7 2 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA Antecedentes históricos de la cuestión. En la segunda mitad del siglo ix, reinando Mohámed I en Córdoba, estalló una formidable insurrección, tanto en Andalucía como en Murcia y Extremadura; ésta hubiera hecho desaparecer el imperio musulmán de España recientemente constituido, sí. todos los que tomaron parte en aquella rebelión hubieran procedido de acuerdo, mas no fué así, y por falta de la unión necesaria entre ellos, unas veces victoriosos en un sitio y vencidos en otros, fueron prolongando aquella situación, por demás crítica*, hasta el reinado de Abderrahman III. El cual, tan pronto cornoempezó á reinar (31 Diciembre, 912), se dispuso á ponerse en persona al frente del ejército pacificador, y en breve plazo domeñó todo cuanto se le oponía en las provincias de Jaén y Granada. Las peripecias y el éxito de aquella campaña gloriosísima se cuentan precisamente en el BayánAlmogrib, crónica árabe,. que abraza los siglos vin, ix y x, impresa en su propio idioma por el Sr. Dozy, y traducida recientemente al francés por el célebre arabista, catedrático de la Facultad de Letras de Argel,, Sr. Fagnan (i), Esta obra, en la pág. 169 del texto árabe y 271 de la traducción francesa, dice, que tomada Salobreña, cerca de Motril, seocupó el Sultán en pacificar y reorganizar la provincia de Granada^ y que luego atacó dos castillos fortísimos} asi por la naturaleza como por el arte, que ganó después de veinte días de asedio.. Tras ello regresó d Córdoba, no sin dejar pacificada la provincia de Jaén. Si á esto se añade que los castillos antedichos inferían graves-, daños á los habitantes de la región granadina, como se deduce claramente del texto árabe, clara será la consecuencia de que debían encontrarse situados al Norte del mismo país y al Sur déla sierra, estando enclavados en tierras de la parte septentrional (.1) D. Francisco Fernández y González, emprendió una traducción al' castellano de esta obra, pero desgraciadamente no pudo llevarla á término. LOS CASTILLOS DE SANTISTEBAN Y PEXAHORADADA 73, de la provincia de Jaén, cuyo territorio no bien dichos castillos fueron sometidos por el sultán, quedó completamente pacificado. El libro de Bayán Almogrib llama al uno de estos dos castillos tomados por Abderrahman III, Sant Esteban; y al otro 'Lhj-3 L:J ; nombre que por la supresión de vocales (tan común en los escritos árabes), lo mismo puede leerse Peña Forata que Peña Ferrata. A la lectura Forata, que vale horada ú horadada, el eminente orientalista holandés Dozy, se atuvo, escribiendo (i): «Puis nassant par Salobreña et prenant la route d'Elvira, le sultán attaqua et prit San Estevan et Peña Forata, deux nids de vautour qui étaient f effroi des habitants d'Elvira et de Grenacle. Des lors les provinces d'Elvira et de Jaén, étaient purgées de brigands et pacifiées.» Con estas líneas Dozy parece afirmar que los castillos se hallaban en el trayecto de la ruta que iba de Salobreña á Granada; mas como lo advierte el Sr. Saavedra, el texto árabe no lo afirma; y por esto el Sr. Simonet (2), fijando el primer castillo en Santisteban del Puerto, atribuye el sitio de Peña horadada á uno enclavado en la comarca de Siles, y partido judicial de Segura de la Sierra, en el extremo NE. de la provincia de Jaén, precisamente muy próximo á la convergencia de esta provincia con las de Granada, Murcia y Albacete. Pero es el caso que existe otro castillo llamado en la actualidad Peñahoradada, á unas ocho leguas próximamente de Santisteban del Puerto; y de consiguiente, se nos ofrece una cuestión totalmente nueva, que vengo á plantear y trataré de resolver, describiendo la situación de ambos lugares de Peñahoradada, y aprovechándome de los datos suministrados por otras fuentes de información, y en especial por el Sr. Saavedra. Descripción topográfica. 1. Hablaremos primeramente del situado á unos cinco kilómetros al Sur de la población de Siles. En aquel punto encuén- (1) Histoire des mttsulmatis d'Espagne, tomo 11, pág. 331. Leyde, ISÓI. (2) Memorias de la REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA, tomo XIII, páginas- 945 Y 949- Madrid, 1903. 74 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA trase una roca de gran tamaño con una oquedad en el centro conocida siempre por aquellos vecinos con el nombre de Peña horadada, sin que tenga "otra particularidad digna de mención; y nosotros no la hubiéramos citado á no ser porque á unos cuarenta metros de ella hacia la parte sur existe otra mucho mayor en altura y circunferencia que no tiene acceso natural, pero que encontrándose en su cima restos de edificaciones antiguas, es lógico suponer que cuantos residiesen en aquel promontorio habían necesariamente de tener por dónde comunicarse con el exterior, y que esto tendría lugar por conductos subterráneos; puesto •que, como se ha manifestado, es impracticable la subida. La cumbre de esta roca no es una planicie como la del castillo de Santisteban del Puerto. Es un plano inclinado que cuenta con más de una hectárea de terreno. La posición de las rocas citadas no puede presentarse á nuestra vista en forma que más nos interese y que resulte más estratégica; se las contempla enclavadas en el centro de un amplio puerto, y dominándose un grande horizonte á un lado y á otro, desde la parte superior de ellas. Los cerros, que une el puerto, son bastante altos, denominándose el de la parte Norte «cerro de Bucentaina», el de la parte Sur «calar de Nava del Peral». Por medio del puerto, del que hablamos, atraviesa en toda su longitud un camino real que se conoce en el país con el nombre de «collado de los Berzales». El Sr. D. Cleto Ibáñez, ilustrado médico de Siles, á quien se debe la mayoría de los datos anotados, me dice en una apreciable carta que «mirando por la parte del Poniente del calar de Nava del Peral en dirección Sur á unos tres kilómetros próximamente, hubo minas, que bien pudieran denominarse Segura la Vieja, porque del poblado que llevó este nombre se aprecian vestigios á unos quinientos metros más arriba de las minas». Los •dos cerros ya descritos, Segura la Vieja y las minas, están á la vista de Peñahoradada. Así como los cerros y puerto sobredichos pertenecen al término de Siles, el sitio de las minas y Segura la Vieja corresponden actualmente al término municipal de Segura de la Sierra, colindante con aquél y ambos del mismo partido judicial. LOS CASTILLOS DE SANTISTEBAN Y PEÑAHORADADA 75 Para dar una idea más exacta de la posición que ocupa Peñahoradada, presentamos el adjunto croquis. 2. El segundo castillo de Peñahoradada muy cerca está de la carretera de Albacete á Jaén, en el trozo comprendido entre Jaén y Baeza, á legua y media próximamente de esta población. Incluyese dentro de la finca La Laguna, propiedad del Marqués de este título, y es un edificio antiguo sin carácter de época. Parece en parte recompuesto, ocupando un lugar que no da una verdadera idea de lo que fuera una fortaleza poderosa durante la dominación árabe ni en tiempos de la Reconquista. En él se han alojado más de una vez varios destacamentos de la Guardia civil. Aun cuando se le ve en una parte prominente del terreno, su situación estratégica no es comparable con la que ostenta el de Peñahoradada anteriormente descrito; pues aun cuando existen por este sitio en que nos ocupamos muchas ondulaciones del terreno, á su vista nunca podrá formarse la idea de haber sido aquél un castillo que resistiera veinte días de asedio llevado á cabo por las aguerridas tropas de Abderrahman III. 3. El Sr. Saavedra, al escribirme respecto á esta cuestión> •deja entrever de que Peña Forata fuese el de Peñahoradada de Siles, fundándola en que desde aquel sitio las tropas rebeldes podían molestar más á las fieles del Califa, que residían en Granada, y podían con más facilidad realizar excursiones por el territorio de aquella provincia. En favor de esta resolución del problema, que tengo por cierta y segura, militan además las razones siguientes: No pudo encontrarse entre Salobreña y Granada, porque allá no hay nada, absolutamente ningún lugar en que pudiera presumirse que estuviesen los castillos de Sant Esteban y Peña Forata. También hay que desechar la suposición de que el de Peñahoradada de Baeza fuese el fuerte en cuestión, pues por su situación geográfica en el centro de la provincia de Jaén, por la topográfica, por su mayor distancia á la provincia de Granada y por los restos que aún se conservan de lo que fueran en otros tiempoSj no puede ponerse ni á discusión con probabilidades de éxito. 7 6 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA La distancia que media entre Peñahoradada de Siles y Santisteban es de unas siete leguas próximamente; y esta es otra razón que prueba nuestro aserto; pues el Sultán sitiador bien pudo rendir un castillo antes y otro después, ó bien enviar tropas simultáneamente á los dos, que tan próximos relativamente se hallaban y eran los dos últimos puntos en que se habían refugiado los insurrectos. Estado actual en que se encuentran los castillos de Sant Esteban y Peña Forata. La villa actual de Santisteban del Puerto se halla rodeada de tres altos cerros llamados La Guarida, San Marcos y El Castillo. Este último con una altura de 820 metros (1) sobre el niveí del mar, cuenta en su parte superior con una extensa meseta, casi circular de unos 200 metros de diámetro, á cuyo alrededor pueden verse aún muchas ruinas de edificaciones propias de fortalezas poderosísimas. Las huellas de los siglos han producido' grandes destrozos en la obra; si bien puede notarse sin gran esfuerzo que dicha meseta estuvo rodeada de murallas sin interrupción y que de trecho en trecho de ellas estaban instaladas: potentes fortificaciones. De la cumbre del cerro partían también, murallas que rodeaban el primitivo pueblo, y á él bajaban subterráneos por los que éste se comunicaba con la fortaleza. Este castillo bien merecía el nombre de Alcázar y aun de1 Cmdadela por su extensión; y reconócese todavía que dentro del perímetro de los fuertes existieron edificios que el tiempo destruyó. Seguramente cabían dentro de la meseta cómodamente 2.000 hombres, que hacían poderosísima la defensa en aquellos tiempos en que los medios de guerra estaban reducidos ai arma blanca y á los bólidos de las catapultas. Indudablemente se comunicaban los habitantes del fuerte con los del pueblo por las minas que partían desde el centro de la. (1) Según el mapa del Instituto geográfico y estadístico, núm, 885, de la provincia de Jaén, LOS CASTILLOS DE SANTISTEBAN Y PENAHORADADA 77 meseta: una á la casa que actualmente se llama ele la mina, situada en el barrio de San Francisco, y la otra en. la casa actual de D. Amador Romero, en la calle del Senador Sanjuan. Dichas, comunicaciones son túneles amplios y de longitud de unos /OO metros próximamente, cuya construcción demuestra, dadas las dificultades del terreno, la importancia que se le reconoció á la fortaleza, cuando se procedió á tales construcciones. Las torres intercaladas en las murallas son unas huecas y otras macizas; hoy pueden admirarse aún en las alturas del cerro dos fortísimas á Levante, tres al Norte y otra ál Sur; siendo de notar que las inclemencias del tiempo han hecho despeñarse por los cuatro puntos cardinales altas murallas y fortificaciones enteras. El castillo de Peñahoradada que podemos llamar así, puesto que por ese nombre es conocido en la comarca de Siles, lo hemos descrito anteriormente; si bien no hemos manifestado el estado de conservación en que hoy se halla. Situado en la parte superior del cerro que existe al lado de la Peña, como en el de Santisteban, no se ven más que ruinas. Como aquel lugar es en general poco frecuentado para hacer estudios que descubran nuevos datos acerca de su historia, desconócense los sitios por donde pudieron comunicarse los habitantes de la cumbre con los del exterior; si fueron minas como en el castillo de Santisteban, éstas las ha ocultado el tiempo de tal manera que habría que realizar trabajosas excavaciones para descubrirlas. Esto es á grandes rasgos cuanto he podido ver y averiguar respecto al asunto que me propuse exponer al superior criterio de la Real Academia de la Historia, y deseando mayor y mejor ocasión de contribuir á los fines de su noble Instituto. Santisteban del Puerto, 14 de Junio de 191c. MARIANO SAN JUAN Y MORENO, Correspondiente,

Fuente: elcalderonazari.blogspot.com.es

FIDEUÁ DE MARISCO Hoy os traigo un plato estrella del verano y el invierno. Es un plato de los que cuando lo haces la cocina se convierte en una fiesta! jaja La palabra fideuá viene de la palabra valenciana fideuada, que significa gran cantidad de fideos. Es un plato originario de las costas de la Comunidad Valenciana. La elaboración tiene muchos puntos parecidos a la paella. Cuenta la historia que había un cocinero llamado Gabrielo ( Gabriel Rodríguez Pastor) del barco " Zabalo" de Juan Bautista Pascual. Gabrielo cocinaba bastantes veces arroz a banda para la tripulación y patrón del barco, pero tenia un problema... Al patrón le gustaba tanto el arroz que dejaba muy poco para la tripulación. En su desespero, debido a las constantes quejas de la tripulación...Como os podéis imaginar, jaja, decidió poner fideos y no arroz, para ver si al patrón no le gustaba tanto y hubiese más para la tripulación. Sabéis que ocurrió? ... Qué gusto un montón y todos los restaurantes del puerto adoptaron la receta, como el restaurante " La casa la pastora" , famoso por sus fideuás. INGREDIENTES: Para el caldo: Tienes dos opciones o comprarlo hecho o hacerlo en casa. Recuerda que lo más importante para que una fideuá te salga buena es el caldo. Si lo compras que sea el mejor que puedas, yo compro el de la marca Aneto, que además tiene uno especifico para fideuá . Si no encuentras puedes usar cualquiera de pescado. Si lo elaboras tú: - Tomate - Cebolla - Puerro, - 1/2 rama de apio - 2 zanahorias - Pescado de roca, cintas, cangrejos, almejas, una cabeza de rape,.... - Pimentón dulce y azafrán - Sal - Aceite Para la fideuá: - 350 gr. de fideos ( yo he utilizado del 2) - 1/4 Kg de gambas - 1 puñado de almejas - 100 ml. de vino blanco - Aceite - Sal - Tomate frito o 5 tomates rallados - 1 Cebolla - 3 dientes de ajo - Perejil - Una sepia limpia ( blanca) Para el all i oli (opcional): Comprarlo hecho o hacerlo: - 1 huevo - 2 dientes de ajo - Aceite - Sal ELABORACIÓN: Las almejas las sumerjo en un bol, una hora antes en agua fría y sal, y dejo en la nevera, para que se vayan limpiando Para el caldo: Si no lo has comprado hecho. Cortas la cebolla en juliana y la sofríes, con un poco de sal, en una olla con un poco de aceite (poco) y el tomate. Cuando la cebolla esta un poco pochada con el tomate, le añades el azafrán y pimentón dulce . Luego le añades las verduras y pescado y el agua y dejas a fuego lento una hora. Luego lo cuelas y rectificas de sal El caldo lo tendrás caliente a la hora de añadirlo a la fideuá Para la fideuá: - Corto la sepia en cuadraditos y reservo - En la paella donde vas a hacer la fideuá frío las gambas en aceite y reservo - En ese mismo aceite sofrío la cebolla que ya tendré cortado en cuadraditos y un poquito de sal . A fuego lento para que se poche y no se queme. Cuando empieza a pocharse añado el ajo picadito - Añado el tomate sofrito ( 3 o 4 cucharadas grandes) o los tomates rallados y una cucharadita de azúcar y un poquito de perejil picado. Dejo sofreír unos 5 a 10 minutos ´ - Mientras en una sartén con un poco de aceite abriremos las almejas, friéndolas, una vez coladas. El jugo que desprenden cuélalo en una malla fina y échaselo al caldo y reserva las almejas Añado los fideos y los sofrío un poco , para que se tuesten , 1 minuto. Echo luego la sepia y remuevo, 1 ó 2 minutos más. Añado el vino y 1 minuto más a que se evapore - Añado el caldo, 1 litro para 350 gr de pasta más o menos y lo dejo que haga chup- chup al principio a fuego fuerte, luego lo bajaré un poco. La fideuá no se remueve como el risotto Los fideos son rápidos de hacer, depende del tamaño del fideo tardarán más o menos en hacerse, por tanto es difícil predecir el tiempo que tardarán. Si os faltará caldo y la pasta no esta hecha aun añade un poco de agua calentada o más caldo. Cuando casi este hecho, queda poco caldo y el fideo al probarlo casi esta hecho o al partirlo casi no tiene parte blanca en su interior, pongo las almejas y las gambas encima. dejo uno o dos minutos que se acabe de hacer y apago el fuego ( en este punto hay gente que introduce la fideúa en el horno precalentado a 250 grados para dorar los fideos y absorber el caldo que queda. Si no lo has metido en el horno solo apagar el fuego tápalo con un trapo limpio y déjalo reposar 5 minutos. Para el all i oli: - Si haces el all i oli, opcional . En un vaso batidor, estrecho y largo, pones un huevo, una pizca de sal, unas gotas de limón y los dos dientes de ajo y vas añadiendo, sin parar de batir, con el minipimer, aceite hasta que la salsa engorde como una mahonesa. No te pases de añadirle all i oli a la fideuá porque matarás el sabor - Espero que la hagáis y la disfrutéis!

Fuente: recetasysonrisas.blogspot.com.es

Aprovechando que se está celebrando el Viaje a la Alcarria en Tapas voy a realizar un recorrido por los mejores bares de Guadalajara para tapear. En este caso me voy a ceñir a la zona centro, ya que es donde suelen ir los turistas, aunque por desgracia Guadalajara no tiene un casco antiguo para ir de pinchos como otras ciudades. Mis dos bares favoritos para tapear en Guadalajara son El Perdigacho de Bardales y la Taberna Gallega Céltigos. El primero se encuentra en la zona de marcha de la ciudad y en verano ponen una excelente terraza en una plaza aledaña. Como su propio nombre indica si vais a este bar no podéis dejar de tomar un rico perdigacho o el serranito , aunque las raciones también están muy ricas y acordes con el precio. Además, si sois amantes de la cerveza no dejéis de probar alguna de las cervezas artesanas de Guadalajara que ofrecen en este establecimiento. Por su parte, la Taberna Gallega Céltigos se encuentra en el Paseo San Roque. Es un lugar donde se concentran varios bares, por lo que es una buena zona para tapear. Destaco este entre los demás, ya que me gusta el trato que ofrecen y las tapas gratuitas que ponen con cada una de las consumiciones, además para los amantes de Galicia también pueden encontrar sabrosas raciones, así como pan casero. El menú también es bastante completo si lo comparamos con el precio. En el paseo San Roque también nos encontramos con el Motín de Esquilache y el Asador La Nouba . Os recomiendo el segundo antes que el primero, ya que el Motín de Esquilache tiene buenas raciones, aunque la tapa gratuita que te sirven con la consumición ha ido disminuyendo con los años. Mientras que el segundo te sirve buenas tapas con la consumición y además si pasáis por allí no dejéis de probar sus ricos torreznos. Aunque si visitáis en verano Guadalajara y vais con niños, dirigiros desde el Paseo San Roque hacia su ermita que veréis al final y encontraréis el Quiosco de San Roque es un lugar muy agradable para tapear y las raciones, sobre todo la carne que hacen a la parrilla está muy rica a muy buen precio. Además, si vais con peques hay un parque al lado por lo que puedes estar disfrutando de tu consumición tranquilamente. Para terminar el Paseo San Roque no podía dejar de nombrar la Heladería Ibense, que es un símbolo de esta ciudad y en ella puedes degustar los mejores helados y batidos de Guadalajara, así que si sois golosos os recomiendo que os deis un paseo. Si por el contrario os gusta el vino, os aconsejo que justo nada más salir del Paseo San Roque giréis a la izquierda donde os encontraréis la Taberna el Buen Vivir , sirven buenas tapas con la consumición y os recomiendo que os dejéis aconsejar por el personal, ya que tienen buenos vinos a buen precio. Tras el Paseo de San Roque, cruzamos el parque de la Concordia y allí nos encontramos en la plaza de Santo Domingo, El Índalo , es un establecimiento que está muy bien, ya que puedes elegir entre más de 20 tapas, eso sí ten en cuenta que la caña va a ser un poco más cara que en otros lugares y la calidad no siempre va a ser la deseada. Las raciones tampoco están mal, aunque claro casi todo el mundo va allí a comer tapas. Se encuentra muy céntrico y tiene una terraza muy espaciosa, por lo que puede ser una buena opción para comenzar el recorrido y así no llegar al resto de los lugares con tanta hambre. A 50 metros bajando la calle en la primera a la derecha, se encuentra el restaurante Yoqui , lo bueno que tiene este establecimiento es que casi siempre como tapa te ponen unos ricos torreznos, lo que se agradece bastante y la calidad precio que tienen sus menús, por supuesto también tienen gran variedad de raciones. Si vuestro presupuesto es ajustado, podéis visitar La Andaluza Low Cost , se encuentra justo en la calle Mayor, la verdad es que ponen una tapa gratis bastante generosa y las raciones tienen buen precio, aunque lógicamente por lo que pagas son algo escasas y faltas de calidad si se compara con los establecimientos que he nombrado con anterioridad. Girando a la derecha en la plaza de San Esteban, donde antes había varios lugares, pero por desgracia se han ido cerrando nos encontramos con la Taberna Porta Gayola, donde ponen unos pinchos bastante abundantes y ricos con la consumición, además en verano hay una terraza bastante extensa, donde poder degustar sus raciones y tapas. A pocos metros de allí, en la plaza General Prim, se encuentra el restaurante Aurum Gastrobar, donde los precios son algo más elevados, pero el producto es de gran calidad. No podía dejar de escribir este post sin indicaros los dos mejores lugares para comer tortilla en Guadalajara, se trata de Casa Palomo y Las Vegas. Este segundo se encuentra cerca de la plaza del Ayuntamiento y es un establecimiento de los de toda la vida, tanto su tortilla como sus croquetas son espectacular, además tiene de diferentes tipos y a buen precio por lo que no dejéis de probarla. Por su parte, el Restaurante Casa Palomo , se encuentra en la Cuesta de San Miguel, 5, cerca de la Concatedral de Santa María y hace una tortilla exquisita, aunque no es lo único que se puede resaltar de su carta, ya que tanto las setas como las mollejas están exquisitas. Justo al lado del anterior se encuentra El Bistro , un restaurante perteneciente al Grupo Lino, que también cuenta con otros establecimientos en la capital, como El Lino, El Casino Principal, Casino Club de Campo o Los Girasoles. Si vais en plan informal os recomiendo El Bistro y si queréis dar una sorpresa a vuestra pareja os aconsejo El Lino. Aunque me gustaría nombrar otros establecimientos, creo que se salen de la ruta del centro y os crearía más confusión, aunque no puedo dejar de citar El Bodegón de Sancho, que se encuentra en una de las entradas de la ciudad y es conocido porque el cocinero Alberto Chicote grabó allí un programa de Pesadilla en la Cocina y el afamado Amparito Roca, por el que han pasado personajes tan ilustres como el rey emérito Don Juan Carlos I.

Fuente: lacucharaenlamaleta.blogspot.com.es

En el Valle del Guadalhorce, paraiso de la comarca del mismo nombre, en la provincia de Málaga, se reúnen los elementos idoneos de suelo, con su roca caliza bañada y de agua pura de riego, procedente de manantiales naturales en las cuencas de río Grande y río Fahala o del agua de los pantanos del Guadalhorce, para que se desarrolle una variedad de tomate llamado huevo de toro .El clima de nuestra Málaga y la exquisita formación de sus agricultores completan los requisitos para que se produzca esta maravilla gastronómica . Son tomates que saben a tomate, tomates con todos los matices propios que solo el cultivo al aire libre en la época estival l o pueden lograr . El tomate huevo toro es un tomate grande, de forma irregular, acorazonada o achatada. Su peso oscila entre los 300 a 600 gramos la unidad aunque hay tomates que pueden estar por encima del kilo. Fuente: Pagina oficial Valle Guadalhorce De color rojo intenso debido al alto contenido en licopeno, con alto poder antioxidante . Presenta pequeñas estrías en la parte superior que marcan los hombros del tomate dejando su pedunculo hundido en su centro. Es un tomate multilobular, con pocas semillas y un corazón muy carnoso no leñoso, lo que le confiere en boca una textura cremosa y suave. Su piel es muy fina y delicada lo hace muy sensible a los golpes, por lo que requiere una manipulación cuidadosa durante su recolección, envasado y comercialización. Este hecho contribuye a que principalmente podamos encontrar este tomate en tiendas de barrio de las zonas cercanas a su origen de producción, ya que no se adapta a las líneas de envasado de las grandes cadenas de distribución. En este momento nos encontramos en plena cosecha por lo que se aprovecha para la celebración de unas Jornadas Gastronomicas en torno a esta variedad de tomates. J ornadas, dirigidas a los restauradores y a los consumidores de la provincia de Málaga para su promoción,desgustación y disfrute. La Finalidad de estas jornadas es que en restaurantes y bares de Málaga capital, Costa del Sol y Valle del Guadalhorce incluyan en sus cartas platos donde el producto estrella sea el tomate huevo toro del Guadalhorce. Con los restaurantes interesados, se ha elabora do un folleto informativo con la “Jornadas gastronómicas del tomate del huevo toro del Guadalhorce” el cuál estará compuesto por la información sobre los restaurantes participantes, su dirección y teléfono de contacto. Además estos establecimientos portaran un un cartel identificativo a cada restaurante, donde se pueda visualizar que ese establecimiento participa en las jornadas gastronómicas y que dentro de su carta se puede degustar el tomate huevo toro del Guadalhorce cultivado al aire libre. Este año 2017, la presentación de las Jornadas Gastronómicas fue el pasado jueves 3 de agosto en el Restaurante El Palmeral y las jornadas tendrán lugar del 4 al 15 de agosto , siendo los restaurantes participantes los siguientes por municipios de la provincia de Málaga: Alhaurín el Grande: Restaurante Carolina. Ctra. de Málaga El Zángano, 17 Telf.: 952490467 Sitio web: http://www.restaurantecarolina.es/ Álora: Complejo Turístico Rural La Garganta-El Chorro. Barriada el Chorro s/n Telf. 952495000 Sitio web: https://www.lagarganta.com/ Los Caballos. Cortijo Coronado, s/n. Telf. 952496145 Sitio web: http://www.restauranteloscaballos.com/ Coín: Bohemia. Urb. Reina Sofía C/ Mallorca, 9. Telf. 952450545 Casa Paco de Coín. C/ Juan Domínguez Moreno, 55 Urb. El Rodeo. Telf. 952450349 Sitio web: http://www.casapaco.es/ La Cala de Mijas: Tikus Gastrobar. Boulevard de la Cala, 47, 29649 Telf. 952493620 Sitio web: http://tikusgastrobar.com/es/ Fuengirola: El Tapeo Andaluz. Paseo Marítimo Rey de España, 81, 29640 Telf. 952581279 La Solana. Av. Ramón y Cajal, 22, 29640 Telf. 951259748 Málaga: Café-Bar Arriate. C/ Joaquín Rodrigo, Local 10 Telf. 952237529 Sitio web: http://www.cafebararriate.com/ El Fogón Bistro-Bar. C/ Shanti Andía 9, 29006. Telf. 951485128 Sitio web: http://www.elfogonbistrobar.com/ Lo Güeno. C/ Marín García,9, 29005 Telf. 952223048 Sitio web: http://www.logueno.es/ Lo Güeno de Strachan. C/ Strachan, 12 29015 Telf. 952217528 Sitio web: http://www.logueno.es/ Mesón Almijara. Pje. San Fernando, 3, 29002 Telf. 951353900 El Palmeral. Puerto de Malaga, Muelle, 2 ( frente a Plaza de la Marina) Telf. 674277645 Sitio web: http://www.palmeralmalaga.com / Palodú Gastrobar. C/ Carril del Capitán, 3, 29010 Málaga Telf. 951777101 Sitio web: http://www.palodugastrobar.com/ Strachan. C/ Strachan, 5, 29015 Telf. 952227573 Sitio web: http://www.strachancatering.com/ Tapería Delicatessen. C/ Granada, 60, 29015 Telf. 952603429 Pizarra: Hotel Cortijo del Arte. Ctra. A-7054, km22, 29650 Pizarra Telf. 952484523 Sitio web: https://www.cortijodelarte.com/ San Pedro de Alcántara: El Gamonal. Av. Lorenzo Morito Romero s/n, 29670 Telf. 952789921 Sitio web: https://elgamonal.es/menu/19/Inicio Savor. Av Andalucía 6, 29670 San Pedro Alcántara. Telf. 951531777 Sitio web: http://www.restaurantesavor.com/ Torremolinos: La Taberna 37. Av. Marife de Triana, 19, 29620 Telf. 951540838 Sitio web: http://lataberna37.com/ Valle de Abdalajís: Los Atanores. Ctra. Valle de Abdalajís-Antequera km.29 Huerta El Chorro. Valle de Abdalajís. Telf. 952488068 Sitio web: http://www.restauranteventalosatanores.com/ El Rincón del Tapeito. C/ Málaga, 1, 29240 Valle de Abdalajís. Telf. 685417331 Sitio web: https://rincontapeito.jimdo.com/ Estas jornadas culminaran el 15 de Agosto con el Concurso al "Mejor Tomate" y la posterior subasta del lote ganador en el Parque San Agustín de Coín. Por ultimo mi aportación para promocionar al tomate huevo de toro. Ingredientes 1 aguacate 1 pimiento del padrón un casquito de cebolla un tomate huevo de toro AOVE, sal balsamico de frambuesa pipas de girasol semillas de amapola molde @recetascasacarmen Preparación Hacer un picadillo con el aguacate la cebolla y el pimiento, sazonar con sal, zumo de limón y AOVE.Aparte cortar el tomate a pequeños cuadraditos y aliñar con sal, AOVE y balsámico. Con ayuda de un molde poner la base con el primer picadillo después depositar encima el huevo de toro y por ultimo las pipas y las semillas.Regar con AOVE. ¡Qué Aproveche!

Fuente: recetascasacarmen.blogspot.com.es

Recetas888 is a recipe search engine that find recipes with advanced filters like ingredients, categories and keywords.
Recetas888 does not host recipes, only links to other sites. | FAQ | Privacy
Copyright 2020 ® v3 - Contacto