tevuelto de grelos con surumi | callos sevillano olla gm | silvia mini quiches de atun dukan | pepechup en thermomix | receta masa philo Oswaldo | roscos de miel de monda | calde de osso de vaca - puxero
Iniciar sesión

Ingresa para recetas888 con el fin de guardar sus recetas favoritas

Si aϊn no te has registrado, regístrate ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

Bueno como veis ando al revés, en la otra entrada hice muffins salados y ahora croquetas dulces. Esta receta es del libro “ La cocina mediterránea” de Carme Ruscalleda Hoy por casualidad ojeando el libro las vi y dicho y hecho no me pude resistir, miré tenía todos los ingredientes, que yo he puesto la mitad por si no me gustaban, pero para la próxima ya puedo hacerlas con todos los ingredientes porque me han gustado mucho, las de la mermelada de higos buenísimas. Se pueden dejar sin rellenar y también están bien, se pueden comer tanto frías como calientes, vamos todo un descubrimiento. Os dejo con la receta. Ingredientes: 125 g de sémola de trigo 3 huevos 500 ml de leche 100 g de azúcar La cascara de medio limón Pan rallado Aceite para freír Azúcar glasé Rellenos: Mermelada de higos Cerezas en almíbar Trocitos de chocolate Preparación: En un cazo, deshaz las yemas de huevo en la leche (reserva las claras sin batir). Agrega a la mezcla el azúcar, la cáscara de limón y la sémola. Cuece la mezcla sin dejar de remover. Cuando empiece a espesar y arranque a hervir retiramos del fuego. A continuación, retira la cascara de limón y pon la mezcla en una bandeja para que se enfrié. Una vez fría, córtala en porciones del mismo tamaño y dales forma de croqueta sí las queremos rellenar ponemos el relleno que más nos guste en mi caso unas son de cerezas otras de mermelada de higos y otras de chocolate. Después se rebozan pasándolas por la clara de huevo medio montada y por el pan rallado con un poco de azúcar moreno y se fríen en aceite bien caliente. Se sacan a una fuente con papel de cocina. Espolvoreamos con azúcar glasé. Quisiera agradecer a Trini Altea del blog "LA COCINA DE TRINI ALTEA" que se acordado de mí blog para otorgarle el ¡¡¡PREMIO!!! El Indalo de bronce, premio al reconocimiento por el diseño y la labor divulgativa de temas relacionados con la cocina y que tenga más de 100 seguidores. Este premio da la posibilidad de poder otorgarlo a otros blog qué reúnan los requisitos mencionados anteriormente. Otra cosa recordaros que en el blog “ A’Punto” se celebra un sorteo por haber llegado a los 100 seguidores. Es también el blog al que le voy a dar el Indalo de Bronce, que ya reúne los requisitos es un blog relacionado con la cocina y tiene más de 100 seguidores.

Fuente: con2huevos.blogspot.com.es

Tachín tachín! Atención que llega una señora lasaña con un relleno sano sanote y una salsita que te deja sin pan en la panera. La receta es de la "Ruski", Master del Universo culinario y a la que agradecemos su generosidad dejando por escrito recetas tan buenas como ésta. Gracias Carme Ruscalleda, con esta lasaña llevamos mucho tiempo triunfando en las comidas familiares. Ingredientes (para 4 personas) 10 placas de lasaña 150 gr. de requesón o ricotta o mató (lo que os sea más fácil encontrar) 2 puerros 1 calabacín 1 zanahoria 3 dientes de ajo 2 ramitas de perejil 20 gambas de tamaño mediano 6 ó 7 hojas de albahaca fresca 4 escalonias 1,5 kg. de tomates maduros aceite de oliva virgen 100 ml. de vino de Oporto 60 gr. de queso parmesano recién rallado sal y pimienta Peláis las gambas, reserváis las cabezas. Las colas de gamba dejadlas bien limpias, sin el intestino y restos de cáscara. Las cortáis en dados y las reserváis. Mezcláis el requesón (o el mató ) con las hojas de albahaca picaditas. Reserváis. Troceáis pequeñito los puerros, la cebolla, 2 dientes de ajo y el perejil. Reserváis. El calabacín y la zanahoria los troceáis haciendo dados pequeños. Reserváis. Las escalonias junto con 1 diente de ajo los picáis muy pequeñito. Reserváis. Por último, ralláis los tomates. Reserváis. Bueno, pues ya tenéis todos los ingredientes preparados. Ahora comienza la función! Lo primero la salsa, de la siguiente manera: En una cazuela con aceite sofreís las cabezas de las gambas, que se doren bien. Las salpimentáis y añadís el diente de ajo y las escalonias picaditas. Dejáis que se sofrían ligeramente, removiendo con una cuchara de madera para que no se pegue. Vertéis el vino de Oporto y dejáis que se reduzca. Incorporáis el tomate rallado, removéis y lo dejáis que se vaya haciendo durante 20 minutos a fuego suave. Salpimentáis y lo pasáis por el colador chino. Reserváis. Ahora es el turno del relleno: En una sartén pocháis los puerros y la cebolla durante 8 minutos. Añadís los ajos y el perejil picaditos. Lo dejáis sofreir 2 minutos más. Echáis las colas de gambas troceadas, salpimentáis y lo dejáis 1 minuto más. Retiráis del fuego y reserváis. En una olla con agua hirviendo y sal, escaldáis los dados de calabacín y zanahoria durante 1 minuto. Los escurrís y los añadís a la sartén dónde están las colas de gambas, el puerro y la cebolla. Mezcláis con cuidado y lo dejáis enfriar un poco. Cuando lo anterior esté tibio, incorporáis el requesón (o mató ) mezclado con las hojas de albahaca. Ahora vamos con las placas de lasaña: En una olla con agua hirviendo y sal, introducís las placas de lasaña una a una y aflojáis un poco el fuego para que no hierva a borbotones, así evitáis que se os rompan. Os conviene dejarlas al dente. Por lo tanto, aquí vigilad, que a la pasta le gusta ser observada. Escurrís y refrescáis las placas, las extendéis sobre un trapo limpio para quitarles restos de agua. Con un cuchillo afilado partís por la mitad cada placa, de ésta forma tendremos 20 placas (así os será muy fácil de servir, quedarán lasañas individuales) . En una fuente de horno montáis las lasañas de la siguiente manera: 5 placas por persona, serán 4 pisos de relleno. Repartís la salsa de tomate y el queso parmesano rallado por encima y lo metéis en el horno a 180º con el gratinador también encendido para conseguir un gratinado suave. Que la disfrutéis.

Fuente: elmitodelsofrito.blogspot.com.es

No lo soy, pero reconozco que a veces con la family me pongo en plan madre y cuando cocino y preparo los menús de los fines de semana familiares, lo hago como si se fuera a acabar el mundo. Uno de esos fines de semana gastrofamiliares es al que le debo estas Croquetas de Solomillo Ibérico y Mayonesa de Pimentón . Me explico. Había preparado el Solomillo Ibérico relleno de Uvas y Paté , pero no una pieza, sino dos, y no era lo único con lo que me había liado en la cocina, pero no quería que faltara. Sí, es justo ahí, es en ese momento cuando me pongo en #planmadrequelosmíosnosequedenconhambre. Y sí, es justo ahí cuando me paso. Como una vez ya en la mesa, sabía que iba a sobrar solomillo , dejé en la fuente la parte inicial y la final de cada uno de los solomillos, ya que no sólo es la parte digamos menos atractiva, sino que en este caso es la que menos relleno le alcanza. Y si este solomillo no tiene relleno, pues ya no se trata de un Solomillo relleno de Uvas y Paté . Y como en casa no se tira nada, creo que fue casi consciente desde el primer momento que esos pedacitos de carne iban a hacer un gran papel en unas croquetas. Et Voilà! El resto ya vino casi hecho y como siempre quiero incluir alguna variación, recordaba que Chez Silvia nos había hablado hace un tiempo de unas croquetas de Carmen Ruscalleda en las que utiliza huevo. Así que ni corta ni perezosa hice mi adaptación, insisto, mi adaptación. A la manera de la Ruscalleda lo tengo en pendientes. El resultado más que satisfactorio. ¡A por la receta! INGREDIENTES: 150 gr de Solomillo asado desmigado (he utilizado el que sobró de un asado) 1 Cebolla mediana 50 gr. de Mantequilla 50 cc de Aceite de Oliva Virgen extra 600 cc de Leche 4 Huevos 100 gr de Harina Sal, Pimienta y Nuez Moscada Harina y Pan rallado para rebozar 3 Cucharadas de Mayonesa 3 Cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra Pimentón Ahumado ELABORACIÓN: En un cazo poner la leche a calentar. Reservar. En una sartén poner el aceite y la mantequilla para que se caliente y derrita. Cuando esté listo, añadir la cebolla picada muy pequeña y pochar. Debe quedar transparente pero no tostada. Mientras ir desmigando el solomillo asado. Cuando la cebolla esté transparente, no nos debe quedar cruda, añadir el solomillo. Cocinar, mientras removemos con una espátula, durante unos 5 min. Agregar la harina poco a poco y cocinarla. No dejar de remover con la espátula. Esto nos llevará alrededor de otros 10 min. Debe quedar todo bien integrado y la harina cocinada. No hay nada más desagradable en unas croquetas que el sabor a harina cruda. A continuación, ir agregando la leche caliente e ir removiendo con ayuda de la espátula para conseguir una mezcla homogénea y sin grumos. En estos momentos añadirle dos huevos batidos, la sal, la pimienta y la nuez moscada, según nuestros gustos y seguir removiendo otros 10 min. Cuando aquiera una textura lisa que se despegue sola de las paredes de la sartén, verter en un tupper de cristal o en una fuente la masa y dejar enfriar a temperatura ambiente. Después tapar o cubrir con papel film e introducir en el frigorífico toda la noche. En un recipiente batir los dos huevos restantes, en otro disponer la harina y en otro el pan rallado. Yo suelo utilizar para la harina y el pan rallado, tuppers bajitos que puedo mover ligeramente para que la croqueta rule sola por la harina o por el pan rallado y así mancharme lo menos posible. Con un tenedor coger un poco de la masa, primero formar como una albóndiga pequeña a la que luego le daremos forma alargada. Rebozar la croqueta con harina, pasarla por el huevo batido y después por el pan rallado. Repetir la operación hasta terminar con la masa. Para congelarlas utilizar uno o varios tuppers de forma que no queden las croquetas apiladas. Si el recipiente es muy grande y queréis recuperar espacio de vuestro congelador, una vez congeladas guardarlas en bolsas de congelación y así ocuparán menos espacio. Podéis freirlas directamente del congelador. Hacerlo en abundante aceite y no freir muchas a la vez para que el aceite no se enfrie. Cuando las retiréis de la sartén pasarlas a un plato con papel absorbente para retirarles el exceso de aceite. Para acompañar a las croquetas preparar una mayonesa de pimentón. Para ello en un cuenco pequeño verter las 3 cucharadas de mayonesa y las 3 de aceite. Espolvorear con pimentón ahumado y batir hasta que quede una salsa homogénea. Bon Appétit!

Fuente: atableconcarmen.blogspot.com.es

Esta receta es de Carme Ruscalleda, salvando las distancias y esperando que me perdone, he cambiado algunas cosas porque no tenía. Se puede acceder a su receta en este enlace , yo voy poner cómo la hice, Nos gustó mucho! Ingredientes: 2 kg de mejillones 300 gr de macarrones pequeñitos 50 gr de vino blanco 50 gr de chalotas 50 gr de zumo de limón 20 gr de ajos tiernos 80 gr de pimiento verde 20 gr de calabacín con piel 100 gr aceite de oliva virgen extra 100 gr de leche 50 gr de mantequilla 20 gr de harina Sal y pimienta Primero hay que limpiar bien los mejillones y ponerlos a abrir en una cazuela ancha. Retirarlos, separar los mejillones y tirar las conchas. Colar muy fino el jugo que han dejado en la cazuela. Reservar por una parte los mejillones y por otro el jugo. Preparar una salsa con la chalota muy picada y el vino hasta que se evapore totalmente. Añadir la mantequilla, el aceite y la harina, cocinarlo todo como un roux ligero. Incorporar la leche, el jugo de los mejillones, el zumo de limón, el punto de sal y pimienta blanca. Cocinar todo hasta arrancar el hervor. Triturar muy fino y reservar. Por otro lado picar los ajos tiernos, los pimientos y el calabacín en brunoise y saltearlos al punto. Reservar. Cocer los macarrones con abundante agua con sal. Escurrir y mezclarlos con los vegetales reservados, saltear todo 30 segundos, rectificando el punto de sal y pimienta si fuera necesario. Calentar la salsa con los mejilloes y añadir a los macarrones.

Fuente: paambtomaquet-marylou.blogspot.com.es

Esta vez pensé que las chicas que organizan el reto Cooking The Chef , este mes dedicado a Carme Ruscalleda , y yo o estábamos muy compenetradas, o teníamos telepatía, o ¿acaso me habían puesto una cámara oculta en casa y no me había dado ni cuenta? ;-) ¿Por qué digo esto? Resulta que el día de publicación del último reto , aprovechando mi visita sabatina al mercado, había preparado un cocido no demasiado "fuerte". Tenía pensado con parte de la carne, principalmente pollo, hacer croquetas, algunas para comerlas enseguida y otras para congelarlas y tenerlas listas para cuando viniera mi sobrino esta Semana Santa a pasar unos días. ¡Y es que no sabéis como le gustan las croquetas ! Así que cuando esa tarde-noche, y con las pistas que nos fueron dando por FaceBook, todo apuntaba a que Carme Ruscalleda era la chef elegida, "comencé a hacer los deberes" antes de tiempo. Pensé que me habían leido el pensamiento. Cogí el libro de la Ruscalleda, "Cocinar para ser Feliz", localicé su propuesta de croquetas y esperé a que al día siguiente confirmaran el nombre de la chef del reto de marzo. Pensaréis que igual era un poco arriesgada mi manera de proceder, pero no importaba. Fuera la Ruscalleda o no la Chef de Marzo, yo iba a preparar esas croquetas. Ella ofrece una receta base y unas posibilidades de relleno. Cualquiera que elijas queda genial. Cremosa y Suave. Y al día siguiente: ¡Sí! ¡Carme Ruscalleda! Afortunadamente, menuda decepción si no hubiera sido, más que nada por la ilusión que me hacía. Probamos unas cuantas enseguida por que es imposible resistirse. El resto las congelé, procurando que no se pegaran las unas a las otras, y quedaron reservadas para cuando viniera mi sobrino. Prohibido tocar ;-) Cocinar para ser feliz, como el título de su libro, y para hacer felices a los demás, añado yo. En casa lo hemos conseguido. No me canso de recordarlo, cocinar es una expresión de amor y yo también disfruté viendo como mi sobrino y mi familia se las comían. ¿Habrán suficientes? Más recetas de Croquetas que puedes encontrar en el blog: Croquetas de Solomillo Ibérico y Mayonesa de Pimentón Croquetas de Jamón Ibérico ... y un agente secreto Croquetas de Merluza y Ajos Fritos Croquetas de Espinacas y Pipas de Girasol INGREDIENTES: 250 gr de Carne del cocido ( principalmente pollo, la receta original indicaba 400 gr.) 1 Cebolla 500 ml de Leche 3 Yemas de huevo 100 gr de Harina de trigo 50 gr de Maizena Sal y pimienta Nuez moscada 3 Claras Pan rallado Aceite de oliva Virgen Extra para freir ELABORACIÓN: Picar la cebolla muy fina y sofreirla en una sartén, con un chorrito de aceite de oliva, hasta que comience a dorarse. Picar la carne y agregarla a la sartén. Darle unas vueltas para que se mezcle con la cebolla y se sofría también un poco. En un bol grande mezclar, con ayuda de unas varillas, la leche, la harina, la maizena y las yemas. Salpimentar y añadir un poco de nuez moscada. Incorporamos el contenido del bol a la sartén y no dejamos de remover hasta que la masa espese y se despegue de las paredes de la sartén, no llevará mucho tiempo, apenas unos minutos. Cuando esto ocurra, indicará que tenemos la masa lista. Volcar la mezcla en una fuente de vidrio amplia, la masa no debe alcanzar más de 2 cm. de altura, y dejar enfriar. Yo la suelo dejar de un día para otro en la nevera. Cuando esté fría poner en un bol las claras batidas y en otro el pan rallado. Con ayuda de un par de cucharas ir formando las croquetas, así no quedarán todas tan perfectas ;-). Primero las pasamos por las claras y luego por el pan rallado. Freir en aceite caliente, sin añadir demasiadas a la sartén, hasta que se doren. Dejarlas escurrir en papel de cocina. Podemos congelarlas antes de freir, teniendo la precaución de no apilarlas y que queden separadas para que no se peguen. Bon Appétit!

Fuente: atableconcarmen.blogspot.com.es

Bloody Mary de cuchara de Carme Ruscalleda Esta receta la he sacado de El Periódico para el reto de este mes de Cooking the chef sobre Carme Ruscalleda. Este mes con tanto viaje y las fallas por medio lo he tenido complicado, así que al final he optado por un aperitivo, porque no me quería perder el reto. Me encanta el bloody mary así que he pensado que este de cuchara estaría muy bien y así ha sido. Ingredientes Para 10 vasos Para la vinagreta 150 g de aceite de oliva. 15 g de vinagre de Módena. Sal y pimienta blanca. Una pizca de mostaza antigua 15 g de salsa Perrins. 30 gotas de salsa Tabasco. Mezclar todos los ingredientes y reservar Para la gelatina 125 g de vodka. 6 g de gelatina vegetal en polvo. Mezclar el vodka con la gelatina y arrancar el hervor, dejar enfriar a temperatura ambiente en un recipiente para cortar cubitos de menos de 1 cm antes de meter en la nevera. Para el zumo de tomate 800 g de tomate de invierno (de colgar) Una vez rallado y sin pepitas quedarán sobre 400 g, se mezcla con la mitad de la vinagreta y se reserva la otra mitad de la vinagreta para aliñar al final. 20 tomates cherry rojos cortados a la mitad. Medio apio blanco, los tallos se pelan y se cortar en palitos de 3 cm y las hojas para decorar Ralladura de medio limón. Flor de sal . Ella le pone también anchoa, yo no se la he puesto porque no tenía. Presentación En el fondo de cada vaso, poner 2 cucharadas de tomate rallado y aliñado. Colocar encima 4 mitades de tomates cherry. Incorporar 5 dados de gelatina de vodka. Colocar en diagonal 4 bastones de apio. Aliñar el conjunto con el resto de la vinagreta. Añadir una pizca de ralladura de limón. Colocar 3 hojas-blancas de apio de pie Finalizar con una chispa de flor de sal.

Fuente: migrancomilona.blogspot.com.es

Con el trabajo que me costó hacer esta receta de Carme Ruscalleda y lo que he tardado en editarla y escribirla. Pero bueno, aquí está. Con ella participo en el reto del mes de marzo de Cooking the Chef . Anunciaron el chef protagonista el 6 de marzo y tres días más tarde ya comíamos en casa esta receta. No fue fácil la elección. Carme Ruscalleda es una cocinera catalana, cargada de estrellas michelin, y que hace unos platos sanos, atractivos y deliciosos. En esos tres días me compré dos libros suyos, pero no se me iba de la cabeza la foto de uno de sus platos. La busqué y encontré la receta en El Periódico . Como podéis ver, tiene una pinta increíble. Me puse manos a la obra y me encontré con algunas dificultades. En el mes de marzo era casi imposible conseguir en Barcelona flores naturales comestibles. Las busqué en varios mercado y me decían que solo las tenían en Navidades. Al final en una frutería del centro comercial L'illa las pude conseguir. Además, eran preciosas. Otro problema fue comprar un rallador del que hablaba Carme, el Microplane, con el que había que rallar las nueces de macadamia para que quedase esa especie de algodón por encima. Lo pude encontrar, aunque me salió un poco caro. No me arrepiento. Ahora lo uso para todo. Es una maravilla como queda el queso parmesano rallado con él. También tuve que conseguir orégano fresco, láminas de brick, queso gallego y varias otras cosas. Llegué a mi casa a las 9 de la noche, agotada y feliz de tener todo lo necesario. De repente me di cuenta de que no había comprado los tomates cherry de colores, así que me fui corriendo al supermercado de El Corte Inglés (que abren hasta tarde y me pillaba muy cerca). Mi idea era prepararlo todo esa noche, pero llegué tan cansada que sólo pude tumbarme a ver una serie. Al día siguiente me tocó levantarme pronto para ponerme manos a la obra. Fue bastante trabajo para un aperitivo. El caso es que, con estas cantidades, no salen 12 cocas (como pone en la receta), sino muchas más. A mí no me gustaron mucho las bases de las cocas, porque si no las sirves inmediatamente se ablandan. Me parece que son demasiado finas para soportar todo lo que llevan encima. El primer día las preparé así. Me sobró muchísimo de todo (tomates, crema de queso, gelatina de perejil, flores, ...), así que los días siguientes todo el que pasó por mi casa probó las cocas. Como ya no tenía bases, las servía sobre unos crackers de queso que compré. El resultado me gustó mucho más. He de deciros que la gente quedaba con la boca abierta de lo impresionantes que eran. También gustó mucho la combinación de sabores (menos a Ulises, que decía que tiraba mucho a dulce). Como siempre, hice algunas variaciones en los ingredientes. Por ejemplo, sustituí el queso de Arzúa por queso de tetilla o eliminé el orujo. Todo se puede preparar con uno o dos días de antelación, así que os recomiendo que lo hagáis poco a poco. Es fácil de hacer, lo que pasa es que son demasiadas cosas para hacerlas con prisa. Además, algunas de ellas (como los tomates confitadas o la gelatina) necesitan bastante tiempo de reposo. Cuando tengáis algún compromiso con el que queráis quedar de maravilla, ya sabéis cuál es vuestra receta. No se lo van a creer. Os dirán que da pena comerlas, pero las comerán. Ingredientes Para los tomates confitados: 12 tomates cherry rojos 12 tomates cherry amarillos 12 tomates cherry verdes 300 gr de azúcar 300 ml de agua mineral Unas hojas de orégano fresco Aceite de oliva virgen extra (aproximadamente 1/2 litro) Sal y pimienta Para la gelatina de hierbas: 15 g de orégano fresco 15 g de perejil fresco 200 ml de agua mineral 3 hojas de gelatina Sal y pimienta Para las bases de las cocas: 2 laminas de pasta brick 50 gr de queso gallego de tetilla Una cucharada de aceite de oliva virgen Para la crema de queso: 100 gr de queso gallego de tetilla 100 gr de queso Comté 250 gr de requesón en crema (como Quark de Danone) Una cucharada de aceite de oliva virgen 50 ml de nata para montar (35% de materia grasa) Sal Para la decoración: Sal en escamas Aceite de oliva virgen extra 18 flores frescas Hojas pequeñitas de orégano fresco 4 nueces de macadamia Empezamos con los tomates confitados, porque necesitan estar varias horas en la nevera antes de proceder al último paso. Yo usé tomates de cuatro colores porque venían así en el paquete, pero con tres colores (o incluso dos) es suficiente. Aunque para 12 aperitivos se necesitan 36 tomates, yo hice todos los que venían. El trabajo es el mismo y los tomates confitados están ricos acompañando a cualquier cosa. Hacemos a los tomates un corte en forma de cruz por la parte del rabo. Escaldamos un minuto en agua hirviendo. Enfriamos con agua muy fría. A continuación los pelamos. Los vamos poniendo en una cazuela con los 300 ml de agua y los 300 gr de azúcar. Cuando hemos terminado, ponemos la cazuela al fuego hasta que empieza a hervir. Apagamos y metemos en la nevera 4 horas (los tomates dentro del almíbar). Mientras reposan los tomates, hacemos la gelatina de hierbas. Dejamos las hojas de gelatina a hidratar en un poco de agua. Ponemos una cazuela al fuego con agua con sal. Cuando hierve, escaldamos el perejil y el orégano unos segundos. Sacamos y ponemos en agua muy fría. Escurrimos las hierbas y trituramos con los 200 ml de agua mieneral. Colamos y aderezamos con sal y pimienta. Ponemos un poco de este líquido a calentar con las hojas de gelatina escurridas. Cuando la gelatina está bien disuelta, colamos esa mezcla y añadimos al resto del líquido. Vertemos en un molde cuadrado o rectangular (para cortar después en trocitos pequeños). Guardamos en la nevera. Necesita un par de horas para cuajar. Yo lo hice en un molde de cubitos de hielo, pero no os lo recomiendo. Me resulto difícil de sacar de ahí sin romper y, además, eran demasiado grandes y tuve que cortarlos. A continuación preparé las bases de las cocas. Eso como os vaya bien. Se pueden hacer más tarde. Encendemos el horno a 160º C. Rallamos el queso con Microplane. Yo elegí las partes más cercanas a la corteza. Si no tenemos este rallador, lo picamos muy finito. Cortamos la pasta brick en 24 rectángulos de 4 x 10 cm. Ponemos 12 en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Los pintamos con aceite y les esparcimos el queso rallado por encima. Tapamos cada uno con otro rectángulo y volvemos a pintar con aceite. En la receta de Carme Ruscalleda mandaba tapar con un tapete de silicona. Yo no tenía, así que le puse una bandeja de horno encima que encajaba perfectamente. Se necesita poner algo que haga presión para que queden bien planas. Horneamos 12 minutos. Sacamos y dejamos enfriar. Una vez frías, conservamos en una caja hermética hasta el momento de servir. Por último, preparé la crema de queso. Esta no necesita reposo, así que la podéis hacer cuando queráis, incluso en el último momento. Rallamos el queso comté. Lo batimos con el queso gallego, el requesón, el aceite y la nata hasta obtener una crema uniforme. Salamos ligeramente. Metemos en una manga pastelera y conservamos en la nevera. Para la decoración, necesitamos rallar las nueces de macadamia. Yo utilicé el Microplane. Si no tenéis, podéis usar cualquier rallador. Cuando hayan pasado las cuatro horas (desde que metimos los tomates en la nevera), tenemos que terminar de elaborarlos. Ponemos en una fuente honda pequeña, que pueda ir al horno, los tomates escurridos. Echamos sal, pimienta y unas hojas de orégano. Los cubrimos con aceite hasta la mitad. Horneamos a 120º C durante una hora. Al cabo de esa hora, los sacamos y conservamos en la nevera en el aceite. Cuando vayamos a servir las cocas, procedemos al montaje y decoración. Es importante hacerlo justo en ese momento para que no se ablanden las bases. Colocamos en cada una tres tomates de diferentes colores, cuatro cuadraditos de gelatina y tres bolas de crema. El orden es tomate-gelatina-crema. Aliñamos con un poco de aceite y escamas de sal. Ponemos ralladura de nuez de macadamia y algunas hojas diminutas de orégano fresco. Terminamos con una flor entera y unos pétalos de otra. Pues nada, solo queda disfrutar.

Fuente: elfestindemarga.blogspot.com.es

¿A quien le amarga una croqueta ? A nadie. No se me ocurre otra entrada o aperitivo que guste a más gente. Quizás las patatas bravas les puedan hacer competencia, pero dónde estén unas buenas croquetas no hay patatas que valgan. En cuestión de Croquetas ... Todo es empezar . Lo mires, por donde lo mires. Tanto si hablas de prepararlas como de comerlas. ¿Cuántas veces nos habrá pasado? Sale el plato de croquetas a la mesa, sólo de verlas ya nos estamos relamiendo, sabemos que queman pero allá vamos. Pinchamos de manera osada una croqueta, la partimos por la mitad, el humo sale de su interior, nos está avisando: ¡quema! , pero nuestras ansias lo pueden todo y arriesgamos ... Es verdad, quemaba, quemaba mucho. ¿Me podéis decir con que otro plato os pasa lo mismo? Sí, si me refiero a con que otro aperitivo sóis incapaces de esperar un par de minutos a que podáis llevároslo a la boca sin necesidad de abrasaros. Poca cosa se me ocurre en estos momentos. Y ya sé en que estáis pensando: en la preparación. Parece engorrosa, pero es cuestión de organizarse un poco y si no lo creéis, echadle un vistazo a las recetas de croquetas que hay en el blog: Croquetas de Merluza y Ajos fritos con un Toque de Guindilla Croquetas de Jamón Ibérico y un Agente Secreto Croquetas de Carne de Cocido de Carme Ruscalleda Croquetas de Solomillo Ibérico y Mayonesa de Pimentón Croquetas de Espinacas y Pipas de Girasol Algunas están basadas en las recetas de conocidos chefs ¿Ponemos a enfriar las cervezas? Bon Appétit!

Fuente: atableconcarmen.blogspot.com.es

Hoy es miércoles de ceniza el día que se entierra la sardina y que querido darle un homenaje a la humilde sardina con esta receta de la gran Chef Carme Ruscalleda. Ingredientes para 6 cocas individuales: Para la coca: 125 gr de harina 60 gr de azúcar 60 gr de mantequilla 10 gr de leche 1 gr de sal Para las sardinas: 24 sardinas frescas 500 gr de sal gorda Pimienta negra molida 200 gr de aceite de oliva virgen extra 500 gr de fresones 300 gr de pepino Sal, pimienta, vinagre, cebollino Elaboración: Limpiamos las sardinas de las escamas y secamos un poco y con un cuchillo muy afilado cortamos los dos lomos en filetes y los pulimos de las espinas y los cuadramos todos iguales, desechamos el resto de la sardina. En un recipiente tipo bandeja cubrimos el fondo con sal gruesa y encima ponemos una capa de filetes unos a lado de los otros bien puestos y separados y sobre todo bien planos. Cubrimos con otra capa de sal y volvemos a hacer los mismo hasta el final de los filetes y siempre tapando con la sal. Depositamos en la nevera 2- 3 horas máximo. Pasado este tiempo sacamos el recipiente y sacamos los lomos de las sardinas de la sal y las pasamos por el chorro del agua y luego las secamos bien y en la misma bandeja bien limpia ponemos un capa de aceite de oliva y encima los lomos de las sardinas y al final cubrimos con el aceite y lo dejamos en la nevera. Para hacer la coca tamizamos la harina y la disponemos dentro de un bol y hacemos como un volcán le añadimos dentro la mantequilla a temperatura fría de la nevera cortadas a trocitos, el azúcar, la leche y la sal y con las manos vamos uniendo los ingredientes no amasando, de una forma poco trabajada una vez conseguido lo envolvemos en films y lo guardamos en la nevera durante una hora. También es este punto admite la congelación por lo cual se puede hacer más y congelarla y así ya la tenemos para otra ocasión. Pasado el tiempo de reposo, sobre la mesa un poco enharinada estiramos la masa con la ayuda de un rodillo para conseguir un grosor de 2-3 milimetros.La cortamos en la forma de rectángulo que queremos y la pinchamos con el tenedor para evitar que nos sube y la horneamos a 190º durante 6-8 minutos. Cuando esta fría la guardamos en un recipiente hermético hasta el momento d reutilizarla. Limpiamos el pepino y sin pelar la piel cortamos en finas lonchas. Limpiamos los fresones con el rabillo y los secamos y rallamos con el rallador grueso unos 6 fresones y reservamos .Con el resto cortamos a laminas redondas finas. Montaje: Extendemos el fresón rallado sobre las cocas crujientes aliñamos con un poco de sal y colocamos encima los lomos de sardinas bien escurridos del aceite y entre los filetes ponemos lonchas de pepino y de fresón. Lo aliñamos con un vinagreta echa con un poco de sal, pimienta, vinagre y unas 3 cucharadas del aceite de marinar las sardinas y el cebollino picado. Podemos acompañar con un bol de ensalada. Puede ser un primer plato como un aperitivo.

Fuente: lesreceptesdelmiquel.blogspot.com.es

Me enviaron un correo en que me decían Con la ayuda de Cookiteca y en sus instalaciones (Carrer Major de Sarriá, 74, Barcelona), Boffard regalará a doce blogueros en exclusiva un taller de cocina, totalmente gratis. El curso tendrá lugar el próximo 25 de marzo y correrá a cargo de Manel Folch, especialista en cocina italiana, que trabajó en Italia en varios restaurantes con estrellas Michelin. ¿Te lo vas a perder? Y claro me dije que no me lo puedo perder y enseguida pensé que puedo hacer,de momento comprar el queso Boffard y se me ocurrió esta receta mientras esperaba en la charcutería que me cortaran una cuña de queso reserva Boffard el ingrediente principal del plato y entonces se me acerco una mujer a preguntar quién era el último con unas fresas de un color rojo muy llamativas en la mano y se me ocurrió este plato al recordar una receta que tenia en pendientes desde 22/4/2009 y que no sabia de quien era y Elena al hacerme el comentario me ha dicho que es de la Carme Ruscalleda y que ella tambien tiene su version de la receta.La mia esta un poco tuneada en cuanto a cantidades y la manera de elaborarla adaptada a mis gustos. Con esta receta participo en un concurso de recetas con Boffard para ganar un taller de cocina con Manel Folch , en Cookiteca, patrocinado por Boffard Aquí las bases . Ingredientes por 4 personas: 300 gramos de arroz Arborio o Bomba 250 gramos de fresas muy maduras (sino será un poco acido el rissoto) 1.100 ml de caldo de verduras suave 2 cebollas tiernas 100 ml de vino blanco un poco dulce que no sea muy seco 1 cuña (250 gr más o menos de queso Boffard Reserva 1 cucharada de mantequilla Preparación: Preparamos el caldo con unas verduras UNAS HOJAS DE PEREJIL, APIO, PUERRO ETC... Rallamos con el microplane unos 80-100 gramos del queso Boffard que al ser un queso de leche cruda de oveja nos aportara la cremosidad al rissotto, lo reservamos y con el resto de la cuña nos cortamos unas finas cuñas y mientras hacemos el rissoto lo vamos saboreando como un aperitivo y nos autoregalamos un copa de vino tinto reserva para apreciar mejor el sabor de este maravilloso queso. Picamos la cebolla. También cortamos las fresas a trocitos pequeños (Brunoise) Ponemos el aceite a la cazuela. Cuando esté caliente añadimos la cebolla. Ponemos un pelin de sal y lo sofreimos a fuego lento. Incorporamos el arroz y salteamos unos minutos. Añadimos el vino blanco y dejamos que se evapore. Añadimos 3/4 partes de las fresas removemos unos segundos y vamos añadiendo caldo de verduras por etapas y vamos removiendo. Cocemos hasta los 15 minutos, entonces volvemos a añadir el resto de fresas. Es el momento de rectificar el punto de sal y continuar hasta que esté cocido unos 5 minutos Retiramos la cazuela del fuego y finalmente añadimos la mantequilla y el queso Boffard rallado removemos bien y tapamos. Dejamos que repose 5 minutos. Emplatamos el arroz con un molde y decoramos con unas láminas de fresa por encima del arroz. A los cuatro personas que lo degustamos nos gustó el plato, queda muy equilibrado de sabores. Notas creo importantes sobre el plato: Si sois de los que os molesta las pepitas de las fresas se puede hacer una versión diferente: Cogemos las fresas y las trituramos y lo pasamos por el colador de malla fina y así se nos quedan las pepitas. Entonces se lo añadimos al rissoto en el momento que dice añadir las ¾ partes se lo añadimos todas las fresas y seguimos hasta el final como la receta anterior, y de esta manera será más fino el rissoto. Tambien si quereis el rissoto mas cremoso añadirle en vez de mantequilla un par de cucharadas soperas de mascarpone y tambien os aconsejo de añadirlo si veis que las fresas no son lo suficientemente maduras y entonces probar una y si veis que esta un poco acida y no os gusta el gusto acido añadirle tambien el mascarpone.

Fuente: lesreceptesdelmiquel.blogspot.com.es

¿Quién puede negarse a una croqueta casera? L as croquetas siempre son bien recibidas, las súper famosas las de cocido, pero ahora las tenemos de todos los sabores, de gorgonzola , sobrasada , chipirones en su tinta, espinacas, chorizo ....de chocolate, arroz con leche, tantas croquetas como imaginación. Estas de hoy son de Carmen Ruscalleda , en el blog también las de Alberto Chicote. Ingredientes 180 gr de jamón ibérico 1 hueso de jamón pequeño (opcional) 500 ml de leche 1 cebolla 30 gr de mantequilla 25 gr de aceite de oliva virgen extra 100 gr de harina 50 gr de maizena 3 yemas de huevo nuez moscada sal pimienta para rebozar 1 huevo 3 claras de huevo pan rallado aceite de oliva virgen extra Preparación Hervimos la leche (poner un poco más de 500gr, ya que reducirá) junto con el hueso de jamón, a fuego suave durante 20 minutos, para que quede bien infusionada. En un bol mezclamos la leche infusionada, que colaremos previamente, la maizena, las yemas de huevo, pimienta, nuez moscada y una pizca de sal, con cuidado ya que el jamón aportará sal. Ponemos el jamón en el vaso y damos dos golpes de turbo . Reservamos. Pelamos la cebolla y cortamos a cuartos, añadimos el aceite de oliva virgen y la mantequilla, sofreímos durante 6 minutos, temperatura varoma, velocidad 3 1/2 . Añadimos la harina y tostamos 1 minuto, temperatura 100º, velocidad 3 . Agregamos el jamón y la mezcla de leche que teníamos reservada en el bol, mezclamos 5 segundos, velocidad 3. Programamos 6 minutos, temperatura varoma, velocidad 4 . Ponemos la pasta en una manga pastelera, o en una bandeja que taparemos con un film transparente para evitar que se haga costra. Una vez fría la guardaremos en el frigorífico, mejor de un día para otro. Al día siguiente cortamos la punta de la manga del grosor que queremos nuestras croquetas, hacemos tiras largas sobre una superficie de trabajo y cortamos a porciones. Preparamos dos platos, en uno ponemos el huevo y las claras batidas y en otro el pan rallado. pasamos las croquetas primero por las claras batidas y luego por el pan rallado. Freímos en abundante aceite de oliva virgen extra. Dejamos reposar sobre un papel absorbente de cocina para retirar el exceso de grasa y servimos. Nota: si no las vamos a utilizar todas, podemos congelarlas una vez rebozadas. Las ponemos en una bandeja y congelamos separadas, cuando estén ya congeladas, guardamos en una bolsa apta para alimentos. Receta adaptada con thermomix de Mi gran diversión .

Fuente: cocinandoconneusconthermomix.blogspot.com.es

No suelo hacer las croquetas de modo tradicional, siempre utilizo la thermomix para ello, pero el otro día me pidieron la receta y yo no doy recetas si no la he probado antes. Así que para aquellos que no tenéis thermomix os dejo la receta de estas ricas croquetas de la cocinera Carmen Ruscalleda . Ingredientes 180 gr de jamón ibérico picadito 1 hueso de jamón pequeño (opcional) 500 ml de leche 1 cebolla 30 gr de mantequilla 25 gr de aceite de oliva virgen extra 100 gr de harina 50 gr de maizena 3 yemas de huevo nuez moscada sal pimienta para rebozar 1 huevo 3 claras de huevo pan rallado aceite de oliva virgen extra Preparación Hervimos la leche (ponemos un poco más de 500gr, ya que al hervir reducirá) junto con el hueso de jamón, a fuego suave durante 20 minutos, para que quede bien infusionada. Dejamos templar. En un bol mezclamos bien la leche infusionada, que colaremos previamente, la harina de trigo, la maizena, las yemas de huevo, la pimienta, la nuez moscada y una pizca de sal, con cuidado ya que el jamón aportará sal. Pelamos la cebolla y picamos finamente. En una sartén grande ponemos el aceite de oliva y la mantequilla junto la cebolla y sofreímos a fuego suave, hasta que esté tierna y transparente, sin prisas. Agregamos el jamón ibérico picadito y damos unas vueltas. Añadimos la mezcla del bol, y sin dejar de remover vamos cociendo a fuego suave hasta que la mezcla se separe de las paredes. Ponemos la pasta en una manga pastelera, o en una bandeja que taparemos con un film transparente para evitar que se haga costra. Una vez fría la guardaremos en el frigorífico, mejor de un día para otro. Al día siguiente cortamos la punta de la manga del grosor que queremos nuestras croquetas, hacemos tiras largas sobre una superficie de trabajo y cortamos a porciones y le damos la forma. Preparamos dos platos, en uno ponemos el huevo y las claras batidas y en otro el pan rallado. pasamos las croquetas primero por las claras batidas y luego por el pan rallado. Freímos en abundante aceite de oliva virgen extra. Dejamos reposar sobre un papel absorbente de cocina para retirar el exceso de grasa y servimos. Nota: si no las vamos a utilizar todas, podemos congelarlas una vez rebozadas. Las ponemos en una bandeja y congelamos separadas, cuando estén ya congeladas, guardamos en una bolsa apta para alimentos.

Fuente: cocinandoconneus.blogspot.com.es

Recetas888 is a recipe search engine that find recipes with advanced filters like ingredients, categories and keywords.
Recetas888 does not host recipes, only links to other sites. | FAQ | Privacy
Copyright 2019 ® - Contacto