bacalao en salsa marinera vasca | macarrones para 20 personas | coca de verduras casera | polvorones de nuez | recetas 888 | recetas de trufas de cafe nata | conejo guisado con pimientos
Iniciar sesión

Ingresa para recetas888 con el fin de guardar sus recetas favoritas

Si aϊn no te has registrado, regístrate ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

900 gr. de tomate de caserio muy maduro 1/2 bollo o 25 gr. de pan integral 80 gr. de aceite de oliva virgen 1/2 diente de ajo 15 dl. de agua mineral fria 2 cucharadas soperas de vinagre de jerez sal y pimienta Como prepararlo: limpiar los tomates, eliminarles el pedunculo y cortarlos en pedazos. desmenuzar el pan. poner todos los ingredientes en el vaso de una batidora y accionar la maxima potencia, hasta triturar y que quede bien fino. tenerlo asi durante unos minutos y colar. salpimentar al gusto y servir bien frio. receta de martin berasategui

Fuente: recetasdecocina.es

Haciendo uso de aquella vieja canción, para ésta cocina “virtual” que decía: Si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escoba Si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escoba Cuantas cosas barrería……. Primero, lo que haría yo primero Lo primero que haría, sin lugar a dudas es volver atrás, pero con la experiencia que me ha ido dando los años en la blogosfera y haber puesto el nombre a todas las fotos que he ido realizando….ya que muchas, muchas de ellas se han ido haciendo famosas por “la nube”, la han ido usando, sin que citen su procedencia: mi blog, Mi cocina. Con la escoba “barrería” quizás, algunos textos, la introducción y quizás la forma de explicar las recetas….. Y una de ellas, sin lugar a dudas es la entrada de éste delicioso molusco, tan consumido en mi tierra, tradicional comerlo en crudo: la concha fina. No le puse el nombre a la foto y qué mal expliqué como limpiarla…. Conchas finas crudas (enlace pinchando aqui) Aunque también me gusta prepararla a la plancha (AQUI encuentran la receta) (con un majaillo, kétchup y mostaza). Quizás, también “barrería”…. mi pesadez en las redes sociales con el hastag de #envidiacocina (perdí la cuenta….) compartiendo muchas, muchísimas fotos de mis platos con la ilusión de ganar un concurso promovido por el Diario Sur de Málaga. Ahí salió una de mis fotos, el objetifo: compartiendo foto de nuestros platos favoritos poder conseguir una cena para dos personas en el Restaurante del gran cocinero malagueño Jose Carlos Garcia, ubicado en Muelle Uno, del Puerto malagueño, con una estrella Michelín. ¡¡ No lo conseguí por cierto !! Quienes me conocen personal e incluso “virtualmente” saben que nunca suelo concursar (salvo contadisimas ocasiones)….. en alguna ocasión lo he hecho por compromiso y en las menos por la ilusión como no, de ganar….como en ésta que he indicado. Tengo que reconocer que pusé quizás, demasiado énfasis a la hora de concursar, de poder conocer personalmente a éste malagueño que lleva a gala nuestra gastronomía y ver su cocina….y por supuesto degustar sus recetas. Aún, al día de hoy no he podido ir….no he podido disfrutar de su cocina, en su nuevo restaurante, como hacía con la de su padre, en la década de los 80 y 90, cuando por motivos profesionales, debía y quería invitar y asombrar a los más importantes clientes o proveedores de la empresa en la que trabajé durante tantísimos años: El restaurante Café de París. U n gran restaurante, que forma parte de la historia de la alta gastronomía malagueña y de mis recuerdos. (Nunca olvidaré, no sólo su calidad, la elegancia y aquellas vajillas de diferentes formas y colores, se quedó marcada en mi memoria aquel plato azul y dorado.....) José García Cortés, el padre, un genial coci­ne­ro al que pa­ra navegar en solitario se aventuró a cambiar las dos primeras estrellas Michelin que había conseguido con La Hacienda de Marbella para la costa, por una churrería en Rincón de la Victoria. Allí, entre los deliciosos tejeringos y los especiales platos que José le preparaba a los amigos y avisados que sabían de sus pasadas excelencias, siempre con la ayuda de su mujer en la cocina, se crió José Carlos. Y fue a principio de los años 80 cuando desde la Axarquia malagueña, llegó a Málaga e inauguró el Restaurante Café de Paris, donde trabajó al mismo tiempo que realizó sus estudios en La Cónsula, ésa cuna de grandes profesionales de la gastronomia malagueña. Posteriormente llegaron sus pasos a grandes y prestigiosas cocinas como El Celler de Can Roca y Martin Berasategui, para hacerse cargo del Café de Paris. De ahí, desde La Malagueta, al Muelle Uno....donde inaugura su nuevo restaurante Jose Carlos Garcia (En éste enlace podrán saber más sobre él) . Fue en el año 2002 cuando en Málaga, no sólo brillaban las estrellas en el cielo y en el reflejo de la mar, en La Malagueta comenzó a brillar rutilante una estrella Michelin en el firmamento de la gastronomía malagueña, la concedida a éste joven cocinero, con una cocina innovadora pero sin olvidarse a las raíces malagueñas. En el horizonte, desde su restaurante, se recorta la silueta del Castillo de Gibralfaro, de La Alcazaba, La Catedral….y enfrente el mar, la mar. Esa mar de nuestra Bahía, del Mediterráneo que bajo la confluencia de las aguas atlánticas hace que sus aguas sean ricas en nutrientes y podamos degustar de ésos “pescaitos” que ha hecho famosa a nuestra Costa del Sol y como no su delicioso marisco….como las conchas finas. Conchas finas que Jose Carlos Garcia preparó in situ en el último evento Food & Wine Festival (En éste enlace hice un pequeño reportaje en mi blog) al que acudí a verle cocinar y que por cierto, no tuve el “valor” para pedirle una foto…quizás algún día…en su Restaurante JC Garcia, en Muelle Uno… Mientras, me conformo con seguir su receta (uno de sus 20 bocados de su ya famosa menú) y prepararla en Mi cocina… concha fina con gelatina de margarita, toda una genialidad….. La Concha fina malagueña, "Callista Chione", conocida tambien como "Almeja Malagueña" de color pardo rojizo o rosado, también recibe el nombre de "Almeja Cebollera", debido al color, a la forma globosa y al brillo de la concha, que recuerda a la morfología externa de la cebolla. Como siempre suelo decir, hay que comprar el marisco en sitios de confianza. Para saber si son frescas o no, tiene que costar trabajo abrirlas con el cuchillo, su carne debe ser firme y dura, no estar blanda y babosa. Y por último desechar las que tengan mal olor ya que es señal de que estaba muerta. ¿Cómo lo hice? Preparar un coctel margarita mezclando una copa pequeña de tequila blanco, media copa de Cointreau y un chorreón de zumo de limón (puse la mitad de la cantidad de Conitreau). Diluir dos hojas de gelatina en agua durante unos cuatro minutos (siguiendo las instrucciones del fabricante), escurrirla bien y echarla en el coctel, removiendo con unas varillas de forma que no queden grumos. Pasarla a un recipiente y dejarla enfriar en el frigorífico unos dos o tres horas. Limpiar las conchas finas: Tienen que estar frescas, vivas…..és fácil de comprobar, en el propio mercado se aprecia como se abren, sacan la lengua roja (es el músculo que les permite moverse en los fondos marinos). Dejarlas sumergidas en agua con sal (el agua debe estar salada como el sabor del mar), durante una hora aproximadamente, en ése tiempo soltarán parte de la tierra que pueden traer en su interior y se abrirán o bien se “relajarán” pudiéndoseles abrir con más facilidad. Enjuagar bien las conchas y abrirlas, con mucho cuidado, con la ayuda de un cuchillo dividiendo las dos partes. Para limpiarlas quitamos toda la parte verde (algunas veces marrón oscuro, incluso negro) y luego levantar la lengua y quitar la telilla marrón que hay debajo. Ahora despegar toda la carne pasando el cuchillo por debajo en ambos sentidos. Comprobar y quitar las piedrecitas (si las tuviese) que suelen críar a la derecha e izquierda del principio de la lengua. Enjuagar bien bajo el grifo y volverlas a colocar en la concha. Machacar en un mortero unos cuantos granos de pimienta negra. En el recipiente donde se vaya a servir, colocar hielo picado, encima poner la concha fina, espolvorear con la pimienta negra y colocar al lado una buena y generosa cucharada de la gelatina de “margarita”…… Disfruten de Málaga, de su luz, de su sol, de su arte, de su cultura, de su rica y deliciosa gastronomía….y no se olviden del mar, siempre la mar..

Fuente: micocinacarmenrosa.blogspot.com.es

Vamos hoy con una receta del Doctor Honoris Causa Martín Berasategui, sí, sí, lo han leído bien Doctor Honoris Causa. Fue nombrado DHC en Tours, Francia el pasado 7/11/2013 y el mismo día realizaba esta receta en el programa de Robin Food, atracón a mano armada de David de Jorge. Un programa que siempre recomiendo porque suelen dar recetas muy interesantes, nada de cocina de diseño o tecnograstronomía, sólo recetas con una base sólida y de gran empaque. Tengo un montón de recetas sacadas del programa y que espero hacer, por ejemplo una de pasta con bogavante, otra los tomates rellenos Kurlinka y otras más. Esta semana que viene empieza la nueva temporada, el programa lo dan por la televisión vasca y se puede ver en las diferentes plataformas digitales, pero lo más sencillo es verlo por internet a través del blog donde aparece el vídeo y la transcripción de la receta. Las carrilleras de cerdo es una pieza agradecida que se puede preparar de mil formas, aquí y aquí encontrarán dos recetas de este blog. La de hoy es una presentación sencilla y exótica, pues nos salimos de lo tópico para hacer un plato medio oriental, con una mezcla de sabores increíble: jengibre, curry, limoncillo y leche de coco, toda una pasada. El limoncillo , lemon grass o critronella es una hierba de origen oriental con un ligero sabor cítrico, de ahí su nombre. Es bastante utilizada en la cocina oriental, sobretodo en la tailandesa. Utilícenle fresco ya que se puede encontrar en tiendas de productos asiáticos. También lo venden en polvo, pero como todas las especies secas, pierde mucho sabor. Lo encontrarán fresco y se puede congelar, es lo que yo hago y así siempre tengo a mano. El jengibre también fresco y el curry pueden usar el que prefieran, bien en pasta o bien en polvo. Esta vez yo utilicé en polvo, una mezcla llamada curry de Madrás de sabor fuerte y rico. La leche de coco que sea sin azúcar, pues se venden los dos tipos: la normal sin azúcar para cocinar y la azucarada para postres. Sólo dos cosas, como verán Berasategui siempre da las cantidades ex gramos y de esa forma evitar las posible ambigüedades de cuan to es una cebolla mediana, etc También tenga cuidado con las carrilleras, son deshuesadas y de un tamaño generoso, luego merman mucho, a veces, y entonces una ración de dos carrilleras por persona parecerá poco. Las pueden acompañar de arroz hervido, patatas al vapor, fritas, etc. Les dejo con la receta que como verán es sencilla y les aportará variedad a sus menús y presumirán de cocineros internacionales. Eso sí, recuerden el vigilar su alimentación. INGREDIENTES: Para 4 personas: - 8 carrilleras de cerdo (Mejor si son de cerdo ibérico) (1 Kg) - 2 zanahorias picadas (80 gr) - 3 cebollas picadas (375 gr) - 15 gr de jengibre picado - 1 tallo de limoncillo (15 gr) - 1 rama de apio picada (30 gr) - 5 gr de harina (Una cucharada sopera) - 1 botella de txacoli (O un vino blanco seco) - 2,5gr de curry - 25 gr de mantequilla - 15 gr de aceite de oliva - Sal Costa, pimienta PREPARACIÓN: Picar el limoncillo en trozos pequeños eliminando la parte inferior del tallo y la superior. En una cazuela a fuego vivo marcamos las carrilleras para que queden bien selladas. Se ponen en la cazuela y se dejan hacer unos 6-7 minutos o hasta que veamos que están doradas, les damos la vuelta y el mismo tiempo. No hay que remover. Retiramos y reservamos. En la misma cazuela añadimos la mantequilla y un poco de aceite, añadimos las verduras, el jengibre y el limoncillo, dejamos sudar unos 7 minutos a fuego medio. Echamos la harina y removemos un par de minutos para que la harina se cueza. Añadimos el vino, dejamos evaporar el alcohol durante 2 minutos y añadimos el curry. Añadir las carrilleras con el jugo que hayan soltado y guisamos a fuego suave y tapado durante 1 hora aproximadamente. Pasado ese tiempo añadimos la leche de coco y seguimos cociendo el tiempo necesario para que las carrilleras queden blandas. Retiramos las carrilleras con cuidado y trituramos la salsa, la pasamos por un colador fino y la volvemos a la cazuela con las carrilleras y dejar cocer unos 5 minutos. Emplatamos dos carrilleras por ración, salseamos y ponemos el acompañamiento que queramos.

Fuente: buenmenu2.blogspot.com.es

Como una de las ganadora del concurso de tapas que promovió el blog Cocina&recetas de Hola.com cocina , pude disfrutar el pasado 18 de Septiembre de mi premio. Gracias a mi receta de Mini hamburguesas de garbanzos al azafrán disfrute de un curso corto de tapas en la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu de Madrid. Esta escuela fue fundada en París en 1895 y se ha convertido actualmente en el grupo de formación de mayor prestigio en las artes culinarias y la hostelería. La escuela de Madrid es la tercera sede europea de la institución francesa y sus instalaciones son una maravilla para cualquier cocinero. Como maestro en la cocina pudimos disfrutar de la experiencia del chef Víctor Pérez, que entre muchos sitios en los que ha trabajo y aprendido, está el hotel Palace le Bristol de Paris con tres estrellas Michelin, el restaurante Martín Berasategui del País Vasco o el restaurante Santceloni de Madrid con dos estrellas Michelin. En el taller preparamos dos increíbles tapas: Primero preparamos Pan “souffle” relleno de queso. La mitad de los panecillos los acompañamos de membrillo y la otra mitad de jamón. Una delicia espectacular. La segunda tapa fueron Puerros asados con romesco y vinagreta ahumada. Los puerros los acompañamos además de unos huevos de codorniz escalfados. Una tapa muy sencilla y llena de sabor. Se aprende tanto en estos cursos, tantas ideas, trucos y técnicas, que solo puedo dar las gracias a Cocina&recetas y a Hola.com por este premio y por la estupenda organización. Un fuerte abrazo para todos mis compañeros del taller, fue un placer conoceros.

Fuente: sacaelcucharon.blogspot.com

Estoy preparando una comida para unos amigos, una comida de aquellas con enjundia y estoy comenzando a preparar los platos para que el día que tenga que volver a hacerlos no me encuentre con sorpresas. Quiero empezar con un ligero vermú de bienvenida aprovechando que tengo un vermut muy bueno y poco conocido, es el vermú de Casa Mariol. Una bodega de toda la vida que vendía vinos y vermú a granel y que ahora lo embotella y vende en su tienda de Barcelona y online. Es muy bueno, elaborado con vino de uva macabeo y el surtido de hierbas secretas de todo fabricante de vermú. Es el típico vermú que íbamos a comprar a la tienda o que tomábamos en los bares, el vermú de la casa. Para acompañar este aperitivo he realizado estos dos aperitivos, uno clásico de toda la vida: los chorizos a la sidra y el otro más moderno: el queso brie empanado y frito. Del primero solo decir que nada más lleva dos ingredientes, chorizos y sidra. Por eso hay que utilizar buenos materiales. Yo utilice chorizos frescos de esos para barbacoa y aunque en la foto se ven enteros, los serviré cortaditos a rodajas, como en la foto de la ración. La otra opción es comprar esos chorizitos frescos pequeños que venden ya para aperitivos. La sidra debe ser natural, no la que lleva gas ni la champanizada. No confundir con los chorizos a la diabla que se hace el chorizo con alcohol. La otra receta es también muy sencilla y también requiere que utilicemos un buen queso brie, no tiene que estar muy maduro pues se desharía mucho al freír. También se puede utilizar camembert u otro queso similar. Aunque con el camembert tengo que hacer una receta al horno de Martín Berasategui y que realizó en el programa de Robin Food hace algún tiempo. El secreto de este plato está en conseguir que al momento de freír no se nos deshaga el queso, por eso yo recomiendo que una vez rebozado se meta en el congelador un tiempo y así quede más firme. La comida continuará con un entrante muy bueno y un segundo de carne acompañada de un gratin dauphinois y de postre una panacotta con caramelo de fruta de la pasión. Un festín por todo lo alto que iremos viendo en próximas entradas. Hasta entonces cuídense y por favor: Vigilen su alimentación. INGREDIENTES: Para 3-4 personas CHORIZOS A LA SIDRA - 4-5 chorizos frescos de los de barbacoa (O 1 Kg de chorizitos frescos.) - 300 ml de sidra natural QUESO BRIE FRITO - 2 cuñas de queso brie de 250 gr - aceite, harina, pan rallado - 1-2 huevos batidos PREPARACIÓN: CHORIZOS A LA SIDRA: En una cazuela que quepan más o menos justos los chorizos y mejor de barro ponemos los chorizos que habremos pinchado para que no revienten, cubrimos con la sidra y ponemos a fuego alto hasta que empiece a hervir. Cuando haya comenzado el hervor dejamos a fuego vivo unos cinco minutos. Después bajamos el fuego y los dejamos unos 15-20 minutos dependiendo del tamaño de los chorizos. Si usamos chorizitos los pondremos en una cacerola de fondo grueso y seguiremos el mismo procedimiento, ajustando el tiempo. Una vez en su punto podemos servir, bien enteros si son los pequeños o en rodajas si son los grandes. Se pueden servir sobre una rodaja de patata cocida o sobre una rebanadita de pan. QUESO BRIE FRITO: Cortamos cada cuña en triángulos del tamaño de un quesito en porciones, no hace falta quitarles la corteza blanca. Disponemos tres platos: uno con harina, el otro con el huevo batido y el tercero con pan rallado. Rebozamos los triángulos primero por la harina, luego por el huevo y finalmente por el pan rallado. Para sellar mejor las porciones las volvemos a pasar por el huevo y por el pan rallado. En una bandeja disponemos los triángulos rebozados sin que queden juntos y los ponemos al congelador una hora que se queden a medio congelar. En una sartén honda ponemos abundante aceite, mejor de girasol y si es de oliva que no sea muy fuerte que nos mate el sabor del queso. Freímos los triángulos en tandas hasta que estén dorados, pero no muy tostados. Al sacarlos de la sartén los ponemos sobre papel absorbente y dejamos templar, servimos. Se pueden comer solos o acompañarlos con una salsa de arándanos o de algún otro fruto rojo. Ración de chorizo a la sidra

Fuente: buenmenu2.blogspot.com.es

Quizás porque sabíamos perfectamente cual era el resultado final del programa resulta difícil juzgar con objetividad lo sucedido en la noche de ayer. Se puede decir que ha sido una final igualada a la que David ha llegado algo más fresco que Marc, y ese puntito más de ímpetu, más unas dosis extremas de sensiblería barata, pueden ser los factores que hayan decantado la decisión del jurado. Marc felicita a un lloroso David Luego está el tema de la realización y las sensaciones que pretenden crear en los espectadores que estamos al otro lado. Dieron la impresión de que el menú de David estaba más trabajado y que su dirección de grupo era más eficaz, pero a la hora de la cata, las opiniones del jurado fueron mucho más equilibradas, el primer plato fue para David, el segundo cayó del lado de Marc y , tras el postre, parecía que era el genio de Figueres el que se iba a llevar el gato al agua. Chicote arrasó con el postre de Marc Y sin embargo, como estaba previsto, David fue coronado con el cutre-trofeo que le acredita como campeón de esta segunda edición de Top Chef, sin que lleguemos a entender muy bien los fundamentos de esta decisión. Un aplauso para Marc, por su arriesgado menú, por tener que remar a contracorriente con casi todo el público en su contra y por su deportividad a la hora de aceptar, no solo la victoria, sino también la superioridad de David (que a mi no me ha parecido tan clara como a él). David enarbola ese trozo de plasticurri que parece haber sido adquirido en el chino de abajo LA PREVIA: ATRACÓN DE TOP CHEF, PERO MENOS QUE EL AÑO PASADO Este año, y aprendiendo de errores pasados, Antena 3 nos preparó para la final una mini-programación especial, centrada principalmente en la presencia de los finalistas y la verdadera estrella del programa, Alberto Chicote, en el Hormiguero que se emitió justo antes de la gala. David Y Marc permanecieron en segundo plano tras los verdaderos protagonistas, Motos y Chicote Como este programa lleva mucho tiempo en antena, es evidente que los invitados ya saben a lo que van, básicamente observan desde el mutismo casi absoluto como Motos y su equipo van desplegando a lo largo del programa una colección de gags más o menos simpáticos sin tener demasiado en cuenta si el invitado es futbolista, torero, cocinero o premio Nobel de medicina. En este caso, la presencia de los dos finalistas fue completamente anecdótica, apenas los escuchamos hablar un poco, más que nada para poner a Carlos a caer de un burro, mientras que Motos y Chicote, llevados por su lucha de egos televisivos, acaparaban cada vez más pantalla. Chicote participó activamente en las bromas del programa Así, vimos a Chicote metido en un gran cesto participando en un truco de magia, y después volvimos a verlo protagonizar una espectacular vuelta a una tortilla de 15 kilos ante la atónita mirada de los concursantes, que cumplieron a la perfección el papel de "comparsas televisivas" que tienen por contrato. Pese a todo, la cosa no acabó demasiado mal Al menos esta vez si que cambió algo, y es que no hicieron demasiado esfuerzo por hacernos creer que la final se emitía en directo. Después de que todos y cada uno de los spoilers que hemos ido barajando se han ido cumpliendo matemáticamente, no solo hubiera sido ridículo, hubiera sido un insulto mas a nuestra inteligencia. PRUEBA DE SELECCIÓN DE PERSONAL: ABSURDO E INNECESARIO PREÁMBULO Parecidos razonables En la primera prueba del programa se produjo el "esperado" regreso de los exconcursantes eliminados en esta edición. Que pereza la cuarta entrada de Honorato en el programa (Honoratrix IV, el regreso de la momia), volver a escuchar el discurso rencoroso y malintencionado de Carlos, el buenrollismito de Peñita o comprobar que algunos concursantes siguen siendo completamente transparentes a las cámaras. Honorato imita a Travolta tras una botella del aceite patrocinador (sutil maniobra publicitaria) Conceptualmente la prueba era un disparate. Cada exconcursante tendría que preparar un plato libre con el calamar como protagonista, y después, tras probar los platos, los finalistas tendrían que elegir "a ciegas" los dos platos que más les hubieran gustado, y sus autores serían sus ayudantes en la prueba final. El grado de motivación varió mucho entre unos y otros Y digo yo, si lo que querían era buscar el morbo, que hubieran asignado directamente los ayudantes (como ya hicieron en otras ocasiones), pero pensar que Marc iba a elegir accidentalmente el plato de Carlos era mucho pensar, sobre todo cuando los autores de los platos podían elegir entre muchas estrategias para ser o no ser reconocidos. En cualquier caso, si realmente querían una final en igualdad tendrían que haber dejado que los finalistas eligieran sus ayudantes directamente, nos hubiéramos ahorrado 40 minutos de una prueba que no aportó nada de nada. Mientras se desarrollaba la prueba los finalistas escenificaron un diálogo (muy natural) sentados frente a frente. Allí nos enteramos de las preferencias de ambos; ninguno quería a Carlos, pero Marc tampoco quería a Peña. David, por su parte, apostaba claramente por una pareja concreta, Inés, por afinidad y Víctor por capacidad técnica (creo que en su cabeza imaginaba a una buena pinche y a un buen repostero). M: ¿Quién es? D: Soy yo M: ¿Qué vienes a buscar? D: A ti M: Ya es tarde D: ¿Por qué? M: Porque ahora soy yo... Como digo, las estrategias de los concursantes fueron variadas, imagino que dependiendo de las espectativas y las ganas que tuviera cada uno por participar como pinche en la gran final. Nada más comenzar, el primer percance, Carlos es golpeado accidentalmente con una caja al entrar en la despensa. Como ya hiciera aquella vez que se resbaló y siguiendo el ejemplo del legendario Paolo Futre, añadió algo de teatro al incidente, aunque segundos después le vimos regresando a su puesto correteando como una gacela. Carlos, doblado de dolor, pide la roja directa para Fran, mientras muestra gayumbo completo El primero en presentar su plato fue Peña, y el pucelano en esta ocasión decidió jugar al despiste (quizás porque pensaba que si identificaban que el plato era suyo no lo iban a escoger), Ni su recerta, ni la estética del plato ni el nombre que escogió hacían pensar que eso fuera un plato de Peña, pero aún podía haberlo hecho mejor si en vez de llamarlo "el jardín de Tim Burton", hubiera optado por llamarlo "Japollada de calamares", por ejemplo. ¿Quién diría que Peñita hizo este plato? Para ser justos, el plato no tenía muy buena pinta, patitas de calamar puestas de pie y recubiertas de una especie de chapapote, acompañadas de cuatro verduritas y tres hierbas y una salsita de fondo. Los finalistas no valoraron en ningún momento la posibilidad de escoger este plato entre sus favoritos. El bosque de Tim Burton debía de estar en Muxia Marta optó por una receta muy neutra, que abundó un poco más en la idea de que su cocina no está demasiado definida. Hace cosas monas, con mucho esmero, pero luego ninguno de sus platos acaba destacando por nada. Sin embargo, en esta ocasión logró el objetivo de participar en la final porque, quizás huyendo del peligro, Marc la eligió como colaboradora. Esto si que parece un hermoso jardín Carlos no disimuló sus intenciones en ningún momento, tenía claro que si le tocaba ayudar a Marc iba a hacer bien poco por él. Como siempre, su lengua corre más que su cerebro y pierde una nueva oportunidad de quedarse calladito. Si era realmente improbable que eso ocurriera, ¿qué necesidad había de dejar claro que eres así de ruín? Carlos se retrató una vez más Como digo, era muy difícil que Marc se equivocara, principalmente porque el plato de Carlos era muy de Carlos, un falso coco que albergaba en su interior un guiso de calamar preparado al estilo asiático que tanto gusta al valenciano. Marc lo pilló al vuelo, y rápidamente lo descartó, alegando que el sabor no le entusiasmaba. Carlos preparando un falso coco como recipiente para su calamar Teresa sabía que era un valor más o menos seguro de cara a la final, una chica discreta y bien mandada que además se maneja muy bien en sus registros habituales. Escogió la estrategia de mostrar claramente que era la autora de su plato y para ello le bastó con añadir al nombre del plato la palabra "manchego". Marc se agarró a esta seguridad y la escogió como su segunda ayudante. Desde luego, de Carlos no es este plato Resultó descojonante la torpe estrategia de Honorato para ocultar su identidad. Preparó un calamar a la mallorquina (lo cual era una buena pista, la verdad), pero para crear confusión y además demostrar que su cocina se ha modernizado, le añadió el apellido "con toques asiáticos". Pero la simple visión del plato decía a las claras que era de él, un calamar de kilo y cuarto embadurnado en salsaza. Una pista Honorato, los palillos no cortan, un calamar entero de ese tamaño no cuela como asiático. Muy de menú del día Como esto se está haciendo muy largo haré como la realización del programa y pasaré por alto los platos intrascendentes de Pablo, Joaquín y Rebeca. Especialmente estos dos últimos bien podrían haber utilizado su tiempo en algo más productivo que presentarse a Top Chef, por muy bien que cocinen no creo que hayan conseguido demasiada publicidad con el papelón que han hecho. Peña y Pablo en su versión "cocinero bicéfalo" Fran tampoco fue demasiado fiel a sí mismo, y se salió de su cocina tradicional para preparar un plato con una presentación espectacular. Su ceviche de calamar con perlas de aceite de oliva, fue juzgado por Marc como "demasiado ácido", cuando ya me disponía a lanzar mi zapatilla contra la imagen del genio de Figueres en mi televisor, Chicote le cortó en seco, "no te jode, si es un ceviche, si no estuviera ácido sería para matarlo" Yo me hubiera comido este el primero Inés preparó su plato con la intención de ser reconocida por David, y vaya si lo consiguió, porque el pequeño Ratatuille la eligió sin dudar como autora del calamar encebollado con cuscús de judía verde y su jugo reducido que tanto le había gustado. La austeridad, un rasgo característico de la cocina gallega Pero si hubo alguien que fue fiel a si mismo en esta prueba ese fue Víctor. No estaba muy animado el valenciano, se le veía disgustado por no estar concursando y parecía que no iba a disputar esta prueba. Pero este chico lo lleva en la sangre y es incapaz de cocinar sin dejar en sus platos su sello, así que se marcó un plato espectacular, una falsa cebolla rellena de calamar encebollado sobre una esponja de tinta. Un plato que no necesitaba firma para saber quien era el autor. Un plato que fue escogido sin dudar por David para que Víctor lo acompañara en la final. Una estética impecable Los últimos momentos de esta prueba nos trajeron las primeras lágrimas, que ya no nos abandonaron hasta el final. Marta, no pudo soportar la emoción de, por fin, haber sido señalada por ejecutar un buen plato. Si las lágrimas fueran euros... LA FINAL: UNA FIESTA PARA DAVID, UNA ENCERRONA PARA MARC La prueba final se realizó en un escenario extraño por su distribución y su frialdad, Los Teatros del Canal de Madrid. Allí, con grandilocuencia de luces y sonidos, se montó la escenografía de la gran final entre Marc y David. El jurado espera la salida a escena de los candidatos Los aspirantes tendrían que elaborar un menú completo de tema libre consistente en primer plato, segundo plato y postre en 120 minutos, y los encargados de juzgar su trabajo serían siete invitados de lujo, todos ellos Premios Nacionales de Gastronomía, Pedro Larumbe (1984), Toño Pérez (1995), Martín Berasategui (1996), Carles Gaig (1999), Andoni Luis Aduriz (2002), Francis Paniego (2011) y Ángel león (2012), un plantel de primera fila de cuyo criterio no me permitiré el lujo de dudar. Mira Susi, qué guapo estoy dormidito Pero donde empezó a fraguarse la encerrona para Marc fue en la grada, donde había un desequilibrio brutal. Por una parte la inquietante familia de David, sus padres, sus suegros, sus hermanas y una novia, Claudia, que se parece más a su padre y sobre todo a su madre, que el propio David. No seré yo el que juegue a psicologo aficionado, pero es que son clavadas. Inquietante Por el otro lado, la extraña y dispar pandilla que se juntó para animar a Marc, su madre, un señor rapado que la acompañaba, tres chavalas con pinta de gogós de discoteca contratadas para la ocasión y dos muchachos cuyo look recordaba bastante al del pequeño Nicolás. Este fue todo el apoyo que tuvo Marc Además, allí estaban los exconcursantes, y en este grupo ganaban por goleada los seguidores de David, encabezados por Carlos, que vivió la final con la misma intensidad que si hubiera estado él mismo en las cocinas. Vamos Marc, tú puedes Con el viento tan en contra, tengo la sensación de que Marc o sabía o sospechaba que todo el pescado estaba ya vendido de antemano y se limitó a interpretar el papel de digno rival y a lavar un poco su imagen de bronquista reconociendo una superioridad de David que realmente nadie vio. La prueba propiamente dicha empezó con la organización de tareas. y desde ese momento David empezó a ganar la batalla propagandística. Una dirección impecable, un reparto de tareas atinado y un orden que no pasó desapercibido a los jueces que ya empezaron a tomar notas. David explica minuciosamente los pasos de su receta ESTA CRóNICA ESTÁ EN PROCESO DE ELABORACIÓN Y SE IRÁ ACTUALIZANDO A MEDIDA QUE MIS OBLIGACIONES PROFESIONALES ME LO PERMITAN

Fuente: cocinarconciencia.blogspot.com

Otra rica receta de Martín Berasategui, cada día me gusta más el programa Robin Food. Es muy fácil y rica, no dejéis de hacerla. INGREDIENTES Para 4 personas. 250 Gr. De panceta. 400 Gr. De arroz: mejor que sea especial para risottos (arboreo). Doble cantidad de caldo de pollo que de arroz. 1 Cebolla grande. 100 Ml. De vino blanco. 100 Gr. De queso manchego semi curado, el que mas os guste. 100 Gr. De jamón en lonchas, mejor si es Ibérico. AOVE. Sal. Pimienta. PREPARACIÓN. En una cazuela ponemos el aceite a calentar, echamos la panceta, cuando este medio hecha metemos la cebolla muy picada y dejamos que se haga. Cuando este transparente ponemos el arroz, removemos durante 3 o 4 minutos, introducimos el vino y dejamos que se evapore el alcohol durante unos minutos. Ahora vamos echando el caldo caliente al arroz, poco a poco y removiendo muy a menudo, no ponemos más caldo hasta que se haya absorbido el anterior. Esta operación la haremos hasta terminar con todo el caldo. Tendremos la precaución de tener el caldo salpimentado a nuestro gusto para que el arroz tome bien la sal mientras se hace. Una ver terminado el caldo introduciremos el queso, movemos bien ponemos las lonchas de jamón encima para que se caliente y servimos enseguida.

Fuente: elpucherodelabruja.blogspot.com.es

Para hacer estas croquetas de bacalao he seguido la receta de Martín Berasategui , lo único que no he puesto ha sido el huevo cocido que llevaba la receta original. INGREDIENTES: 450 g de bacalao desmigado, desalado y en trozos 100 g de cebolleta picada 2,2 litros de leche 75 g de mantequilla 75 ml de aceite de oliva 280 g de harina Harina, huevo y pan rallado para rebozar. ELABORACIÓN: Hervir los 2,2 litros de leche. Por otro lado, en una cazuela amplia, cocinar los 100 g de cebolleta con los 75 g mantequilla y los 75 ml de aceite a fuego suave durante unos 30 minutos, hasta que quede bien hecha. Añadir los 280 g de harina, dando unas vueltas y, seguidamente, la leche hervida, poco a poco, sin dejar de remover. Ir trabajando al fuego sin dejar de remover por espacio de 15-20 minutos. Entonces añadir los 450 g de bacalao salteado previamente con unas gotas de aceite de oliva en una sartén antiadherente. Una vez hecha la masa, colocarla en una bandeja forrada con papel film. Untar la parte superior con mantequilla y forrar con film por encima. Enfriar la masa en el frigorífico, para que quede sólida. Formar las croquetas, pasarlas por harina, huevo y pan rallado. Freírlas.

Fuente: mandilyperejil.blogspot.com.es

Estaba algo cansada de comer el pollo siempre de la misma manera, al horno, a la plancha... así que aprovechando que el otro día estuve en la biblioteca municipal, me dediqué ( durante más de 2 horas !!!! ) a curiosear la estantería dedicada a cocina; y curioseando me encontré con un tomo de una enciclopedia gastronómica de larousse. Pensandolo bien, que delito tuve en traerme ese libro a casa cuando tengo 3 en casa; pero me gusta tanto la cocina que busco información continuamente en todos los medios posibles. No sé si te pasará a ti o no , pero yo en el periódico , busco siempre la sección culinaria, en los suplementos, en las revistas, miro por internet, en libros, veo programas ... Uy !!! ahora que lo pienso despacio, igual estoy un poco obsesionada !!! Bueno, sea como fuere, el caso es que cada día aprendo algo nuevo gracias a todo lo que procuro documentarme. El caso es que me llevé el tomo a mi casa ( que por cierto como pesaba ...) y dandole un vistazo, encontré una receta de pollo en pepitoria de Martín Berasategui. Siempre había querido probar el pollo en pepitoria y el pollo al chilindrón, ( aunque yo soy más de pollo a la plancha y asado) así que me decidí por hacer esta receta, además, tenía todos los ingredientes en casa; que más podía pedir ?????? INGREDIENTES: 6 cucharadas de aceite 4 dientes de ajo 6 contramuslos de pollo 1 cebolla grande 2 tomates 175ml de vino blanco 250 ml de caldo de ave 1 hoja de laurel 2 yemas de huevos cocidos 10 almendras tostadas Unas hebras de azafrán Perejil Sal y pimienta negra molida ELABORACION: Calienta el aceite en una sartén y pon a freir los ajos enteros y sin pelar hasta que estén bien dorados. Reserva. Sazona el pollo y doralo en el mismo aceite que has hecho los ajos; una vez dorados, escurrelos bien y ponlos en una cazuela. En ese mismo aceite, dora la cebolla picada finita hasta que esté transparente, añade el tomate sin piel ni pepitas y a daditos y fríe todo bien. Cuando esté hecho, añadelo a la cazuela del pollo, riega con el vino y deja evaporar a fuego medio, añade el caldo de ave y el laurel. Cuece a fuego lento. Machaca ahora los ajos fritos junto con las almendras, las yemas de huevo, el azafrán tostado y el perejil. Añadeselo al guiso de pollo, rectifica de sal y deja cocer hasta que esté muy tierno y la salsa quede espesita. ( 40-50 minutos). Una vez hecho, déjalo reposar unos minutos, y sirve acompañado con rodajas de clara de huevo y rodajas de tomate.

Fuente: lacocinadecapricho.blogspot.com.es

Esta es una receta de Arzak, la verdad es que lo hemos tenido castigado más de la cuenta desde la mala experiencia de Junio cuando visitamos MUGARITZ, BERASATEGUI, y ARZAK. Ha llegado la hora de hacer una de sus recetas , sacada de uno de los mejores libros que tengo, en los que se aprecia un trabajo hecho para que el lector alcance un buen resultado. Cada receta trae trucos o productos sustitutivos. Siendo honestos es uno de los mejores libros de cocina editado por un cocinero español. El libro se llama RECETAS El cochinillo es una carne que requiere el mínimo tiempo de asentamiento posible. Como dice el libro, aplica plenamente el refrán castellano: “el lechón, del cuchillo al asador”. “El cerdo y por tanto el cochinillo son carnes con bastante grasa y las guarniciones y salsas que mejor acompañan a este tipo de carnes deben tener un poco de acidez. Los frutos rojos, la piña, las mandarinas, naranjas y otros cítricos, las manzanas ácidas y evidentemente el punzante sabor de la fruta de la pasión.” Si el cerdo es blanco estabulado, es decir un cerdo con menos sabor que un cerdito ibérico de bellota es mejor añadirle un toque aromático que le dé naturalidad campestre añadiendo tomillo, romero, laurel y el contrapunto de especies tipo pimienta o clavo.En nuestro caso un cerdo blanco de Cesareo Gomez . Muy bueno. Esta es una receta que parece trabajosa pero no lo es demasiado y lo único se tiene que preparar 24 horas antes: si vamos a almorzar el domingo es mejor prepararlo el sábado por la mañana. Se trocea el cochinillo en 4 partes, se da el punto de sal. Se funde la manteca y se mezcla con el aceite y se confitan a 90º los ajos, las hierbas aromáticas que se vayan a usar y las especies. Una vez confitadas se introduce el cerdo en la mezcla y se mete en la nevera en una fuente tapada con albal hasta 5 horas y media antes de almorzar. Yo lo he tenido así 24 horas. Al día siguiente, 5 horas y media antes de almorzar, se enciende el horno a 90º.Controlando la cocción de las diferentes partes del animal. Cuando falta un rato, se saca el cochinillo del horno, se sube el horno a 220º de temperatura y se da un golpe de horno al cochinillo para que a piel quede tostada. Se rectifica de sal. Para la salsa: Se doran los huesos (yo uso colas de cerdito) con verduras troceadas y se glasea con vino blanco. Se pone todo a cocer en un cazo , añadiendo caldo de carne hasta conseguir una textura de almibar. Se añade el zumo de las naranjas y se deja reducir a mitad. Se prueba y ajusta de punto de sal y pimienta. Emplatado: Se colocan un par de trozos de cochinillo con la piel hacia arriba, se coloca a su lado el plátano frito, troceados, junto con la juliana de espárragos y las pepitas de granada, aliñados con la vinagreta. Se salsea alrededor del cochinillo con la salsa a la naranja sanguina. SE espolvorea encima un poco de perejil. Este libro de ARZAK es realmente bueno, en cada receta da alguna indicación interesante y plantea sustituir unos productos por otros si no se dispone de ellos: cordero lechal por cochinillo, cebolla por echalota, zumo de limón por fruta de la pasión etc… Ingredientes: Medio cochinillo ( unos 2,5 kg) 500 gr de aceite de oliva 300 gr de manteca de cerdo derretida 5 dientes de ajo enteros con piel Orégano Tomillo Pimienta negra en grano, sal y pimienta Para la salsa: Huesos sobrantes del cochinillo 2 echalotas 3 dientes de ajo 3 puerros 750 gramos de de vino blanco seco 250 gramos de caldo de carne o de verduras El zumo de 3 naranjas sanguinas (si no se tienen de otro tipo de naranja) Además: Espárragos verdes en juliana pepitas de granada y dos plátanos fritos

Fuente: marceloguerreiro.blogspot.com.es

Está basado en una receta de Martín Berasategui, y sale muy rico, crujiente por fuera y jugoso por dentro...sobre todo para [email protected] amantes del chocolate. -I NGREDIENTES : Receta textual *225 g chocolate al 66% (yo uso el que encuentro en los mercados) *170 g de mantequilla *3 huevos *340 g de azúcar (yo 200) *una pizca de sal *vaina de vainilla (yo azúcar vainillado) *113 g de harina tamizada *nueces (opcional) - PREPARACIÓN : -Fundir en un bol al baño maría el chocolate y la mantequilla y con ayuda de una lengua mezclar homogéneamente y reservar. -Mezclar en otro bol los huevos, el azúcar normal y el vainillado, y la sal y batir, (yo con varillas eléctricas). -Añadir el interior de la vaina de vainilla y mezclar todo bien procurando que no se incorpore aire. -Agregar a la mezcla anterior el chocolate ya fundido y remover en forma envolvente hasta obtener una masa homogénea. -Añadir la harina tamizada en forma de lluvia e ir incorporándola poco a poco con ayuda de una lengua. -Precalentar el horno a 180º C. -Colocar un papel sulfurizado sobre una fuente y untarlo de mantequilla verter la mezcla final y hornear 20 minutos. -Sacar de la bandeja y dejar enfriar en una rejilla o similar, cortar en trocitos y comer, o guardar en una caja de galletas o congelar. -Se suele servir con helado de vainilla.

Fuente: lasrecetukisdeamatxu.blogspot.com.es

En el mes de Junio las chicas de Cookingthechef, eligieron a Martín Beresategui para como chef del mes y en ese momento tenía esta receta, pero no pude participar. Por lo que la coloco ahora. Rocío de Kidsandchic , hizo la versión con un caramelo de naranja que tiene que estar buenísimo y también adaptó la receta a la thermomix. La receta original de M. Berasategui es doble, eso está bien, si tenemos invitados, pero estas medidas para uno pequeño están estupendas. Ingredientes 3 huevos enteros 6 yemas 150g de azúcar 1/2 litro de leche 125g de nata 1 vaina de vainilla Caramelo 100g de azúcar Comenzamos infusionando la leche con la nata y las vainas de vainilla. Por un lado batiremos las yemas con los huevos, el azúcar y las semillitas de vainilla. Mezclamos ambas preparaciones. Hacemos un caramelo rubio con los 100g de azúcar y cubrimos el fondo de nuestro molde. Llenamos con la mezcla de leche y huevos. Yo siempre los hago en la olla gm en función guiso por 8 minutos en budinera con tapa y agua hasta la mitad pero por supuesto lo podemos hornear por 45 minutos a baño maría con calor arriba y abajo a 160º. Se debe dejar enfriar en la misma agua y luego llevar a la nevera hasta desmoldar. Caro :)

Fuente: enlacocinadecaro.blogspot.com.es

Recetas888 is a recipe search engine that find recipes with advanced filters like ingredients, categories and keywords.
Recetas888 does not host recipes, only links to other sites. | FAQ | Privacy
Copyright 2019 ® - Contacto