receta masa filo por osvaldo gross | ñoquis con carne molida | receta masa philo osvaldo gross | RECETS DE BUDIN DE ACELGA | recetas con teleras duras | porrusalda con carne | callos sevillano olla gm
Iniciar sesión

Ingresa para recetas888 con el fin de guardar sus recetas favoritas

Si aϊn no te has registrado, regístrate ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

Me apasiona la salsa barbacoa, y después de probar mil recetas, me atrevo a decir que esta es la mejor. Leí en un libro que es la que utiliza Ferrán Adriá... Por algo será... Ingredientes: 1kg de alitas de pollo, 450gr ketchup, 150gr miel, 100gr azúcar, 75ml vinagre de Jerez, 200ml zumo naranja, 1 cucharada de ajo en polvo, 1 cucharada de cebolla en polvo, 1 cucharada de jengibre en polvo, 1 cucharada de salsa perrins. Lo realmente importante de la receta es la salsa, y la preparación no podía ser más sencilla. Ponemos todos los ingredientes en una olla y la llevamos al fuego. Una vez que empiece a hervir la mantenemos con el fuego bajo unos 30 minutos, hasta que haya desaparecido todo el líquido y tenga la consistencia deseada. Dejamos enfriar y ya tenemos lista nuestra auténtica salsa barbacoa. En este caso la vamos a utilizar con unas deliciosas alitas. Las embadurnamos con abundante salsa por todos los lados y las dejamos marinar al menos 1 hora. Pasado este tiempo las colocamos en una bandeja para horno bien extendidas y, ahora sin excesiva salsa para que queden crujientes, las introducimos en el horno unos 15-20 minutos a 200°C, hasta que estén bien doraditas. Aprovecha el horno y mete también unas patatas para acompañar, vendrán de maravilla. Sirve las alitas recién hechas con un poco más de salsa, acompáñalas con las patatas asadas y un poco de crema agria y dá buena cuenta del menú mientras ondea la bandera de barras y estrellas. Cuando termines puedes relamerte los dedos...

Fuente: cocinaros.blogspot.com.es

mejor, porque la salsa de tomate no la he tenido que hacer. Siempre la he hecho porque en mi casa los tomates fritos comercializados no han gustado nunca, así que yo, como antiguamente, hago siempre la salsa de tomate. Hoy he utilizado un tomate frito de Aneto. Este tomate frito, ecológico y 100% natural, no se comercializa todavía. Están haciendo diferentes pruebas y catas con objeto de llegar al que sea de su absoluta satisfacción. Yo no he probado las anteriores experiencias, pero ésta, me ha gustado mucho. No se puede evitar que la pasteurización, necesaria para poder conservar los productos, altere un mínimo de su sabor natural, pero para nuestro gusto es un mínimo aceptable. El otro día, en mi visita a Alimentaria-14, invitada por los amigos de Aneto , me regalaron unas cositas que, por cierto, lo puse en Facebook, pero no en el blog y ahora mismo voy a subsanarlo: Tomé una sopa de cebolla riquísima, hecha a partir de su caldo de verduras: Las verduras que había por todo el stand separando las mesas: Paellas que salían continuamente, no las llegué a probar, ya que yo había comido, pero el olor que desprendían y el placer con que la gente las degustaba lo decía todo: Las ollas eléctricas en las que preparaban las distintas sopas a partir de sus caldos: Y los regalitos... bueno, regalos, el diminutivo no sería justo para hablar de lo que nos tenían preparado. Un libro de cocina, el de Ferrán Adriá, La comida de la familia, un paño de cocina corporativo, un cuchillo cebollero que corta estupendamente, el bote de tomate frito que he utilizado en los macarrones, y el delantal... ...el delantal con el nombre del blog bordado... aiiiiiinnnnnnnsssss! que ilu! desde luego a mí, me ha llegado al corazón... Aparte de una invitación a visitar su fábrica que me hace mucha ilusión, pero que al tener que ser un día laborable, habrá que concertar la visita cuando el trabajo me lo permita, ya lo contaré. Muchísimas gracias a los amigos de Aneto por su invitación y por su cordial acogida en el stand. Una forta abraçada, Daniel Pejó.

Fuente: paambtomaquet-marylou.blogspot.com.es

Freír un par de huevos parece muy sencillo. Pero algo tendrá el asunto cuando algunos de los maestros de la cocina suelen afirmar que un buen cocinero pasa su examen si sabe "freír bien un huevo". Para contrastar traemos a la maestra eterna, siempre en nuestra memoria, Simone Ortega y al genio de la cocina actual Ferrán Adriá. Ingredientes (4 comensales) 2 huevos camperos o de corral aceite de oliva sal Conversor de medidas | Contador de calorías Cómo hacer Huevos fritos Simone Ortega versus Ferrán Adriá paso a paso Forma de freír un huevo (método convencional, tradicional o clásico Simone Ortega, en su libro 1080 recetas) Para freírlos bien: hacerlos de uno en uno (si hay que hacer varios, coger varias sartenes): sartén pequeña con bastante aceite. "Cuando echa humo se echa el huevo que se tendrá cascado en una taza". "Con la espumadera se va echando aceite por encima". "Cuando el huevo queda suelto y flotando en la sartén, se saca con la espumadera, quedando a punto de servir". Se deben salar los huevos después de sacados del aceite (pues éste saltaría y podría quemar" El huevo frito soñado de Ferrán Adrià (Ferrán Adrià se ha ocupado del tema. En el libro 70 recetas muy personales (Junta de Andalucía), "A uno de los huevos le quito la yema y frío sólo la clara en una sartén con le suficiente aceite de oliva como para que no toque el fondo y se pegue. La dejo que fría bien hasta que queden puntillitas" "La pongo sobre un plato y ahora hago lo contrario con el otro huevo: le quito la clara y frío sólo la yema, pero muy poquito, sólo lo justo para que coja color". "Esta yema la coloco sobre la clara anterior y así consigo el huevo frito soñado por muchos" Utensilios sartén

Fuente: mis-recetas.org

Hoy he cocinado por primera vez con un producto de La Carnicera Vegetariana . Esta marca, creada por Jaap Korteweg en los Países Bajos , tiene muchos productos vegetarianos y veganos donde se imita tanto la apariencia, el sabor, la textura así como la aportación nutricional de la carne y el pescado. Su filosofía radica en que ningún animal más debe sufrir para que nosotros podamos seguir disfrutando de platos tradicionales de nuestra gastronomía. Tienen mucha variedad de productos: pollo, atún, embutidos croquetas... puedes echar un vistazo en su págia web española La Carnicera Vegetariana o en The Vegetarian Butcher . Lo bueno es que son tan parecidos en cuando a sabor y textura que algunos grandes chefs, como Ferran Adrià , no se percataron de que no estaban comiendo pollo "real" al probar las tiras de pollo vegetariano de La Carnicera. Son muchos los establecimientos que ahora mismo están comprando sus productos, como el recientemente inaugurado restaurante vegano Rizoma , donde te hice una crónica y donde probé su ensalada César (con pollo de esta marca) y el famoso y buenísimo Teresa Carles ( crónica aquí ) donde parece ser que se han hecho con algún que otro producto que estará entre sus platos como ingrediente próximamente. Yo hoy he probado la carne picada cocida . Es super fácil de preparar, ya que debes ponerla al final de la cocción, cuando ya tengas toda la salsa que estés preparando. La textura me ha gustado mucho, realmente parecía carne picada, y sabor, aunque algo camuflado por el resto de ingredientes, muy bueno. Nada que ver con la típica soja texturizada que acaba pareciendo bolitas insípidas. La carne picada cocida es vegana y está compuesta por proteína de soja (no está hecha de seitán o gluten) y enriquecida con hierro y vitamina B12. Sin aditivos, saborizantes ni conservantes. La venden congelada en tiendas veganas y herbolarios. Aunque se trate de un producto muy procesado (si lo comparamos con lo que se considera "comer limpio") a mi me han quedado unas berenjenas rellenas de estrella Michelín, por lo que un gustazo así para el cuerpo y el paladar viene de perlas, aunque sin abusar cada día. Las berenjenas van gratinadas con un q ueso en crema vegano casero que he hecho solo mezclando mi querida levadura nutricional (bendito el día que te descubrí) con nata vegetal. Sin más, la receta. Ingredientes (para 4 personas) 4 dientes de ajo 1 cebolla blanca dulce 2 berenjenas 200 gramos de carne picada cocida (un paquete de La Carnicera Vegetariana) 1 chorrito de vino blanco 3 cucharadas de tomate frito Sal marina Pimienta negra Aceite de oliva virgen extra Para el queso en crema: 100 ml. de nata de avena Levadura nutricional (al gusto) Sal marina Tomillo seco Pimienta negra Aceite de oliva virgen extra Elaboración: Lavamos las berenjenas y partimos por la mitad, sin quitarles la piel. Vaciamos su interior con la ayuda de un cuchillo haciendo cortes en su pulpa. Reservamos esta y metemos las berenjenas vaciadas en el horno a 180º C durante unos 10-12 minutos. En una sartén sofreímos los ajos y la cebolla cortados a trocitos pequeños. Cuando comiencen a ponerse dorados (2-3 minutos a fuego suave) agregamos la pulpa de la berenjena que habremos separado antes y que habremos cortado en trocitos pequeños. Añadimos sal y pimienta al gusto. Si hace falta más aceite se echa más (la berenjena absorbe mucho) Cocinamos unos 5-8 minutos, con cuidado de que no se pegue. Cuando esté bien tierna la berenjena echamos un chorrito de vino blanco y seguimos moviendo hasta que se evapore el alcohol. Entonces agregamos el tomate frito y removemos bien. Al final añadimos nuestra carne picada, sin necesidad de descongelar antes, y cocinamos a fuego lento, removiendo, unos 5-8 minutos. Preparamos nuestro queso crema. En una cacerola ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y añadimos en él pimienta negra molida y tomillo seco. Cuando comience a desprender el aroma del tomillo echamos la nata de avena, removemos bien, y agregamos entre 4 y 5 cucharadas de levadura nutricional. Dejamos que hierva, sin parar de remover o se pegará, durante 2 minutos, a fuego muy suave. Al final salamos y probamos de sabor. Para rellenar las berenjenas cogemos las partes vaciadas y horneadas y las rellenamos de la carne picada. Por encima, con una cuchara, vamos vertiendo nuestro queso crema. Metemos en el horno y cocinamos 8 minutos por arriba y por abajo, y 5 minutos más solo por arriba para gratinar. Decoramos con una hierba fresca y emplatamos. Os aseguro que quedan deliciosas y engañarán al más carnívoro.

Fuente: amanida-animada.blogspot.com.es

Me tenía "en ascuas" conocer a qué saben los ajos negros. Por muchos blogs y desde hace tiempo, vengo viendo cómo se ha puesto de moda este singular ingrediente. Para usarlos en esta receta que os voy a dejar no me he guiado por ninguna otra que conozca, ha sido fruto de mi inventiva y para agradecérselo a la persona que tuvo el detalle de regalárnoslos. He descubierto que en Lidl podréis encontrarlos en la sección de verduras, bien empaquetados. ¿Qué sé del ajo negro? supongo que habrá ya un manual escrito sobre él, pero yo no voy a entrar al detalle, basta con que os diga que se obtiene después de un proceso más o menos largo de fermentación a bajas temperaturas. Se ha utilizado en la cocina asiática, especialmente en Corea y hoy se ha difundido por medio mundo, pasando por EE.UU. e Inglaterra. En España ha jugado un papel importante en la cocina de Ferrán Adriá. Ahora que lo refiero, os cuento que uno de mis sueños habría sido comer algún día en su restaurante, pero no estaba a mi alcance económico y de haberlo podido estar no me habrían dado mesa nunca, según tengo entendido las reservas estaban cubiertas indefinidamente. Y ahora que lo he probado confirmo lo que nos dice la Wikipedia, su sabor es ácido, dulce y muy "umami". Se me ocurrió presentarlo como una crema suave en la que los demás ingredientes no le fuesen a quitar protagonismo, y lo he combinado con las riquísimas setas de cardo. Creedlo, está bueno ¡eh! pero lo más gracioso de este plato es que lo he convertido en un aperitivo de participación entre amigos: Puedes montar todas las capas que quieras y cada persona invitada retira su disco según le apetezcan. Para mi amiga y compañera Nicky con cariño, Nickichan Zafeiry, Recetas de una gatita enamorada, se lo debía. Ingredientes: - Setas de cardo. - Paté ibérico suave. - Mayonesa suave. - Ajo negro. - Obleas de empanadillas. - Aceite de oliva suave. - Pimienta negra molida. - Sal. Aquí veis dos ajos negros en el borde de la fuente blanca, por si no los habéis visto antes. Elaboración: Freír en medio vaso de aceite las obleas de empanadillas dándoles la vuelta para que se hagan por los dos lados. Poner sobre papel de cocina y escurrir del aceite. Retirar casi todo el aceite y en él dorar unos segundos los ajos negros. Pasar los ajos a un mortero, chafar. Incorporar poco a poco la mayonesa y el paté. Integrar hasta que se haga una pasta lisa y homogénea. Limpiar las setas y cortar en láminas medianas. Pasarlas a la sartén y a fuego fuerte asarlas por los dos lados, salpimentando un poquito. Disponer los discos de empanadillas en un plato intercalando con una cucharada de crema de ajo y unas láminas de setas, así hasta la última, que se cubre también. Se adorna y se sirve.

Fuente: aliciaysusrecetas.blogspot.com.es

Quien crea que las albóndigas no pueden llevar el título añadido de "gourmet" se equivoca. ¿Qué es un plato barato para ser considerado una delicatessen? Y qué me decís de las raspas de boquerón crujiente que se inventó Ferrán Adriá. Por no hablar de las espumas y el humo; que vale, que hacen su efecto y son originales, pero es más caro el aparatito para hacerlo que el producto en si. El truco está en cuidar los ingredientes. Para preparar este plato, salsa boloñesa, lasaña o cualquier relleno es recomendable comprar la carne en la carniceria y que os la piquen. No es necesario elegir una carne de primera pero si que tenga algo de grasita para que quede jugosa. No es suficiente con añadir a la mezcla de carne para albóndigas el pan remojado en leche para que queden tiernas por eso mejor empezar por lo que es importante, elegir bien la materia prima. Ingredientes para 4 personas Para las albóndigas 500 g de carne de ternera picada 1 ajo grande 1 huevo entero 1 cucharada sopera de piñones 2 rebanadas de pan de molde Leche 1 cucharada de orégano 1/2 cucharadita de café de hierbas provenzales Pimienta negra Harina blanca Aceite de girasol Sal Para la salsa 200 g de cebolla dulce 200 g de setas variadas congeladas 1 cucharadita de las de café de maicena Extracto de caldo de carne Una nuez de mantequilla (opcional) 600 ml de caldo de carne desgrasado 100 ml de vino blanco de mesa Sal Poner la carne en un bol junto con el pan remojado en un poco de leche y bien escurrido. Condimentar con todas las especias y los piñones. Picar el ajo en el mortero. Añadir el huevo, batir con un tenedor y echar al conjunto. Mezclar todo con las manos y dejar reposar en la nevera por espacio de 30 minutos como mínimo. Descongelar a temperatura ambiente las setas. Preparar un plato con harina blanca de trigo. Coger la carne de a poquito con las manos untadas de harina y confeccionar las bolitas rotándolas entre las palmas de las manos. Pasar los dedos por la harina cada vez que hagáis una. Poner una sartén o cazo con abundante aceite a calentar. Yo he usado el que guardé después de freír los fideos para hacer "fideus rossos" , no se debe guardar mucho tiempo el aceite que ya se ha utilizado una vez. Dorar ligeramente las albóndigas por todos los lados y reservar encima de un plato con papel absorbente de cocina para que suelten el aceite sobrante. Es un plato con calorías pero tampoco es cuestión de aumentarlas porque si. Cortar la cebolla en brunoise fina y pochar hasta dorar con un poco del aceite de haber frito las albóndigas. Cuando coja un ligero color dorado añadir las setas y sofreir de nuevo todo el conjunto hasta que este pierda la humedad. Es importante que primero se haga bien la cebolla en esta salsa se notaría mucho si queda cruda. No le echo sal porque le añado más tarde concentrado de carne y creo que ya le aporta suficiente sabor. Fuera del fuego echar la cucharadita de maicena y remover rápidamente. Acercar la sartén al fuego para que ésta se sofría un poco y añadir el vino. Evaporar este a fuego bajito. Remover de vez en cuando para que no se pegue. A continuación ya podéis echar el caldo caliente y el concentrado de carne. Dar un hervor y añadir las albóndigas. Cocinar por espacio de unos 15 minutos a fuego lento. O hasta que veáis la salsa a vuestro gusto. Espesa un poquito más al atemperarse. Mi truqui es añadir una nuez de mantequilla, repartida por toda la superficie, al apagar el fuego y dejar que está se derrita encima de las albóndigas. Antes de servir las caliento sin que hiervan. Si se hacen de un día para otro se pueden calentar en el microondas para que la salsa se mantenga con la misma textura. ¡Qué aproveche!

Fuente: cosas-mias-y-demas.blogspot.com.es

Ya ha ocurrido en ediciones previas de este tipo de concursos, a medida que van quedando menos candidatos, y sobre todo a partir de que el supervillano es eliminado y se pierden argumentos extraculinarios, la cocina va tomando relevancia y se convierte en el protagonista principal del programa. Anoche ocurrió eso, liberados de la incómoda presencia de Oriol, por fin nos pudimos darnos cuenta de que los que quedan son buenos cocineros y pueden sacar elaboraciones de calidad incluso en condiciones apuradas de tiempo o con ingredientes inverosímiles. Ya sabíamos que ayer quedaría eliminado uno de los gallos del corral, y en una reñida lucha con sus rivales, el elegido fue Sergio. Se fue uno de los gallos (y no lo digo por el peculiar comportamiento de su pelo) Ya tendremos tiempo en la crónica de buscar explicación a la eliminación de Niceto, incluyendo la idea de que, a veces, más vale callarse la boca que hablar de más. En su despedida, hay que reconocer que en las distancias cortas tenía que ser un buen tipo, porque despertó en sus compañeros una ola de tristeza hasta ahora inédita. Consiguió hacer llorar a Mari Paz, al cabroncete de Melatrufan, a Roncero, a Susi (lo cual no tiene demasiado mérito porque es de lágrima fácil y puede ser que en ese momento se estuviera acordando de la madre de Bambi). Incluso el frío teutón, no sabemos si por contagio, llegó a llevarse las manos a la cara con gesto apesadumbrado. Dramón Nos queda así una semifinal con el duelo en todo lo alto entre Marcel y Mela, con Mari Paz como convidada de piedra. Esperemos que, al menos, los dos favoritos hayan terminado de limar esa polémica que arrastran desde hace semanas y que ya resulta un poco cansina, y podamos ver, por fin, platos que nos emocionen. Sergio, coge tus cuchillos, tu verborrea, tu ego, tu flequillo y las 35 motos que hay en el parking y que te quedaban por vender, y vete PRUEBA DE PRESIÓN: DOS BUENOS PLATOS Y UN BIEN PLATO Una de las cosas que nos está mostrando esta edición de Top Chef es una preocupante falta de imaginación por parte de los guionistas, y estamos viendo con demasiada frecuencia dos y hasta tres pruebas repetidas de otros años en el mismo programa. En este caso, pudimos ver de nuevo la prueba de los papeles de plata, en la que todos los alimentos de la despensa sólo se pueden reconocer por el tacto, ya que están envueltos en ese material. Papel plata a raudales, con lo rápido que se acababa cuando estaba Oriol Los concursantes tenían que cumplir dos requisitos en esta prueba, solo podían entrar una vez en la despensa y tenían que usar obligatoriamente todos los ingredientes que cogieran. En este caso pudimos ver dos estrategias bien distintas, Niceto y Mela optaron por una elección más o menos rápida de pocos ingredientes, mientras que Marcel dedicó muchísimo tiempo a intentar averiguar que había en los paquetes. Mientras tanto, en el almacén, Mari Paz hablaba con la tele de plasma Niceto intentó buscar verduras para hacer su plato, pero a medida que iba abriendo paquetes, se le iban acumulando limones encima de la mesa. Para completar el cuadro, apareció después un plátano más bien pasado, un pimiento gordo, unos pimientos del piquillo y tres mejillones. Sergio no desprovechó la oportunidad de practicar su deporte favorito, el tenis Como no podía ser de otra manera, Sergio había usado centenares de veces la combinación plátano-pimientos del piquillo y ya sabía él que funcionaba perfectamente. Hizo un a crema con estos dos elementos (y supongo que también metió ahí el pimiento gordo). Abrió los mejillones y les incorporó los cítricos. El resultado, lo presentó en su ya habitual plato verde. Qué manía de poner tanto plato y tan poca comida Cuando llegó Roncero a probar el plato, Nicetomeetmyownamazingself se embaló y empezó a venderle un vespino como su fuera una BMW de 1200, que si el piquillo con plátano funciona fenomenal, que si he puesto el cítrico para limpiar después del plátano, y una serie de chorradas que finalmente el sublimotioner tuvo que parar en seco con un "deja de vendérmelo que ya lo pruebo yo" que queda en los anales de las frases memorables de esta edición. No es plasta, es prolijo en oído Pero el caso es que Roncero le tuvo que dar la razón porque el plato debía estar bien rico, de hecho lo calificó como un gran plato y dejó a su autor con la sensación de que una vez más reconocían su talento y se le hacía justicia. El hiuepute se tomó su tiempo para elegir los ingredientes, y acertó solo a medias. Encontró unas almejas, unas sardinas, guisantes congelados, patata violeta, pepino y citronela, unos ingredientes con los que preparó un plato muy vistoso en ojo, sopa (o crema) de guisantes y citronela (que me figuro, incluía también las almejas) con sardinas marindas en sal. La fiable estética teutona Precisamente, este detalle de la sardina marinada en sal fue lo que más impresionó a Roncero, si a eso sumamos que quedó muy complacido con la crema de guisantes, es normal que también calificara la obra de Marcel como un gran plato. Marcel y Niceto se felicitan por sus buenas críticas... ...mientras que Mela, observa con preocupación la posible victoria (y venganza) del teutón Melatrufan encontró más o menos lo que encontraba. Como Marcel, cogió almejas y sardinas, pero los acompañantes fueron calabacín, pimiento rojo, una yuca y un manojo de citronela (que él pensó que eran espárragos). Mela marinó la sardina, preparó una salsa de pimientos muy reducida e hizo una vinagreta con el calabacín y la citronela. Con la yuca preparó unos chips, pero olvidó ponerlos en el plato, por lo que en principio, podría haber incurrido en des-alineación indebida de ingredientes. Pero rápidamente salió del apuro diciendo que (presuntamente) había incorporado la yuca en otra preparación debajo de la sardina, aunque en ningún momento se le vio haciendo tal cosa. (Si alguien lo vio que hable ahora) Preparación algo gore de Melatrufan También recibió buenas críticas por parte de Roncero, y por primera vez, pudimos ver la tesitura de tener que decidir entre tres platos de calidad. Tras la deliberación, el jurado optó por la decisión que más juego propiciaba, dar la victoria a Marcel y así ponerle en bandeja la venganza que había prometido a Melatrufan. Mela felicita al teutón, "preparando la cara para recibir las hostias" PRUEBA DE ACCESO A SEMIFINALES: EXPLOTANDO AL MÁXIMO LA POLÉMICA Después de una primera prueba en la que primó claramente la cocina, la segunda empezó recalcando la faceta más lamentable del programa, ese desmedido interés por alimentar hasta la más mínima polémica que surge entre los concursantes. Después de la doble estrategia de Mela en contra del teutón, este ansiaba venganza, y los regidores del programa no dudaron en poner todos los medios a su disposición para llevarla a cabo. Marcel busca la manera de perjudicar a Mela El escenario escogido fue esta vez el puerto histórico de Palos de la Frontera en Huelva de donde saliera Colón hace algo más de cinco siglos a la conquista del nuevo mundo, ¿o no hace tanto tiempo? En Europa agonizaba la segunda guerra mundial, mientras tanto, en España, Colón salía con sus carabelas. Veo al de los rótulos de Top Chef algo distraído últimamente La organización del programa había preparado tres cestas, cada una de ellas con cuatro productos, cestas que Marcel tendría que asignar a sí mismo y a sus rivales. Por si el alemán no lo pillaba de primeras, también habían dado nombre a las cestas, fácil, con corvina, pimientos, patatas y jamón; de dificultad media, con fresas, cacahuetes, gambas y aguacates; y difícil, con vainilla, mojama, ñame y castañuelas ibéricas (glándulas salvares de cerdo). Como era de esperar, Marcel se quedó con la fácil, Mela cargó con la difícil y Sergio, que se frotaba las manos viéndose fuera de la polémica, se quedó con la intermedia. Marcel hizo a Mela "una bien putada" Me parece absolutamente injusto e ilógico que a estas alturas de programa el privilegio obtenido en la primera prueba sea tan determinante en el desenlace final. Ya ocurrió la semana pasada para beneficio de Mela y en esta se ha vuelto a producir para alegría de Marcel. Las cestas que prepararon eran tan dispares, que el perjudicado, en este caso Mela, debería haber sido una mezcla entre Ferran Adrià y Heston Blumenthal para sacar algo decente de ahí. A tres programas del final, deberían intentar que primara la cocina y solo la cocina, sin condicionar tantísimo el desarrollo de las pruebas, me da la impresión que esto solo puede llevar a desenlaces injustos. El ingrediente que faltaba era el jurado, un trío de lujo formado por Paco Morales, campeón de España de jóvenes cocineros en 2011, Mateu Casañas, con experiencia en el Bulli y Diego Guerrero, dueño de una estrella Michelín. Y digo de lujo porque, huyendo de las actitudes vanidosas que muestran otros cocineros más reconocidos en estos programas, se limitaron a hacer muy bien su trabajo, juzgar con rigor, como expertos que son, los platos que le pusieron por delante y nada más. Chicote y Susi escuchan en postura Vespa las explicaciones de Roncero El reto era ahora, plasmar en un plato con los ingredientes asignados una suerte de fusión del viejo y el nuevo mundo ¿Qué fueron capaces de preparar nuestros héroes?. Empezaremos por el que lo tuvo más fácil. Marcel intentó sacar mucho partido de sus ingredientes, su planteamiento inicial era, y cito textualmente: "quiero hacer un taco de corvina, con una cigalita, un caldo de hamón y de pimiento drojo, y una cremita de pimiento drojo con un pilín de piña y patata", pero en su opinión, había un problema con un producto, "no quería que el hamón estuviera demasiado fuerte para los demás productos". Marcel extiende grasa de hamón sobre la corvina Pero a medida que le fue perdiendo miedo, descubrió que el jamón podía ser un buen aliado, así que fundió la grasa y la extendió sobre la corvina, y posteriormente, aprovechó esa misma grasa para saltear las cigalas y algunas verduras. El montaje final del plato fue algo menos fino de lo que el teutón nos tiene acostumbrados, una base de crema de pimiento piña y patata con toques de jamón, coronado por la corvina y las cigalas y verduritas salteadas en la grasa del jamón. Le pidió uno de sus platos a Sergio Lo más curioso es que después de usar jamón en el caldo, restregar su grasa por la corvina y saltear cosas en ella, la principal crítica del jurado fue que en el plato faltaba la personalidad del jamón. Sergio contaba, en opinión del jurado, con una cesta atractiva, y él mismo quiso complicarse tanto la vida que acabó haciendo un plato de lo más vulgar. Aquí parece que cuando no se les ocurre otra cosa, el tartar es la opción más socorrida. La realización nos sorprendió con extraños planos desee abajo de Niceto Como viene siendo habitual cuando le asignan ingredientes, el cantabro tiró de queja fácil. en su opinión, sus ingredientes, fresa, cacahuete, aguacate y gambas eran excesivamente reconocibles (quizás hubiera preferido escroto de ñu en salazón, jiba de dromedario deshidratada, caviar de pulgón y pituitaria de cisne negro, que son poco reconocibles) e iba a tener que realizar algo complejo para tratar de impresionar al exigente jurado. Después, pasó a glosar un poco su propia figura, incidiendo en la gran intencionalidad de sus preparaciones, "siempre se hasta donde quiero llegar con mis platos", ¿lo dudabais?. Se pasó toda la prueba hablando consigo mismo Cuando finalmente concluyó su plato, el aspecto no era muy atractivo y Chicote se lo dejó claro, fue un acicate para que ante el jurado sacase toda su verborrea: "he sacado primero el jugo de las cabezas y lo he añadido a la gamba ya cortada para que se fuera impregnando todo el sabor, por otro lado lo que he hecho es añadirle un poco de okra y un poquito de chilí para darle un poco de sabor a la mezcla, incluso también le he metido un poco de cacao al plato. Lo que quería es hacer le unión , hacer el camino lo que es desde las Américas hasta aquí, el paso en el barco. Las carnes que habría en un barco siempre serían carnes secas porque si no se estropearían durante el camino, entonces también he hecho un jugo de carne..." y hasta ahí aguantó Chicote, que zanjó el tema con un lacónico "muchas gracias", sino, lo mismo está el tío todavía hablando. Sergio, tu si que vives entre dos mundos, los de Yupi No salió bien parado de la crítica, porque tanta palabrería creó unas expectativas en el jurado que luego no aparecieron para nada en el plato. Probablemente hubieran sido bastante más benévolos si no hubiera intentado venderles el paddock entero de MotoGP. Se limitaron a constatar que lo único que había hecho era picar los ingredientes. Demoledor. Melatrufan lo tuvo muy complicado, y viéndolo todo perdido intentó arriesgar mucho, introduciendo en el plato aún más ingredientes dispares como cazón ahumado, tomate de árbol, pasta de achiote o semillas de papaya. Ahumando cazón a su manera Su cocinar fue errático y no se le vio nada cómodo en ningún momento. Al final, lo que presentó parecía más un plato a medio hacer que un plato acabado, y el jurado se quedó con la sensación de que faltaba un caldo o una salsa que aunara los distintos elementos que aparecían aislados como islas en el plato. Un Stonehenge de libro Con las cartas sobre la mesa, el que se llevó el gato al agua fue el teutón, que, sin ser ninguna maravilla, consiguió el plato más equilibrado. En seguida fue a celebrarlo con Mari Paz, que no lo quería ni en pintura, pero que no desaprovechó la oportunidad de meterle un buen sobeteo para constatar que el alemán estaba temblando de la emoción. Bailar pegados es bailar.... Las espadas quedaban entonces en todo lo alto de cara a la prueba final, en la que se decidiría el tercer semifinalista y el concursante que tendría que abandonar las cocinas.

Fuente: cocinarconciencia.blogspot.com

Muy buenas!!!! Hoy vengo con una de esas recetas rápidas y muy resultó más, que para el veranito van genial. Ya hace años que la hago, es idea de Ferràn Adrià y es todo un acierto. Sabes esos días en que te apetece cenar algo más que una tortilla pero tienes pereza? O simplemente te apetece una tortilla de patatas y no tienes tiempo o no quieres pelar y freír patatas... Pues aquí va! Tortilla de Patatas Chips Ingredientes; - 1 Bolsa de patatas Chips tipo Lays - 4 Huevos - Un chorrito de Aceite de Oliva Preparación; En un bol grande batimos los 4 huevos, no les añadiremos sal porque las patatas ya llevan demasiado. Trituramos las patatas en la bolsa con la mano, añadimos al huevo poco a poco y vamos mezclando todo para que el huevo empape todo. Una vez todo añadido, calentamos un poco de aceite en una sartén anti adherente y vertemos la mezcla. Doraremos por ambos lados, ayudándonos de un plato o tapadera daremos la vuelta a la tortilla. Una vez hecha ( al gusto) dejamos reposar un minuto y al plato! A ver, no tiene nada que ver con una tortilla tradicional, pero ora salir del paso va genial y está muy buena. Espero os guste! Vuelvo pronto!

Fuente: cocinerainexperta.blogspot.com.es

Juegos Olimpicos en Londres, Gran Bretaña. Porque no preparar una Receta Típica . En los tiempos que estamos, economicamente tocados , me he decidido por esta Popular Receta. Fish and Chips, Pescado y Patatas Fritas. El Fish and Chips es una comida típica de las Islas Británicas. Hay establecimientos dedicados exclusivamente a la venta de este producto. El primer Fish and Chips Shop se abrio en Londres en el año 1860 por Joseph Malin . Ahora se conocen con el nombre de Chippies o Chip Shops . Se acostumbra a usar como pescado el Bacalao y los Pescados Blancos. Hemos preparado las Patatas Fritas como las preparan en estas tiendas de Comida Rápida . Se cortan grandes y se fríen en 2 tandas o en 2 golpes. Ferran Adria en su libro La Familia dice que unas patatas fritas bien hechas tienen que estar preparadas en 2 golpes de freidora. Hemos preparado una de sus Pastas para Rebozar mas usuales, preparada con Cerveza, pero después no tiene alcohol, es apta para todos los publicos. FISH AND CHIPS / PESCADO Y PATATAS FRITAS INGREDIENTES 4 peersonas 4 Filetes de Merluza o Bacalao Fresco ; 4 Patatas ; 1 Vaso de Cerveza ; 2 Vasos de Harina ; 1 Huevo ; 1 cucharilla de Levadura PREPARACIÓN DE LAS PATATAS FRITAS 1. Pelar y cortar las Patatas para freír pero mucho mas gruesas (ellos no pelan las patatas, solo las lavan y cortan) 2. poner las patatas ya cortadas en agua fría 3. en una Freidora con abundante aceite caliente poner las patatas bien escurridas y freír un poco 4. retirar de la freidora y escurrir bien el aceite. Dejar unos 5 ó 10 minutos y volver a poner en la freidora hasta que estén bien doradas y crujientes SERVIR CON SAL, PIMIENTA Y VINAGRE PREPARACIÓN DE LA PASTA DE REBOZAR 1. en un bote poner el vaso de cerveza, los 2 vasos de harina, 1 huevo, 1 chucharadita de levadura tipo Royal y sal 2. con una Barilla Eléctrica mover todo bien hasta conseguir una pasta homogenea GUARDAR EN EL FRIGORÍFICO, USAR FRÍA PREPARACIÓN DEL PESCADO FRITO 1. limpiar el pescado y cortar a tacos como el la foto 2. salpimentar ( si se quiere se puede añadir un poco de curry o alguna especia picante ) 3. pasar el pescado por la pasta de rebozar FRÍA 4. poner a la freidora con abundante aceite caliente 5. freír hasta que esté dorado y crujiente SERVIR CALIENTE ACOMPAÑADO DE PATATAS FRITAS

Fuente: cangrejogrande.blogspot.com.es

Esta receta pertenece al libro de Magdalenas de Xavier Barriga que me regalaron por mi cumpleaños en junio pasado, me encantan los libros y si encima son de cocina mucho más. Os recomiendo que os lo compréis porque todas las recetas salen perfectas. Dicen de él que es el Ferrán Adriá de la panadería, yo lo único que puedo decir es que gracias a él me he aficionado a hacer pan casero y magdalenas, y que son recetas sencillas y muy sabrosas. Sobre estas magdalenas, que puedo decir, que salen genial, quedan esponjosas, muy suaves y con un sabor excepcional. Vamos que no compramos magdalenas desde que tenemos este libro. Y no os preocupéis que si se siguen bien las instrucciones salen con un copete de pastelería. A por la receta¡¡¡ Ingredientes: 125 gramos de huevo. 150 gramos de azúcar moreno. 50 ml de leche. 230 gramos de harina floja (harina de repostería). 60 gramos de yogur de limón. 190 ml aceite de oliva suave (yo de girasol) 50 gramos de miel. 8 gramos de levadura química. Una pizca de sal. Preparación: En un bol se colocan los huevos y el azúcar moreno y se baten, se añade la miel mientras seguimos batiendo. Lo mejor es batirlo a velocidad lenta con el accesorio batidor de varillas hasta que esponjen. Agregamos el aceite poco a poco sin dejar de batir, y a continuación el yogur. En este momento, añadiremos la harina tamizándola junto con la levadura química y la sal, todo ello sin dejar de batir a velocidad lenta para que se integre bien. Cuando la mezcla sea homogenea, continuamos batiendo a una velocidad máxima durante unos 2-3 minutos. Tapamos la masa con un paño (yo lo hago con un papel film) y la dejamos reposar en la nevera de 1 a 24 horas. Precalentamos el horno a 250º por lo menos 20 minutos. Cuando haya pasado el tiempo de reposo, se mezcla la masa suavemente, y se rellenan los moldes, con una cuchara o con una manga pastelera. En cualquier caso no rellenar más de dos tercios estos moldes porque crecen bastante en el horno. Las introducimos en el horno a 210º entre 16 y 18 minutos. Una vez que estén hechas, colocarlas sobre una rejilla para que se enfríen. Recomendaciones: 1. Los huevos, yo los peso, pero es el equivalente a dos huevos de tamaño «L». 2. Si no tenéis yogur de limón, se puede sustituir por un yogur natural, o por un yogur natural con ralladura de limón. 3. El aceite si es de oliva que sea muy suave, y si no de girasol, a mi para la repostería me gusta más. 4. Colocar la bandeja a mitad de horno, para que no se quemen ni por abajo ni por arriba. 5. No abrir nunca el horno mientras suben las magdalenas porque podrían bajarse. 6. Si no tenéis moldes de silicona, y usáis moldes de papel tened la precaución de introducirlos en unas flaneras individuales, sino se ensancharan y no crecerán. 7. Colocad los moldes sobre un papel de horno en la bandeja y evitareis que la misma se os ensucie. 8. Podéis echarles por encima un poquito de azúcar glas cuando este frías.

Fuente: cacharreandoenmicocina.blogspot.com.es

Decir que el arroz con leche es uno de los postres mas exquisitos de nuestra gastronomia no es exagerar, es cierto que es un postre un poco laborioso y tienes que estar bastante pendiente durante la cocción pero es que el resultado final merece todo el trabajo y más. Esta receta es un poco diferente y la he sacado del libro de Ferran Adriá La Comida de la Familia, un libro que os recomiendo porque es muy útil y son platos fáciles de hacer, algunos con un toque distinto pero no muy laboriosos. El marido de mi prima es un enamorado de este postre y a él le sale bastante bien por lo que cuando me invitaron a cenar a su casa y me pidieron que llevara el postre me decidí por hacer un arroz con leche un poco diferente, el resultado fantástico les gusto a todos y les sorprendió el sabor. Os dejo la receta estoy segura que una vez que la probéis no será la última. Ingredientes para 6 personas: 1 litro de leche entera, 2 tiras de la piel de un limón, 60 gramos de mantequilla, 180 gramos de nata líquida, 240 gramos de arroz, 135 gramos de azúcar, canela en polvo al gusto. Elaboración: poner la leche y la nata en una cacerola, añadir la piel de limón y dejar cocer 5 minutos. En una olla poner la mitad de la leche y la nata, añadir el arroz y cocer a fuego suave 45 minutos añadiendo poco a poco la mezcla de leche y nata según veas que se va secando el arroz. A los 10 minutos de cocción se añade el azúcar. Remover para evitar que el arroz se pegue. Una vez cocido se añade la mantequilla a temperatura ambiente y se mezcla bien todo para que se ligue. Poner en los recipientes donde vamos a servir el arroz y guardar en frío.Añadir la canela en polvo(opcional, en mi caso la puse en la mesa por si alguien la quería) esparcida sobre el arroz con leche. Yo las presenté en unas copas que tengo del rastrillo de Becara y me gustaron por el contraste de colores. Deciros que el sabor es exquisito es quedarse cortos, el sabor es tan suave que no te cansas de comerlo.

Fuente: loscaprichosdemini.blogspot.com.es

Tenía muchas ganas de probar este plato y por fin encontré la ocasión gracias a LID editorial , que en su colección Coolinary Books , tiene el libro " La cocina de hoy en España " de María Jesús Gil de Antuñano. Una auténtica experta en gastronomía, con más de 30 años de experiencia y numerosos premios, entre ellos el Premio Nacional de Gastronomía. Es un manual basado en la cocina tradicional casera española, con más de 500 recetas explicadas paso a paso. Tal como cuenta Ferrán Adriá en el prólogo: "estamos ante un libro que va a satisfacer a todo tipo de cocineros, para divertirse cocinando. Porque, no lo olvidemos, enfocar la cocina desde un punto de vista lúdico no puede más que redundar en un mejor resultado". La cocina de hoy en España es el resultado de muchos años creando, realizando y fotografiando platos, trabajo diario que ha sido para la autora una escuela viva. Me gustaría añadir que es un libro muy completo, con muchas recetas interesantes, con consejos y trucos, bien extructurado, que explica de una manera sencilla la manera de cocinar los alimentos para obtener un buen resultado. Con aperitivos, recetas de carne, de pasta, de pescados... si estás buscando un libro que reúna todos estos ingredientes "La cocina de hoy en España" no puede faltar en tu colección de libros de cocina. No es la primera receta que publico de la colección Coolinary Books de LID editorial, hace poco hice las Albóndigas de pollo con anacardos y salsa de pimientos rojos , pero en esta ocasión se trataba de una receta del libro " Recetas & Viñetas ", recetas de Juan Pozuelo, para primavera, verano, otoño e invierno, e ilustrado por Alya Markova. Otro plato para chuparse también los dedos. Pero vamos con la receta de hoy, la idea era escoger una del libro para elaborarla y compartirla en el blog, me decidí por la merluza a la sidra. Alguna vez la había probado en algún restaurante y tenía ganas de saborearla en casa. Tengo que decir que la manera de cocinarla no ha sido todo lo fiel que debiera a la explicación del libro, entre otras cosas porque María Jesús utiliza almejas, pero como a la hora de meterme en la cocina no tenía en casa decidí acompañar la merluza con unos mejillones que había cocido al vapor el día antes, pensé que de esta manera, a falta de almejas, también podría compensar el sabor marinero del plato. Siempre digo que creo en que las recetas deben ser abiertas, en esta ocasión no me quedó más remedio que poner esta idea en práctica.Así que pondré los ingredientes que usé en esta ocasión, que como digo son prácticamente los mismos que en el libro, pero no del todo fiel a la receta original, si alguien quiere hacer la receta tal cual al estilo de la autora no tendrá más remedio que hacerse con un ejemplar, estoy convencido de que no se arrepentirá de tenerlo en casa y acudir a él para elaborar las recetas de tan ilustre cocinera. Para dos personas vamos a necesitar: - Una cola de merluza partida por la mitad - Aceite de oliva - Una cebolla grande - Dos cucharadas de salsa de tomate - Un vaso pequeño de sidra - Harina - Sal - Pimienta - El agua de haber cocido los mejillones - Un puñado grande de mejillones - Un puñado de gambas - Un sobre pequeño de fumet de marisco congelado - Unas patatas - Finas hierbas Como he dicho anteriormente el día antes de hacer la receta puse en una cacerola unos mejillones, a los que había limpiado las conchas y las barbas lo mejor que pude, los dejé cocer a fuego lento unos minutos, tapando la cacerola con la tapa, hasta que se abrieron. Algunas vece le pongo un poco de vino en la cacerola, o una hoja de laurel, pero esta vez no usé ninguno de estos ingredientes. Cuando atemperaron los guarde en la nevera. Como los trozos de merluza ya estaban limpios y salpimentados (regalo de mi suegra) sólo tuve que pasarlos por harina y freírlos ligeramente en una sartén con aceite. Una vez fritos los puse en una cazuela. Por otro lado corté la cebolla en trozos pequeños y la freí, en la misma sartén. Cuando cogió un poco de color color añadí una cucharada y media de harina y cociné, después puse la salsa de tomate, di unas vueltas y eché la sidra. Dejé unos minutos cocer, fue entonces el momento de echar el agua que tenía apartada (y muy bien colada) de los mejillones y el fumet de marisco, dejando que reduciera un poco. Por último agregué esta salsa y las gambas en la cazuela que tenía apartada la merluza, dando un pequeño hervor en el fuego. Justo al apartar puse los mejillones, que como estaban ya cocidos no quise mantener en el fuego para que no se pasaran. En el microondas puse unas patatas peladas durante 3 minutos aproximadamente, cuando se hicieron les eché una mezcla de finas hierbas y las usé para acompañar la merluza. Es un plato muy rico, ideal para el fin de semana, para disfrutar con él junto a la familia, recuerda que te hará mucha falta un buen trozo de pan para acompañar este plato, porque la salsa queda impresionante, además un plato con sidra asturiana no puede quedar mal de ninguna manera... Y del libro tengo que hacer más recetas, están muy bien explicadas y sólo de pensar que me puede salir otra receta tan rica como esta ya me entran ganas de meterme de nuevo en la cocina y ojear sus páginas. Para la elaboración de esta receta he recibido muestras de la empresa LID editorial a la que agradezco su colaboración .

Fuente: pachuparselosdedos.blogspot.com.es

Recetas888 is a recipe search engine that find recipes with advanced filters like ingredients, categories and keywords.
Recetas888 does not host recipes, only links to other sites. | FAQ | Privacy
Copyright 2018 ® - Contacto