bacalao en salsa marinera vasca | macarrones para 20 personas | coca de verduras casera | polvorones de nuez | recetas 888 | recetas de trufas de cafe nata | conejo guisado con pimientos
Iniciar sesión

Ingresa para recetas888 con el fin de guardar sus recetas favoritas

Si aϊn no te has registrado, regístrate ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

Haciendo uso de aquella vieja canción, para ésta cocina “virtual” que decía: Si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escoba Si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escoba Cuantas cosas barrería……. Primero, lo que haría yo primero Lo primero que haría, sin lugar a dudas es volver atrás, pero con la experiencia que me ha ido dando los años en la blogosfera y haber puesto el nombre a todas las fotos que he ido realizando….ya que muchas, muchas de ellas se han ido haciendo famosas por “la nube”, la han ido usando, sin que citen su procedencia: mi blog, Mi cocina. Con la escoba “barrería” quizás, algunos textos, la introducción y quizás la forma de explicar las recetas….. Y una de ellas, sin lugar a dudas es la entrada de éste delicioso molusco, tan consumido en mi tierra, tradicional comerlo en crudo: la concha fina. No le puse el nombre a la foto y qué mal expliqué como limpiarla…. Conchas finas crudas (enlace pinchando aqui) Aunque también me gusta prepararla a la plancha (AQUI encuentran la receta) (con un majaillo, kétchup y mostaza). Quizás, también “barrería”…. mi pesadez en las redes sociales con el hastag de #envidiacocina (perdí la cuenta….) compartiendo muchas, muchísimas fotos de mis platos con la ilusión de ganar un concurso promovido por el Diario Sur de Málaga. Ahí salió una de mis fotos, el objetifo: compartiendo foto de nuestros platos favoritos poder conseguir una cena para dos personas en el Restaurante del gran cocinero malagueño Jose Carlos Garcia, ubicado en Muelle Uno, del Puerto malagueño, con una estrella Michelín. ¡¡ No lo conseguí por cierto !! Quienes me conocen personal e incluso “virtualmente” saben que nunca suelo concursar (salvo contadisimas ocasiones)….. en alguna ocasión lo he hecho por compromiso y en las menos por la ilusión como no, de ganar….como en ésta que he indicado. Tengo que reconocer que pusé quizás, demasiado énfasis a la hora de concursar, de poder conocer personalmente a éste malagueño que lleva a gala nuestra gastronomía y ver su cocina….y por supuesto degustar sus recetas. Aún, al día de hoy no he podido ir….no he podido disfrutar de su cocina, en su nuevo restaurante, como hacía con la de su padre, en la década de los 80 y 90, cuando por motivos profesionales, debía y quería invitar y asombrar a los más importantes clientes o proveedores de la empresa en la que trabajé durante tantísimos años: El restaurante Café de París. U n gran restaurante, que forma parte de la historia de la alta gastronomía malagueña y de mis recuerdos. (Nunca olvidaré, no sólo su calidad, la elegancia y aquellas vajillas de diferentes formas y colores, se quedó marcada en mi memoria aquel plato azul y dorado.....) José García Cortés, el padre, un genial coci­ne­ro al que pa­ra navegar en solitario se aventuró a cambiar las dos primeras estrellas Michelin que había conseguido con La Hacienda de Marbella para la costa, por una churrería en Rincón de la Victoria. Allí, entre los deliciosos tejeringos y los especiales platos que José le preparaba a los amigos y avisados que sabían de sus pasadas excelencias, siempre con la ayuda de su mujer en la cocina, se crió José Carlos. Y fue a principio de los años 80 cuando desde la Axarquia malagueña, llegó a Málaga e inauguró el Restaurante Café de Paris, donde trabajó al mismo tiempo que realizó sus estudios en La Cónsula, ésa cuna de grandes profesionales de la gastronomia malagueña. Posteriormente llegaron sus pasos a grandes y prestigiosas cocinas como El Celler de Can Roca y Martin Berasategui, para hacerse cargo del Café de Paris. De ahí, desde La Malagueta, al Muelle Uno....donde inaugura su nuevo restaurante Jose Carlos Garcia (En éste enlace podrán saber más sobre él) . Fue en el año 2002 cuando en Málaga, no sólo brillaban las estrellas en el cielo y en el reflejo de la mar, en La Malagueta comenzó a brillar rutilante una estrella Michelin en el firmamento de la gastronomía malagueña, la concedida a éste joven cocinero, con una cocina innovadora pero sin olvidarse a las raíces malagueñas. En el horizonte, desde su restaurante, se recorta la silueta del Castillo de Gibralfaro, de La Alcazaba, La Catedral….y enfrente el mar, la mar. Esa mar de nuestra Bahía, del Mediterráneo que bajo la confluencia de las aguas atlánticas hace que sus aguas sean ricas en nutrientes y podamos degustar de ésos “pescaitos” que ha hecho famosa a nuestra Costa del Sol y como no su delicioso marisco….como las conchas finas. Conchas finas que Jose Carlos Garcia preparó in situ en el último evento Food & Wine Festival (En éste enlace hice un pequeño reportaje en mi blog) al que acudí a verle cocinar y que por cierto, no tuve el “valor” para pedirle una foto…quizás algún día…en su Restaurante JC Garcia, en Muelle Uno… Mientras, me conformo con seguir su receta (uno de sus 20 bocados de su ya famosa menú) y prepararla en Mi cocina… concha fina con gelatina de margarita, toda una genialidad….. La Concha fina malagueña, "Callista Chione", conocida tambien como "Almeja Malagueña" de color pardo rojizo o rosado, también recibe el nombre de "Almeja Cebollera", debido al color, a la forma globosa y al brillo de la concha, que recuerda a la morfología externa de la cebolla. Como siempre suelo decir, hay que comprar el marisco en sitios de confianza. Para saber si son frescas o no, tiene que costar trabajo abrirlas con el cuchillo, su carne debe ser firme y dura, no estar blanda y babosa. Y por último desechar las que tengan mal olor ya que es señal de que estaba muerta. ¿Cómo lo hice? Preparar un coctel margarita mezclando una copa pequeña de tequila blanco, media copa de Cointreau y un chorreón de zumo de limón (puse la mitad de la cantidad de Conitreau). Diluir dos hojas de gelatina en agua durante unos cuatro minutos (siguiendo las instrucciones del fabricante), escurrirla bien y echarla en el coctel, removiendo con unas varillas de forma que no queden grumos. Pasarla a un recipiente y dejarla enfriar en el frigorífico unos dos o tres horas. Limpiar las conchas finas: Tienen que estar frescas, vivas…..és fácil de comprobar, en el propio mercado se aprecia como se abren, sacan la lengua roja (es el músculo que les permite moverse en los fondos marinos). Dejarlas sumergidas en agua con sal (el agua debe estar salada como el sabor del mar), durante una hora aproximadamente, en ése tiempo soltarán parte de la tierra que pueden traer en su interior y se abrirán o bien se “relajarán” pudiéndoseles abrir con más facilidad. Enjuagar bien las conchas y abrirlas, con mucho cuidado, con la ayuda de un cuchillo dividiendo las dos partes. Para limpiarlas quitamos toda la parte verde (algunas veces marrón oscuro, incluso negro) y luego levantar la lengua y quitar la telilla marrón que hay debajo. Ahora despegar toda la carne pasando el cuchillo por debajo en ambos sentidos. Comprobar y quitar las piedrecitas (si las tuviese) que suelen críar a la derecha e izquierda del principio de la lengua. Enjuagar bien bajo el grifo y volverlas a colocar en la concha. Machacar en un mortero unos cuantos granos de pimienta negra. En el recipiente donde se vaya a servir, colocar hielo picado, encima poner la concha fina, espolvorear con la pimienta negra y colocar al lado una buena y generosa cucharada de la gelatina de “margarita”…… Disfruten de Málaga, de su luz, de su sol, de su arte, de su cultura, de su rica y deliciosa gastronomía….y no se olviden del mar, siempre la mar..

Fuente: micocinacarmenrosa.blogspot.com.es

El otro día en “ Robin Food atracón a mano armada ” el dottore, como llama David de Jorge a Martín Berasategui, hizo una receta muy interesante para hacer presa ibérica en una salsa de champiñones que me pareció muy buena, pero a la vez me acordé de unas truchas fileteadas que tenía guardadas y que no sabía cómo hacerlas y pensé que a pesar que esa salsa estaba pensada para carne, no debería quedar mal con pescado. Dicho y hecho, adapté la receta para la trucha y quedó fenomenal, riquísima y muy fácil de hacer. La receta original llevaba cayena, pero como a mi mujer no le gusta el picante no la puse, sin embargo pienso que no quedaría mal y por eso la pongo entre los ingredientes de forma opcional. La receta original lleva agua, pero otro día la probaré sustituyéndola por vino blanco seco. Es una receta sencilla y muy fácil de resolver, como les decía originalmente era para carne, pero visto el resultado creo que es una salsa polivalente. Yo usé trucha porqué se encuentra fácilmente y como normalmente son de piscifactoría son bastante baratas. Las acompañé de un arroz basmati hervido con verduritas que compro ya hecho, pueden hacerlo ustedes o poner arroz solo. Háganla, no se arrepentirán y tendrán una forma diferente de hacer pescado. Como siempre, vigilen su alimentación. INGREDIENTES: Para 4 personas: - 4 truchas de ración - 350 gr de champiñones - 2 cebolletas - 1 cayena fresca (Opcional, mejor fresca que seca) - 1 diente de ajo - 80 gr nata - 100 gr agua - 1 cucharada de perejil picado - 60 gr de mantequilla - 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra - 1 cucharilla de pimentón dulce - Sal Costa, pimienta PREPARACIÓN: Pediremos a nuestra pescadera que nos preparé las truchas en lomos y de cada lomo haremos dos piezas. Picamos las cebolletas finamente y el ajo prensado. Los champiñones si son grandes a cuartos y si no a mitades. Calentar una cazuela o tartera con la cucharada de aceite, añadir la mantequilla, el ajo y la cebolleta, dejar sudar a fuego medio 2-3 minutos. Agregar los champiñones y la cayena picada si la usamos y continuar sudando 5 minutos más. Añadimos la nata y el agua, llevamos a ebullición y dejamos reducir unos minutos y ponemos a punto de sal y pimienta. Incorporamos el pimentón, mezclamos bien y añadimos la trucha repartiéndola por la cazuela. Si vemos que está muy seca añadimos un poco de agua. Dejamos hacer unos 3 minutos. Retiramos del fuego y espolvoreamos con el perejil picado y emplatamos.

Fuente: buenmenu2.blogspot.com.es

Con la más que esperada victoria de Begoña termina esta primera edición de Top Chef, un programa que ha traído abundante polémica y que ha dejado a poca gente indiferente. Begoña celebra su victoria bajo el sobaquillo de su rival El show final ha estado a la altura del resto de la serie, irregular, falto de ritmo y largo, muy largo, en esta ocasión nos hemos ido a la una de la madrugada, y es que entre refritos, anuncios, patrocinios y funciones de fin de curso disfrazadas de situaciones publicitarias (fairy, activia,...) nos la han metido doblada (expresión que no tiene ninguna connotación sexual) y sin apenas mostrar nada, nos han tenido hasta las tantas en el sofá. Como esperábamos ha sido un programa muy lacrimógenio, buscando la emotividad, lleno de musiquitas sentimentaloides y de primeros planos de los concursantes y el jurado. Pero para una vez que los cocineros demuestran algo más que en ocasiones anteriores, apenas nos lo han enseñado. Si a todo esto le sumamos algunos salpicones de cinismo (llamar bellísima persona a Arrabal es de traca y decir que en el almacén ha reinado el compañerismo es necesitar un bastón blanco y un perro guía) pues no ha sido un programa nada cómodo de ver. Nos quedamos con el buen sabor de boca de no haber visto ganar a ninguno de los brodels, aunque sin embargo nos hemos tenido que tragar a los cuatro de la happy pandi al completo disfrutando de su momento de gloria en esa especie de cabaret de políngano donde se ha disputado la final. LA PREVIA: TODA LA MAQUINARIA DE LA CADENA AL SERVICIO DE TOP CHEF Y como si de una gran cita se tratara, Antena 3 dedicó casi toda la programación del día a promocionar la final de por la noche. Por la mañana, Chicote apareció en el programa de Karlos Arguiñano, compartiendo con él la elaboración de las recetas. Más tarde, La Ruleta de la Suerte acogió la presencia de Bárbara, Javi y Borja. Foto para el recuerdo en "La Ruleta de la Suerte" Ya por la tarde, Antonio Arrabal acudió al concurso Ahora Caigo, mientras que Atrapa un Millón dedicó parte de sus preguntas a Top Chef. Pero no se quedaron en eso, incluso el telediario nocturno anunció a bombo y platillo la emisión de la final como si de una gran noticia de primera plana se tratara. Para terminar, los tres finalistas y Chicote acudieron a El Hormiguero de Pablo Motos. Tengo que reconocer que hace años, cuando cada mañana tenía que recorrer los 65 km que separan Cádiz de Barbate para ir a trabajar, el programa de radio de Motos en M80 me hacía mucho más llevadero este trayecto. Tenía un humor inteligente y además de para reírme, me servía para enterarme de las noticias de una manera mucho más desenfadada. Pero la marcha de Motos a la televisión acabó con su espontaneidad y ahora vive del personaje y el programa que él mismo ha creado. Podríamos llamarlo un "early night show" en el que mezcla sin orden ni concierto bromas, gags y una entrevista con algún personaje famoso que, si no conoce como funciona el programa, acaba desquiciado intentando hablar entre las continuas interrupciones del presentador y sus colaboradores, que son realmente los únicos protagonistas del espectáculo. Pues ayer, me imagino que por orden de arriba, Motos y compañía se dedicaron a dorar la píldora a la happy pandi llegando a justificar el mobbing descarado y ruin al que sometieron a Bárbara durante el programa, incluso el conductor del programa se permitió el lujo de llamarla "bocas", ignorando todas las vejaciones a las que se vio sometida esta mujer por parte de la pandillita. Hubiera estado bien que la selección de vídeos emitidos en el programa hubiera sido algo más equilibrada porque la impresión que se dio es que Bárbara no había parado de pinchar a esta gente y que su comportamiento despectivo hacia ella estaba más que justificado. Los finalistas de Top Chef en El Hormiguero LA PRESENTACIÓN: UNA PANTOMIMA INNECESARIA Tras el paso por el hormiguero y la primera e interminable tanda de anuncios, los finalistas y Chicote se trasladaron rápidamente al plató de al lado para hacer una absurda pantomima de que aquello era en directo. Son las 10:45, aquí comienza la final de Top Chef, gritó Chicote, jugada ridícula, cuando todo el mundo sabe que esto está grabado desde hace un siglo. Aparecen los tres protagonistas, llama la atención el pelazo suelto de Begoña, como si hubiera leido nuestras comentarios acerca de su pelo de fallera (¿lo habrá leido?), sin embargo, al momento vuelve a aparecer con su pelo de siempre. Nos colocan una serie de refritos con el resumen de los méritos de cada uno, donde por cierto, Begoña gana a los otros dos por goleada. Después desfilan los concursantes eliminados, y nos sorprenden con la presencia de Antonio Canales que está en la última fase de su recuperación tras el accidente que sufrió. Desde aquí queremos desear a Canales una pronta y satisfactoria recuperación, y que vuelva a desarrollar cuanto antes el talento que ha apuntado en el programa. Se presenta el jurado, un jurado de nivel, un grupo de chefs cargados de estrellas michelin, Roca, Subijana, Berasategui, Arzak, uff, me imagino que cuando los finalistas vieron aquello se cargaron de responsabilidad. Todo listo para pasar el vídeo de la final. La "michelinosa" mesa del jurado PRIMERA PRUEBA DE ELIMINACIÓN: ¿JUGANDO AL DESPISTE O DECIDIENDO SIN CRITERIO? Si hay algo de lo que nos hemos quejado insistentemente en este foro es que en muchas ocasiones el jurado no ha dejado nada claro qué es lo que se iba a juzgar en una determinada prueba, lo cual creaba en los concursantes una suerte de esquizofrenia que cada cual solucionaba con mayor o menor acierto de la manera que consideraba más oportuna. Pero si a eso sumamos que en estas ocasiones la mayoría de las veces la cata no ha sido ciega, se abre la veda para hacer todo tipo de especulaciones sobre si ha habido pucherazo o si las decisiones estaban tomadas de antemano. En esta ocasión ha vuelto a ocurrir lo mismo, porque durante la deliberación parecía que Miguel lo había petado, ya que recibió las mejores críticas, sin embargo, según el jurado el mejor plato fue el de Begoña, que sin embargo había despertado poco entusiasmo en la cata, y cuando ya nos frotábamos las manos pensando que el eliminado sería Arrabal, van y largan a Miguel....No entiendo nada. Pero empecemos por el principio. La prueba comenzó con la inesperada visita de Chicote y sus muñecos al almacén, donde esperaban los finalistas. Allí se establece una charla presuntamente informal entre ellos donde se pelotea mucho y se hace poca autocrítica. Incluso se roza el cinismo más absoluto cuando se habla del compañerismo que se ha vivido en el almacén de puertas para dentro. Uno se pregunta si es que todo se grabó muy rápido y nadie se dio cuenta de nada pero, joder, lo que ha habido en el almacén han sido puñaladas de todos los colores, y casi todas con la misma destinataria. Sólo ha habido compañerismo y del mal entendido entre estos amiguitos que ya veremos lo que duran. Después del momento baboso llegó la explicación de la prueba. En esta ocasión, los concursantes tendrían que terminar en 30 minutos un plato empezado por los miembros del jurado del que sólo sabrían lo que vieran al llegar a su puesto. Una prueba muy difícil que requiere mucha imaginación y capacidad de adaptación y con un plus de dificultad añadida, en ningún momento se dijo si lo que se iba a juzgar era la calidad del plato o el ajuste del mismo a la idea inicial del que lo ideó. Para repartirse a los miembros del jurado recurrieron a los ya clásicos tacos de cuchillos y la fortuna deparó que Begoña tendría que terminar el plato iniciado por Susi, Miguel el iniciado por Sosoman y Arrabal el de Chicote. Los finalistas momentos antes de sacar los cuchillos Una figura de cera con cierto parecido a Begoña saca el cuchillo de Susi Así que con las mismas se volvieron al almacén y dejaron a los chefs del jurado que empezaran sus platos, para sustituirlos quince minutos después. Fue una pena, pero casi no vimos cocinar a estos tres, contaron sus ideas, todas ellas muy sofisticadas, pero el montaje se centró más en la anécdota, en las frasecitas del tipo "¡qué rápido pasa el tiempo!" o en los gritillos preorgásmicos de Susi cuando se acababa el tiempo, que en lo realmente interesate, y que se supone que era el tema central de este programa, la cocina. Susi y su cocinita de colores Cuando terminaron los quince minutos y entraron los concursantes, encontraron a los chefs con las manos arriba y un descontrol muy grande sobre los puestos de trabajo... Chicote termina su turno Arrabal tardó en identificar los elementos que le había dejado Chicote (me imagino que esta tampoco era su cocina), pero donde este último pretendía hacer una témpura, Arrabal hizo un tartar de calamar y aunque averiguó la intención de Chicote de poner un ajoblanco , tuvo los huevazos de decirle en su cara que eso no pegaba en el plato (incluyendo gesto desdeñoso)... Miguel se encontró con un caldo hecho con lo que queda pegado dentro de las navajas cuando sacas el bicho, que según Soso es una auténtica bomba de sabor (a mi sin embargo me parece rizar el rizo), también encontró las propias navajas y oreja de cerdo, así que optó por lo más lógico, una especie de cocido de navajas y oreja de aspecto más que dudoso. La que había dejado más pistas había sido Susi y Begoña aprovechó bastante bien esas pistas para montar su plato. Se encontró dos bloques de foie y de atún congelados, así que entendió que la congelación era para cortarlos finos en crudo a modo de carpaccio, y aunque no completó el plato como lo hubiera hecho Susi, fue la que más se acercó. Y después vino la cata, una vez más totalmente abierta. Yo no tengo especiales motivos para dudar de la ecuanimidad de las decisiones tomadas, pero indudablemente deberían cuidar más este aspecto si quieren evitar especulaciones de pucherazo. Cata ciega y voto secreto hubiera sido lo suyo. Primero probaron el plato de Arrabal, que no se ajustaba para nada a lo pensado por Chicote, pero que sin embargo gustó bastante al jurado. Después llegó el turno a Miguel, y pese al aspecto poco apetecible de su plato fue el que mejores críticas conquistó (de hecho no chuparon el plato de milagro). Por último pasó Begoña, su carpaccio de atún con virutas de foie gustó pero sin entusiasmar, se calificó como "ligero", lo cual extraña un poco siendo la mitad del plato algo tan pesado como el foie y ella misma se dio cuenta de que era el único que no se habían terminado. Con este panorama Begoña se vio fuera y los brodels se las prometían muy felices. Pero cuando el jurado fue a anunciar el primer finalista saltó la sorpresa y fue designada Begoña como ganadora de la prueba, ¿por qué?, pues nunca lo sabremos, pero los sentimientos que despertaron los distintos platos fueron claros y el de Begoña fue el que menos entusiasmo despertó.... Entonces llegó el momento de la eliminación, con Arrabal como máximo candidato en base a las opiniones del jurado. Pero de nuevo saltó la sorpresa y el eliminado fue Miguel. A partir de ahí, abrazos y más abrazos y "tío tu si que te lo mereces", "no y tu más", "ahora gana por los dos", y blablabla, mucho agradecimiento y peloteo, a los compañeros, al jurado, a la oportunidad que le había brindado el programa. Todo bastante previsible-vomitivo. Mucha lágrima fácil y estudiada para despedir a este malote fanfarrón que tanto juego ha dado delante de la cámara. Miguel, en el momento de la despedida, catando sus propios fluidos EL FINAL ESPERADO Y llegó el momento final, tres horas de intensa cocina en las que los candidatos tendrían que conquistar a los michelinosos chefs con un menú completo (primero, segundo y postre) sin ningún tipo de condicionante. Lo primero que sorprendió fue la elección del escenario para esta prueba, un extraño local llamado Teatriz. Este parece ser un restaurante de éxito situado en pleno barrio de Salamanca, pero no se si eran los ángulos de las cámaras, la iluminación, lo apretado de las mesas, pero el aspecto que daba en pantalla era más de sala de fiestas poligonera que de restaurante de postín. Vamos que pegaba casi más un striptease en barra fija que dos tipos peleándose por ganar un concurso de cocina. Chicote presenta la gala al estilo "Moulin Rouge" Pero la noche nos deparó una inesperada sorpresa para mayor gloria de la alegre pandilla. Cada uno de los finalistas podría elegir un pinche para ayudarle a cocinar y, como no podía ser de otro modo, Arrabal escogió a su brodel y Begoña a Javi. Los cuatro matones juntos en el escenario siendo aplaudidos por sus compañeros (inculida Bárbara) y quince estrellas michelín.... Miguel lo calíficó como "el reencuentro de los cuatro mosqueteros", pero como bien apunta uno de nuestros anónimos comentaristas, si Alejandro Dumas levantara la cabeza y escuchara a estos cuatro, vomitaría y se volvería a enterrar él solito sin ayuda de nadie, porque han conseguido convertir el "todos para uno" en "todos contra una" y no es precisamente de honorables mosqueteros sino de villanos desarmar al adversario antes de batirse en duelo y encima celebrarlo como si de una honrosa victoria se tratase. Pero claro, para eso tendrían que haber leido un poco... Los "cuatro mosqueteros" bailando Macarena, guiados por Chicote De la prueba en si misma poco voy a destacar porque fue muy poco lo que se vio. Una vez más, les resultó mucho más interesa centrarse en las caras del público, las opiniones de unos y otros e interrumpirnos con infinitos anuncios y promociones que mostrarnos algo del trabajo de cocina. Eso si, me gustaría saber quien es el lumbrera que decidió darle a Susi un papel destacado en las promociones publicitarias, contentos tienen que estar los de ING y los de Activia con los anuncios perpetrados por la alicantina. Para Activia puedo entender que la eligieran, a fin de cuentas por edad y por expresión facial era la candidata ideal, pero para ING podían haber escogido a alguien con un poco más de gracia, no se, Ángel León por ejemplo... Susi presume de "barriga feliz", Javi, aguantando el papelón Por otra parte no salgo de mi asombro con los anuncios de Chicote, y es que no puedo comprender como un chef de su prestigio y presunta exigencia se vende vilmente a productos tan alejados de la cocina exquisita que pregona como "MyCook" que será muy práctico pero es cualquier cosa menos alta cocina o "Brillante Sabroz" que no se pasará, pero no deja de ser un arroz fullero para circunstancias especiales que da un resultado mucho peor que cualquier arroz bomba normal. Deberían de pensar un poco estos señores en la imagen que dan y que en el momento en el que legitiman productos como estos, se deslegitiman a ellos mismos como valedores de un tipo de cocina de calidad. ¿Qué será lo siguiente, patatas congeladas, avecrem o hamburguesas del McDonalds?, permanecemos a la espera... Pero volvamos al concurso. Begoña optó por sus clásicas verduras con caldito de primero, una menestra sobre caldo marino con un nombre muy rimbombante. La presentación, muy del gusto de los modernitos, además, tuvo el detalle de efecto de usar plancton como aderezo/potenciador y además hacerlo con acierto (pese a que Chicote le estuvo metiendo el dedo en el ojo con este asunto durante un buen rato). El plato gustó mucho a todos menos a Arzak, que anoche estuvo en plan cascarrabias, y se cuadró en que le faltaba carácter. Eso si, tuvo el valor de decir delante de Soso que el plancton como "aderezo" no estaba mal. Ensalada con caldito. un plato muy "begoñita" Arrabal presentó un plato de su repertorio que se ve que dominaba a la perfección y le permitía desplegar todo el conocimiento técnico del que presume (nitrógeno, esferas y todas esas leches). El plato en realidad era un macetero humeante de nitrógeno líquido en cuyo interior había una base de patata machacada (algo basta en opinión de Chicote, y algo reiterativa en la mía) rellena de morcilla de su tierra y una especie de nido con dos esferificaciones con base de yogur a modo de huevos. También gustó bastante al jurado (hay que decir que estuvieron bastante complacientes). Pero fue entonces cuando el posadero Borja sentenció a Arrabal al manifestar su preferencia por él, ya que representaba en su opinión "el cocinero completo", ¡madre mía!.... La maceta de Arrabal, con dos huevos La verdadera diferencia estuvo en los segundos, mientras que Begoña presentó un pichón de factura y presentación impecables, Arrabal optó por una caballa al parecer muy bien cocinada pero con ciertos fallos técnicos en la elaboración. Sin ser excesivamente duros con él, si que se notó que el de Begoña había gustado bastante más. Sin embrago, lo más destacable fue una vez más la penosa actitud de los brodels, celebrando sin disimulo cualquier posible fallo que se le achacaba al plato de Begoña (aunque también ellos se llevaron después lo suyo) Los postres aportaron poco a la competición, ya que en ambos casos el jurado los valoró igualmente bien. Si que resultó curioso ver a Begoña hacer de Arrabal trabajando con el nitrógeno líquido en el acabado final del suyo y sobre todo fue inolvidable la imagen de Chicote haciendo de dragón al meterse el nitrógeno en la boca. Alberto Smaug Así, la decisión estaba servida y aunque se pretendió revestir de cierta tensión, pasó lo que todos esperábamos, Begoña se alzó con el triunfo y con el cutre.trofeo que la acreditaba como primera ganadora de Top Chef. Luego llegaron las palabras de consuelo para Arrabal, y quizás el momento más sorprendente de toda la serie. De repente, nuestro Sosainas de libro, con semblante emotivo, espeta al aragonés: "sobre todo, no cambies como persona, porque eres una bellísima persona". Ante esta afirmación sólo caben tres explicaciones: 1. El plancton tiene efectos alucinógenos serios que desconocemos y donde nosotros hemos visto un tío sobrado y prepotente que sin hacer nada de especial ha menospreciado a algunos de sus compañeros, Ángel ha visto una persona excelente que no debe cambiar para llegar al éxito. 2. Donde Ángel dijo "bellísima persona" en realidad quiso decir "velludísima persona", cosa posible, dada la escas locuacidad de Sosoman. Sería recomendable que en el futuro usara una fórmula más sencilla del tipo "tío, eres un osito". Ángel. intentando decir "velludísima persona" 3. Que la productora se haya enrolado en una conspiración para destrozar el prestigio de esta persona con los montajes, dando una imagen penosa de él cuando en realidad es la reencarnación culinaria de la madre Teresa de Calcuta. El espectáculo terminó con los discursos, agradecimientos, palitos y reivindicaciones de la ganadora que emulando el dramatismo de la mismísima Escarlata O´Hara, enarboló la bandera de la mujer como propia levantando de su asiento a varios de los asistentes (que, todo hay que decirlo, estaban bastante predispuestos). PARA TERMINAR Aunque el concurso ha sido flojito, si tengo que decir que aquí nos hemos divertido muchísimo. Quiero agradeceros vuestro interés a todos los que habéis leído estas crónicas y en especial a todos los que habéis participado en sus comentarios, porque entre todos hemos conseguido sacar una sonrisa de todas esas situaciones más o menos divertidas que se han dado. Muchas gracias y hasta Masterchef.... OTRAS ENTRADAS QUE QUIZÁS TE INTERESEN Top Chef 1.1: Aprovechando el terreno trillado Top Chef 1.2: ¿Para qué cocinamos? Top Chef 1.3: el día en que el karma abandonó a Hung Fai Top Chef 1.4: Uno y uno no siempre suman dos Top Chef 1.5: Sopor y sorpresón Top Chef 1.6: Un centímetro cuadrado de film transparente Top Chef 1.7: Cómo convertir el fracaso en audiencia Top Chef 1.8: Lo consiguieron, por fin acabaron con ella Top Chef 1.9: La repesca Top Chef 1.10: La venganza de Santa Bárbara Top Chef 1.11: Premio a la mediocridad

Fuente: cocinarconciencia.blogspot.com

Como una de las ganadora del concurso de tapas que promovió el blog Cocina&recetas de Hola.com cocina , pude disfrutar el pasado 18 de Septiembre de mi premio. Gracias a mi receta de Mini hamburguesas de garbanzos al azafrán disfrute de un curso corto de tapas en la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu de Madrid. Esta escuela fue fundada en París en 1895 y se ha convertido actualmente en el grupo de formación de mayor prestigio en las artes culinarias y la hostelería. La escuela de Madrid es la tercera sede europea de la institución francesa y sus instalaciones son una maravilla para cualquier cocinero. Como maestro en la cocina pudimos disfrutar de la experiencia del chef Víctor Pérez, que entre muchos sitios en los que ha trabajo y aprendido, está el hotel Palace le Bristol de Paris con tres estrellas Michelin, el restaurante Martín Berasategui del País Vasco o el restaurante Santceloni de Madrid con dos estrellas Michelin. En el taller preparamos dos increíbles tapas: Primero preparamos Pan “souffle” relleno de queso. La mitad de los panecillos los acompañamos de membrillo y la otra mitad de jamón. Una delicia espectacular. La segunda tapa fueron Puerros asados con romesco y vinagreta ahumada. Los puerros los acompañamos además de unos huevos de codorniz escalfados. Una tapa muy sencilla y llena de sabor. Se aprende tanto en estos cursos, tantas ideas, trucos y técnicas, que solo puedo dar las gracias a Cocina&recetas y a Hola.com por este premio y por la estupenda organización. Un fuerte abrazo para todos mis compañeros del taller, fue un placer conoceros.

Fuente: sacaelcucharon.blogspot.com

Quizás porque sabíamos perfectamente cual era el resultado final del programa resulta difícil juzgar con objetividad lo sucedido en la noche de ayer. Se puede decir que ha sido una final igualada a la que David ha llegado algo más fresco que Marc, y ese puntito más de ímpetu, más unas dosis extremas de sensiblería barata, pueden ser los factores que hayan decantado la decisión del jurado. Marc felicita a un lloroso David Luego está el tema de la realización y las sensaciones que pretenden crear en los espectadores que estamos al otro lado. Dieron la impresión de que el menú de David estaba más trabajado y que su dirección de grupo era más eficaz, pero a la hora de la cata, las opiniones del jurado fueron mucho más equilibradas, el primer plato fue para David, el segundo cayó del lado de Marc y , tras el postre, parecía que era el genio de Figueres el que se iba a llevar el gato al agua. Chicote arrasó con el postre de Marc Y sin embargo, como estaba previsto, David fue coronado con el cutre-trofeo que le acredita como campeón de esta segunda edición de Top Chef, sin que lleguemos a entender muy bien los fundamentos de esta decisión. Un aplauso para Marc, por su arriesgado menú, por tener que remar a contracorriente con casi todo el público en su contra y por su deportividad a la hora de aceptar, no solo la victoria, sino también la superioridad de David (que a mi no me ha parecido tan clara como a él). David enarbola ese trozo de plasticurri que parece haber sido adquirido en el chino de abajo LA PREVIA: ATRACÓN DE TOP CHEF, PERO MENOS QUE EL AÑO PASADO Este año, y aprendiendo de errores pasados, Antena 3 nos preparó para la final una mini-programación especial, centrada principalmente en la presencia de los finalistas y la verdadera estrella del programa, Alberto Chicote, en el Hormiguero que se emitió justo antes de la gala. David Y Marc permanecieron en segundo plano tras los verdaderos protagonistas, Motos y Chicote Como este programa lleva mucho tiempo en antena, es evidente que los invitados ya saben a lo que van, básicamente observan desde el mutismo casi absoluto como Motos y su equipo van desplegando a lo largo del programa una colección de gags más o menos simpáticos sin tener demasiado en cuenta si el invitado es futbolista, torero, cocinero o premio Nobel de medicina. En este caso, la presencia de los dos finalistas fue completamente anecdótica, apenas los escuchamos hablar un poco, más que nada para poner a Carlos a caer de un burro, mientras que Motos y Chicote, llevados por su lucha de egos televisivos, acaparaban cada vez más pantalla. Chicote participó activamente en las bromas del programa Así, vimos a Chicote metido en un gran cesto participando en un truco de magia, y después volvimos a verlo protagonizar una espectacular vuelta a una tortilla de 15 kilos ante la atónita mirada de los concursantes, que cumplieron a la perfección el papel de "comparsas televisivas" que tienen por contrato. Pese a todo, la cosa no acabó demasiado mal Al menos esta vez si que cambió algo, y es que no hicieron demasiado esfuerzo por hacernos creer que la final se emitía en directo. Después de que todos y cada uno de los spoilers que hemos ido barajando se han ido cumpliendo matemáticamente, no solo hubiera sido ridículo, hubiera sido un insulto mas a nuestra inteligencia. PRUEBA DE SELECCIÓN DE PERSONAL: ABSURDO E INNECESARIO PREÁMBULO Parecidos razonables En la primera prueba del programa se produjo el "esperado" regreso de los exconcursantes eliminados en esta edición. Que pereza la cuarta entrada de Honorato en el programa (Honoratrix IV, el regreso de la momia), volver a escuchar el discurso rencoroso y malintencionado de Carlos, el buenrollismito de Peñita o comprobar que algunos concursantes siguen siendo completamente transparentes a las cámaras. Honorato imita a Travolta tras una botella del aceite patrocinador (sutil maniobra publicitaria) Conceptualmente la prueba era un disparate. Cada exconcursante tendría que preparar un plato libre con el calamar como protagonista, y después, tras probar los platos, los finalistas tendrían que elegir "a ciegas" los dos platos que más les hubieran gustado, y sus autores serían sus ayudantes en la prueba final. El grado de motivación varió mucho entre unos y otros Y digo yo, si lo que querían era buscar el morbo, que hubieran asignado directamente los ayudantes (como ya hicieron en otras ocasiones), pero pensar que Marc iba a elegir accidentalmente el plato de Carlos era mucho pensar, sobre todo cuando los autores de los platos podían elegir entre muchas estrategias para ser o no ser reconocidos. En cualquier caso, si realmente querían una final en igualdad tendrían que haber dejado que los finalistas eligieran sus ayudantes directamente, nos hubiéramos ahorrado 40 minutos de una prueba que no aportó nada de nada. Mientras se desarrollaba la prueba los finalistas escenificaron un diálogo (muy natural) sentados frente a frente. Allí nos enteramos de las preferencias de ambos; ninguno quería a Carlos, pero Marc tampoco quería a Peña. David, por su parte, apostaba claramente por una pareja concreta, Inés, por afinidad y Víctor por capacidad técnica (creo que en su cabeza imaginaba a una buena pinche y a un buen repostero). M: ¿Quién es? D: Soy yo M: ¿Qué vienes a buscar? D: A ti M: Ya es tarde D: ¿Por qué? M: Porque ahora soy yo... Como digo, las estrategias de los concursantes fueron variadas, imagino que dependiendo de las espectativas y las ganas que tuviera cada uno por participar como pinche en la gran final. Nada más comenzar, el primer percance, Carlos es golpeado accidentalmente con una caja al entrar en la despensa. Como ya hiciera aquella vez que se resbaló y siguiendo el ejemplo del legendario Paolo Futre, añadió algo de teatro al incidente, aunque segundos después le vimos regresando a su puesto correteando como una gacela. Carlos, doblado de dolor, pide la roja directa para Fran, mientras muestra gayumbo completo El primero en presentar su plato fue Peña, y el pucelano en esta ocasión decidió jugar al despiste (quizás porque pensaba que si identificaban que el plato era suyo no lo iban a escoger), Ni su recerta, ni la estética del plato ni el nombre que escogió hacían pensar que eso fuera un plato de Peña, pero aún podía haberlo hecho mejor si en vez de llamarlo "el jardín de Tim Burton", hubiera optado por llamarlo "Japollada de calamares", por ejemplo. ¿Quién diría que Peñita hizo este plato? Para ser justos, el plato no tenía muy buena pinta, patitas de calamar puestas de pie y recubiertas de una especie de chapapote, acompañadas de cuatro verduritas y tres hierbas y una salsita de fondo. Los finalistas no valoraron en ningún momento la posibilidad de escoger este plato entre sus favoritos. El bosque de Tim Burton debía de estar en Muxia Marta optó por una receta muy neutra, que abundó un poco más en la idea de que su cocina no está demasiado definida. Hace cosas monas, con mucho esmero, pero luego ninguno de sus platos acaba destacando por nada. Sin embargo, en esta ocasión logró el objetivo de participar en la final porque, quizás huyendo del peligro, Marc la eligió como colaboradora. Esto si que parece un hermoso jardín Carlos no disimuló sus intenciones en ningún momento, tenía claro que si le tocaba ayudar a Marc iba a hacer bien poco por él. Como siempre, su lengua corre más que su cerebro y pierde una nueva oportunidad de quedarse calladito. Si era realmente improbable que eso ocurriera, ¿qué necesidad había de dejar claro que eres así de ruín? Carlos se retrató una vez más Como digo, era muy difícil que Marc se equivocara, principalmente porque el plato de Carlos era muy de Carlos, un falso coco que albergaba en su interior un guiso de calamar preparado al estilo asiático que tanto gusta al valenciano. Marc lo pilló al vuelo, y rápidamente lo descartó, alegando que el sabor no le entusiasmaba. Carlos preparando un falso coco como recipiente para su calamar Teresa sabía que era un valor más o menos seguro de cara a la final, una chica discreta y bien mandada que además se maneja muy bien en sus registros habituales. Escogió la estrategia de mostrar claramente que era la autora de su plato y para ello le bastó con añadir al nombre del plato la palabra "manchego". Marc se agarró a esta seguridad y la escogió como su segunda ayudante. Desde luego, de Carlos no es este plato Resultó descojonante la torpe estrategia de Honorato para ocultar su identidad. Preparó un calamar a la mallorquina (lo cual era una buena pista, la verdad), pero para crear confusión y además demostrar que su cocina se ha modernizado, le añadió el apellido "con toques asiáticos". Pero la simple visión del plato decía a las claras que era de él, un calamar de kilo y cuarto embadurnado en salsaza. Una pista Honorato, los palillos no cortan, un calamar entero de ese tamaño no cuela como asiático. Muy de menú del día Como esto se está haciendo muy largo haré como la realización del programa y pasaré por alto los platos intrascendentes de Pablo, Joaquín y Rebeca. Especialmente estos dos últimos bien podrían haber utilizado su tiempo en algo más productivo que presentarse a Top Chef, por muy bien que cocinen no creo que hayan conseguido demasiada publicidad con el papelón que han hecho. Peña y Pablo en su versión "cocinero bicéfalo" Fran tampoco fue demasiado fiel a sí mismo, y se salió de su cocina tradicional para preparar un plato con una presentación espectacular. Su ceviche de calamar con perlas de aceite de oliva, fue juzgado por Marc como "demasiado ácido", cuando ya me disponía a lanzar mi zapatilla contra la imagen del genio de Figueres en mi televisor, Chicote le cortó en seco, "no te jode, si es un ceviche, si no estuviera ácido sería para matarlo" Yo me hubiera comido este el primero Inés preparó su plato con la intención de ser reconocida por David, y vaya si lo consiguió, porque el pequeño Ratatuille la eligió sin dudar como autora del calamar encebollado con cuscús de judía verde y su jugo reducido que tanto le había gustado. La austeridad, un rasgo característico de la cocina gallega Pero si hubo alguien que fue fiel a si mismo en esta prueba ese fue Víctor. No estaba muy animado el valenciano, se le veía disgustado por no estar concursando y parecía que no iba a disputar esta prueba. Pero este chico lo lleva en la sangre y es incapaz de cocinar sin dejar en sus platos su sello, así que se marcó un plato espectacular, una falsa cebolla rellena de calamar encebollado sobre una esponja de tinta. Un plato que no necesitaba firma para saber quien era el autor. Un plato que fue escogido sin dudar por David para que Víctor lo acompañara en la final. Una estética impecable Los últimos momentos de esta prueba nos trajeron las primeras lágrimas, que ya no nos abandonaron hasta el final. Marta, no pudo soportar la emoción de, por fin, haber sido señalada por ejecutar un buen plato. Si las lágrimas fueran euros... LA FINAL: UNA FIESTA PARA DAVID, UNA ENCERRONA PARA MARC La prueba final se realizó en un escenario extraño por su distribución y su frialdad, Los Teatros del Canal de Madrid. Allí, con grandilocuencia de luces y sonidos, se montó la escenografía de la gran final entre Marc y David. El jurado espera la salida a escena de los candidatos Los aspirantes tendrían que elaborar un menú completo de tema libre consistente en primer plato, segundo plato y postre en 120 minutos, y los encargados de juzgar su trabajo serían siete invitados de lujo, todos ellos Premios Nacionales de Gastronomía, Pedro Larumbe (1984), Toño Pérez (1995), Martín Berasategui (1996), Carles Gaig (1999), Andoni Luis Aduriz (2002), Francis Paniego (2011) y Ángel león (2012), un plantel de primera fila de cuyo criterio no me permitiré el lujo de dudar. Mira Susi, qué guapo estoy dormidito Pero donde empezó a fraguarse la encerrona para Marc fue en la grada, donde había un desequilibrio brutal. Por una parte la inquietante familia de David, sus padres, sus suegros, sus hermanas y una novia, Claudia, que se parece más a su padre y sobre todo a su madre, que el propio David. No seré yo el que juegue a psicologo aficionado, pero es que son clavadas. Inquietante Por el otro lado, la extraña y dispar pandilla que se juntó para animar a Marc, su madre, un señor rapado que la acompañaba, tres chavalas con pinta de gogós de discoteca contratadas para la ocasión y dos muchachos cuyo look recordaba bastante al del pequeño Nicolás. Este fue todo el apoyo que tuvo Marc Además, allí estaban los exconcursantes, y en este grupo ganaban por goleada los seguidores de David, encabezados por Carlos, que vivió la final con la misma intensidad que si hubiera estado él mismo en las cocinas. Vamos Marc, tú puedes Con el viento tan en contra, tengo la sensación de que Marc o sabía o sospechaba que todo el pescado estaba ya vendido de antemano y se limitó a interpretar el papel de digno rival y a lavar un poco su imagen de bronquista reconociendo una superioridad de David que realmente nadie vio. La prueba propiamente dicha empezó con la organización de tareas. y desde ese momento David empezó a ganar la batalla propagandística. Una dirección impecable, un reparto de tareas atinado y un orden que no pasó desapercibido a los jueces que ya empezaron a tomar notas. David explica minuciosamente los pasos de su receta ESTA CRóNICA ESTÁ EN PROCESO DE ELABORACIÓN Y SE IRÁ ACTUALIZANDO A MEDIDA QUE MIS OBLIGACIONES PROFESIONALES ME LO PERMITAN

Fuente: cocinarconciencia.blogspot.com

Últimamente me preguntan si es que ya no hago más recetas para el blog. ¡Por supuesto que si! solo que la mayoría de las veces tengo tiempo suficiente para realizar las fotos, por lo que suelo esperar a tener tiempo para disfrutar de todo el proceso. Y hoy domingo, es uno de esos días tranquilos. ¡Hoy me he dedicado a darle alegría a nuestras almas ! Así que os traigo algo inmenso, delicioso, que gracias a mi suegra Maria Dolores, hoy hemos comido Charlie y yo: Paletilla de Cordero asada con ensalada, receta del Inmenso y magnífico Martín Berasategui , que gracias al programa ROBIN FOOD con el gran David de Jorge Eceizabarrena INGREDIENTES: (para 2 personas) 1 ó 2 paletillas de Cordero tamaño mediano (nosotros solo teníamos 1 y suficiente :) .. ) 1 vaso de agua 1 Chirrín de Brandy (la receta original usa vino blanco, pero no teníamos) Sal y pimienta MODO DE HACERLO: Lo primer que siempre tenemos que hacer, es precalentar el horno a 200º Vamos a preparar primero la paletilla y luego la ENSALADA en otra receta, para no alargar mucho esta receta. (Podéis elegir la guarnición que queráis.) Salpimentamos la paletilla por todas partes. Usamos una fuente apta para horno lo suficiente grande como para que quepa la paletilla. Yo usé una de acero inoxidable de las de toda la vida de mi abuela :). Colocamos la paletilla con la parte interior hacia arriba. Echamos el vaso de agua alrededor de la Paletilla y un chirrín/chorretón de Brandy (o vino blanco, como prefiráis). Lo metemos al horno por unos 25 minutos por un lado (depende del tamaño si es grande, serían unos 40/50 minutos por cada lado). Lo vamos rociando con el líquido que va soltando, así estará más jugoso. Mientras tanto se va haciendo, realizaremos la ENSALADA CON VINAGRETA DE QUESO .. ¡está deliciosa !

Fuente: cocinaparanovatosentiemposdecrisis.blogspot.com.es

Al principio mi madre me miraba raro cuando echaba salsa de soja a mi parte del pescado y, aunque nunca me he sentido culpable por ello, si que pensaba que realmente iba en contra del dogma de la religión vasca hacer este tipo de mezclas y añadir especias o salsas "exóticas" a productos que, como se suele decir, ya son buenos de por si y no necesitan ninguna floritura. Aquí es a veces casi palpable la hostilidad de la gente cuando se mencionan productos como el jengibre, el curry o la salsa de soja y esta hostilidad adquiere su cota máxima cuando son utilizadas en platos tan tradicionales como el pescado a la parrilla. Pero las cosas están cambiando y aunque pensaba que era el perro verde del lugar, por echarle soja al pescado como los japoneses, el otro día vi en youtube a Martín Berasategui , alias 4 estrellas michelín y suprema autoridad de la nueva cocina vasca, haciendo esta receta y sinceramente me subió la moral arriba. No es que me guste el pescado con soja, es que el pescado con salsa de soja y yo somos pareja. Siempre he pensado además que la salsa de soja es el Chanel Nº5 de la gastronomía. Vale para todo y la invito prácticamente a todas mis preparaciones. Cuando la añado al pescado normalmente lo hago directamente sobre mi plato como sustituto de la sal. La mezcla de la soja con ketchup la había probado en recetas de pollo, de carne y de arroz, pero curiosamente nunca en una de pescado y la verdad es que no se me ocurre por qué. Aunque suene raro al principio, la unión de las dos salsas es una receta ganadora que es muy común en la gastronomía oriental. Es como si las dos hubieran nacido la una para la otra, se complementan perfectamente. Una es alegre, ácida y dulce. La otra es seria, profunda y salada. Juntas forman una de las salsas agridulces más sutiles y diplomaticas que hay. Con lo de la soja Martín ya me había ganado, pero otra de las cosas que me animaron a hacer el plato es que la lubina se cocina a la plancha en una sartén en lugar de en el horno como es habitual. Lo mejor de esto es que el pescado adquiere la tonalidad de caramelo en la superficie, la costra, que es, siempre y en todas partes, lo mejor de cualquier cosa. Aunque ya los romanos lo consideraban uno de los pescados más nobles, la lubina, no siempre ha sido tan sofisticada, festiva y cara como lo es hoy en día sino que, más bien, ha sido denostada durante mucho tiempo como una variedad sosa y como comida para enfermos. Parece ser que el culpable del renacer de la lubina, uno de ellos al menos, fue pedro Subijana, con su famosa lubina a la pimienta verde que preparó por primera vez en aquel Akelarre de entonces (1977-78), tan distinto al de ahora. Yo no la he probado pero por su aspecto lo haré imperativamente. Ya tengo preparada la receta. Lubina a la pimienta verde con emplatado viejuno ¿Inventó Subijana la lubina? No. Una de las recetas con más renombre internacional es la lubina en papillote, creada por el cocinero del Papa León III (s. VIII) y servida en la coronación del emperador Carlo Magno. Desde entonces los cocineros no han parado de crear platos con ella y hoy se pueden encontrar recetas con azafrán, hinojo pimienta verde tomillo, calvados algas salvia, menta, txakoli, estragón y hasta esta que traigo yo hoy. Coronación de Carlomagno por el papa León III, Estancias del Vaticano, Rafael Sanzio Como curiosidad del día decir que el nombre de la lubina viene del latín lupus que todo el mundo sabe, gracias a Hobbes ("Homo homini lupus") y a las clases de filosofia, que quiere decir lobo. La lubina es literalmente el lobo de mar (y por tanto Jack London estaba equivocado). No es ningún chiste, la lubina aunque es pequeña comparada con un lobo o un tiburón también es muy voraz y rápida en el ataque. Además es omnivora, como nosotros, y sus presas son de todo tipo y condición. Se alimenta de crustáceos, pequeños pulpos o peces e incluso de algas y gusanos. Si le dieses pasteles quien sabe si se los comería también. Otra cosa en la que se parece a nosotros los humanos, es que cuando se pesca una, la otra se queda días en el sitio esperando su regreso. Lo cual, sinceramente, da bastante pena. Aunque esta completamente prohibido hacerlo, todavía hay desalmados que la pescan detonando explosivos al encontrar bancos ella. Por suerte la mayoría de pescadores no utilizan técnicas tan abusivas. Estos pescadores viven una vida difícil porque la lubina no debe ser una especie fácil de engañar ni de pescar. No sé si es por ello que la mayoría de lubinas que encontramos en la pescadería provienen de piscifactorías. Hace poco vi un vídeo que me gusto tanto que he decidido compartirlo solo porque tiene algo que ver y puede interesar a alguien. En el vídeo Dan Barber, un chef neoyorquino, cuenta la historia de cómo se enamoro de un pez. Un pez criado en el parque natural de Veta la Palma , España, donde se practica una agricultura sostenible que ojalá fuera más habitual de lo que es. Allí se crían las mejores lubinas de cultivos acuícolas del país y probablemente del mundo. (Ved el vídeo si os interesa, esta es inglés pero podéis activar los subtitutos en castellano si lo necesitas) Aunque me hubiese gustado mi lubina no era oriunda de Veta la Palma, ni del medirterraneo, ni del atlántico, pero estaba muy buena también. Al hacerla cometí el error de utilizar salsa de soja oscura en lugar de clara. Lo hice porque se me había terminado la clara y es por eso que el pescado tiene un aspecto algo más negro de lo ideal. Como ya he dicho nos gustó mucho de todas maneras, y repetiremos seguro, pero si lo vas a hacer recuerda utilizar salsa de soja clara si puedes. Espero que os guste. {RECETA DE LUBINA CON REFRITO DE KÉTCHUP Y SALSA DE SOJA} INGREDIENTES 1 lubina limpia de 1 kg. aprox. (Si como yo, utilizas una lubina de tamaño más pequeño reduce la cantidad del resto de ingredientes a la mitad) 100 g de aceite de oliva 2 dientes de ajo fileteados 2 cucharadas soperas de salsa de soja clara (en mi caso es oscura) 1 cucharada sopera de kétchup 1 pizca de cayena 1 cucharada sopera de perejil picado ELABORACIÓN 1. En caso de que no se lo hayas pedido al pescadero limpia bien la lubina de escamas, tripas y agallas. Ábrela en forma de libro. Unata sobre toda la superficie un poco de aceite de oliva y sazona ligeramente. 2. Cocina el pescado en una sartén antiadherente grande, primero con la piel hacia arriba unos 4-5 minutos o hasta que haya adquirido un color tostado muy favorecedor. Dale la vuelta y cocina por el lado de la piel otros 4-5 minutos o hasta que también la piel se haya tostado y el pescado esté hecho. Sabrás que lo está porque la espina central compenzará a soltarse. 3. Cuando al pescado le queden unos minutos en la plancha calienta aceite en una sartén a fuego moderado y dora los ajos y la cayena hasta que comiencen a bailar. En ningun caso deberían quemarse o dorarse en esceso porque amargarían el refrito y no nos interesa. 4. Fuera del fuego. Vierte el refrito de ajo y cayena sobre el pesado justo por encima de la espina central. Recupera el refrito volcandolo de nuevo sobre la sartén. Y repite la operación una vez más. 5. Con el refrito preparado en la sartén de nuevo añade el kétchup y la salsa de soja (fuera del fuego) mézclalo bien y caliéntalo un poco antes de volver a verterlo sobre el pescado. Ya casi estamos. Recupera el refrito por última vez. Retira la espina central del pescado y vierte el refrito sobre el pescado. Has terminado. 6. Espolvorea con perejil picado y sirve inmediatamente. NOTAS 1. Puedes sustituir la lubina por un pescado azul o semigraso similar. Verdel, merluza... FUENTES 1. Robin Food, Lubina con refrito de Kétchup 2. Curiosidades de la lubina. 3, Pescados y mariscos Javier Gonzalez Velasco, Lubina

Fuente: restaurantefinmundo.blogspot.com.es

El marmitako es un plato tradicional de la cocina vasca. Es un guiso preparado a base de patatas y bonito del norte, que no atún, cuyo origen, se remonta a los platos que preparaban los arrantzales en los barcos, en los que no disponían de mucha variedad de alimentos. Patatas y restos de la pesca. La palabra marmitako de hecho proviene de la palabra "marmita", olla en la que se preparaba este guiso. Se trata de un plato muy completo y nutritivo, que se sirve como plato único, bien caliente. Aunque en la actualidad es un autentico lujo de guiso, en sus orígenes como habéis visto, se trataba de un plato humilde. A mi parecer, los 2 trucos básicos para obtener un buen marmitako, a parte de el uso de productos de calidad, como siempre os digo, se encuentran en 2 cuestiones. Por un lado la preparación previa de un buen caldo de bonito , aprovechando las espinas y pieles de este pescado, que le dará un sabor incomparable. No en vano este plato como hemos visto, se trataba de un guiso que preparaban los arrantzales a bordo, y de seguro esos restos los aprovecharían. Por otro lado, para que nos quede un guiso sabroso, con la cocción del bonito en su justa medida , es crucial la incorporación del bonito en el último minuto con el fuego ya apagado, para que se haga con el calor residual y no nos quede seco. El bonito es un pescado que tolera muy mal el exceso de cocción. Por eso con mas razón aun, se precisa la realización de un buen caldo de bonito para dar ese sabor característico. En mi caso suelo utilizar las zonas menos nobles del bonito, los cogotes y a veces también las colas, ya que tienen una cantidad de espinas importante que me permite hacer unos caldos exquisitos. Son mas económicos y si adquieres el bonito por enteros (a mejor precio), te permiten el aprovechamiento integro de la pieza. Los cogotes convenientemente limpios de espinas y pieles son de lo mas jugosos, al igual que ocurre con las rodajas abiertas cercanas a la incomparable ijada. Para mi gusto la parte mas noble del bonito. Por último, no quisiera dejar pasar la presentación de este plato, sin hacer una pequeña reseña a su ingrediente principal, el bonito del norte, que aquí en el País Vasco es uno de los pescados estivales por antonomasia, y una de las fuentes de ingresos para nuestros arrantzales. El bonito del norte está emparentado con el atún y la caballa, su cuerpo es de color azul plateado, con escamas pequeñísimas y muy apretadas, y su carne blanca. Puede pesar hasta los 10 kg. Los bonitos pequeños de unos 2 kg, los llamamos aquí "tomateros". El bonito del norte es una especie migratoria, que se pesca en las costas cantábricas básicamente en época estival, que es cuando los bancos de bonitos alcanzan nuestras costas en su viaje a las aguas del Norte en Islandia, desde las aguas de Océano Atlántico (triángulo que forman las islas Canarias, Madeira y Azores), que es donde habitan en invierno. Es en este periplo, cuando los arrantzales vascos aprovechan para su captura, mediante el empleo de artes tradicionales conocidas ancestralmente, y nunca mediante el empleo de redes, lo que nos diferencia de otros países, como Francia. Gracias a estas capturas, tenemos este suculento plato que hoy os traigo, que ha de servirse bien caliente, a pesar de encontrarnos en época estival. Vamos pues con la receta que suelo preparar, y que básicamente está basada en una receta del maestro Berasategui. INGREDIENTES: (Para 4-6 raciones) Para el caldo : -500 gr. de pieles y espinas de bonito. -2 zanahorias peladas y en rodajas. - 1 diente de ajo pelado. - 1 cebolleta troceada en cuartos. - 1 puerro troceado en 3 partes. - 2 cucharadas de aceite de oliva. - 1, 5 litros de agua aprox. Para el marmitako : - 1-1,2 litros de caldo de bonito. - 500 gr. de bonito del norte cortado en dados (2 cogotes limpios) - 1 pimiento morrón cortado en dados. - 2 pimientos verdes grandes cortados en dados. - 1 cebolleta picada muy fina. - 1 diente de ajo exprimido. - 5 patatas para cocer (800 gr. aprox). - 1 vaso de txakoli. - La pulpa de 2 pimientos choriceros. - 1 taza de salsa de tomate casera.. - 1 pedazo de pan sopako o del día anterior - 2 puntas de cucharilla de guindilla cayena molida. - 4 cucharadas de aceite de oliva. - sal y pimienta recién molida. - perejil para espolvorear. PREPARACIÓN : En primer lugar limpiamos bien el bonito de espinas y pieles, que reservamos para el caldo. Troceamos la carne del bonito, en pedazos como los que veis en la foto, ni muy grandes ni muy pequeños. Reservamos. Comenzamos preparando el caldo . Se puede hacer la tarde o noche anterior y reservar. En incluso hacer en exceso y congelar. Ponemos en una cazuela las 2 cucharadas de aceite de oliva y a fuego fuerte incorporamos las pieles y espinas. Rehogamos e incorporamos las verduras. Volvemos a rehogar e incorporamos el agua. El agua debe cubrir los ingredientes. Sazonamos ligeramente y dejamos hervir fuerte unos 15 minutos, bajamos el fuego y dejamos hervir otros 10 minutos. No mas de 30 minutos para que no demos tiempo a las espinas y pieles a que nos dejen mal sabor. Colamos y reservamos. Vamos ahora con el guiso . Antes de nada debemos poner nuestros pimientos choriceros en remojo en agua templada, para dar tiempo a que la pulpa se hidrate y poder extraerla con facilidad. 1 hora puede ser suficiente. Calentamos a fuego medio-bajo, una olla grande de fondo grueso de unos 26 cm, en mi caso la cocotte "Le creuset " . Se puede preparar también en una olla grande de barro (marmita), que como sabéis conserva también muy bien el calor. Añadimos el aceite y una vez haya alcanzado calor, las verduras troceadas (pimientos y cebolleta). Rehogamos unos 5-10 minutos revolviendo de vez en cuando. Añadimos el ajo prensado y revolvemos. Pelamos y cascamos las patatas. Las incorporamos al guiso y las rehogamos a fuego suave durante unos 10 minutos, para que se impregnen de los aromas y sabores de la verdura. Añadimos el vaso de txakoli y dejamos evaporar el alcohol. Incorporamos entonces la pulpa de pimiento choricero y revolvemos bien para que se reparta uniformemente por el guiso. Añadimos la taza de tomate casero frito, y el pan del sopako troceado, y hacemos lo propio. Rehogamos unos 5 minutos. Ahora las 2 pizcas de cayena molida. A mi me gusta que tenga un puntito de picante, que realmente no se nota al paladar directamente, pero le da una cierta alegría. Subimos el fuego y añadimos el caldo caliente que cubrirá la preparación. En mi caso utilicé 1 litro largo, casi 1.200 ml, pero ir con cuidado, no os paséis, para que no os quede demasiado aguado. Salpimentamos con cuidado, pues el caldo se reduce con el hervido. Cuando rompa el hervor, bajamos el fuego y dejamos un pequeño borbotoneo, durante unos 35 minutos o hasta que la patata esté tierna. Cuando veamos que la patata esta tierna, retiramos un par de patatas y deshacemos con un tenedor. Mezclamos con un poco de caldo y a la cazuela. Esto ayuda a engordar un poco mas la salsa. Por último, marcamos en una sartén sin practicamente aceite, los trozos de bonito limpios de piel y espinas, y previamente salpimentados. Apagamos el fuego del guiso, y añadimos los tacos de bonito. Cubrimos, esperamos 4-5 minutos y servimos de inmediato para que el bonito no se haga en exceso. Un autentico placer este plato de cuchara, suculento y sabroso, que a pesar de los calores del verano, vale la pena preparar y degustar. A compañado con un buen txakoli fresquito y buen pan casero para untar los restos, ni os cuento. A disfrutar. Consejos: - Las patatas deben cascarse y no cortarse, para permitir que suelten el almidón para que engorde el caldo. - La pulpa de pimiento choricero se puede sustituir por la comprada en botes. A mi me gusta mas el método tradicional y como solo se trata de 2 pimientos, y no de preparar una salsa vizcaina, vale la pena. - El añadido del txakolí, al igual que la pizca de cayena, no se nota practicamente pero a mi me gusta el resultado final. VIRGINIA

Fuente: sweetandsour-vir.blogspot.com

UNA COMIDA DE LUJO Y MUY GUSTOSA!!! Hace unos meses que me reúno cada mes con un grupo de amigas, todas maravillosas. Son todas muy cocinitas y cada vez que nos reunimos una ó dos nos enseñan platos al resto (vamos rotando). Ni que deciros que hay mucho nivel y que estoy disfrutando un montón!! Esta semana tocaba a Font hacernos un plato y nos sorprendió con este maravilloso arroz de berberechos de Martín Berasategui en el programa de Robinfood de David de Jorge. Enlace aquí Mil gracias Font Los berberechos, en Cataluña Escopinyas, son muy típicos en casi todas las mesas del mundo. Viven en las orillas del mar, cerca de la costa y entre la arena. Son hermafroditas y se reproducen rápidamente y son consumidos por gran cantidad de peces. Como propiedades destacaremos su gran contenido en hierro El risotto es una comida tradicional italiana, es originaria del noroeste , concretamente del interior de Piamonte y del norte de Lombardia, dado que es una zona arrocera. Los italianos lo definen como "minestra asciuta" o sea sopa seca, es cremosa y no caldosa. La versión más difundida de risotto es la de " risotto alla milanesa", cuenta la historia que la invento un joven italiano que se caso con la hija de su maestro, Valerio de Flandes, y que el día de su boda quiso hacer un plato especial añadiéndole al arroz una especie oriental, el azafrán y así imitando las pepitas de oro. El arroz que más se utiliza es el arroz arborio, carnaroli, vialore nano,moratelli,... son arroces de grano pequeño- medio y tienen gran capacidad de liberar almidón y así conseguir esa textura melosa que tiene el risotto. Yo he utilizado arroz bomba. El arroz bomba lo dejan crecer un poco más para que el grano sea más perfecto y redondo, por eso es más caro que el habitual, porque los agricultores corren el riesgo que caiga una tormenta y les estropee la cosecha, pero es más perfecto, jaja INGREDIENTES ( Para 4 personas) - 1 Kg de berberechos o escopinyas ( peso incluye concha) - 350 gr. de arroz, yo he usado arbóreo ,Más arriba explico cuales puedes usar -200 gr. de vino blanco, Berasategui uso in txakoli, yo un Ribeiro - 1 cebolleta - 20 + 20 gr. de mantequilla - Aceite de oliva - Sal - Perejil - Cebollino fresco (opcional) - 50 gr. deNata de 35% MG semimontada ( la que utilizarías para postres sin azúcar), también puedes utilizar nata fresca ( más espesa, marcas habituales son President , Hacendado,...) o creme fraiche. ( todas fáciles de encontrar) PREPARACIÓN: Primera fase : Limpieza berberechos.Importante para que suelten toda la arena. - Muchas veces compramos los berberechos un día antes. Si los quieres conservar bien los envuelves en un trapo húmedo o un papel de cocina húmedo y a la nevera. Así conserva la humedad y pueden respirar ( en una bolsa de plástico cerrada mejor que no.) - Los meto en un bol y los cubro, sobradamente, con agua sin sal y los meto en la nevera durante 3 horas como mínimo. - A las 3 horas le añado un puñado grande de sal , verás como se abren, rápidamente, un poquito y dejan soltar toda la arena que llevan en su interior. Si no los limpias de arena puede ser muy desagradable encontrártela y estropear el plato - Con las manos voy cogiéndolos a puñados y voy metiéndolos en otro bol limpio. Luego desechas el agua con arena no antes - Los aclaras bien del resto de arena y sal que haya podido quedar en la cascara Segunda Fase : Cocinar los berberechos - En una olla pongo a calentar el vino - Cuando esta caliente añado los berberechos y tapo para que se hagan al vapor. - En seguida se abrirán. En cuanto se abran los vas sacando con una espumadera, para que no se recuezan. Sobretodo el vino y juguito lo reservas . - Separas el berberecho de su concha. La concha la tiras y los berberechos y el juguito con el vino lo reservas por separado Tercera fase : Confección del risotto - Caliento 1litro y medio ,más o menos, de agua y la mantienes al lado ( no utilizaremos toda esa cantidad, pero mejor tenerla caliente) - Pico un poco de perejil y de cebollino - Semimonto la nata y reservo en la nevera - Cortas en trocitos pequeñitos la cebolleta - En una olla plana derrites los 20 gr. de mantequilla con un chorro de aceite. - Añades la cebolleta y empiezas a sofreírla durante 2 minutos aproximadamente, a fuego medio- alto - Luego bajas el fuego y añades el arroz y le vas dando vueltas 2 minutos más, hasta que el arroz absorbe el aceite y la mantequilla - El vino que hemos usado para abrir los berberechos lo cuelo y se lo echo encima al arroz . Voy removiendo sin parar para que el arroz suelte todo su almidón. Tiene que consumirse el vino, evaporarse. - Cuando lo ha hecho le añades dos o tres cacitos del agua caliente que teníamos reservada, lo justo para cubrirla. La técnica del risotto consiste en irla removiendo sin parar para que el arroz suelte su almidón e ir añadiendo más agua a medida que va evaporándose el agua y los granos de arroz quedan sin cubrir - Este tipo de arroz tarda 18 minutos mas o menos en hacerse desde que le hemos añadido el vino, pero es importante probarlo porque como la potencia de cada fuego es diferente o el agua caliente que le añades, puede tardar un poco más. al morderlo no tiene ni que estar duro en el centro, pero tampoco pastoso. Cuando este hecho veréis que el grano de arroz ha crecido - Corregís de sal - Apagáis el fuego y le añadís, inmediatamente la mantequilla y luego la nata, removéis e integráis - Ahora los berberechos y luego las hierbitas picadas - Le añadís un chorrito de aceite - Y servís. Ya viereis que rico que está! Una maravilla!! Gracias Font y Gracias amigas por todos estos buenos momentos que comparto con vosotras!!!! Un beso fuerte a todas!!! - Otros risottos que os pueden interesar: Risotto de champiñones, espárragos y ajos tiernos Risotto de calabaza y calabacín Risotto de Ceps

Fuente: recetasysonrisas.blogspot.com.es

Buscando recetas de salmón encontré ésta en un libro de cocina de Martín Berasategui. Dicho y hecho !!!! Fácil y deliciosa ..... LOS INGREDIENTES : 800 g de salmón fresco cortado en tacos 2 cucharadas soperas de sal gorda 1 cucharada sopera de pimienta negra 4 hojas de laurel 12 ramas de perejil 4 ramas de tomillo (yo le he añadido 4 de romero también) 2 cucharadas soperas de pimentón dulce de La Vera 1,2 l de aceite virgen extra 600 g vinagre de sidra o jerez LA PREPARACIÓN : Antes de cortar el salmón le sacaremos la piel pues con el escabeche queda "gomoso". En una cazuela amplia colocamos los dados de salmón de forma que no queden amontonados. Añadimos la sal, los granos de pimienta, las hojas de laurel enteras, las ramas de perejil, el tomillo, el romero y el pimentón. Con la ayuda de las manos damos vueltas cuidadosamente al pescado con los ingredientes añadidos de forma que se entremezclen perfectamente. Añadimos el aceite y el vinagre y ponemos la cazuela a fuego muy lento. En el momento que vemos que surgen los primeros hervores por toda la cazuela apagamos el fuego y dejamos que los dados de salmón se terminen de escabechar en su propio jugo. Nos dice Martín Berasategui que si no añadimos sal a los escabeches duran más almacenados en la nevera. Cuando los comemos, escurridos, es cuestión de añadirle unos granos de sal. Pero en ese caso la lleva porque espera que sea "devorado" velozmente jajaja .... Y aconseja guardar el aceite para hacer un nuevo escabeche .... Una sugerencia de presentación que hace es con una base de patatas cocidas. Muy rico !!!! Espero que os guste !!!!!

Fuente: lesreceptesdelaita.blogspot.com.es

Pues sí, me he comprado por fin mi primera Olla rápida (antes se decía olla exprés). Recuerdo de pequeño haber acompañado a mi madre a El Corte Inglés, y requerirle insistentemente que nos fuéramos a ver los juguetes de la 3ª planta, que estaba aburrido de estar en la sección de cocina. Fíjate que ahora entiendo todo ése tiempo que pasó buscando y comparando, ya que yo tardé más de media hora en elegir una Olla rápida. Que si barata, que si cara, que alemana, que española, que de 4, 6, 7, 8 litros..... ufff. No quería comprarme una WMF como mi madre, por si acaso la quemaba con mis primeros pasos. Ni tampoco muy malilla que me quedara con el mango en la mano. Así que bien aconsejado (creo), por la amable vendedora finalmente me decidí por una Olla de la marca BRA, modelo Vitesse, 6L. Una vez con mi olla nueva, brillante... que hago ahora?? Revisando la documentación y la web de BRA me encuentro con que Martín Berasategui colabora con ésta marca y me decido a copiar su Estofado de Carne aprovechando que han bajado un poco (poco) las temperaturas. Además de seguir los pasos del blog de Las recetas de MJ , que me encanta. Ingredientes 4 personas: 500 grs. de carne de ternera para guisar (en mi caso unos 600 grs.) 1 cebolla 1 puerro 1 zanahoria grande 1 pimiento verde 2 diente de ajo 350 grs. de patatas 1/2 botella de vino tinto de buena calidad(usé un Rioja Crianza) 450 ml. de agua caliente 1 c/s rasa de harina 1 pastilla de concentrado de carne AOVE, Aceite de Oliva Virgen Extra. Pimienta Sal Preparación: En un cazo pequeño vertemos el vino y calentamos hasta que reduzca a la mitad. Cortamos en trozos más pequeños las piezas de carne que el carnicero nos haya dejado grandes y salpimentamos Ponemos 2 c/s (cucharadas soperas) de aceite de oliva virgen extra en la olla. En varias veces marcamos la carne hasta que se dore y guardamos aparte. Una vez lavadas todas las verduras, pelamos la zanahoria y cortamos en rodajas, cortamos en juliana el pimiento, la cebolla y el puerro. El Ajo lo pelamos y picamos. Ponemos toda ésta verdura en la olla, que conserva el sabor de la carne marcada anteriormente. Añadimos unas 3 c/s de AOVE y bajamos el fuego. Pasados 10 minutos cocinándose a fuego suave añadimos la carne con el jugo y la harina, removemos y dejamos cocer 5 minutos más. Tras esos 5 minutos, vertemos el agua caliente hasta cubrir y añadimos la pastilla de caldo de carne. Mezclamos bien, y cuando hierva incorporamos el vino que había reducido y las patatas cascadas. Cerramos la olla (mi nueva olla rápida!!), en la posición 2 ponemos a cocer durante 20 minutos a partir de que empiece a salir vapor. Me recomendaron y así hice que cuando comience a salir el vapor pusiera el fuego suave. Pasados los 20 minutos, comprobamos de sal y listo. Estoy súper contento, ha salido para rebañar el plato y aunque para muchos sea una comida sencilla o superada, no sabéis la ilusión que me hace que me vayan saliendo los platos. Así que como recompensa al buen trabajo lo acompañé con un vino de Jumilla, un Juan Gil 12 meses, que como siempre estaba delicioso. Le doy las gracias a todos los blogs que sigo y leo y a mi madre sobre todo, ya que la llamo para las (muchas) dudas. (A ver qué me dice cuando se entere de ésto de Internet!!!)

Fuente: unosoenlacocina.blogspot.com.es

En el mes de Junio las chicas de Cookingthechef, eligieron a Martín Beresategui para como chef del mes y en ese momento tenía esta receta, pero no pude participar. Por lo que la coloco ahora. Rocío de Kidsandchic , hizo la versión con un caramelo de naranja que tiene que estar buenísimo y también adaptó la receta a la thermomix. La receta original de M. Berasategui es doble, eso está bien, si tenemos invitados, pero estas medidas para uno pequeño están estupendas. Ingredientes 3 huevos enteros 6 yemas 150g de azúcar 1/2 litro de leche 125g de nata 1 vaina de vainilla Caramelo 100g de azúcar Comenzamos infusionando la leche con la nata y las vainas de vainilla. Por un lado batiremos las yemas con los huevos, el azúcar y las semillitas de vainilla. Mezclamos ambas preparaciones. Hacemos un caramelo rubio con los 100g de azúcar y cubrimos el fondo de nuestro molde. Llenamos con la mezcla de leche y huevos. Yo siempre los hago en la olla gm en función guiso por 8 minutos en budinera con tapa y agua hasta la mitad pero por supuesto lo podemos hornear por 45 minutos a baño maría con calor arriba y abajo a 160º. Se debe dejar enfriar en la misma agua y luego llevar a la nevera hasta desmoldar. Caro :)

Fuente: enlacocinadecaro.blogspot.com.es

Recetas888 is a recipe search engine that find recipes with advanced filters like ingredients, categories and keywords.
Recetas888 does not host recipes, only links to other sites. | FAQ | Privacy
Copyright 2019 ® - Contacto