receta masa filo por osvaldo gross | ñoquis con carne molida | receta masa philo osvaldo gross | RECETS DE BUDIN DE ACELGA | recetas con teleras duras | porrusalda con carne | callos sevillano olla gm
Iniciar sesión

Ingresa para recetas888 con el fin de guardar sus recetas favoritas

Si aϊn no te has registrado, regístrate ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

Una de mis películas gastronómicas favoritas en, sin duda, Ratatouille. Si, una de dibujos animados. Pero no es cualquier película. Se ve claramente un gran asesoramiento de gente entendida en la materia. Nos lleva al Paris de los años 70 del siglo XX, al nacimiento de la nouvelle cuisine. No tiene desperdicio. Viendo esta película me llamó la atención una de las comandas: "ñoquis de polenta, traed platos..." Luego averigüé lo que era y hoy me dispongo a compartirlo contigo. También supe que la traducción al castellano contó con el ilustre asesoramiento de Ferrán Adriá quien, además, se permitió el lujo de introducir en la cocina del Gusteau algunos de los platos de "El Bulli": catanias saladas, bizcocho de sésamo, bombones de mandarina, cacahuete y curry , yogur de ostras. Los ñoquis de polenta también son, por lo visto, incorporación de Adriá. Hoy veré la película en versión original, a ver si es cierto. La rata Remy también se adueña de frases del célebre chef español "Comer bien cuida la salud y alimenta el alma" Ha sido tan buena la película que, incluso en Cars 2, cuando se celebra la carrera en París, aparece el restaurante Gusteau. Antes de pasar a la acción te recuerdo el lema de Auguste Gusteau: "Cualquiera puede cocinar" La polenta no es otra cosa que unas gachas. Tienen su origen en tiempos muy remotos, ya en el imperio Romano se consumían aderezadas con hierbas aromáticas, pero es con el descubrimiento de América cuando se empiezan a preparar con maíz. Los ñoquis o gnocchi es un tipo de pasta italiana que se puede elaborar de diversas masas, principalmente de patata, tiene la forma de pelotillas o bolitas. Su origen data del siglo XVII. Hoy vas a preparar conmigo unos Ñoquis de Polenta con salsa de parmesano y café. Ni de broma me saldrá como a Adriá, pero intentaré que se parezca bastante. Ingredientes: 1 taza de harina de maíz 2 tazas de agua fría 50 gr de mantequilla una pizca de sal gorda. pimienta negra molida y nuez moscada (al gusto de cada uno) 120 gramos de queso rallado del que vas a reservar 20 gramos. 100 gramos de manteca de cerdo derretida Pon un cazo al fuego suave con el agua y la sal. Ve vertiendo poco a poco la harina de maíz, removiendo constantemente para que se disuelva bien sin formar grumos, siempre en la misma dirección, sazona, sin parar de remover, con pimienta y nuez moscada, sigue removiendo. Esta labor dura hasta que la masa se despegue por si sola de las paredes del cazo. Incorpora la mantequilla reblandecida y el queso rallado, remueve la masa para que se mezcle bien. Vuelca la preparación en la mesa o en una tabla de amasar, lisa y limpia, previamente engrasada. También puedes interponer entre la mesa y la polenta un papel antiadherente, en ese caso no hace falta que engrases nada. Forma bolitas de uno o dos centímetros con ayuda de las manos o de unas cucharillas si eres hábil. si es con las manos, conviene que te untes las manos de harina para que no se te pegue la masa. Distribuye las bolitas en una placa de horno cubierta de papel antiadherente, cubrelas con el queso que habías reservado y con la manteca derretida y gratina en el horno al máximo. Algo sencillísimo que puedes acompañar de una salsa boloñesa o napolitana, por ejemplo. Pero voy a intentar emular la receta de El Bulli. Para la salsa y aderezo. 20 alcaparras 50 gramos de parmesano 1 cucharadita de café en polvo 200 gramos de nata para cocinar Pimienta y nuez moscada, al gusto. Aceite de oliva virgen extra En una sartén pon un poco de aceite y saltea las alcaparras escurridas. Agrega la nata, sin parar de remover con el batidor de varillas. Condimenta con la pimienta y la nuez moscada. Cuece durante un par de minutos. Aparta del fuego y añade, a modo de lluvia, el queso, sin dejar de remover. El calor residual derretirá el queso fusionándolo con la nata; si hiciera falta pon la sartén nuevamente al fuego, pero al mínimo, para recuperar algo de calor, si se enfría se cortará. Cuando esté perfectamente fundido y mezclado el queso, riega los ñoquis y espolvoréa por encima con café molido. Creo que lo de Adriá es más o menos así.

Fuente: cocinaconsanti.blogspot.com.es

A quién no le gusta la pizza, puede que no te guste pero a esta pizza no le dirás que no aunque solamente sea por la curiosidad de probar algo nuevo. Buscando una alternativa a la masa de harina encontré esta versión con coliflor y sinceramente me alucinó que se pudiera preparar así este vegetal. Investigando un poco más descubrí que Ferran Adrià probando ideas nuevas preparó un cuscús de coliflor que probaré en breve, pero eso ya es otro tema. El caso es que en el blog de Eat Green, Eat Bean estaba la receta que ha resultado perfecta y luego lo que le pongas encima depende de nuestra imaginación. Mi versión lleva calabacín, tomates secos y aceitunas negras de Aragón que son mis favoritas. La versión en la que me he inspirado lleva queso pero preferí obviarlo para que fuera menos calórica y he sustituido el huevo por harina de garbanzos pero tendré que probarlo, como recomienda, con semillas de linaza. Tened cuidado al despegarla del papel de horno, esperar un poco a que se enfríe y endurezca antes de servir pero no tardar mucho porque es deliciosa en caliente. De nuevo agradezco a mi hermana las increíbles fotos que ilustran esta entrada <3 Gracias nena, eres una artista! <3 Ingredientes para 4 personas : 1 coliflor mediana 2 cdas de harina de garbanzos cilantro fresco al gusto 1 puñado de anacardos crudos 1/2 calabacín mediano en rodajas muy finas 8 tomates secos aceitunas negras de Aragón AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra) Agua Sal al gusto Preparación: Preparar el queso vegano batiendo los anacardos con un poco de agua, sal y aceite y reservar. Lavar bien la coliflor y cortar los tallos. En una olla con agua hirviendo cocer durante unos minutos la coliflor hasta que este tierna y colar. Con ayuda de una gasa colar la coliflor y escurrir bien el agua. En la receta original pone que podemos usar el agua sobrante para preparar una sopa. En un bol mezclar la harina de garbanzos con agua y sal, batir hasta obtener consistencia de huevo batido, bien espumosa. Añadir el cilantro fresco picado fino. Agregamos la coliflor y la machacamos con un tenedor hasta formar una pasta. Preparamos una bandeja con papel de horno, engrasamos y extendemos la masa con cuidado de que no sea muy fina. Yo lo hice con las manos, me encanta tocar los ingredientes en la cocina y es por eso que pienso que al cocinar hay que estar bien de ánimo, porque como habréis comprobado los que hayáis leído Como agua para chocolate, la cocina son sensaciones y sentimientos, emociones que se transmiten a los alimentos que luego comerán otros, y hay que tener cuidado. Puede sonar muy new age pero lo he podido comprobar y me lo creo. Cuando mejor estoy mejor saben mis platos y ahora vuelvo a estar inspirada :) Dejar los tomates secos en agua tibia unos 15 minutos. Hornear las bases unos 20 minutos a fuego medio o hasta que estén crujientes y tostadas por los bordes, sacar y decorar con el queso de anacardos primero, seguir con las rodajas de calabacín, los tomates secos en tiras, las aceitunas y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Meter de nuevo en el horno un rato más, unos 10 minutos a fuego medio y servir de inmediato. Bon profit! ;)

Fuente: maisoncourgette.blogspot.com.es

INGREDIENTES: Para la espuma de patatas: 250 g de patatas 125 g de nata con 33% de materia grasa 100 g de agua de cocción de las patatas 35 g de aceite de oliva extra virgen 4 huevos 1 cebolla grande Aceite de oliva Azúcar Agua PREPARACIÓN: Cocer las patatas peladas en agua abundante con sal empezando con agua fría. Cuando estén hechas, triturar con la nata, el agua, el aceite y sal al gusto. Meter en el sifón con una carga y poner al baño maría a 65 C (cómo máximo). Pelar y cortar la cebolla en juliana. Saltear con un poco de aceite de oliva durante 3-5 minutos. Añadir una cucharada de azúcar y un poco de sal y seguir cociendo hasta que la cebolla coja color. Echar con un poquito de agua y dejarla reducir. Repetir la operación hasta que la cebolla este completamente cocida y melosa. TERMINACIÓN Y PRESENTACIÓN: Poner agua a calentar con sal y un poquito de vinagre blanco. Cuando cueza, remover con una cuchara en el sentido de las agujas del reloj y rápidamente abrir un huevo y ponerlo a cocer en el centro del “remolino” de agua que se ha formado. Cocer a fuego suave, a penas con el agua hirviendo, 1 o 2 minutos. En una copa de martíni poner el huevo caliente en la base, un poco de la cebolla caramelizada por encima y terminar con la espuma de patata. Se puede decorar con cebollino picado. NOTA: Para la famosa tortilla de patatas deconstruída de ferrán adriá,sería añadirle un sabayón; que es una emulsión de yema de huevo; con una varilla de mano e ir incorporando agua hirviendo en forma de hilo y batir enérgicamente hasta que emulsione y poner a punto de sal. Yo he preferido hacerla con huevo poché (escalfado).Dicen que es la versión de la tortilla del siglo XXI. ET VOILA...

Fuente: sedvory.blogspot.com.es

Un aceite para realzar otros platos. -Trozos de jamón secos (el final de un jamón) -aceite de oliva virgen (o si lo preferís de girasol) Envolvemos los trozos de jamón (sin partes rancias) con el papel de hornear. Los ponemos sobre un plato y los metemos en el microondas o en horno, a una temperatura suave. Cuando empiece a desprender su aroma, apagamos el microondas o el horno y dejamos que se enfríe. Si los trozos son muy grandes, intentamos hacer los trozos más pequeños, con el cuchillo y con las manos, para no forzar el robot. Si queremos en este punto, se mete un poco más en el microondas/horno, para que se haga más arenoso y facilitarnos el triturado. Los metemos en el robot de cocina (o en la batidora si es potente), en la función picar, cubierto con aceite de oliva y ponemos en funcionamiento, alternando velocidad normal con turbo. Lo dejé 10 minutos, para que se triturara bien. Quedará una emulsión con trocitos muy pequeños, que aportarán un crujiente a los platos. Se puede rebajar con más aceite, pues está muy concentrado de sal, depende de las cantidades que hayamos puesto. Lo probé en la ensalada y queda bien, si lo rebajamos. Nos puede servir con unas patatas asadas, unos huevos film, en un guiso, unas croquetas, unas tostas,... en definitiva, para darle sabor a jamón a nuestras preparaciones, con muy poca cantidad y teniendo en cuenta el aporte de sal. He buscado en la red qué había como aceite de jamón serrano. He encontrado que suelen aprovechar las partes grasas para infusionar el aceite, lo cual nos permite aprovechar a máximo la pata de jamón: Joselito Ferrán Adriá Juan Pozuelo Oriol Castro Nutrición: jamón serrano , aceite de oliva .

Fuente: recetecum.blogspot.com.es

Para hoy un postre que se me antojo desde que lo vi en el libro “La Comida de la Familia” de Ferrán Adriá que me regalaron por mi cumple. Quizá un poco laboriosas para el resultado final (sobre todo porque no pude comprar pistachos pelados y me tocó ir pelándolos uno a uno), pero quedaron bastante ricas y con un sabor muy intenso a pistacho. INGREDIENTES (para 6 personas): 150ml de Nata, 6 Yemas de Huevo, 600ml de Leche Entera, 100g de Pistachos Pelados, 135g de Azúcar. PREPARACIÓN: Procedemos como para las natillas clásicas. Ponemos a calentar la nata y la leche en un cazo. Por otro lado vamos mezclando el azúcar con las yemas. Cuando la leche esté caliente la añadimos a las yemas sin dejar de remover, y volvemos a verter la mezcla en el cazo. Ponemos al fuego y llevamos a 85ºC, como es complicado tener un termómetro en casa, esta temperatura se consigue cuando al introducir una cuchara y sacarla se pueda trazar un surco en la cuchara y que quede bien marcado y no se vuelva a cubrir con el líquido. Inmediatamente vertemos en un bol con los pistachos pelados y trituramos con una túrmix. Si queremos una crema más fina podemos pasar la mezcla por un colador o un chino. Y listo, servimos en boles o copas y reservamos en la nevera. Yo no me pude resistir y les puse una galleta a todas menos a la de la foto. ¡Del Bulli a la mesa de casa!

Fuente: comoelojodeunpollo.blogspot.com

Es una receta de Ferrán Adriá en StarChefs . Es curioso que no haya prácticamente recetas de Ferrán Adriá en español y sin embargo sí se encuentren en inglés... La voy a traducir e intentaré hacerla. Me gustaría que, si alguien lo intenta, me diga los resultados, pegas, etc. en los comentarios de la receta. Gracias. Ingredientes (2 comensales) Preparado de Mango : 1,3 gramos de citrato de sodio 250 gramos de agua 1,8 gramos alginato de sodio 250 gramos de puré de mango Cloruro de calcio: 6,5 gramos de cloruro de calcio 1000 gramos (1 litro) de agua Salsa vinagreta picante: 2,5 gramos de pimienta rosa 5 gramos de mostaza en polvo 5 gramos de anís estrellado 5 gramos de semillas de sésamo blanco 15 gramos de aceite de girasol Barquillo de caramelo neutro: 100 g fondant 50 gramos de glucosa 5 gramos de pulpa de vaina de vainilla 50 gramos isomalt (Nota Mía: Isomaltitol o Isomaltosa hidrogenada; es un nuevo sustituto del azúcar , no un nuevo azúcar , que se fabrica a partir de la remolacha azucarera) Brunoise cáscara de limón , para adornar (Nota Mía: Brunoise: forma de cortar las verduras en pequeños dados (de uno a 2 mm de lado) Sal Maldon Con estas cantidades se obtienen 10 porciones. Conversor de medidas | Contador de calorías Cómo hacer Raviolis caramelizados con mango de Adrià paso a paso Para el preparado de mango: Disolver el citrato de sodio en el agua con la ayuda de una licuadora. Añadir el alginato de sodio y mezclar bien. Poner la mezcla a hervir , removiendo constantemente. Dejar enfriar a temperatura ambiente. Añadir el puré de mango y mezclar bien. Reservar a temperatura ambiente. Para el cloruro de calcio: Mezclar el cloruro de calcio con el agua con una batidora. Mantenerlo refrigerado. Para la vinagreta picante: Aplastar y triturar la pimienta, mostaza, anís verde y blanco, semillas de sésamo en un polvo homogéneo. Mezclar estas especias en polvo con el aceite de girasol y la pulpa de vainilla. Reservar . Para el barquillo de Carmelo: Calentar el fondant y la glucosa en una cacerola, removiendo hasta que se disuelva completamente. Añadir el isomalt y cocinar a fuego medio a 320 ° F (160º C). Quitar del fuego y emplear la mezcla en papel de hornear , extendiéndolo para formar hojas de un 1 a 2 centímetros de espesor. Cortar la hoja en 5 piezas de 5 centímetros. Preparar dos hojas de silpat (Silpat es una hoja de cuacho siliconado reforzada con tela, que suprime el engrasado de bandejas) para hornear en una placa de horno y colocar un trozo de caramelo entre ellas. Poner el horno a 338 ° F (170º C). Colocar los cuadrados de caramelo entre dos hojas de silpat en una bandeja de horno y hornear durante 5 minutos hasta que el caramelo se ha ablandado. Enrollar el caramelo en láminas muy finas con un rodillo. Coloque el barquillo en papel para hornear trabajando en la misma bandeja, cortándolo en 3 x 3 centímetros cuadrados. En caso de que el caramelo se enfríe, volver al horno durante un minuto para ablandar y volver a cortar . Para el acabado y presentación del plato : Con una cuchara redonda, hacer bolas de 18 gramos con el preparado de mango de un diámetro de 2 centímetros. Cocinar los raviolis de mango durante 2 minutos en la mezcla de cloruro de calcio. Retirar los raviolis de mango del cloruro de calcio y enjuagar bajo agua fría . Escurrir y secar sobre toallas de papel absorbente, teniendo cuidado de no romper, ya que son muy frágiles. Poner 10 raviolis en un hoja silpat de hornear . Colocar un barquillo de caramelo encima de cada ravioli y aplicar calor con una blowlamp (un soplete de cocina) a fin de que el caramelo se funda en torno a la forma de ravioli. Y vuelta a repetir. Colocar un ravioli caramelizado y un ravioli no caramelizado en cucharas chinas Ponga dos gotas de vinagreta picante, 10 cubitos cortados en brunoise de cáscara de limón y unos cristales de sal Maldon sobre cada ravioli. Servir. Consejos y trucos Puede que mi traducción no haya sido 100% correcta, dado que algunos ingredientes y elaboraciones se las traen. Por si alguien me quiere ayudar en esto, esta es la dirección de la receta de Ferrán Adria en inglés: Round Mango with Caramelized Raviolis El primero que haga la receta que le haga una foto y la ponga, please. Incluido si esto lo lee algún día el propio Ferrán. Va por usted, maestro. Etiquetas: Restaurante elBulli, Restaurante el Bulli Utensilios silpat cucharas chinas blowlamp (soplete de cocina)

Fuente: mis-recetas.org

Freír un par de huevos parece muy sencillo. Pero algo tendrá el asunto cuando algunos de los maestros de la cocina suelen afirmar que un buen cocinero pasa su examen si sabe "freír bien un huevo". Para contrastar traemos a la maestra eterna, siempre en nuestra memoria, Simone Ortega y al genio de la cocina actual Ferrán Adriá. Ingredientes (4 comensales) 2 huevos camperos o de corral aceite de oliva sal Conversor de medidas | Contador de calorías Cómo hacer Huevos fritos Simone Ortega versus Ferrán Adriá paso a paso Forma de freír un huevo (método convencional, tradicional o clásico Simone Ortega, en su libro 1080 recetas) Para freírlos bien: hacerlos de uno en uno (si hay que hacer varios, coger varias sartenes): sartén pequeña con bastante aceite. "Cuando echa humo se echa el huevo que se tendrá cascado en una taza". "Con la espumadera se va echando aceite por encima". "Cuando el huevo queda suelto y flotando en la sartén, se saca con la espumadera, quedando a punto de servir". Se deben salar los huevos después de sacados del aceite (pues éste saltaría y podría quemar" El huevo frito soñado de Ferrán Adrià (Ferrán Adrià se ha ocupado del tema. En el libro 70 recetas muy personales (Junta de Andalucía), "A uno de los huevos le quito la yema y frío sólo la clara en una sartén con le suficiente aceite de oliva como para que no toque el fondo y se pegue. La dejo que fría bien hasta que queden puntillitas" "La pongo sobre un plato y ahora hago lo contrario con el otro huevo: le quito la clara y frío sólo la yema, pero muy poquito, sólo lo justo para que coja color". "Esta yema la coloco sobre la clara anterior y así consigo el huevo frito soñado por muchos" Utensilios sartén

Fuente: mis-recetas.org

Me tenía "en ascuas" conocer a qué saben los ajos negros. Por muchos blogs y desde hace tiempo, vengo viendo cómo se ha puesto de moda este singular ingrediente. Para usarlos en esta receta que os voy a dejar no me he guiado por ninguna otra que conozca, ha sido fruto de mi inventiva y para agradecérselo a la persona que tuvo el detalle de regalárnoslos. He descubierto que en Lidl podréis encontrarlos en la sección de verduras, bien empaquetados. ¿Qué sé del ajo negro? supongo que habrá ya un manual escrito sobre él, pero yo no voy a entrar al detalle, basta con que os diga que se obtiene después de un proceso más o menos largo de fermentación a bajas temperaturas. Se ha utilizado en la cocina asiática, especialmente en Corea y hoy se ha difundido por medio mundo, pasando por EE.UU. e Inglaterra. En España ha jugado un papel importante en la cocina de Ferrán Adriá. Ahora que lo refiero, os cuento que uno de mis sueños habría sido comer algún día en su restaurante, pero no estaba a mi alcance económico y de haberlo podido estar no me habrían dado mesa nunca, según tengo entendido las reservas estaban cubiertas indefinidamente. Y ahora que lo he probado confirmo lo que nos dice la Wikipedia, su sabor es ácido, dulce y muy "umami". Se me ocurrió presentarlo como una crema suave en la que los demás ingredientes no le fuesen a quitar protagonismo, y lo he combinado con las riquísimas setas de cardo. Creedlo, está bueno ¡eh! pero lo más gracioso de este plato es que lo he convertido en un aperitivo de participación entre amigos: Puedes montar todas las capas que quieras y cada persona invitada retira su disco según le apetezcan. Para mi amiga y compañera Nicky con cariño, Nickichan Zafeiry, Recetas de una gatita enamorada, se lo debía. Ingredientes: - Setas de cardo. - Paté ibérico suave. - Mayonesa suave. - Ajo negro. - Obleas de empanadillas. - Aceite de oliva suave. - Pimienta negra molida. - Sal. Aquí veis dos ajos negros en el borde de la fuente blanca, por si no los habéis visto antes. Elaboración: Freír en medio vaso de aceite las obleas de empanadillas dándoles la vuelta para que se hagan por los dos lados. Poner sobre papel de cocina y escurrir del aceite. Retirar casi todo el aceite y en él dorar unos segundos los ajos negros. Pasar los ajos a un mortero, chafar. Incorporar poco a poco la mayonesa y el paté. Integrar hasta que se haga una pasta lisa y homogénea. Limpiar las setas y cortar en láminas medianas. Pasarlas a la sartén y a fuego fuerte asarlas por los dos lados, salpimentando un poquito. Disponer los discos de empanadillas en un plato intercalando con una cucharada de crema de ajo y unas láminas de setas, así hasta la última, que se cubre también. Se adorna y se sirve.

Fuente: aliciaysusrecetas.blogspot.com.es

Aunque en su origen (francés, bien entendu: crème ) la crema era una preparación usada por lo común como postre o acompañamiento de un postre, y por lo tanto de sabor dulce, lo cierto es que también se acostumbra a usar este término para lo que la RAE, en la entrada correspondiente a esta palabra, define en su cuarta acepción como Sopa espesa . Y con este sentido se pueden encontrar multitud de preparaciones con los más diversos ingredientes vegetales o animales y mezclas de ambos para tratar de conseguir eso que a los adeptos de, y los adictos a, la nueva cocina tanto les pone: mezclar sabores, olores, texturas, colores… en fin esa orgía de los sentidos que parece ser la finalidad de los nuevos guisos, convertida la cocina en taller de arte más que en fábrica de alimentos. Y bien está que así sea, siempre que las mezclas no sean demasiado antitéticas y no nos dejemos impresionar por esa especie de retórica cuasi poética al nombrar los platos a la que tan aficionados son estos nuevos cocineros. (Un ejemplo ilustre: tempura de salicomia al azafrán con emulsión de ostra , original, claro está, de San Ferran Adrià , patrono de todos los que, convertida la gastronomía en una rama del arte conceptual, pretenden ser alguien en el submundo de la cocina artística.) Y puesto que de cremas hablamos, hoy vamos a preparar una crema de calabacín con aguacate, a la que esta fruta confiere una textura especialmente suave y cremosa, atemperada por el sabor del clavo y el vino. Al hacer las verduras al vapor resulta, además, más ligera al no llevar nada de la grasa que se le añade con el rehogado habitual. Ingredientes para 4 personas. 3 calabacines medianos. 1 cebolla 2 puerros 1 patata mediana 1 aguacate maduro 100 cl de vino blanco seco Sal Dos o tres clavos de olor Un par de hojas de laurel Nuez moscada Pelamos y troceamos la cebolla, la patata y los puerros, troceamos los calabacines y lo hacemos todo al vapor durante quince o veinte minutos en una cazuela donde previamente habremos puesto las hojas de laurel en el agua. Mientras, pelamos el aguacate y le trituramos en la batidora junto con el vino hasta conseguir una textura cremosa. Reservamos. Machacamos bien en el mortero los clavos de olor. Cuando las verduras estén hechas las trituramos bien y pasamos el puré resultante por el chino o un colador fino. Llevamos al fuego sin dejar que hierva y añadimos el clavo y el aguacate removiendo bien para que se mezclen las dos cremas. Salar, retirar del fuego y dejar reposar unos minutos para que se impregne del aroma del clavo. Servir espolvoreado con la nuez moscada y acompañado con unos dados de aguacate.

Fuente: gastrocinemia.blogspot.com.es

Mi amigo Nono me regaló por mi cumple el libro de Ferrán Adriá, La comida de la familia . Tiene unas recetas muy sencillas, que son las que comían los empleados de El Bulli. La primera que he hecho es ésta. Ingredientes: 500 grs. de pasta de fideos gruesos 1 kg. de mejillones 4 cucharadas de sofrito * 2 cucharadas de picada * 1/2 vaso de vino blanco 11/2 litro de caldo de pescado * El sofrito lo suelo tener hecho en el congelador. Lo hago con cebolla rallada y tomate rallado, sal y azúcar. * La picada también la congelo y la hago con ajo, almendras, o avellanas, unas briznas de azafrán y hojas de perejil. Poner en la cazuela con aceite, los fideos a dorar. Darle vueltas hasta que estén dorados. Añadir el sofrito dejar unos dos minutos y desglasar con el vino. Incorporar el caldo de pescado y la picada y dejar hervir 10 minutos. Pasado ese tiempo, rectificar de sal y pimienta y echar los mejillones. Tapar la cazuela para que se abran y cocer 5 minutos más. Sencillo y sabrosísimo...

Fuente: paambtomaquet-marylou.blogspot.com.es

Esta receta viene cogida de uno de los restaurantes que más me han marcado y que está considerado uno de los mejores del mundo, el Tickets. A mi madre le parece un poco espectáculo de más, pero yo lo veo más como si fuera una puerta a un mundo de fantasía, es el Disneylandia de los restaurantes. Una pena que vaya a pasar mucho tiempo antes de poder volver a ir, sobre todo porque las reservas son de meses de antelación y sólo se pueden hacer on-line y se colapsa la página web. Uno de los platos era airbaguette, era un pan hinchado hueco recubierto de una especie de cecina. Más que la cecina, lo sorprendente es como estaba totalmente hueco por dentro el pan. Decidí intentar hacerlo, ya que tenía la receta en mi libro del Tickets. En principio, cuando la hice vi que era una masa bastante normal, no tenía nada de especial, lo que me preocupó. Pero una vez horneadas, como por arte de magia, ahí estaban, huecas por dentro, crujientes por fuera y bastante buenas. Las rodeamos de cecina de León y las rellenamos de foie gras. Estaban exquisitas. Este pan he leído que era el que servía Ferrán Adriá en El Bulli. Por eso, participo con él en el reto de Cooking the Chef de Ferrán Adriá . Ulises Ingredientes: 340 g de harina de trigo 5 g de levadura seca de panadería (o 12 g de levadura fresca prensada) 200 g de leche entera 4 g de sal fina Echamos la harina y la levadura en la amasadora y mezclamos a velocidad baja. Vamos añadiendo la leche poco a poco y amasamos unos 6 minutos. Añadimos la sal y amasamos otros 6 minutos más. Tiene que quedar muy bien amasada. Guardamos la masa en un recipiente hermético en el frigorífico 24 horas. Esto, aunque parezca una tontería, es muy importante. Cuando haya pasado el día, encendemos el horno a 240ºC. Partimos la masa en trozos de 75 g. Los estiramos con rodillo o con la máquina de hacer pasta hasta que sean como 2 milímetros de grueso. Cortamos las láminas para dar forma de baguette y las ponemos en una bandeja de horno cubierta de papel de hornear (que es el que usa mi primo Julio para hacer los planes de su proyecto de fin de carrera de arquitectura). Yo las corté un poco a lo bruto y quedaron muy bien. También podemos extender la masa con el rodillo y cortar círculos. Así podemos hacer pequeños panecillos redondos y crujientes que son muy buenos para rellenar. Horneamos hasta que estén infladas y doradas. Si es necesario, damos la vuelta para que se doren por el otro lado. Consumimos inmediatamente, a las pocas horas ya no están crujientes. Si no las vamos a usar rápido, es mejor congelarlas y sacarlas antes de consumir. Podemos rellenar con foie gras o alguna crema. Podéis ver algunas en esta entrada . Yo, después de rellenarlas con foie, las cubrí de cecina como en el Tickets.

Fuente: elfestindemarga.blogspot.com.es

Recetas888 is a recipe search engine that find recipes with advanced filters like ingredients, categories and keywords.
Recetas888 does not host recipes, only links to other sites. | FAQ | Privacy
Copyright 2018 ® - Contacto