bacalao en salsa marinera vasca | macarrones para 20 personas | coca de verduras casera | polvorones de nuez | recetas 888 | recetas de trufas de cafe nata | conejo guisado con pimientos
Iniciar sesión

Ingresa para recetas888 con el fin de guardar sus recetas favoritas

Si aϊn no te has registrado, regístrate ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

Haciendo uso de aquella vieja canción, para ésta cocina “virtual” que decía: Si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escoba Si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escoba Cuantas cosas barrería……. Primero, lo que haría yo primero Lo primero que haría, sin lugar a dudas es volver atrás, pero con la experiencia que me ha ido dando los años en la blogosfera y haber puesto el nombre a todas las fotos que he ido realizando….ya que muchas, muchas de ellas se han ido haciendo famosas por “la nube”, la han ido usando, sin que citen su procedencia: mi blog, Mi cocina. Con la escoba “barrería” quizás, algunos textos, la introducción y quizás la forma de explicar las recetas….. Y una de ellas, sin lugar a dudas es la entrada de éste delicioso molusco, tan consumido en mi tierra, tradicional comerlo en crudo: la concha fina. No le puse el nombre a la foto y qué mal expliqué como limpiarla…. Conchas finas crudas (enlace pinchando aqui) Aunque también me gusta prepararla a la plancha (AQUI encuentran la receta) (con un majaillo, kétchup y mostaza). Quizás, también “barrería”…. mi pesadez en las redes sociales con el hastag de #envidiacocina (perdí la cuenta….) compartiendo muchas, muchísimas fotos de mis platos con la ilusión de ganar un concurso promovido por el Diario Sur de Málaga. Ahí salió una de mis fotos, el objetifo: compartiendo foto de nuestros platos favoritos poder conseguir una cena para dos personas en el Restaurante del gran cocinero malagueño Jose Carlos Garcia, ubicado en Muelle Uno, del Puerto malagueño, con una estrella Michelín. ¡¡ No lo conseguí por cierto !! Quienes me conocen personal e incluso “virtualmente” saben que nunca suelo concursar (salvo contadisimas ocasiones)….. en alguna ocasión lo he hecho por compromiso y en las menos por la ilusión como no, de ganar….como en ésta que he indicado. Tengo que reconocer que pusé quizás, demasiado énfasis a la hora de concursar, de poder conocer personalmente a éste malagueño que lleva a gala nuestra gastronomía y ver su cocina….y por supuesto degustar sus recetas. Aún, al día de hoy no he podido ir….no he podido disfrutar de su cocina, en su nuevo restaurante, como hacía con la de su padre, en la década de los 80 y 90, cuando por motivos profesionales, debía y quería invitar y asombrar a los más importantes clientes o proveedores de la empresa en la que trabajé durante tantísimos años: El restaurante Café de París. U n gran restaurante, que forma parte de la historia de la alta gastronomía malagueña y de mis recuerdos. (Nunca olvidaré, no sólo su calidad, la elegancia y aquellas vajillas de diferentes formas y colores, se quedó marcada en mi memoria aquel plato azul y dorado.....) José García Cortés, el padre, un genial coci­ne­ro al que pa­ra navegar en solitario se aventuró a cambiar las dos primeras estrellas Michelin que había conseguido con La Hacienda de Marbella para la costa, por una churrería en Rincón de la Victoria. Allí, entre los deliciosos tejeringos y los especiales platos que José le preparaba a los amigos y avisados que sabían de sus pasadas excelencias, siempre con la ayuda de su mujer en la cocina, se crió José Carlos. Y fue a principio de los años 80 cuando desde la Axarquia malagueña, llegó a Málaga e inauguró el Restaurante Café de Paris, donde trabajó al mismo tiempo que realizó sus estudios en La Cónsula, ésa cuna de grandes profesionales de la gastronomia malagueña. Posteriormente llegaron sus pasos a grandes y prestigiosas cocinas como El Celler de Can Roca y Martin Berasategui, para hacerse cargo del Café de Paris. De ahí, desde La Malagueta, al Muelle Uno....donde inaugura su nuevo restaurante Jose Carlos Garcia (En éste enlace podrán saber más sobre él) . Fue en el año 2002 cuando en Málaga, no sólo brillaban las estrellas en el cielo y en el reflejo de la mar, en La Malagueta comenzó a brillar rutilante una estrella Michelin en el firmamento de la gastronomía malagueña, la concedida a éste joven cocinero, con una cocina innovadora pero sin olvidarse a las raíces malagueñas. En el horizonte, desde su restaurante, se recorta la silueta del Castillo de Gibralfaro, de La Alcazaba, La Catedral….y enfrente el mar, la mar. Esa mar de nuestra Bahía, del Mediterráneo que bajo la confluencia de las aguas atlánticas hace que sus aguas sean ricas en nutrientes y podamos degustar de ésos “pescaitos” que ha hecho famosa a nuestra Costa del Sol y como no su delicioso marisco….como las conchas finas. Conchas finas que Jose Carlos Garcia preparó in situ en el último evento Food & Wine Festival (En éste enlace hice un pequeño reportaje en mi blog) al que acudí a verle cocinar y que por cierto, no tuve el “valor” para pedirle una foto…quizás algún día…en su Restaurante JC Garcia, en Muelle Uno… Mientras, me conformo con seguir su receta (uno de sus 20 bocados de su ya famosa menú) y prepararla en Mi cocina… concha fina con gelatina de margarita, toda una genialidad….. La Concha fina malagueña, "Callista Chione", conocida tambien como "Almeja Malagueña" de color pardo rojizo o rosado, también recibe el nombre de "Almeja Cebollera", debido al color, a la forma globosa y al brillo de la concha, que recuerda a la morfología externa de la cebolla. Como siempre suelo decir, hay que comprar el marisco en sitios de confianza. Para saber si son frescas o no, tiene que costar trabajo abrirlas con el cuchillo, su carne debe ser firme y dura, no estar blanda y babosa. Y por último desechar las que tengan mal olor ya que es señal de que estaba muerta. ¿Cómo lo hice? Preparar un coctel margarita mezclando una copa pequeña de tequila blanco, media copa de Cointreau y un chorreón de zumo de limón (puse la mitad de la cantidad de Conitreau). Diluir dos hojas de gelatina en agua durante unos cuatro minutos (siguiendo las instrucciones del fabricante), escurrirla bien y echarla en el coctel, removiendo con unas varillas de forma que no queden grumos. Pasarla a un recipiente y dejarla enfriar en el frigorífico unos dos o tres horas. Limpiar las conchas finas: Tienen que estar frescas, vivas…..és fácil de comprobar, en el propio mercado se aprecia como se abren, sacan la lengua roja (es el músculo que les permite moverse en los fondos marinos). Dejarlas sumergidas en agua con sal (el agua debe estar salada como el sabor del mar), durante una hora aproximadamente, en ése tiempo soltarán parte de la tierra que pueden traer en su interior y se abrirán o bien se “relajarán” pudiéndoseles abrir con más facilidad. Enjuagar bien las conchas y abrirlas, con mucho cuidado, con la ayuda de un cuchillo dividiendo las dos partes. Para limpiarlas quitamos toda la parte verde (algunas veces marrón oscuro, incluso negro) y luego levantar la lengua y quitar la telilla marrón que hay debajo. Ahora despegar toda la carne pasando el cuchillo por debajo en ambos sentidos. Comprobar y quitar las piedrecitas (si las tuviese) que suelen críar a la derecha e izquierda del principio de la lengua. Enjuagar bien bajo el grifo y volverlas a colocar en la concha. Machacar en un mortero unos cuantos granos de pimienta negra. En el recipiente donde se vaya a servir, colocar hielo picado, encima poner la concha fina, espolvorear con la pimienta negra y colocar al lado una buena y generosa cucharada de la gelatina de “margarita”…… Disfruten de Málaga, de su luz, de su sol, de su arte, de su cultura, de su rica y deliciosa gastronomía….y no se olviden del mar, siempre la mar..

Fuente: micocinacarmenrosa.blogspot.com.es

Como una de las ganadora del concurso de tapas que promovió el blog Cocina&recetas de Hola.com cocina , pude disfrutar el pasado 18 de Septiembre de mi premio. Gracias a mi receta de Mini hamburguesas de garbanzos al azafrán disfrute de un curso corto de tapas en la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu de Madrid. Esta escuela fue fundada en París en 1895 y se ha convertido actualmente en el grupo de formación de mayor prestigio en las artes culinarias y la hostelería. La escuela de Madrid es la tercera sede europea de la institución francesa y sus instalaciones son una maravilla para cualquier cocinero. Como maestro en la cocina pudimos disfrutar de la experiencia del chef Víctor Pérez, que entre muchos sitios en los que ha trabajo y aprendido, está el hotel Palace le Bristol de Paris con tres estrellas Michelin, el restaurante Martín Berasategui del País Vasco o el restaurante Santceloni de Madrid con dos estrellas Michelin. En el taller preparamos dos increíbles tapas: Primero preparamos Pan “souffle” relleno de queso. La mitad de los panecillos los acompañamos de membrillo y la otra mitad de jamón. Una delicia espectacular. La segunda tapa fueron Puerros asados con romesco y vinagreta ahumada. Los puerros los acompañamos además de unos huevos de codorniz escalfados. Una tapa muy sencilla y llena de sabor. Se aprende tanto en estos cursos, tantas ideas, trucos y técnicas, que solo puedo dar las gracias a Cocina&recetas y a Hola.com por este premio y por la estupenda organización. Un fuerte abrazo para todos mis compañeros del taller, fue un placer conoceros.

Fuente: sacaelcucharon.blogspot.com

Esta receta se la vi hacer a Martín Berasategui en el programa de televisión Robín Food, me encanto y pensé: ese aceite tiene que estar buenísimo y quedara bien con cualquier receta: carne, pescado o fiambres. No me equivoqué, al contrario, quede muy sorprendida por su estupendo sabor. Aquí tenéis la receta. INGREDIENTES. 100 Gr. De AOVE. 100 Gr. De aceitunas negras sin hueso. 5 Alcaparras. 5 Anchoas. PREPARACIÓN. Ponemos en la trituradora las aceitunas, las alcaparras y el aceite, trituramos bien y añadimos las anchoas, volvemos a triturar y listo, ya tenemos nuestro aceite negro preparado para disfrutar de el. Como veis es muy, muy fácil de preparar y esta riquísimo.

Fuente: elpucherodelabruja.blogspot.com.es

¡¡ Qué dedo me corto que no me duela !! Así me respondía mi madre, abriendo su mano y enseñándome sus dedos….cuando con mi inocencia, propia de la niñez cuando se tiene cinco años y durante cuatro me había sentido centro de su universo y le preguntaba: ¿Mamá a quien quieres más, a mi hermano o a mi?. Y ésta es la respuesta que yo misma me doy cuando pienso en mis gustos personales en cuanto a actividades para pasar mi tiempo libre, en lo que hoy en día denominamos “hobby”, usando, si me lo permiten, un anglicismo tan propio de nuestro tiempo. ¿Qué prefiero, qué me gusta más?....quienes visitan mi blog pensarán que la cocina, quienes me conocen personalmente dirían que el mar….la mar, otros quizás se inclinen y piensen que la lectura, los libros e incluso hay quien se aventuraría y diría que viajar. ¿Qué dedo me corto que no me duela?...mi mano debería tener más de cinco dedos, o quizás debo extender las dos para responder como mi madre y ponerme a pensar que no puedo decidirme por uno de mis hobbies en concreto; ¿Cuál digo para no mentir? ¿la gastronomía, bucear y pasear junto a un ser muy querido, amado…. Viajar, el cine, la música, la arqueología, la pintura (me puedo perder en un Museo), la arqueología y la historia, la lectura…..los libros (de tapa dura a ser posible, manías que tiene una)? Sí, los libros, ésas puertas que se abren a otros mundos, leerlos es uno de mis hobbies, tenerlos en mi biblioteca es una de mis pasiones. Siempre hay un libro unido a mi día a día, una historia, un mundo por descubrir y compartir con los protagonistas de la mano de su autor. Así que, estimados y queridos seguidores de Mi cocina, no se extrañen que de vez en cuando, comparta algún que otro momento de mi vida en cuanto a “evento” literario al que asisto entre tantas recetas de cocina; perdonen quizás éste lapsus entre plato y plato, ya que sin darme cuenta mi blog no sólo se ha convertido en un recetario, sino también en mi libro de bitácoras escrito en el barco de mi vida, unas veces en calma otras a golde de las olas. De hecho, en éste enlace verán mis entradas sobre presentación de obras de dos grandes escritores malagueños a los que les tengo un especial cariño y admiración, nuestro amigo D. Juan Luis Pinto Doblas y D.Arturo Reyes (aunque realmente es con su obra y personalmente con su bisnieta mi querida amiga Pepa Reyes que realiza una labor impresionante en pro de la obra de sus mayores… D. Arturo y D. Adolfo Reyes ) Y como no, en la presentación de uno de los últimos libros, con mis queridos y admirados nuestros primos Pedro Cantalejo Duarte y Maria del Mar Espejo , grandes escritores, arqueólogos e historiadores malagueños. Aunque he de reconocer que no dejo atrás los libros de cocina, he tenido el gusto y el placer de poder estar con nuestro genial chef Dani Garcia y el gran Martin Berasategui Hace unos días, concretamente el pasado Miercoles, dia 18, unos minutos antes de la hora me entero que a escasos metros de donde me encuentro, un escritor, el heterodoxo por excelencia, uno de los grandes intelectuales de nuestro pais, controvertido y siempre lúcido, Fernando Sánchez Dragó presentaba por primera vez su nueva "novela de no ficción": LA CANCIÓN DE ROLDÁN (Crimen y Castido), todo lo que usted quiso saber sobre el caso Roldán y nadie se atrevió a contar. El lugar elegido, la Casa-Museo "Gerald Brenan" en la malagueña barriada Churriana (La fenicia Syriana. (En éste enlace hablo de él, del gran poeta y escritor, malagueño de adopción, Gerald Brenan). Una novela, testimonio de primera mano del propio Luis Roldán y las peripecias de un escritor, su autor, que se convierte también en protagonista, explicando en primera persona su proceso creativo y entrevistas con todos los implicados en el caso. El gran relato de Sánchez Dragó, que él ya ojeaba asomado, tal y como hacía Gerald Brenan, en su casa de Churriana, dándole el cálido sol de la tarde, en el ventanal que daba al jardín, escuchando el rumor de las fuentes, el susurro del agua y el canto de los pájaros….Ése día, llovió mucho en la capital malagueña, pero a las siete….los rayos de sol se dejó escapar entra las grises nubes, no quiso perderse el astro rey tan insigne momento. Yo tampoco quise perderme ésa presentación, fué espontánea, dejé todo y corrí no queriendo llegar tarde. Fui de las primeras personas en llegar, la sala aún estaba vacía y no quise sentarme en las primeras filas ¿Y si me pregunta…? ¡¡ No tengo ni uno de sus libros !! He leído muy poco de él, aunque he visto sus programas en televisión e incluso uno especial que le hicieron en su casa-refugio de un precioso y tranquilo pueblo de Soria….. No había mucho público, estaba sentada en una de las últimas filas, en una silla de nea, olor a madera y a libros, en mi retina aún estaba la imagen de la máquina de escribir de D. Gerardo como le llamaban los vecinos, de aquellas negras y viejas teclas, cuantas bellas palabras quedaron impresas en papel; todo allí emanaba cultura, rodeada de poesías y frases escritas en las paredes. En la quietud de la sala todo recordaba a los momentos vividos en ellas por grandes escritores y poetas….y de pronto, con paso lento y una gran sonrisa en sus labios, puntual, entró Sánchez Dragó. Más de dos horas y media, nos presentó su novela, su último libro que si me lo permiten resumo en una sola frase «No enseño. Cuento», decía Montaigne. Y eso es lo que en éste libro indica que hace su autor, sin vestir togas ni subirse a púlpitos. Hay cosas que no pueden decirse, y es cierto. Pero lo que se tiene que escribir es lo que no se puede decir.» Dragó hace suya esa frase de María Zambrano en esta novela de no ficción donde todos los personajes, menos uno, aparecen con nombre propio y en la que sigue las huellas literarias de Dostoievski (Crimen y castigo), Arthur Koestler (El cero y el infinito), Truman Capote (A sangre fría) y Emmanuel Carrère (Limónov). Yo personalmente, descubrí a un magnifico escritor, una persona con una riqueza cultural increíble, simpatíquisimo, con un gran léxico y con el que comparto pasión por Oriente (Thailandia, Japón….), de ello estuvimos hablando unos minutos. Y por supuesto, la ilusión de tener en mi biblioteca un ejemplar firmado por él....¡¡ no podía dejar pasar la oportunidad !! Lógicamente no entro, nunca lo hago en cuestionar el lado humano de mis artistas preferidos, ya sean escritores, cantantes, pintores, actores o cocineros…..ahí impera mi más absoluto respeto por las personas, por su forma de ser, de pensar e incluso de actuar en la vida. Por lo que quiero dejar constancia, que ésta entrada en Mi cocina, la mueve mi gusto, mi pasión por los libros, por leer; por ello, porque me sentí entusiasmada por el momento y la experiencia de oirle hablar de literatura, de disfrutar de la cultura, abro, una vez más, ésta puerta a mi biblioteca a quienes me visitan, compartiendo una de mis pasiones: la literatura, los libros. Todo no va a ser hablar de comida…. Hay que alimentar el cuerpo, pero también hay que alimentar el espíritu.

Fuente: micocinacarmenrosa.blogspot.com.es

Al principio mi madre me miraba raro cuando echaba salsa de soja a mi parte del pescado y, aunque nunca me he sentido culpable por ello, si que pensaba que realmente iba en contra del dogma de la religión vasca hacer este tipo de mezclas y añadir especias o salsas "exóticas" a productos que, como se suele decir, ya son buenos de por si y no necesitan ninguna floritura. Aquí es a veces casi palpable la hostilidad de la gente cuando se mencionan productos como el jengibre, el curry o la salsa de soja y esta hostilidad adquiere su cota máxima cuando son utilizadas en platos tan tradicionales como el pescado a la parrilla. Pero las cosas están cambiando y aunque pensaba que era el perro verde del lugar, por echarle soja al pescado como los japoneses, el otro día vi en youtube a Martín Berasategui , alias 4 estrellas michelín y suprema autoridad de la nueva cocina vasca, haciendo esta receta y sinceramente me subió la moral arriba. No es que me guste el pescado con soja, es que el pescado con salsa de soja y yo somos pareja. Siempre he pensado además que la salsa de soja es el Chanel Nº5 de la gastronomía. Vale para todo y la invito prácticamente a todas mis preparaciones. Cuando la añado al pescado normalmente lo hago directamente sobre mi plato como sustituto de la sal. La mezcla de la soja con ketchup la había probado en recetas de pollo, de carne y de arroz, pero curiosamente nunca en una de pescado y la verdad es que no se me ocurre por qué. Aunque suene raro al principio, la unión de las dos salsas es una receta ganadora que es muy común en la gastronomía oriental. Es como si las dos hubieran nacido la una para la otra, se complementan perfectamente. Una es alegre, ácida y dulce. La otra es seria, profunda y salada. Juntas forman una de las salsas agridulces más sutiles y diplomaticas que hay. Con lo de la soja Martín ya me había ganado, pero otra de las cosas que me animaron a hacer el plato es que la lubina se cocina a la plancha en una sartén en lugar de en el horno como es habitual. Lo mejor de esto es que el pescado adquiere la tonalidad de caramelo en la superficie, la costra, que es, siempre y en todas partes, lo mejor de cualquier cosa. Aunque ya los romanos lo consideraban uno de los pescados más nobles, la lubina, no siempre ha sido tan sofisticada, festiva y cara como lo es hoy en día sino que, más bien, ha sido denostada durante mucho tiempo como una variedad sosa y como comida para enfermos. Parece ser que el culpable del renacer de la lubina, uno de ellos al menos, fue pedro Subijana, con su famosa lubina a la pimienta verde que preparó por primera vez en aquel Akelarre de entonces (1977-78), tan distinto al de ahora. Yo no la he probado pero por su aspecto lo haré imperativamente. Ya tengo preparada la receta. Lubina a la pimienta verde con emplatado viejuno ¿Inventó Subijana la lubina? No. Una de las recetas con más renombre internacional es la lubina en papillote, creada por el cocinero del Papa León III (s. VIII) y servida en la coronación del emperador Carlo Magno. Desde entonces los cocineros no han parado de crear platos con ella y hoy se pueden encontrar recetas con azafrán, hinojo pimienta verde tomillo, calvados algas salvia, menta, txakoli, estragón y hasta esta que traigo yo hoy. Coronación de Carlomagno por el papa León III, Estancias del Vaticano, Rafael Sanzio Como curiosidad del día decir que el nombre de la lubina viene del latín lupus que todo el mundo sabe, gracias a Hobbes ("Homo homini lupus") y a las clases de filosofia, que quiere decir lobo. La lubina es literalmente el lobo de mar (y por tanto Jack London estaba equivocado). No es ningún chiste, la lubina aunque es pequeña comparada con un lobo o un tiburón también es muy voraz y rápida en el ataque. Además es omnivora, como nosotros, y sus presas son de todo tipo y condición. Se alimenta de crustáceos, pequeños pulpos o peces e incluso de algas y gusanos. Si le dieses pasteles quien sabe si se los comería también. Otra cosa en la que se parece a nosotros los humanos, es que cuando se pesca una, la otra se queda días en el sitio esperando su regreso. Lo cual, sinceramente, da bastante pena. Aunque esta completamente prohibido hacerlo, todavía hay desalmados que la pescan detonando explosivos al encontrar bancos ella. Por suerte la mayoría de pescadores no utilizan técnicas tan abusivas. Estos pescadores viven una vida difícil porque la lubina no debe ser una especie fácil de engañar ni de pescar. No sé si es por ello que la mayoría de lubinas que encontramos en la pescadería provienen de piscifactorías. Hace poco vi un vídeo que me gusto tanto que he decidido compartirlo solo porque tiene algo que ver y puede interesar a alguien. En el vídeo Dan Barber, un chef neoyorquino, cuenta la historia de cómo se enamoro de un pez. Un pez criado en el parque natural de Veta la Palma , España, donde se practica una agricultura sostenible que ojalá fuera más habitual de lo que es. Allí se crían las mejores lubinas de cultivos acuícolas del país y probablemente del mundo. (Ved el vídeo si os interesa, esta es inglés pero podéis activar los subtitutos en castellano si lo necesitas) Aunque me hubiese gustado mi lubina no era oriunda de Veta la Palma, ni del medirterraneo, ni del atlántico, pero estaba muy buena también. Al hacerla cometí el error de utilizar salsa de soja oscura en lugar de clara. Lo hice porque se me había terminado la clara y es por eso que el pescado tiene un aspecto algo más negro de lo ideal. Como ya he dicho nos gustó mucho de todas maneras, y repetiremos seguro, pero si lo vas a hacer recuerda utilizar salsa de soja clara si puedes. Espero que os guste. {RECETA DE LUBINA CON REFRITO DE KÉTCHUP Y SALSA DE SOJA} INGREDIENTES 1 lubina limpia de 1 kg. aprox. (Si como yo, utilizas una lubina de tamaño más pequeño reduce la cantidad del resto de ingredientes a la mitad) 100 g de aceite de oliva 2 dientes de ajo fileteados 2 cucharadas soperas de salsa de soja clara (en mi caso es oscura) 1 cucharada sopera de kétchup 1 pizca de cayena 1 cucharada sopera de perejil picado ELABORACIÓN 1. En caso de que no se lo hayas pedido al pescadero limpia bien la lubina de escamas, tripas y agallas. Ábrela en forma de libro. Unata sobre toda la superficie un poco de aceite de oliva y sazona ligeramente. 2. Cocina el pescado en una sartén antiadherente grande, primero con la piel hacia arriba unos 4-5 minutos o hasta que haya adquirido un color tostado muy favorecedor. Dale la vuelta y cocina por el lado de la piel otros 4-5 minutos o hasta que también la piel se haya tostado y el pescado esté hecho. Sabrás que lo está porque la espina central compenzará a soltarse. 3. Cuando al pescado le queden unos minutos en la plancha calienta aceite en una sartén a fuego moderado y dora los ajos y la cayena hasta que comiencen a bailar. En ningun caso deberían quemarse o dorarse en esceso porque amargarían el refrito y no nos interesa. 4. Fuera del fuego. Vierte el refrito de ajo y cayena sobre el pesado justo por encima de la espina central. Recupera el refrito volcandolo de nuevo sobre la sartén. Y repite la operación una vez más. 5. Con el refrito preparado en la sartén de nuevo añade el kétchup y la salsa de soja (fuera del fuego) mézclalo bien y caliéntalo un poco antes de volver a verterlo sobre el pescado. Ya casi estamos. Recupera el refrito por última vez. Retira la espina central del pescado y vierte el refrito sobre el pescado. Has terminado. 6. Espolvorea con perejil picado y sirve inmediatamente. NOTAS 1. Puedes sustituir la lubina por un pescado azul o semigraso similar. Verdel, merluza... FUENTES 1. Robin Food, Lubina con refrito de Kétchup 2. Curiosidades de la lubina. 3, Pescados y mariscos Javier Gonzalez Velasco, Lubina

Fuente: restaurantefinmundo.blogspot.com.es

Esta es una receta que nunca hice y que estos dias vi hacer a M. Berasategui con David de Jorge en su programa de la TV5... Me gusto mucho la combinación con bacalao y me dió la idea para una comida en la que tenia como principal motivo consumir los huevos de mis gallinas que estos dias están poniendo como locas ..unos 8 diarios como minimo . Tenia el bacalao , los huevos , el chorizo ,tomate . guisantes .....sólo me faltaban las habitas pero la verdad es que no nos gustan mucho por eso nunca las tengo en reserva.... He leido muchas recetas de huevos a la flamenca y con muchas variantes .....con patatas , esparragos , jamón bacon ....ufff cada paladar es un mundo . La idea la tomé prestada y adapté a mi despensa de este dia ......menudo plato completo , rico ..rico INGREDIENTES .- 2 tomates naturales escaldado y cortados en dados 1 brik de tomate frito 1 cebolla muy picada 1 pimiento verde o rojo muy picado 1 chorizo fresco desmigado 2 dientes de ajo muy picados 8 lonchas de jamón serrano .. opcional 150 gr de guisantes en éstas fechas congelados 6 huevos ecologicos grandes 6 patatas medianas peladas y cortadas en cachelos ..trozos 1 cda de pimenton de la Vera ahumado aceite y sal 8 trozos de bacalao desalado medianos o fresco PREPARACION En una tartera ancha pero con un poco de fondo ponemos un chorro generoso de aceite de oliva y cuando caliente echamos la cebolla muy picada y el pimiento con un poco de sal hasta que se poche , añadimos el ajo y dejamos que sofrian juntos unos minutos Le añadimos el chorizo desmigado con los guisantes y con las patatas cortadas en trozos ....dejamos que se hagan un rato Añadimos el tomate frito ...damos vueltas y al rato el tomate natural cortado en dados ... añadimos un poco de sal y una cucharada de pìmentón de la vera en mi caso ahumado ...dejamos que se haga a fuego medio Una vez que vemos que ha ligado la salsa ..hacemos unos huecos ..tantos como huevos queremos añadir y ponemos los trozos de bacalao con el lomo hacia abajo a los 20 segundos ponemos encima de cada lomo un huevo crudo ....tapamos la olla y bajamos el fuego al 1 o apagamos ...con ese calor se cuecen los dos ultimos ingredientes . Algunos lo meten al horno para que se cuajen ..pero yo no he querido pues con la temperatura de mantenimiento de la tartera y cocina ...se hacen estupendamente. Espolvorear con perejil muy picado ..eso a gustos En algunas recetas he visto que le añaden patatas fileteadas o fritas .... pero en mi caso he querido hacerlas al mismo tiempo para que cogieran todos los sabores ......MARIMI

Fuente: saboresyolores-garlutti.blogspot.com.es

Más allá de la reexpulsión de Mila (que como bien apuntaban los comentaristas, se ha marcado un Santiaga), más allá del injustísimo trato que ha vuelto a sufrir Lidia por parte del jurado, e incluso más allá de las inexplicables decisiones que hemos presenciado (que afortunadamente han vuelto a la senda de la cordura en el momento final), si algo ha chirriado en este programa ha sido esa oda a la dieta macrobiótica con la que se han desmarcado en la prueba de grupo. Mila saca su sonrisa más auténtica en el momento de su despedida Si la semana pasada la prueba grupal me parecía bochornosa, esta semana, me parece que se ha empeorado lo que parecía insuperable. Independientemente de que algunos de los conceptos de la dieta macrobiótica puedan ser aplicables como consejos nutricionales razonables desde el punto de vista científico (sobre todo en sus fases iniciales), los principios filosóficos en los que se apoya son un auténtico disparate cuya promoción en una tele pública es absolutamente intolerable. Se que me meto en un jardín, y que mañana habrá algún comentario quitándome una razón que se que tengo, pero poco se puede añadir cuando la elección o rechazo de un alimento se hacen en base a si son más o menos Yang. Dijo esta que todo el negociete está garantizado por las mejores universidades, ¿cuales? Lo peor del caso, es que encima, lo revisten de un bonito envoltorio en forma de "wellness releches", te ponen a cuatro pijos con mucha pasta y mucho tiempo glosando las virtudes del método, te lo adoban con tres clases de yoga y un par de meditaciones y estamos ante el no va más de la vanguardia New Age con el que los viles mortales sólo podemos soñar. El auténtico Bin Laden macrobiótico Esa es la clave del negocio de los charlatanes, encontrar el envoltorio adecuado con el que convencer al público potencial de que aquello es la releche (en este caso, el reclamo es la exclusividad, como no, y también la excusa para cobrarte una millonada). Pero aunque el charlatán se vista de pijo y coma seitán envuelto en panko, pasta de miso y dos tipos de tofu, charlatán se queda. No me merece más crédito que la bruja Lola, y me hace mucha menos gracia. Os dejo este enlace de una voz mucho más autorizada que la mía para conocer un poco más de este asunto de la dieta macrobiótica, y desde los comentarios, también nos sugieren este video que es completamente esclarecedor... Con calor y frío extremos, Berasategui consigue reducir a algunas de estas despiadadas criaturas PRUEBA DE PRESIÓN: ATRACÓN DE ESTRELLAS Y PREMIO EXTRAORDINARIO En esta ocasión, la prueba de presión congregó en el plató a 35 grandes cocineros que sumaban entre todos 38 estrellas michelín, todo un despliegue, quizás excesivo para el uso que hicieron de ellos. Su papel fue probar los platos y, esta vez si, decidir qué concursante accedía al más preciado galardón de la noche, un delantal dorado que daba acceso directo a la semifinal de la semana que viene. Andrea casi se da la vuelta como un calcetín ante tanto michelinoso Lo bueno de tal acumulación de michelinosos es que vimos caras y escuchamos nombres mucho más desconocidos y descubrimos que más allá de los Subijana, Roncero, Dani García y demás que ya aburren de tanto salir en la tele, hay mucha gente que está haciendo un trabajo estupendo y además ha sido igualmente reconocido. Caras nuevas, por variar un poco La prueba estuvo dedicada a la cocina francesa. A cada uno de los concursantes se le asignó un plato, muchos de ellos auténticos clásicos de la gastronomía gala; buey a la borgoñona, Vol au vent de langostinos, lenguado a la Meunière, etc... Una vez ejecutados los platos, serían los michelinosos, distribuidos en cinco mesas, los que decidirían cuál era el mejor todos (un voto por mesa). Caracoles y ancas de rana, mala suerte para Antonio Después de las clásicas carreras buscando unos ingredientes que conocían a la perfección pese a que ninguno de ellos había hecho nunca las recetas, comenzó la actividad en los fogones. Como siempre, intentaremos explicar la prueba a través de los platos de los concursantes. Y fue precisamente allí, en el supermercado, donde Antonio empezó a cavar su tumba (metafóricamente hablando, que luego te tildan de genocida...), porque al ir a coger los ingredientes olvidó las ancas de rana en el suelo, que era allí donde las había dejado coyunturalmente ya que no podía cargar con todo. Del salón en el ángulo oscuro, de su dueño tal vez olvidadas... Pero tardó en darse cuenta del suceso el alegre sevillano, y muy ufano y lleno de confianza comenzó a preparar sus caracoles, no sin antes sufrir en sus carnes la ya clásica humillación por parte de Somantha, al intentar que pronunciara correctamente la palabra "escargot". Ya cansa, y mucho, la asociación andaluz-paleto que tan simpática resulta en este país y que tan habitual es en este programa, cualquier día se darán cuenta de que a nosotros, aunque a veces no lo parezca, también nos molestan los estereotipos. Esta cara se le quedó a Antonio cuando descubrió el "ancagate" En cuanto se percató del olvido, Antonio asumió, sin atisbo de humor, que la prueba estaba perdida, pese a ello, procuró sacar sus caracoles de la manera más decente posible, aún así, pasaron sin pena ni gloria por las mesas de los chefs y no recibió ni un solo voto. No les dio ni para dos por cabeza A Andrea le tocó en suerte un guiso de pichón de Bresse con mini verduritas. Decían los michelinosos que era uno de los platos más complicados, porque es muy difícil encontrar el punto a este ave tan selecta (las he encontrado por internet a 11 euracos la pieza de medio kilo con todos sus huesos), Además, la historia de Andrea con las aves ciertamente que jugaba en su contra. De primeras, Andrea se horrorizó al ver que el bicho incluía su bonita cabeza emplumada, pero después poco a poco se fue centrando. Sabemos que la disciplina y la concentración es la mayor de sus virtudes, y paso a paso se fue haciéndose con el plato, aunque durante la elaboración, Andrea tuvo momentos de desencuentro con los pichones, como aquel en el que se quemó por tocarlos directamente con la manaza. Ains!!!!, pichón malo, pichón, que nombre más poco cuqui Para el emplatado, Andrea tiro de unas cocottes supercuquis, y con ellas se fue hacia el comedor. Para su sorpresa, le llovieron las alabanzas por parte de los estrellados; que si el punto de cocción es perfecto, que si el fondo está buenísimo, e incluso una de las mesas nombró su pichón como el mejor de los platos, premio más que suficiente para la catalana, que se vino muy arriba con la mención. Visto así no se ve para tanto Cuando Lidia descubrió el plato que le había tocado se encontró con esto... La legendaria sopa de Paul Bocuse Ni más ni menos que la mítica sopa de trufa que preparó en 1975 el chef Paul Bocuse en honor al Presidente de la República Francesa. Si queréis conocer esta receta y otras de este renombrado chef, no dudéis en seguir este enlace al fantástico blog "Cooking The Chef", donde se rinde homenaje a un hombre que en su momento revolucionó la cocina de su país. Se quejó amargamente Lidia durante la elaboración de que su plato era el menos lucido de todos y que, por ello, tenía pocas opciones de victoria, pero su trabajo, sin embargo, fue muy bien valorado por los jueces, y aunque sólo obtuvo un voto de cinco, ella se quedó con la sensación de haber estado muy cerca de hacerse con el delantal dorado. Kevin y Lidia vivieron con tensión el momento del veredicto Sin pena ni gloria pasaron tanto Carlos como Mila. El de Talavera tenía un plato muy lucido, unos volovanes (o vol au vent) rellenos de marisco que a poco que le hubiera puesto un poco de interés le hubieran dado opciones de victoria. Pero Carlos no lo vio así, se quejaba de que con esos pastelitos franceses no iba a ninguna parte, y quizás no puso toda la carne en el asador. Finalmente recogió lo que había sembrado y, al menos yo, no escuché ninguna mención a su plato por parte de los chefs. Sally aprovechó para demostrar una vez más que la competencia le desquicia y se jactó del fracaso de Carlos, como si de esa manera su plato fuera mejor. Volován modelo velero A Mila, como a Antonio, le tocó plato doble, por una parte, un lenguado a la Meunière, y por otra, unos mejillones al vino blanco. Desde el primer momento se vio que no iba a ser su prueba, de hecho, fue el comienzo de otra noche aciaga. Comenzó manteniendo un duro tira y afloja con la piel de los lenguados, o mejor dicho, un tira y no afloja, porque por mucho que ella tiraba aquello no salía. Perdió un tiempo precioso antes de siquiera empezar a cocinar. Le llega a tocar un rodaballo y ni lo intenta A partir de ahí, y ya a contracorriente, todo fueron nervios y prisas, el resultado fue un lenguado de aspecto poco apetecible y que los chefs calaron al instante, "esto no es una meunière". De los mejillones, ni palabra. He visto comidas de hospital más apetecibles Sally quedó relativamente contenta con su suerte, terrina de foie con chutney de mango, y es que aunque no le gusta el mango, dijo sentir debilidad por el foie. El montaje hizo mucho hincapié en la admiración que esta mujer siente por María Marte y en cómo su fulgurante éxito, acaba de ser galardonada con el Premio Nacional de Gastronomía, y su trayectoria suponen un modelo para ella. Sally babea ante María Marte La ejecución de su plato se encontró con un problema de temperaturas, muy entendible en un plató repleto de focos, su foie fue perdiendo consistencia y llegó a la mesa con un aspecto bastante poco apetecible. Al menos, estaría saladito Para Sally fue una auténtica tortura soportar como una tras otra las distintas mesas iban ignorando su plato, se comía las uñas y ponía malas caras hasta que al final, la penúltima mesa, lo escogió como el mejor. De momento se mostró satisfecha, pero terminó estallando en una infantil rabieta lacrimógena con argumentos tales como "debería haber ganado yo porque mi trayectoria es mejor". Trayectoria, ejem, ¿os suena de algo? A Sally empezó a dolerle la muela en plena cata A Kevin le tocó en suerte un auténtico clásico de la cocina francesa, el buey a la borgoñona (boeuf bourguignon; toma Somantha), un guisote sabroso y especiado de esos que se hacen sin prisas a fuego lento. Este fue el resultado del trabajo de Kevin Ya sabemos de programas anteriores que Kevin no es precisamente un experto en guisos, pero realmente en este tipo de platos influye más la paciencia que la ciencia. El caso es que, ya sea porque tocó la flauta por casualidad o porque realmente ha aprendido algo en las clases de cocina, parece ser que el plato de Kevin estaba bien bueno, y con dos votos, fue elegido ganador de la prueba y se pudo enfundar el delantal dorado que la aseguraba una plaza (pienso que efímera) en la semifinal. Kevin se ganó su derecho a disfrutar del pijispá de la prueba siguiente PRUEBA DE GRUPOS: SILENCIO, MANDA LA PASTA

Fuente: cocinarconciencia.blogspot.com

A escasos metros del estadio del Mestalla, el restaurante de Alejandro del Toro era otro de los locales que llevaba largo tiempo en mi lista de espera. Recientemente, con ocasión de la 12ª edición de Valencia Cuina Oberta , hemos podido visitarlo y comprobar el merecido reconocimiento que tiene este chef. Productos valencianos bien tratados, resaltando sus sabores y llevándolos a un tipo de cocina más elaborada pero sin olvidar sus orígenes. El menú que ofrecía, tenía cierta tendencia hacia los platos de base marinera, por los cuáles me siento más inclinada, así que era un acierto asegurado. La sala decorada con cierto aire moderno, mesas amplias, guardando las distancias entre ellas y donde no faltaba detalle, sin duda, muy agradable. A resaltar, la pared de cristal que separa la sala de la bodega, y a ésta, de la cocina, y que nos permitió comer al lado de valiosas botellas de Vega Sicilia o de Moët & Chandon, aunque, desgraciadamente no pudimos probarlas. Desde nuestra mesa, y entre ese bosque de botellas, se acertaba a ver parte de la cocina y su ajetreo. La sala no es demasiado grande, pero el restaurante también dispone de una elegante terraza acristalada donde también se puede comer o cenar. El servicio, especialmente, la sumiller, muy profesional. Nosotros pedimos un cava Gramona Imperial , botella que retiraron en cuanto nos sirvieron la primera copa para mantener su temperatura. Y ahí viene el único "pero". Quizás por que la sala estaba llena, en un par de ocasiones tuvimos que solicitar que volvieran a rellenar las copas, pero nada más. El resto del servicio correcto y, en conjunto, una relación calidad-precio por encima de otras salas que han participado en esta edición. Volveré a comer en el Restaurante Alejandro del Toro porque me encandila su gastronomía, la elegante decoración del comedor, su cocina acristalada que no guarda secretos y su terraza cubierta para este tiempo de calor que se avecina. ¡Y a vosotros, seguidores inquietos de El Disfrutón os lo recomiendo! - See more at: http://www.eldisfruton.com/disfruta-conociendo/restaurante-alejandro-del-toro/#sthash.DqX49bxi.dpuf El menú constaba de tres entrantes: Restaurante Alejandro del Toro Amadeo de Saboya nº 15 46010 Valencia (ESPAÑA) Teléfono: 963 934 046 - See more at: http://www.eldisfruton.com/disfruta-conociendo/restaurante-alejandro-del-toro/#sthash.DqX49bxi.dpuf Mini Hamburguesa de Atún a la Vinagreta de Wasabi y Ensalada de Algas Tomate relleno de Parmentier de Lubina con sopa de Tomate a la Albahaca Presa Ahumada con Guacamole, maíz al vinagre de Jerez Como plato principal podíamos elegir la forma de preparación del arroz, meloso o seco. Nosotros nos decantamos por esta última opción, y estaba verdaderamente delicioso. De los mejores arroces que he probado en restaurantes de la capital. Arroz seco de camarón rojo con ajos tiernos Y el postre: Chocolate con Mango y Yogur Pedimos un café sólo que fue servido en una curiosa copa-taza o taza-copa, pero no se acompañó de petit-fours. Personalmente, no me importó y considero que el precio del menú estaba ya bastante ajustado para los platos servidos, por lo que no me influyó para nada en la valoración de mi primera visita al restaurante. ¡Repetiremos! Restaurante Alejandro del Toro C/ Amadeo de Saboya, 15 Valencia Tel. 963 93 40 46 Comer en un restaurante como Alejandro del Toro que ha conseguido ganar una prestigiosa estrella de la Guía Michelin es siempre un placer. No es un galardón fácil de conseguir, sino que es consecuencia directa de un trabajo arduo continuo en el que los detalles importan y mucho. Alejandro es el chef y propietario del Restaurante Alejandro del Toro . Se formó desde abajo en el local de sus padres, el conocido ‘Bar Restaurante Aduana’ en el Puerto de Valencia, donde aprendió todos los entresijos de la cocina. Luego vinieron sus estudios de Turismo y Hostelería, su paso por el restaurante de Martin Berasategui en Lasarte y también en ‘Las Rejas’ con el carismático y premiado Manolo de la Osa. En 2001 abrió su restaurante en Valencia, junto al Mestalla, y a los pocos años ya era merecedor de una estrella Michelin. Su propuesta gastronómica es digna y merecedora de todos los elogios, ya que conjuga con sabio entendimiento una cocina valenciana actualizada y basada en los mejores y más selectos productos autóctonos sin caer en ningún tipo de artificio - See more at: http://www.eldisfruton.com/disfruta-conociendo/restaurante-alejandro-del-toro/#sthash.DqX49bxi.dpuf

Fuente: atableconcarmen.blogspot.com.es

El marmitako es un plato tradicional de la cocina vasca. Es un guiso preparado a base de patatas y bonito del norte, que no atún, cuyo origen, se remonta a los platos que preparaban los arrantzales en los barcos, en los que no disponían de mucha variedad de alimentos. Patatas y restos de la pesca. La palabra marmitako de hecho proviene de la palabra "marmita", olla en la que se preparaba este guiso. Se trata de un plato muy completo y nutritivo, que se sirve como plato único, bien caliente. Aunque en la actualidad es un autentico lujo de guiso, en sus orígenes como habéis visto, se trataba de un plato humilde. A mi parecer, los 2 trucos básicos para obtener un buen marmitako, a parte de el uso de productos de calidad, como siempre os digo, se encuentran en 2 cuestiones. Por un lado la preparación previa de un buen caldo de bonito , aprovechando las espinas y pieles de este pescado, que le dará un sabor incomparable. No en vano este plato como hemos visto, se trataba de un guiso que preparaban los arrantzales a bordo, y de seguro esos restos los aprovecharían. Por otro lado, para que nos quede un guiso sabroso, con la cocción del bonito en su justa medida , es crucial la incorporación del bonito en el último minuto con el fuego ya apagado, para que se haga con el calor residual y no nos quede seco. El bonito es un pescado que tolera muy mal el exceso de cocción. Por eso con mas razón aun, se precisa la realización de un buen caldo de bonito para dar ese sabor característico. En mi caso suelo utilizar las zonas menos nobles del bonito, los cogotes y a veces también las colas, ya que tienen una cantidad de espinas importante que me permite hacer unos caldos exquisitos. Son mas económicos y si adquieres el bonito por enteros (a mejor precio), te permiten el aprovechamiento integro de la pieza. Los cogotes convenientemente limpios de espinas y pieles son de lo mas jugosos, al igual que ocurre con las rodajas abiertas cercanas a la incomparable ijada. Para mi gusto la parte mas noble del bonito. Por último, no quisiera dejar pasar la presentación de este plato, sin hacer una pequeña reseña a su ingrediente principal, el bonito del norte, que aquí en el País Vasco es uno de los pescados estivales por antonomasia, y una de las fuentes de ingresos para nuestros arrantzales. El bonito del norte está emparentado con el atún y la caballa, su cuerpo es de color azul plateado, con escamas pequeñísimas y muy apretadas, y su carne blanca. Puede pesar hasta los 10 kg. Los bonitos pequeños de unos 2 kg, los llamamos aquí "tomateros". El bonito del norte es una especie migratoria, que se pesca en las costas cantábricas básicamente en época estival, que es cuando los bancos de bonitos alcanzan nuestras costas en su viaje a las aguas del Norte en Islandia, desde las aguas de Océano Atlántico (triángulo que forman las islas Canarias, Madeira y Azores), que es donde habitan en invierno. Es en este periplo, cuando los arrantzales vascos aprovechan para su captura, mediante el empleo de artes tradicionales conocidas ancestralmente, y nunca mediante el empleo de redes, lo que nos diferencia de otros países, como Francia. Gracias a estas capturas, tenemos este suculento plato que hoy os traigo, que ha de servirse bien caliente, a pesar de encontrarnos en época estival. Vamos pues con la receta que suelo preparar, y que básicamente está basada en una receta del maestro Berasategui. INGREDIENTES: (Para 4-6 raciones) Para el caldo : -500 gr. de pieles y espinas de bonito. -2 zanahorias peladas y en rodajas. - 1 diente de ajo pelado. - 1 cebolleta troceada en cuartos. - 1 puerro troceado en 3 partes. - 2 cucharadas de aceite de oliva. - 1, 5 litros de agua aprox. Para el marmitako : - 1-1,2 litros de caldo de bonito. - 500 gr. de bonito del norte cortado en dados (2 cogotes limpios) - 1 pimiento morrón cortado en dados. - 2 pimientos verdes grandes cortados en dados. - 1 cebolleta picada muy fina. - 1 diente de ajo exprimido. - 5 patatas para cocer (800 gr. aprox). - 1 vaso de txakoli. - La pulpa de 2 pimientos choriceros. - 1 taza de salsa de tomate casera.. - 1 pedazo de pan sopako o del día anterior - 2 puntas de cucharilla de guindilla cayena molida. - 4 cucharadas de aceite de oliva. - sal y pimienta recién molida. - perejil para espolvorear. PREPARACIÓN : En primer lugar limpiamos bien el bonito de espinas y pieles, que reservamos para el caldo. Troceamos la carne del bonito, en pedazos como los que veis en la foto, ni muy grandes ni muy pequeños. Reservamos. Comenzamos preparando el caldo . Se puede hacer la tarde o noche anterior y reservar. En incluso hacer en exceso y congelar. Ponemos en una cazuela las 2 cucharadas de aceite de oliva y a fuego fuerte incorporamos las pieles y espinas. Rehogamos e incorporamos las verduras. Volvemos a rehogar e incorporamos el agua. El agua debe cubrir los ingredientes. Sazonamos ligeramente y dejamos hervir fuerte unos 15 minutos, bajamos el fuego y dejamos hervir otros 10 minutos. No mas de 30 minutos para que no demos tiempo a las espinas y pieles a que nos dejen mal sabor. Colamos y reservamos. Vamos ahora con el guiso . Antes de nada debemos poner nuestros pimientos choriceros en remojo en agua templada, para dar tiempo a que la pulpa se hidrate y poder extraerla con facilidad. 1 hora puede ser suficiente. Calentamos a fuego medio-bajo, una olla grande de fondo grueso de unos 26 cm, en mi caso la cocotte "Le creuset " . Se puede preparar también en una olla grande de barro (marmita), que como sabéis conserva también muy bien el calor. Añadimos el aceite y una vez haya alcanzado calor, las verduras troceadas (pimientos y cebolleta). Rehogamos unos 5-10 minutos revolviendo de vez en cuando. Añadimos el ajo prensado y revolvemos. Pelamos y cascamos las patatas. Las incorporamos al guiso y las rehogamos a fuego suave durante unos 10 minutos, para que se impregnen de los aromas y sabores de la verdura. Añadimos el vaso de txakoli y dejamos evaporar el alcohol. Incorporamos entonces la pulpa de pimiento choricero y revolvemos bien para que se reparta uniformemente por el guiso. Añadimos la taza de tomate casero frito, y el pan del sopako troceado, y hacemos lo propio. Rehogamos unos 5 minutos. Ahora las 2 pizcas de cayena molida. A mi me gusta que tenga un puntito de picante, que realmente no se nota al paladar directamente, pero le da una cierta alegría. Subimos el fuego y añadimos el caldo caliente que cubrirá la preparación. En mi caso utilicé 1 litro largo, casi 1.200 ml, pero ir con cuidado, no os paséis, para que no os quede demasiado aguado. Salpimentamos con cuidado, pues el caldo se reduce con el hervido. Cuando rompa el hervor, bajamos el fuego y dejamos un pequeño borbotoneo, durante unos 35 minutos o hasta que la patata esté tierna. Cuando veamos que la patata esta tierna, retiramos un par de patatas y deshacemos con un tenedor. Mezclamos con un poco de caldo y a la cazuela. Esto ayuda a engordar un poco mas la salsa. Por último, marcamos en una sartén sin practicamente aceite, los trozos de bonito limpios de piel y espinas, y previamente salpimentados. Apagamos el fuego del guiso, y añadimos los tacos de bonito. Cubrimos, esperamos 4-5 minutos y servimos de inmediato para que el bonito no se haga en exceso. Un autentico placer este plato de cuchara, suculento y sabroso, que a pesar de los calores del verano, vale la pena preparar y degustar. A compañado con un buen txakoli fresquito y buen pan casero para untar los restos, ni os cuento. A disfrutar. Consejos: - Las patatas deben cascarse y no cortarse, para permitir que suelten el almidón para que engorde el caldo. - La pulpa de pimiento choricero se puede sustituir por la comprada en botes. A mi me gusta mas el método tradicional y como solo se trata de 2 pimientos, y no de preparar una salsa vizcaina, vale la pena. - El añadido del txakolí, al igual que la pizca de cayena, no se nota practicamente pero a mi me gusta el resultado final. VIRGINIA

Fuente: sweetandsour-vir.blogspot.com

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de marzo nos invita a preparar un plato clásico de la cocina italiana: Lasaña La Lasaña es un plato de pasta de origen italiano, que se sirve en láminas intercaladas con carne y bechamel. La palabra lasaña, proviene del griego “lasanori”, y se refiere al cazo en el que se cocinaba. Cuando hablamos de lasagna nos refererimos a la palabra en singular, para referirnos al plural usaremos la palabra lasagne. Existen muchas variantes de este plato, desde lasañas de verduras hasta aquellas de marisco, e incluso algunas en las que se cambia la pasta por láminas de col, calabacín o berenjena. De hecho en mas de una ocasion he hecho una lasaña con laminas de pan muy finito, muy al estilo de Martín Berasategui . A lo largo de mundo se pueden encontrar versiones llamativas como la lasaña mexicana, cuyas capas se formar con tortillas y el ragú por un chile. Además en la cocina vegetariana cambian la carne por tofu y hacen su propia versión. En esta ocasión he optado por preparar la tipica lasagna boloñesa, con un ragú de carne picada y tomate en el interior, mezclada con su bechamel y su queso parmesado. En casa es la que mas gusta y además me permite incluirla en el recetario de Sandra. Ya habrá tiempo para nuevas versiones. Así que sin mas preambulos vamos con la receta. INGREDIENTES: (Para 4-6 personas) Para la pasta : - 14 laminas de lasaña precocida. Para el ragú de carne: - 1 cebolla roja picada muy menuda. - 2 zanahoria medianas picadas bien menudas. - 2 ramas de apio picadas muy menudas. - 2 dientes de ajo prensados. - 1 ramita de oregano. -1 ramita de tomillo. - Un par de hojas de salvia. - 25 gr de mantequilla. - 1 cucharada de aceite de oliva. - 150 gr. de migas de jamon iberico o panceta sin corteza en cuadraditos. - 500 gr. de carne de cerdo y vacuno picada. - 120 ml de vino blanco. (Un vasito). - 2 latas de 400 gr. de tomate de pera muy picado. - 250-400 ml de caldo de carne. Para la salsa bechamel: - 50 gr. de mantequilla. - 50 gr. de harina todo uso. - 800 ml de leche entera caliente. - Sal, pimienta y nuez moscada recien molida. PREPARACION : Preparacion del ragú de carne o salsa boloñesa : En una saute amplia ponemos la mantequilla y el aceite hasta que estén bien calientes. Añadimos la cebolla, la zanahoria y las ramas de apio picadas muy finamente y los 2 dientes de ajo prensados. Dejamos hacer 5 minutos. Añadimos el jamón (en mi caso) o la panceta picada muy fina en cuadraditos y sin corteza. Bajamos a fuego medio y cocinamos duante 10 minutos dando vueltas amenudo, hasta que las verduras estén bien blandas. Añadimos la carne picada desmigada a nuestra saute y con el canto de la cuchara mientras damos vueltas a la preparacion vamos desmigando aun mas la carne, deshaciendo los grumos que hubieran podido quedar. Sal pimentamos al gusto y en mi caso añadimos las hierbas aromaticas frescas (Oregano, tomillo y salvia). Las recetas que he visto no suelen añadir hierbas aromaticas, pero a mi me gusta mucho el sabor mediterraneo que le aporta. Añadimos el vino y dejamos que se evapore el alcohol, mientras la preparacion hierve a fuego lento durante 5 minutos. Añadimos los tomates en lata bien picaditos y la taza de caldo. Removemos bien la salsa y dejamos hervir a fuego lento parcialmente tapado durante 2 horas. Si viesemos que va quedando demasido seca la preparacion añadimos algo mas de caldo con mucha precaucion pues no debe quedar caldoso, sino jugoso para que no se seque luego en el horno. Reservamos al calor. Si bien esta salsa se puede preparar con hasta 3 días de antelacion y reservar en la nevera, calentandola en el momento de usar. Preparamos la salsa bechamel . Para ello, ponemos una sauté mediana con la mantequilla hasta que se derrita. Añadimos la harina, removiendo constantemente durante 1-2 minutos para que se cocine y pierda el sabor a cruda. Poco a poco y revolviendo vigorosomante vamos añadiendo la leche caliente. Llevamos a ebullicion removiendo constantemente, para que espese y quede suave y densa, pero que no se nos agarre al fondo. Sal pimentamos y añadimos un poco de nuez moscada recien rallada. Retiramos del calor y reservamos tapada para que no se le forme costra. Precalentamos el horno a 190ºC y cocemos la pasta según las instrucciones del paquete. Me hubiera gustado preparar la pasta fresca en casa, pero ha sido un fin de semana muy ajetreado (sabado,carrera de 10 km en Laredo, domingo, partido del Bilbao Basket) y no he tenido tiempo, asi que para estas ocasiones la pasta para lasagna precocida viene muy bien, ya que no necesita el engorroso proceso de cocción y basta con tenerla a remojo en agua muy caliente durante 10 minutos. Ademas esto hace que el proceso de horneado sea bastante mas corto. Yo para cocerla preparo una pyrex amplia. Deposito allí mis laminas de lasagna y vierto sobre ella agua muy caliente de la tetera. Dejo reposar unos 10 minutos, cuidando de que no se nos peguen las laminas.Saco y seco de restos de agua. Montamos nuestra lasagna : Cuando tenemos nuestros ingredientes ya preparados montamos la lasaña. Colocamos en la fuente que va a ir al horno una capa de bechamel, luego cubrimos con las laminas de pasta, ponemos una capa de ragú, otra capa de parmesano recien rallado y finalizamos con una ultima capa de bechamel. En este caso pude repetir el proceso 3 veces, por la altura del molde. Finalizamos con una capa de ragú, otra capa de bechamel y una ultima capa de parmesano recien rallado. Llevamos a horno precalentado durante 20 minutos, ya que al ser lasaña precocida no precisa el horneado habitual de 50 minutos. Gratinamos durante los ultimos 5 minutos hasta que veamos que el queso ha quedado tostado. Sacamos del horno y dejamos reposar al menos 10 minutos para que se asiente. Servimos caliente. Es un estupendo plato único, muy completo que dificilmente puede no gustar y que a los niños les encanta. Consejos : - La salsa boloñesa se puede hacer hasta 3 días antes y se puede mantener cubierta en el frigorifico. Al sacarla solo será preciso calentar. - La lasagna está mejor cuando se cuece de inmediato al horno despues de haber puesto las capas, pues de lo contrario la pasta empezará a absorber los jugos y se secará el ragú interior. - Para recalentar la lasagna, pinchad con una aguja gruesa y verter lentamente un poco de leche para humedecer. Cubrir con papel de aluminio y hornear a 190ºC 20 minutos o hasta que burbujee. VIRGINIA

Fuente: sweetandsour-vir.blogspot.com

Hace tiempo leí en algún lugar ésta frase: “El artista nace, de él depende si se hace”. Siempre estuve convencida y cada día que pasa aún más me reafirmo en ello, que la carga genética determina las habilidades del ser humano, pero el entorno, el lugar en el que se vive e incluso las vivencias de cada persona influye en todos los aspectos de la vida. Será por ello que Málaga es tierra de artista, grandes artistas diría yo en muchas facetas ya sean pictóricas, teatrales, músicos, cantantes, escritores y poetas, sin dejar atrás el mundo de la gastronomía. Puede que sea a que Málaga, gracias a su luz, su color, sus campos, montañas, sierras o la mar, es fuente inagotable de inspiración o porque los malagueños ya tienen el arte en sus genes desde hace miles y miles de años. El que es artista, nace artista, pero tiene que irs perfeccionando día a día, cada minuto, porque como decía el poeta nos hacemos “golpe a golpe, verso a verso….” Cada persona nace con aptitudes, llámese talento o don…. una piedra en bruto que hay que pulir, darle forma hasta por último hacerla brillar. Yo conocí hace unos pocos años a un chef nacido en un pueblecito de Lyon, en Francia, su nombre es Dani Moscugat , quien me comentó que sus orígenes maternos son del Palo, de ésa barriada marinera donde yo nací, vivía justo al lado de mi abuela, María del Carmen Rosa “La Rosilla”, fuente de inspiración que da nombre a mi blog. Aunque la mayor parte de su vida y su trayectoria profesional la ha realizado en nuestro país, brilla el arte malagueño. El dice que: “Quien sabe lo que vale no necesita reconocimientos”…Yo prefiero que disfruten conmigo de aquello con lo que disfruto creando. Yo reconozco su valía como artista y como cocineró disfruté de su cocina y pude comprobar que sus raíces malagueñas no las deja atrás, aunque se ve la influencia de su paso por los fogones con grandes maestros como Martin Berasategui y Pedro Subijana; sabiamos que nuestro amigo Dani es un gran cocinero, bloguero, pintor, fotógrafo, realizador y he descubierto que también es un gran escritor y poeta, ésta es su última publicación: " Jazmines para una biznaga " . ¡¡ Más malagueño imposible…!! Su cocina ha sido fuente de inspiración para “Mi Cocina”, gracias a su receta (pinchando en éste enlace verán su paso a paso) hemos disfrutado de éstas deliciosas croquetas de chocolate. ¿Como lo hice? Ingredientes Para el ganaché: 200 grms. de chocolate de cobertura (fondant), 150 ml de nata (al 33% de grasa), 25 grms. de azúcar, 2 cucharadas soperas de licor de naranja, 20 grms. de mantequilla, una cucharada sopera de ralladura muy fina de una naranja y una cucharada pequeña de esencia de vainilla. Para el empanado: 100 grms. de almendra cruda en polvo, 50 grms. de coco en polvo (en receta original harina de frutas), 5 grms. de azúcar avainillado, un vaso de maicena, dos huevos y pan rallado (éste último ingrediente es de "mi cosecha" personal, debido al miedo de que se deshicieran al freirlas) Los pasos a seguir: En un cazo echar la nata y a fuego lento calentarla sin que llegue a hervir. Añadir el licor de naranja, la esencia de vainilla, la ralladura de la naranja y el azúcar. Remover bien de forma que queden todos los ingredientes totalmente diluidos, en el momento de que empiece a salir vapor de la nata, apartar del fuego y reservar caliente. En un recipiente poner el chocolate troceado junto con la mantequilla e introducirlo en una cacerola con agua, para que al baño maria y a fuego lento, removiendo con unas varillas conseguir que ambos elementos se integren formando una crema suave, con cuidado de que no queden trozos, ni grumos….y que no se llegue a quemar ni pegar en el fondo del recipiente. Incorporar poco a poco, sin dejar de batir, la nata aún caliente al chocolate hasta conseguir una crema untuosa. Apartar del baño maria el recipiente, a fin de que se atempere un poco antes de continuar el proceso. Preparar una manga pastelera con una boquilla sin estrías, taponándola de forma que quede hermética, con papel film o de aluminio, procurando así que no se llegue a salir el ganache de chocolate cuando se introduzca en el interior de la manga Cuando haya atemperado el chocolate, verterlo en el interior de la manga, ayudándose de una lengua de pastelero, procurar rebañar la cacerola donde se hizo el ganaché (así se aprovechará al máximo tan deliciosa crema de chocolate). Cerrar la manga pastelera, introducirla en el frigorífico y dejarla enfriar hasta comprobar que la ganaché ha endurecido, pero aún es maneable, que no esté dura y pueda salir fácilmente de la manga pastelera. Esto podrán realizarlo palpando la manga y comprobando que el ganaché ha tomado algo de dureza. En una bandeja colocar tiras de chocolate, tapar con papel film y guardar en el frigorífico unas cinco o seis horas, tiempo suficiente para que endurezca lo suficiente para trabajarlo con facilidad. Sacar del frigorífico y cortarlo en porciones más o menos iguales para trabajarlos de inmediato con las manos y darles la forma que deseen. Volver a meter en el frigorífico mientras preparar todo para empanar: En un plato echar el huevo y batirlo. En otro plato echar la maicena y en un tercer recipiente echar, mezclando bien la almendra en polvo con el polvo de coco (suelo hacer el polvo uniendo las almendras con el coco rallado en la minipimer) y el azúcar avainillado. Por ultimo poner el pan rallado en otro plato. Pasar los trozos de chocolate por la maicena, posteriormente por el huevo y a continuación por el recipiente de almendras y coco en polvo. Pasar nuevamente por huevo y por último por pan rallado (esto último es de mi propia cosecha, pensé que así, con éste último paso no se me romperían al freírlas). Terminado todo el proceso, guardar en el congelador. (suelo hacerlo en pequeñas tandas a fin de sacarlas del congelador conforme las necesito). Para freírlas aconsejo freidora y aceite de girasol o un aceite de oliva muy suave que deberá estar muy caliente (suelo usar freidora) a fin de que se doren por fuera, que queden crujientes y el chocolate quede semi-derretido por dentro. Acompañarla con helado a ser posible casero (AQUI encontrarán las recetas) : hecho con el mismo ganaché, con helado de jazmin, con un helado de vino moscatel, con un helado de piñones “carapino” o el que prefieran…. Unos hilos de caramelo y frutos secos machacados (en ésta almendras fritas machacadas, algo típico de Málaga). Y como diría Dani Moscugat: Et voilà. ¡¡ Deseándoles un buen fin de semana !!

Fuente: micocinacarmenrosa.blogspot.com.es

Para hacer estas croquetas de bacalao he seguido la receta de Martín Berasategui , lo único que no he puesto ha sido el huevo cocido que llevaba la receta original. INGREDIENTES: 450 g de bacalao desmigado, desalado y en trozos 100 g de cebolleta picada 2,2 litros de leche 75 g de mantequilla 75 ml de aceite de oliva 280 g de harina Harina, huevo y pan rallado para rebozar. ELABORACIÓN: Hervir los 2,2 litros de leche. Por otro lado, en una cazuela amplia, cocinar los 100 g de cebolleta con los 75 g mantequilla y los 75 ml de aceite a fuego suave durante unos 30 minutos, hasta que quede bien hecha. Añadir los 280 g de harina, dando unas vueltas y, seguidamente, la leche hervida, poco a poco, sin dejar de remover. Ir trabajando al fuego sin dejar de remover por espacio de 15-20 minutos. Entonces añadir los 450 g de bacalao salteado previamente con unas gotas de aceite de oliva en una sartén antiadherente. Una vez hecha la masa, colocarla en una bandeja forrada con papel film. Untar la parte superior con mantequilla y forrar con film por encima. Enfriar la masa en el frigorífico, para que quede sólida. Formar las croquetas, pasarlas por harina, huevo y pan rallado. Freírlas.

Fuente: mandilyperejil.blogspot.com.es

Recetas888 is a recipe search engine that find recipes with advanced filters like ingredients, categories and keywords.
Recetas888 does not host recipes, only links to other sites. | FAQ | Privacy
Copyright 2019 ® - Contacto