bacalao en salsa marinera vasca | macarrones para 20 personas | coca de verduras casera | polvorones de nuez | recetas 888 | recetas de trufas de cafe nata | conejo guisado con pimientos
Iniciar sesión

Ingresa para recetas888 con el fin de guardar sus recetas favoritas

Si aϊn no te has registrado, regístrate ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

Haciendo uso de aquella vieja canción, para ésta cocina “virtual” que decía: Si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escoba Si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escoba Cuantas cosas barrería……. Primero, lo que haría yo primero Lo primero que haría, sin lugar a dudas es volver atrás, pero con la experiencia que me ha ido dando los años en la blogosfera y haber puesto el nombre a todas las fotos que he ido realizando….ya que muchas, muchas de ellas se han ido haciendo famosas por “la nube”, la han ido usando, sin que citen su procedencia: mi blog, Mi cocina. Con la escoba “barrería” quizás, algunos textos, la introducción y quizás la forma de explicar las recetas….. Y una de ellas, sin lugar a dudas es la entrada de éste delicioso molusco, tan consumido en mi tierra, tradicional comerlo en crudo: la concha fina. No le puse el nombre a la foto y qué mal expliqué como limpiarla…. Conchas finas crudas (enlace pinchando aqui) Aunque también me gusta prepararla a la plancha (AQUI encuentran la receta) (con un majaillo, kétchup y mostaza). Quizás, también “barrería”…. mi pesadez en las redes sociales con el hastag de #envidiacocina (perdí la cuenta….) compartiendo muchas, muchísimas fotos de mis platos con la ilusión de ganar un concurso promovido por el Diario Sur de Málaga. Ahí salió una de mis fotos, el objetifo: compartiendo foto de nuestros platos favoritos poder conseguir una cena para dos personas en el Restaurante del gran cocinero malagueño Jose Carlos Garcia, ubicado en Muelle Uno, del Puerto malagueño, con una estrella Michelín. ¡¡ No lo conseguí por cierto !! Quienes me conocen personal e incluso “virtualmente” saben que nunca suelo concursar (salvo contadisimas ocasiones)….. en alguna ocasión lo he hecho por compromiso y en las menos por la ilusión como no, de ganar….como en ésta que he indicado. Tengo que reconocer que pusé quizás, demasiado énfasis a la hora de concursar, de poder conocer personalmente a éste malagueño que lleva a gala nuestra gastronomía y ver su cocina….y por supuesto degustar sus recetas. Aún, al día de hoy no he podido ir….no he podido disfrutar de su cocina, en su nuevo restaurante, como hacía con la de su padre, en la década de los 80 y 90, cuando por motivos profesionales, debía y quería invitar y asombrar a los más importantes clientes o proveedores de la empresa en la que trabajé durante tantísimos años: El restaurante Café de París. U n gran restaurante, que forma parte de la historia de la alta gastronomía malagueña y de mis recuerdos. (Nunca olvidaré, no sólo su calidad, la elegancia y aquellas vajillas de diferentes formas y colores, se quedó marcada en mi memoria aquel plato azul y dorado.....) José García Cortés, el padre, un genial coci­ne­ro al que pa­ra navegar en solitario se aventuró a cambiar las dos primeras estrellas Michelin que había conseguido con La Hacienda de Marbella para la costa, por una churrería en Rincón de la Victoria. Allí, entre los deliciosos tejeringos y los especiales platos que José le preparaba a los amigos y avisados que sabían de sus pasadas excelencias, siempre con la ayuda de su mujer en la cocina, se crió José Carlos. Y fue a principio de los años 80 cuando desde la Axarquia malagueña, llegó a Málaga e inauguró el Restaurante Café de Paris, donde trabajó al mismo tiempo que realizó sus estudios en La Cónsula, ésa cuna de grandes profesionales de la gastronomia malagueña. Posteriormente llegaron sus pasos a grandes y prestigiosas cocinas como El Celler de Can Roca y Martin Berasategui, para hacerse cargo del Café de Paris. De ahí, desde La Malagueta, al Muelle Uno....donde inaugura su nuevo restaurante Jose Carlos Garcia (En éste enlace podrán saber más sobre él) . Fue en el año 2002 cuando en Málaga, no sólo brillaban las estrellas en el cielo y en el reflejo de la mar, en La Malagueta comenzó a brillar rutilante una estrella Michelin en el firmamento de la gastronomía malagueña, la concedida a éste joven cocinero, con una cocina innovadora pero sin olvidarse a las raíces malagueñas. En el horizonte, desde su restaurante, se recorta la silueta del Castillo de Gibralfaro, de La Alcazaba, La Catedral….y enfrente el mar, la mar. Esa mar de nuestra Bahía, del Mediterráneo que bajo la confluencia de las aguas atlánticas hace que sus aguas sean ricas en nutrientes y podamos degustar de ésos “pescaitos” que ha hecho famosa a nuestra Costa del Sol y como no su delicioso marisco….como las conchas finas. Conchas finas que Jose Carlos Garcia preparó in situ en el último evento Food & Wine Festival (En éste enlace hice un pequeño reportaje en mi blog) al que acudí a verle cocinar y que por cierto, no tuve el “valor” para pedirle una foto…quizás algún día…en su Restaurante JC Garcia, en Muelle Uno… Mientras, me conformo con seguir su receta (uno de sus 20 bocados de su ya famosa menú) y prepararla en Mi cocina… concha fina con gelatina de margarita, toda una genialidad….. La Concha fina malagueña, "Callista Chione", conocida tambien como "Almeja Malagueña" de color pardo rojizo o rosado, también recibe el nombre de "Almeja Cebollera", debido al color, a la forma globosa y al brillo de la concha, que recuerda a la morfología externa de la cebolla. Como siempre suelo decir, hay que comprar el marisco en sitios de confianza. Para saber si son frescas o no, tiene que costar trabajo abrirlas con el cuchillo, su carne debe ser firme y dura, no estar blanda y babosa. Y por último desechar las que tengan mal olor ya que es señal de que estaba muerta. ¿Cómo lo hice? Preparar un coctel margarita mezclando una copa pequeña de tequila blanco, media copa de Cointreau y un chorreón de zumo de limón (puse la mitad de la cantidad de Conitreau). Diluir dos hojas de gelatina en agua durante unos cuatro minutos (siguiendo las instrucciones del fabricante), escurrirla bien y echarla en el coctel, removiendo con unas varillas de forma que no queden grumos. Pasarla a un recipiente y dejarla enfriar en el frigorífico unos dos o tres horas. Limpiar las conchas finas: Tienen que estar frescas, vivas…..és fácil de comprobar, en el propio mercado se aprecia como se abren, sacan la lengua roja (es el músculo que les permite moverse en los fondos marinos). Dejarlas sumergidas en agua con sal (el agua debe estar salada como el sabor del mar), durante una hora aproximadamente, en ése tiempo soltarán parte de la tierra que pueden traer en su interior y se abrirán o bien se “relajarán” pudiéndoseles abrir con más facilidad. Enjuagar bien las conchas y abrirlas, con mucho cuidado, con la ayuda de un cuchillo dividiendo las dos partes. Para limpiarlas quitamos toda la parte verde (algunas veces marrón oscuro, incluso negro) y luego levantar la lengua y quitar la telilla marrón que hay debajo. Ahora despegar toda la carne pasando el cuchillo por debajo en ambos sentidos. Comprobar y quitar las piedrecitas (si las tuviese) que suelen críar a la derecha e izquierda del principio de la lengua. Enjuagar bien bajo el grifo y volverlas a colocar en la concha. Machacar en un mortero unos cuantos granos de pimienta negra. En el recipiente donde se vaya a servir, colocar hielo picado, encima poner la concha fina, espolvorear con la pimienta negra y colocar al lado una buena y generosa cucharada de la gelatina de “margarita”…… Disfruten de Málaga, de su luz, de su sol, de su arte, de su cultura, de su rica y deliciosa gastronomía….y no se olviden del mar, siempre la mar..

Fuente: micocinacarmenrosa.blogspot.com.es

elBulli y Can Fabes pierden la máxima distinción.- El Nerua de Josean Martínez Alija y Rodrigo de la Calle se estrenan en la guía.- Suben a dos estrellas Diverxo, Àbac y el Club Allard En cada edición, el baile de estrellas Michelin genera expectativas, nervios y decepciones. "Este año va a ser duro", comentaron los responsables de Michelin España con respecto a la guía 2012 para España y Portugal. Duro y difícil como siempre, decían los cocineros, que inevitablemente hacían sus quinielas de deseos, dado el prestigio y la consolidación de la vanguardia culinaria española. Y los peores pronósticos se cumplieron: nada de tres estrellas nuevas. El balance da que pensar: 16 estrellas nuevas y 17 quitadas. Hasta gastrotuiteros franceses decían "¿tanto rollo Michelin para esto?". Y un diplomático Jordi Roca ponía en su Facebook que en esa "noche inolvidable, agria y amarga para muchos, esperemos que el dulce esté por encima de todo". Pero costaba. Se pierden galones en dos de los mayores activos de la potencia gastronómica catalana. Con el cierre de elBulli el 30 de julio se eliminan del mapa sus tres estrellas y la desaparición de Santi Santamaría ha provocado que Can Fabes se quede solo biestrellado, aunque todos pronostican que volverá la tercera, ya con el hereu Xavier Pellicer. "La tercera estrella es del cocinero, y seguiremos trabajando para recuperarla", decía una sonriente y templada Regina Santamaría. Y menos mal que los Roca mantienen el trío estelar en El Celler, Carme Ruscalleda permanece como cocinera cinco estrellas (Sant Pau de Barcelona más dos en Tokio) y se quedan como están los monstruos vascos de 3 brillos, Arzak, Subijana y Berasategui (con 7 estrellas acumuladas en sus restaurantes multi-regionales). La sorpresa en este panorama de escasez en la Michelin 2012 para España y Portugal ha llegado en la lluvia de estrellas para Madrid. La arriesgada fusión de casticismo asiático de David Muñoz en Diverxo ha merecido su segunda estrella y el neoclasicismo de Diego Guerrero en el Club Allard subió a dos. "No me lo esperaba. Había muchos rumores y decían que yo era demasiado atrevido para el gusto Michelin. Pero se ha demostrado que no hay discurso único", decía un Muñoz "dispuesto a comerse el mundo". También se elevó a dos estrellas Jordi Cruz con el Àbac barcelonés. Y cocinó feliz en el Hotel El Palace para los premiados y asistentes al evento, que le dedicaron una ovación. La apuesta gastrobotánica de Rodrigo de la Calle en Aranjuez ha logrado una estrella y otro arriesgado naturalista, Josean Martínez Alija, obtiene su primera estrella para el Nerua de Guggenheim Bilbao. "Ha llegado en un momento perfecto", decía el vizcaíno por teléfono desde su renovada cocina, que acaba de obtener también 3 soles Repsol. Otro aupado al Olimpo es el cordobés Kisko García con Choco y el oscense Lillas Pastia. Y en este quitaypón michelinesco, el gallego Marcelo Tejedor (emocionado en Santiago) recupera estrella para Casa Marcelo y pierde dos estrellas La Alquería, de Sanlúcar la Mayor (Sevilla). Les suprimen una a Koldo Miranda (Avilés, Asturias), Drolma (Barcelona, por cierre), Lluçanès (Barcelona), A Rexidora (Bentraces, Ourense), Gadus (Cala d'Or, Mallorca), La Solana (Gijón, Asturias), Labroche (Madrid, por cierre), Café de París (Málaga), Tierra (Valdepalacios, Toledo), Ramiro's (Valladolid) e Ikea (Vitoria). "Quien diga que no le importan las estrellas miente", comentaba estos días Dani García en el congreso San Sebastián Gastronómika. "No creo que haya muchas sorpresas. Siempre se quedan cortos", musitaba Joan Roca, acostumbrado a esperar subida de rango con sus hermanos Jordi y Josep en El Celler de Can Roca (seis años les costó tener la tercera). Y cortos, cicateros, se han quedado los inspectores de Michelin. Si, según los directivos de la firma de neumáticos, las estrellas se ponen en proporción a las ruedas que se gastan en viajes, parece que hay pocos sitios que merezca la pena mover el coche. Aunque los ocho millones de turistas gastronómicos anuales de España demuestren que algo de valor hay. Horas antes del evento estelar, los máximos candidatos a los 3 brillos, Andoni Luis Aduriz (Mugaritz), Quique Dacosta (Dacosta) y Dani García (Calima) navegaban entre la resignación y la ilusión tranquila, algo así como la paciencia inteligente que recomiendan los budistas. Con sus momentos de "solidez y estabilidad personal y profesional" tenían bastante, decían horas antes de la gala. Aduriz, a quien en la nota de prensa del Larousse Gastronomique le habían otorgado ya las tres estrellas (vaticinio fallido) se quedó en su restaurante (daba de cenar a René Redzepi y Heston Blumenthal) y no se desplazó a Barcelona. Dani García sí viajó, pero una vez más, para seguir en lista de espera. Como siguen esperando subida a tres estrellas en Atrio (Toño Pérez) y a dos Casa Gerardo (Pedro y Marcos Morán). Del mismo modo que el pasado año Michelin llevó su noche estelar a San Sebastián, en esta ocasión la ciudad escogida fue Barcelona, en homenaje al otro gran foco gastronómico, Cataluña. Un "menú territorial", de 15 platos y vinos y cavas, fue cocinado por una brigada de lujo con Joan Roca como coordinador. Carme Ruscalleda, Jordi Cruz, Sergio y Javier Torres y Romain Fornell servían sus delicias y repartían abrazos a los colegas. EL PANORAMA DE LA GUIA 2012: Novedades Nuevos 2 estrellas Ábac. Barcelona El Club Allard. Madrid DiverXo. Madrid Nuevos 1 estrella Maralba. Almansa, Albacete. Solana, Ampuero, Cantabria. Rodrigo de la Calle, Aranjuez, Madrid Nerua. Bilbao,Vizcaya Choco, Córdoba. Marqués de Riscal, Elciego, Álava Lillas Pastia. Huesca Casamar. Llafranc, Girona Es Fum. Palmanova, Mallorca Jardín. Port d'Alcúdia. Mallorca Annua. San Vicente de la Barquera, Cantabria. Casa Marcelo, Santiago de Compostela. A Coruña Silabario. Tui, Pontevedra MENU CATALÁN DE LA NOCHE ESTELAR Esto es lo que prepararon los chefs, una brigada de lujo (Carme Ruscalleda, Javier y Sergio Torres, Jordi Cruz y Romain Fornell) coordinada por Joan Roca, para los premiados y asistentes a la gala Michelin en el hotel El Palace de Barcelona EL CELLER DE CAN ROCA ( Joan, Josep y Jordi Roca): Brioche de trufa al vapor Royal de boletus y castañas Parmentier de calamares al pimentón de la Vera. Postre láctico SANT PAU (Carme Ruscalleda): Mondrian Gastronómico: Brandada de bacalao, pimientos de colores, olivas negras. Ravioli vegetal, calabacín, berenjena, nabo y jamón Joselito. Pie de cerdo, almendras, rúcula y cayena. Postre: Orígenes americanos (chocolate, maíz, yuca y cachaça). DOS CIELOS (Javier y Sergio Torres): Crema tibia de mandioquiña con sagú. Ravioli de foie gras, tomate seco y aceitunas negras. Liebre a la Royal. Postre: África: chocolate con especias para comer con las manos. ÀBAC (Jordi Cruz): Melón con jamón y nitropiruleta de yogur salado con caviar iraní. Sobre galleta crujiente, nieve de yogur, néctar de flores y violetas. Infusión de hojas de higuera con foie gras, migas dulces y saladas. Tomates en rama desecados con agua de pimiento al aceite de oliva, sardina ahumada, coladura de anchoas, piel de pan y albahaca. CAELIS ( Romain Fornell): Macarrones mar y montaña, gratinado al viejo parmesano y trufa blanca. Hoja de ostra, caviar de vinagre y escaluña, sable de parmesano. Cucurucho de ceps y avellanas garrapiñadas. Frambuesa melba cristal.

Fuente: cuinaremrelaxa.blogspot.com.es

Vamos hoy con una receta del Doctor Honoris Causa Martín Berasategui, sí, sí, lo han leído bien Doctor Honoris Causa. Fue nombrado DHC en Tours, Francia el pasado 7/11/2013 y el mismo día realizaba esta receta en el programa de Robin Food, atracón a mano armada de David de Jorge. Un programa que siempre recomiendo porque suelen dar recetas muy interesantes, nada de cocina de diseño o tecnograstronomía, sólo recetas con una base sólida y de gran empaque. Tengo un montón de recetas sacadas del programa y que espero hacer, por ejemplo una de pasta con bogavante, otra los tomates rellenos Kurlinka y otras más. Esta semana que viene empieza la nueva temporada, el programa lo dan por la televisión vasca y se puede ver en las diferentes plataformas digitales, pero lo más sencillo es verlo por internet a través del blog donde aparece el vídeo y la transcripción de la receta. Las carrilleras de cerdo es una pieza agradecida que se puede preparar de mil formas, aquí y aquí encontrarán dos recetas de este blog. La de hoy es una presentación sencilla y exótica, pues nos salimos de lo tópico para hacer un plato medio oriental, con una mezcla de sabores increíble: jengibre, curry, limoncillo y leche de coco, toda una pasada. El limoncillo , lemon grass o critronella es una hierba de origen oriental con un ligero sabor cítrico, de ahí su nombre. Es bastante utilizada en la cocina oriental, sobretodo en la tailandesa. Utilícenle fresco ya que se puede encontrar en tiendas de productos asiáticos. También lo venden en polvo, pero como todas las especies secas, pierde mucho sabor. Lo encontrarán fresco y se puede congelar, es lo que yo hago y así siempre tengo a mano. El jengibre también fresco y el curry pueden usar el que prefieran, bien en pasta o bien en polvo. Esta vez yo utilicé en polvo, una mezcla llamada curry de Madrás de sabor fuerte y rico. La leche de coco que sea sin azúcar, pues se venden los dos tipos: la normal sin azúcar para cocinar y la azucarada para postres. Sólo dos cosas, como verán Berasategui siempre da las cantidades ex gramos y de esa forma evitar las posible ambigüedades de cuan to es una cebolla mediana, etc También tenga cuidado con las carrilleras, son deshuesadas y de un tamaño generoso, luego merman mucho, a veces, y entonces una ración de dos carrilleras por persona parecerá poco. Las pueden acompañar de arroz hervido, patatas al vapor, fritas, etc. Les dejo con la receta que como verán es sencilla y les aportará variedad a sus menús y presumirán de cocineros internacionales. Eso sí, recuerden el vigilar su alimentación. INGREDIENTES: Para 4 personas: - 8 carrilleras de cerdo (Mejor si son de cerdo ibérico) (1 Kg) - 2 zanahorias picadas (80 gr) - 3 cebollas picadas (375 gr) - 15 gr de jengibre picado - 1 tallo de limoncillo (15 gr) - 1 rama de apio picada (30 gr) - 5 gr de harina (Una cucharada sopera) - 1 botella de txacoli (O un vino blanco seco) - 2,5gr de curry - 25 gr de mantequilla - 15 gr de aceite de oliva - Sal Costa, pimienta PREPARACIÓN: Picar el limoncillo en trozos pequeños eliminando la parte inferior del tallo y la superior. En una cazuela a fuego vivo marcamos las carrilleras para que queden bien selladas. Se ponen en la cazuela y se dejan hacer unos 6-7 minutos o hasta que veamos que están doradas, les damos la vuelta y el mismo tiempo. No hay que remover. Retiramos y reservamos. En la misma cazuela añadimos la mantequilla y un poco de aceite, añadimos las verduras, el jengibre y el limoncillo, dejamos sudar unos 7 minutos a fuego medio. Echamos la harina y removemos un par de minutos para que la harina se cueza. Añadimos el vino, dejamos evaporar el alcohol durante 2 minutos y añadimos el curry. Añadir las carrilleras con el jugo que hayan soltado y guisamos a fuego suave y tapado durante 1 hora aproximadamente. Pasado ese tiempo añadimos la leche de coco y seguimos cociendo el tiempo necesario para que las carrilleras queden blandas. Retiramos las carrilleras con cuidado y trituramos la salsa, la pasamos por un colador fino y la volvemos a la cazuela con las carrilleras y dejar cocer unos 5 minutos. Emplatamos dos carrilleras por ración, salseamos y ponemos el acompañamiento que queramos.

Fuente: buenmenu2.blogspot.com.es

Una receta sencilla, pero que como resultado nos da un refresco totalmente natural y muy refrescante, valga la redundancia. No lleva azúcar, pero si encuentra que está un poco ácido por las fresas, se puede añadir azúcar o sacarina según su condición diabética. Hace meses contraté Imagenio en casa y estuve un tiempo sin probarlo, hasta que un día me decidí y empecé a mirarlo, un porrón de canales de los cuales muchos no me interesan. Pero un día haciendo zapping llegué a la televisión vasca y en ese momento estaban haciendo un programa de cocina, Robin Food atracón a mano armada , el cocinero un tipo de lo más cachondo, se llama David de Jorge, explicaba las recetas y las hacía añadiendo comentarios. Total, un programa buenísimo y de lo mejorcito que he visto hasta ahora, desde entonces lo sigo por Internet y me voy imprimiendo las recetas, ya tengo un montón y todas recetas consistentes, nada de diseño, más bien recetas, a veces, contundentes y tipo cocina vasca tradicional, pero sencillas de hacer. Todo un descubrimiento y digno de seguir, no solo sale él sino que martes y jueves le acompaña Martín Berasategui, otros días tiene a veces otros invitados. Perdonen que insista, pero vale la pena. Seguro que iré poniendo más recetas suyas para placer de ustedes, por cierto es el único que me ha contestado a mis peticiones de permiso para usar las recetas, el resto de gente a quien les he escrito no han contestado, por lo cual entiendo que se trata de “silencio administrativo” que se interpreta como un sí. Yo las usaré sin rubor alguno, pero siempre, como hasta ahora, diré la fuente. Por cierto hoy la foto ha salido fatal, tengo que buscar otro sistema. Que les aproveche, cuiden su alimentación y como dice David: ¡Viva Rusia! INGREDIENTES: De 1 a 3 personas - 300 gr. de fresas limpias - El zumo de 4 naranjas - Hielo en escamas o picado - Cubitos de hielo en cantidad - Gaseosa fría (Un envase de ½ litro) PREPARACIÓN Meter en la batidora el hielo en escamas, las fresas y el zumo. Llenamos una jarra grande con hielos y añadimos el batido. Completamos con la gaseosa y servimos en vasos grandes.

Fuente: buenmenu2.blogspot.com.es

PREPARACIÓN: cucharada de aceite de oliva 750 g Muslos de pollo deshuesados en 4 trozos 100 g de bacon en lardones finos 500 g de puerro en tiras 225 g de apio en tiras 1 cucharada de mantequilla 1 pizca de ajo 1 cucharada de harina 1 vaso grande de txakoli 2 dl de caldo 200 g de champiñones 3 cucharada de nata 1 pizca de hojas de perejil picadas 1 pizca de pimentón de la vera 1 cucharada de pulpa de pimiento choricero Zubia Precalentar el horno a 160º. Calentar el aceite en una cazuela la cual luego entre en el horno. Dorar bien el pollo por todos los lados, retirar y reservar. Hacer el mismo paso con el bacón. Colocar la mantequilla en la misma cacerola y rehogar el puerro hasta que quede bien blando durante unos 8-10 minutos. Incorporar el apio, el ajo y rehogar unos 5 minutos más. Agregar la harina, mover bien para que no dore e incorporar el vino y el caldo. Llevar a ebullición. Agregar el pollo y los champiñones a mitades (si son grades los cortaremos en cuartos o más)+ pulpa pimiento choricero + pimenton + nata. Meter al horno directamente en la olla y cocinar 20 minutos hasta que el pollo esté cocido y la salsa espesa. Pasar a cacerola al fuego e incorporar el perejil. Llevar a ebullición suave hasta que esté bien caliente. Servir en plato o en cocotte Esta receta es una versión del programa robinfood con David de jorge y Martín berasategui,recordando al gran saní Santamaría... et voila..

Fuente: sedvory.blogspot.com.es

Tiempo de elaboración : 1 hora Ingredientes: para 2 personas 200 grs. arroz 2 tiras de pota gambones congelados alcachofas congeladas troceadas guisantes congelados medio pimiento verde 1/3 pimiento rojo 1/2 cebolleta 1 tomate 2 dientes de ajo 2 Sobres Fumet de Marisco Gama Martín Berasategui MAHESO 750 c.c. agua aceite de oliva - En una cazuela, sofreír los ajos y la cebolla troceados. - Incorporar los pimientos a cuadrados. - Añadir los guisantes y las alcachofas. - Dejar hacer 5' y añadir el tomate rallado. - Poner los gambones y las tiras de pota troceadas. - Mezclar todo bien y hacer 5' más. - Incorporar la tinta de calamar y remover todo bien. - Colocar ahora el arroz y añadir el fumet de pescado. - Remover y añadir el agua. - Dejar cocer 20 minutos. http://www.maheso.com/

Fuente: joanmasgoret.blogspot.com.es

Como una de las ganadora del concurso de tapas que promovió el blog Cocina&recetas de Hola.com cocina , pude disfrutar el pasado 18 de Septiembre de mi premio. Gracias a mi receta de Mini hamburguesas de garbanzos al azafrán disfrute de un curso corto de tapas en la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu de Madrid. Esta escuela fue fundada en París en 1895 y se ha convertido actualmente en el grupo de formación de mayor prestigio en las artes culinarias y la hostelería. La escuela de Madrid es la tercera sede europea de la institución francesa y sus instalaciones son una maravilla para cualquier cocinero. Como maestro en la cocina pudimos disfrutar de la experiencia del chef Víctor Pérez, que entre muchos sitios en los que ha trabajo y aprendido, está el hotel Palace le Bristol de Paris con tres estrellas Michelin, el restaurante Martín Berasategui del País Vasco o el restaurante Santceloni de Madrid con dos estrellas Michelin. En el taller preparamos dos increíbles tapas: Primero preparamos Pan “souffle” relleno de queso. La mitad de los panecillos los acompañamos de membrillo y la otra mitad de jamón. Una delicia espectacular. La segunda tapa fueron Puerros asados con romesco y vinagreta ahumada. Los puerros los acompañamos además de unos huevos de codorniz escalfados. Una tapa muy sencilla y llena de sabor. Se aprende tanto en estos cursos, tantas ideas, trucos y técnicas, que solo puedo dar las gracias a Cocina&recetas y a Hola.com por este premio y por la estupenda organización. Un fuerte abrazo para todos mis compañeros del taller, fue un placer conoceros.

Fuente: sacaelcucharon.blogspot.com

Es para hacer un risotto perfecto de setas. Es trabajoso pero merece la pena. Es el risotto perfecto. Sale fenomemal si se utilizan ceps. Por su sabor y textura y un sabor dulce como el de las avellanas que le va al risotto como anillo al dedo. Hay que hacer el caldo el día antes para guardarlo en el frigorífico 24 horas. La receta es de un cocinero de la escuela de Martín Berasategui (no sé el nombre, dado que no aparece referencia en su blog, sólo la foto con el maestro). Ingredientes (4 comensales) Para el sofrito * 100 gr cebolla (que nos ean grandes y más bien del tipo dulce) * 1 ajo * aceite oliva y mantequilla * 1 hueso tuetano, Para el caldo * 1 kg champiñones * 1/2 cebolla * 1/2 puerro * 1/4 zanahoria * 1 ajo * aceite de oliva * Un chorrito de Oporto Para la guarnición * 100 gr ceps frescos cortados a 1/4 Para la mantecada * mantequilla 20gr * mozzarella ahumada o fresca Para el arroz * Arroz bomba para cuatro raciones Conversor de medidas | Contador de calorías Cómo hacer Risotto de setas con mozzarella paso a paso Poner en un cazo grande un poco de aceite de oliva para saltear la setas (mejor si son los ceps), cuando estén dorados se agrega el sofrito (previamente hecho como se indica más abajo en consejos) y se le da unas pocas vueltas. Entonces agregar el arroz e igualmente lo removemos un par de minutos. Aparte tenemos el caldo de setas caliente (ver receta del caldo más abajo en consejos), para ir echando el caldo poco a poco (no como en las paellas que se echa la vez). Mientras se echa el caldo se remueve sin parar con una cuchara de madera. Así quedará cremoso al tirar el arroz su almidón. Así pues, A la mezcla de los ceps, el arroz y el sofrito , se va agregando como hemos dicho lentamente el caldo y sin parar de remover, esto debe durar un cuarto de hora aproximadamente. Pasado este tiempo, se prueba el arroz y evaluais si está en vuestro punto deseado. Si es así se retira del fuego. Entonces se agrega la mantequilla cortada a dados y el queso y se remueve sin parar hasta que fundan ambos, En ese momento tendremos un rissoto jugoso y listo para servir Consejos y trucos Recetas de sofrito y caldo para el Risotto : Para elaborar el sofrito : * Picar la cebolla y el ajo (muy picado ) y ponerla junto a un poco de aceite y muy poca mantequilla a sofreir. Poner a fuego bajo y cocinar lentamente la cebolla. * Esperar a que la cebolla esté ligeramente dorada. Entoces agregar el tuetano y remover en el sofrito hasta que se funda. Para el caldo del sofrito * Poner todos los ingredientes (champiñones cortados por la mitad y limpios) en una olla un poco alta y sofreir hasta que todo este tierno, no hace falta color. Los champiñones soltaran mucha agua, entonces agregar dos litros de agua y cocinar a fuego suave una hora * Pasar el caldo por un colador fino, rectificar de sal y agregarle un puñado de ceps secos y un chorrito de oporto bueno, se vuelve a colar, se enfría y se guarda en el frigo, 24 horas. Utensilios Los indicados ne la receta Los cazos deben ser altos

Fuente: mis-recetas.org

Al principio mi madre me miraba raro cuando echaba salsa de soja a mi parte del pescado y, aunque nunca me he sentido culpable por ello, si que pensaba que realmente iba en contra del dogma de la religión vasca hacer este tipo de mezclas y añadir especias o salsas "exóticas" a productos que, como se suele decir, ya son buenos de por si y no necesitan ninguna floritura. Aquí es a veces casi palpable la hostilidad de la gente cuando se mencionan productos como el jengibre, el curry o la salsa de soja y esta hostilidad adquiere su cota máxima cuando son utilizadas en platos tan tradicionales como el pescado a la parrilla. Pero las cosas están cambiando y aunque pensaba que era el perro verde del lugar, por echarle soja al pescado como los japoneses, el otro día vi en youtube a Martín Berasategui , alias 4 estrellas michelín y suprema autoridad de la nueva cocina vasca, haciendo esta receta y sinceramente me subió la moral arriba. No es que me guste el pescado con soja, es que el pescado con salsa de soja y yo somos pareja. Siempre he pensado además que la salsa de soja es el Chanel Nº5 de la gastronomía. Vale para todo y la invito prácticamente a todas mis preparaciones. Cuando la añado al pescado normalmente lo hago directamente sobre mi plato como sustituto de la sal. La mezcla de la soja con ketchup la había probado en recetas de pollo, de carne y de arroz, pero curiosamente nunca en una de pescado y la verdad es que no se me ocurre por qué. Aunque suene raro al principio, la unión de las dos salsas es una receta ganadora que es muy común en la gastronomía oriental. Es como si las dos hubieran nacido la una para la otra, se complementan perfectamente. Una es alegre, ácida y dulce. La otra es seria, profunda y salada. Juntas forman una de las salsas agridulces más sutiles y diplomaticas que hay. Con lo de la soja Martín ya me había ganado, pero otra de las cosas que me animaron a hacer el plato es que la lubina se cocina a la plancha en una sartén en lugar de en el horno como es habitual. Lo mejor de esto es que el pescado adquiere la tonalidad de caramelo en la superficie, la costra, que es, siempre y en todas partes, lo mejor de cualquier cosa. Aunque ya los romanos lo consideraban uno de los pescados más nobles, la lubina, no siempre ha sido tan sofisticada, festiva y cara como lo es hoy en día sino que, más bien, ha sido denostada durante mucho tiempo como una variedad sosa y como comida para enfermos. Parece ser que el culpable del renacer de la lubina, uno de ellos al menos, fue pedro Subijana, con su famosa lubina a la pimienta verde que preparó por primera vez en aquel Akelarre de entonces (1977-78), tan distinto al de ahora. Yo no la he probado pero por su aspecto lo haré imperativamente. Ya tengo preparada la receta. Lubina a la pimienta verde con emplatado viejuno ¿Inventó Subijana la lubina? No. Una de las recetas con más renombre internacional es la lubina en papillote, creada por el cocinero del Papa León III (s. VIII) y servida en la coronación del emperador Carlo Magno. Desde entonces los cocineros no han parado de crear platos con ella y hoy se pueden encontrar recetas con azafrán, hinojo pimienta verde tomillo, calvados algas salvia, menta, txakoli, estragón y hasta esta que traigo yo hoy. Coronación de Carlomagno por el papa León III, Estancias del Vaticano, Rafael Sanzio Como curiosidad del día decir que el nombre de la lubina viene del latín lupus que todo el mundo sabe, gracias a Hobbes ("Homo homini lupus") y a las clases de filosofia, que quiere decir lobo. La lubina es literalmente el lobo de mar (y por tanto Jack London estaba equivocado). No es ningún chiste, la lubina aunque es pequeña comparada con un lobo o un tiburón también es muy voraz y rápida en el ataque. Además es omnivora, como nosotros, y sus presas son de todo tipo y condición. Se alimenta de crustáceos, pequeños pulpos o peces e incluso de algas y gusanos. Si le dieses pasteles quien sabe si se los comería también. Otra cosa en la que se parece a nosotros los humanos, es que cuando se pesca una, la otra se queda días en el sitio esperando su regreso. Lo cual, sinceramente, da bastante pena. Aunque esta completamente prohibido hacerlo, todavía hay desalmados que la pescan detonando explosivos al encontrar bancos ella. Por suerte la mayoría de pescadores no utilizan técnicas tan abusivas. Estos pescadores viven una vida difícil porque la lubina no debe ser una especie fácil de engañar ni de pescar. No sé si es por ello que la mayoría de lubinas que encontramos en la pescadería provienen de piscifactorías. Hace poco vi un vídeo que me gusto tanto que he decidido compartirlo solo porque tiene algo que ver y puede interesar a alguien. En el vídeo Dan Barber, un chef neoyorquino, cuenta la historia de cómo se enamoro de un pez. Un pez criado en el parque natural de Veta la Palma , España, donde se practica una agricultura sostenible que ojalá fuera más habitual de lo que es. Allí se crían las mejores lubinas de cultivos acuícolas del país y probablemente del mundo. (Ved el vídeo si os interesa, esta es inglés pero podéis activar los subtitutos en castellano si lo necesitas) Aunque me hubiese gustado mi lubina no era oriunda de Veta la Palma, ni del medirterraneo, ni del atlántico, pero estaba muy buena también. Al hacerla cometí el error de utilizar salsa de soja oscura en lugar de clara. Lo hice porque se me había terminado la clara y es por eso que el pescado tiene un aspecto algo más negro de lo ideal. Como ya he dicho nos gustó mucho de todas maneras, y repetiremos seguro, pero si lo vas a hacer recuerda utilizar salsa de soja clara si puedes. Espero que os guste. {RECETA DE LUBINA CON REFRITO DE KÉTCHUP Y SALSA DE SOJA} INGREDIENTES 1 lubina limpia de 1 kg. aprox. (Si como yo, utilizas una lubina de tamaño más pequeño reduce la cantidad del resto de ingredientes a la mitad) 100 g de aceite de oliva 2 dientes de ajo fileteados 2 cucharadas soperas de salsa de soja clara (en mi caso es oscura) 1 cucharada sopera de kétchup 1 pizca de cayena 1 cucharada sopera de perejil picado ELABORACIÓN 1. En caso de que no se lo hayas pedido al pescadero limpia bien la lubina de escamas, tripas y agallas. Ábrela en forma de libro. Unata sobre toda la superficie un poco de aceite de oliva y sazona ligeramente. 2. Cocina el pescado en una sartén antiadherente grande, primero con la piel hacia arriba unos 4-5 minutos o hasta que haya adquirido un color tostado muy favorecedor. Dale la vuelta y cocina por el lado de la piel otros 4-5 minutos o hasta que también la piel se haya tostado y el pescado esté hecho. Sabrás que lo está porque la espina central compenzará a soltarse. 3. Cuando al pescado le queden unos minutos en la plancha calienta aceite en una sartén a fuego moderado y dora los ajos y la cayena hasta que comiencen a bailar. En ningun caso deberían quemarse o dorarse en esceso porque amargarían el refrito y no nos interesa. 4. Fuera del fuego. Vierte el refrito de ajo y cayena sobre el pesado justo por encima de la espina central. Recupera el refrito volcandolo de nuevo sobre la sartén. Y repite la operación una vez más. 5. Con el refrito preparado en la sartén de nuevo añade el kétchup y la salsa de soja (fuera del fuego) mézclalo bien y caliéntalo un poco antes de volver a verterlo sobre el pescado. Ya casi estamos. Recupera el refrito por última vez. Retira la espina central del pescado y vierte el refrito sobre el pescado. Has terminado. 6. Espolvorea con perejil picado y sirve inmediatamente. NOTAS 1. Puedes sustituir la lubina por un pescado azul o semigraso similar. Verdel, merluza... FUENTES 1. Robin Food, Lubina con refrito de Kétchup 2. Curiosidades de la lubina. 3, Pescados y mariscos Javier Gonzalez Velasco, Lubina

Fuente: restaurantefinmundo.blogspot.com.es

Cuando ayer. al filo de la una de la madrugada, se anunciaba que Velandrino abandonaba el programa, el murciano aseguró que se marchaba satisfecho porque llevaba un platazo en la cabeza. La respuesta de Chicote, puso sobre la mesa un debate que, no por antiguo, deja de tener su miga: "tu te habrás divertido mucho, pero lo que realmente importa es que el cliente quede satisfecho". Uno de los efectos aberrantes que tienen estos concursos y realities de cocina es que muchos de sus protagonistas, chefs michelinosos y concursantes, acaban creyendo que son genios creativos en una misión divina, y sus creaciones parecen querer buscar más la realización personal que la satisfacción del cliente. Me vienen a la memoria sonados disparates que hemos visto en los últimos tres años; la morcilla a base de tinta de calamar de Miguel Cobo, el caldo de gazpacho con dudoso parecido a cava de su amiguita Begoña, una cebolla con aspecto, sabor (y precio) de bacalao o un trozo de pechuga de pato con pinta de anchoa que hizo Ángel León. Yo soy de los que piensa que para comerme una cebolla que parezca un delicioso bacalao, casi que mejor me como el bacalao, voy a pagar lo mismo y al menos no me iré con la sensación de que he sido engañado por un geniecillo con el ego bien inflado. Velandrino intentó una extrañísima combinación de queso, nabo, patata y anisados que sonaba de lo menos apetecible desde el primer momento. Puede ser que con tiempo y trabajo esto se convierta en algo decente (aunque no tiene pinta), de momento, sus aires de genio creativo para lo único que le han servido es para volver prematuramente a su querida Murcia. Velandrino, justo después de "bajarse del caballo" PRIMERA PARTE DE LA PRIMERA PRUEBA: TRATAMIENTO DE BELLEZA PARA ANCHOAS Siguiendo la tendencia iniciada en el programa anterior, en el programa de ayer hubo pleno de exteriores y especial atención a la cocina local. Punto para ellos (o para nosotros), una de nuestras demandas más recurrentes parece que ha sido atendida. En esta ocasión, el programa comenzó en el puerto de Bermeo, preciosa localidad muy cercana a Bilbao, un marco ideal para dedicar hasta tres pruebas a los pescados que allí se pescan. Raro es que no hubiera una botella de oleoestepa entre las redes La primera prueba tenía como premio la inmunidad y tuvo como protagonista la anchoa. La competición se estructuró en dos partes, una primera para seleccionar tres candidatos, y una segunda donde saldría el ganador de la ansiada inmunidad. Como dice nuestro estimado colaborador Aleix, la primera parte de la prueba parecía valorar más las cualidades de los concursantes como esteticién que como cocineros, ya que consistía básicamente en bañar las anchoas, darle masajes y friegas, bañitos de aceite y finalmente depilarlas, tareas que, por lo que vimos, no están al alcance de las manazas de algunos. Dos de los más manazas de ayer Bueno, pues así, todos en fila, empezaron a trabajar con las anchoas. En principio, todos, incluso él mismo, coincidieron en señalar a Sergio Encantadodeconocerse como el máximo candidato, un tío de la zona, que además decía haber "sobado" las anchoas infinidad de veces. Fue precisamente en el momento en el que Sergio empezó a recular en su papel de favorito cuando surgió el primer rifirrafe de la noche con Carlos, al que todos empiezan a llamar ya "el marqués", por razones evidentes. Un comentario del malagueño, tirado en tono de broma, pero con cierta mala leche escondida disparó un intercambio dialéctico que fue ganando en intensidad y que terminó con los dos bastante cabreados. "Carlos, por aquí huele a caquita" El primero en terminar la prueba fue Sergio, muy sobrado, segundos antes que Mari Paz, pero Susi, la encargada de juzgar esta prueba, se despachó a gusto con ellos. En ambos casos se habían esmerado poco con la depilación y las anchoas estaban llenas de espinas, ninguno de los dos fue seleccionado. Susi machaca a Sergio y éste agacha la cabeza como de costumbre Después llegó Oriol, un auténtico desastre, las anchoas con toda la piel llena de sal y puestas de cualquier manera sobre un trapo. Fue presa fácil para Susi, que cada se iba viniendo más arriba. Oriol se lo puso muy fácil a Susi Finalmente los elegidos fueron los siguientes en acabar, concretamente Luca, Alejandro Melatrufan y María, que celebró su clasificación como si hubiera remotado un 4-0. Melatrufan ignora a Susi durante la cata SEGUNDA PARTE DE LA PRIMERA PRUEBA: LA CLAVE ES NO ARRIESGAR Con 8 de los 11 candidatos eliminados, y sin moverse del puerto de Bermeo, Roncero anunció la dinámica de la segunda parte de la prueba, que él mismo cataría y juzgaría. Se trataba de preparar, en un tiempo récord de 20 minutos, una tapa que tuviera como protagonistas las anchoas que ellos mismos habían preparado un rato antes. Luca es un tipo que me tiene desconcertado, tan pronto muestra una seguridad enorme en lo que hace y esa seguridad se demuestra en su trabajo como le asaltan las dudas y acaba completamente desquiciado. Le pasó en la prueba de las food trucks, en la que actuó como jefe, y le volvió a pasar ayer tranajando solo. Luca probó casi todo lo que había en el almacén. La idea que empezó a rondarle en la cabeza fue realizar su tapa inspirandose en la Gilda, uno de los más conocidos pinchos de Euskadi y que se prepara con anchoas, piparras y aceitunas. Pero su ansia por innovar le llevó a perder una enorme cantidad de tiempo cortando trocitos de cosas que luego terminaba por desechar. No he llegado a entender qué quería hacer el querubín con estos polvos Como había perdido más de la mitad del tiempo y aun no había decidido qué preparar, al final acabó preparando una tapa flojísima y muy difícil de defender. La llamó "antxoas con espárragos a la vergonzosa", supongo que por la vergüenza que pasó presentándolo, y consistía en un especie de chaperoninas de anchoas (sin siquiera un poquito de aceite y sin lavar), rellenas de encurtidos y coronadas por unas puntas de espárrago, todo ello napado con una emulsión de ajo frito que se le había cortado. Uff, esto si que es improvisar Roncero en seguida vio en el madrileño presa fácil y sacó su pose de latin-chulazo a pasear. Criticó que la anchoa estaba en bruto, sin matización ni aromatización de ningún tipo, criticó las dudas de Luca y criticó la salsa que le había puesto. Se fue del puesto de trabajo echando una mirada heladora que dejaba muy a las claras que lo presentado no estaba a la altura, y dejando al angelote con tres palmos de narices. Ahí te quedas, chufla Tampoco corrió mejor suerte Mr. Melatrufan que, si bien tuvo las ideas claras desde el principio, no cayó en que las anchoas si no se enjuagan un poquito están realmente saladas. El resultado final fueron estas antxoas, aguacates y caviar de tomate, que en ojo tenían buena pinta. Mola el plato-teja Pero ese buen aspecto en ojo se tornó en malas sensaciones en boca. La combinación de sabores suaves del aguacate y el tomate con la excesiva salobridad de las anchoas tuvieron un efecto potenciador y, al parecer, aquello solo sabía a sal. Tuvo que aguantar el valenciano el rapapolvo de Roncero y ver como se esfumaba la posibilidad de hacerse con la inmunidad. Parece que la opinión de Roncero no se la trufa La más inteligente de los tres fue, en esta ocasión, María. La hooligan reconvertida a cocinera fue la única que se dio cuenta de que con el tiempo tenían, lo más conveniente era no arriesgar. Lo primero que hizo fue desalar y meter en aceite las anchoas, después, confitó unos pimientos del piquillo, puso ambos elementos sobre una tosta de pan y lo aliñó con trozos de encurtidos. Una apuesta segura. No ganará el premio al mejor pintxo, pero le valió la inmunidad Lo que se sale de la normalidad es la pasión con lo que esta mujer celebra cualquier cosa. Su alegría en este caso podía estar algo más justificada, pero es que muestra la misma energía en medio de una prueba, cuando el jurado está decidiendo, cuando está viendo a sus compañeros en una prueba de eliminación e incluso cuando va paseando por la calle. Cuando se enteró de que tenía la inmunidad su celebración no desmereció a las "hakas" de los all blcks neozelandeses. Os juro que es ella Los all blacks celebrando el triunfo de María SEGUNDA PRUEBA: MARMITAKO DE JUGUETE Aún sin moverse del puerto de Bermeo, me imagino que por aquello de amortizar la inversión y el esfuerzo, el jurado planteo la prueba de grupos. En primer lugar, fue María como ganadora de la primera prueba la que hizo los grupos, dos de cuatro miembros (uno de los cuales la incluía a ella misma) y uno de tres. Se aseguró de colocarse en un equipo potente, el morado, con Montse, que actuó como capitana, Velandrino y Marcel, colocó en el equipo gris a Sergio (capitán), Oriol, Alex y Luca, y finalmente hizo otro equipo, el naranja, con los tres restantes, Melatrufan, que fue el capitán, Mari Paz y Carlos. Parece que Montse ya barruntaba lo que iba a ocurrir El jurado anunció entonces que cada equipo tendría que elaborar un marmitako con un pescado distinto, y la propia María fue invitada a repartir los distintos tipos entre los equipos. Asignó caballa al equipo naranja, trucha al equipo y gris y se quedó para su equipo el pescado teóricamente más fácil y agradecido, el bonito. Por último, el jurado anunció que la decisión la tomarían quince fornidos remeros que acudirían directamente desde el entrenamiento (y probablemente hambrientos) a degustar sus creaciones. Aunque a Oriol no le pasaron desapercibidos sus paquetes, en mi humilde opinión, creo que no hay materia para tanto revuelo En el equipo morado, Montse puso en marcha las cosas, puso a Marcel acortar verduras, a Mría con las patatas y dejó a Velandrino limpiando y cortando el pescado. Pero algo no iba bien con el murciano, se le veía ofuscado, afirmaba que se le da mal trabajar en equipo y no se leveía cómodo con la tarea que le habían asignado. Prepararon un marmitako completamente tradicional, sin excentricidades, pero el fallo garrafal vino con las patatas, resonsabilidad de María. 10 minutos antes del final del tiempo aun no estaban en la olla. En esta ocasión invitaron a tres de los colegas para probar los marmitakos, concretamente a Martín Berasategui, Fernando Canales y Pedro Subijana, pero no tomaron parte en la decisión y apenas hablaron un poco de cada plato. Cada vez entiendo menos estos cameos de chefs michelinosos, como diría Oriol, es necesario seguir estando "on fire". Roncero cuanta lo que hacen en Sublimotion a un hierático Berasategui El resultado, consecuencia de la incomprensible falta de previsión, fue el lógico en estos casos, las patatas estaban como piedras. Cuando los michelinosos probaron el engendro, la opinión fue unánime, pero cuando los remeros que venían muertos de hambre se echaron aquello a la boca, el enfado fue más que evidente. El remate fue el rótulo de antena 3, "marmitako de bonito del monte", ahí queda eso. El bonito debía ser del monte, por las piedras que lo acompañaban ¿¿¿¿WTF???? En el equipo gris, todos pensábamos que se iba a armar entre Sergio y Oriol, pero la sorpresa fue que esta semana Oriol había abrazado el karma y decidió comportarse como una ursulina con su reconocido enemigo. Llegó decir que le estaba cayendo bien como persona (para vuestra tranquilidad, según hemos visto en el avance de la semana que viene, este cambio ha sido transitorio). Lo mas complicado fue pararle los pies a Luca Con Oriol domado, Sergio campó a sus anchas, su única tarea de importancia fue controlar los intentos de Luca por introducir en el plato cosas raras como espárragos del tamaño de un brazo y mandar al sumiso Álex. Y el resultado fue un plato de Sergio, una ración minúscula de caldo clarito con dos trozos semicrudos de trucha en el medio. Y mira que él mismo había dicho que los remeros vendrían con hambre y eso era contrario al tipo de plato que el hacía, pues nada, Sergio hasta la muerte. Suerte que los remeros eran medianamente educados, me imagino que después, de vuelta en el barco, no serían tan diplomáticos como delante de las cámaras. ...y la trucha medio cruda ¿¿¿¿¿¿¿¿WTF???????? Y como en este programa parece que lo que se impone es la falta de riesgo, el equipo que lo petó fue el naranja, que hizo el plato más parecido a un marmitako de toda la vida. El plato hasta arriba, espesote y sabroso, muy del gusto de los remeros, que, aun así, seguro que se quedaron con bastante hambre, porque si a ti te dicen que vas a comerte tres platos de marmitako, tu ese día no desayunas. Aprovechando el despiste, los remeros huyen buscando un bar abierto donde comer Durante la preparación del plato del equipo naranja volvimos a ver un pequeño conato de trifulca de Carlos, se empeñó en llevar la contraria a Alejandro, y a este se la fue trufando sucesivamente cada una de las propuestas que le hacía el malagueño. Después de la experiencia de la semana anterior con Sergio, el valenciano no estaba dispuesto a dejar pasar su oportunidad y menos siendo el jefe. En los momentos finales tuvo que imponerse su autoridad a la fuerza, y el buen resultado final hizo que Carlos se amansara y reconociera su error. Al menos tuvo la humildad de recular. No es por nada, Melatrufan se está acostumbrando al roce bastante Aunque esas patatas petreas parecían condenar al equipo morado a la prueba de eliminación, faltaba la confirmación, y esta llegó en forma de cuchillo rojo. Poca sorpresa Entonces María estalló, se sentía tan culpable de haber puesto a sus compañeros en la prueba de eliminación que no pudo contener las lágrimas. Sin embargo, ¿la escuchasteis en algún momento decir que ella debería ir también a la prueba?. Yo no. Excesiva en todas sus emociones

Fuente: cocinarconciencia.blogspot.com

Uno de estos días nos dio por cenar risotto, y qué mejor que probar con los maheso :) Iba con pies de plomo, porque los últimos que probé, que eran de la gama de Berasategui no terminaron de gustarme, así que... no las tenía todas conmigo. Probamos uno de 4 quesos y otro de setas, y esta es mi sincera opinión: El Risotto de 4 quesos de maheso es como su lasaña de quesos, UNA DELICIA!! Lo digo sinceramente, está tremendo, tiene un gustito a queso riquísimo... como se prepara en microondas es mega fácil, para esos días que no quieres cocinar, no tienes que echarle nada, solo mezclarlo, y el arroz queda blandito sin ser una plasta y la salsa sabe a queso.. pero muy, muy sabroso! Recomendadísimo! Y este es el de setas! Al sacarlo del micro queda así, toda la salsa debajo y el arroz encima, entonces hay que mezclarlo bien y probarlo de sal y tal. Este también me ha gustado, pero le añadí un poco de parmesano porque para mí gusto le faltaba un toquecito como de sabor más fuerte, que las setas son como más suaves Y este es nuestro risotto una vez bien mezclado y con un poquito de queso! Una bandeja es un plato completito para una persona, yo lo acompañé con una ensalada y luego una fruta, y te quedas estupendo! Me gustó especialmente lo fácil que es hacerlo al micro y lo bien que queda el arroz, me daba miedo que quedara muy blando.. y para nada, quedó estupendo! Os habéis atrevido con este arroz, ¿os gustó? ¿Os animáis a probarlo? :)

Fuente: condimentandomivida.blogspot.com.es

Volvemos al Reto #CookingTheChef , esta vez me entró pánico escénico ¿como voy a preparar YO una receta del gran Chef, Martín Berasategui ?. Me fuí calmando, no he probado nunca una receta de él, pero siempre que lo veo en TV, derrocha bonhomía, cercanía, simpatía, humildad. Si le has visto alguna vez ya sabes de qué te hablo. Empecé a brujulear y me dí cuenta que tiene recetas muy complicadas pero tambien muchas muy asequibles y que puede hacer cualquiera. Me decido por sus Mejillones en.Escabeche , son una exquisitez, he hecho un pequeño cambio en la cocción, por si tienen impurezas y te fastidian el plato. Las cantidades las he revisado a ojo, !!!no me apetecía nada contar 26 Cdas. de Vino o 8 Cdas. de no me acuerdo qué, jajajaja Mejillones en Escabeche #CookingTheChef: MB 2 kg. de Mejillones 3 Cebolletas 3 Dientes de Ajo 1 Hoja de Laurel 150 ml de Aceite de Oliva 0,4º 50 ml. de Aceite de Oliva Virgen Extra Picual de Trilloliva Pimienta Negra 1 Cda. de Pimentón de la Vera Dulce 1/2 Cda. de Pimentón de la Vera Picante 150 ml de Vinagre de Sidra 200 ml de Vino blanco Sal Lava, si es necesario utiliza un estropajo y quita las barbas a los mejillones. Introduce en una cazuela a fuego alto junto con el vino blanco, cubre la cazuela. En poco tiempo se irán abriendo y soltando el líquido, desecha los que no se hayan abierto. Retira la valva vacía. Mientras tanto vierte en una sartén amplia el aceite de oliva, las cebolletas picadas en juliana, los diente de ajo enteros, la pimienta, cocinas a fuego suave durante diez minutos. Cuela el líquido de abrir los mejillones con un colador de tela, vierte en la sartén de la verdura, deja que se reduzca un poco el líquido, añade los dos pimentones, rehoga e incorpora el vinagre y el AOVE, deja hervir unos minutos hasta que el vinagre pierda su fuerza. Si es necesario o notas que tiene poco aceite, añade un poco más. Rectifica de sal. Reserva hasta que enfríen. Están exquisitos y quizá mejor al día siguiente que se han unido todos los sabores. Gracias #CookingTheChef y Martín Berasategui , todo un éxito. Espero que te guste bsss. * Post no patrocinado

Fuente: lacocinadelascasinas.blogspot.com.es

Recetas888 is a recipe search engine that find recipes with advanced filters like ingredients, categories and keywords.
Recetas888 does not host recipes, only links to other sites. | FAQ | Privacy
Copyright 2020 ® - Contacto