tevuelto de grelos con surumi | callos sevillano olla gm | silvia mini quiches de atun dukan | pepechup en thermomix | receta masa philo Oswaldo | roscos de miel de monda | calde de osso de vaca - puxero
Iniciar sesión

Ingresa para recetas888 con el fin de guardar sus recetas favoritas

Si aϊn no te has registrado, regístrate ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

Carme Ruscalleda, "Cocinar para ser feliz", Ediciones Viena. La mayoría de las veces los libros de las grandes estrellas (Michelin) del panorama culinario español me resultan inalcanzables, no aplicables a la cocina de todos los días. Este libro sin embargo tiene un sabor casero desarmante y una sencillez que conquista. ********* CANNELLA RESPONDE: Contesto aquí a varios mensajes que andan perdidos por el blog, no sé dónde. Para el anónimo/a que quiere hacer pan y me pregunta sobre "Cups" y "Teaspoon": Si tienes el vaso de la panificadora y su relativa cuchara, ésa es la medida perfecta. Para mí, después de varios experimentos, una "cup" de harina corresponde a 150 gr, y un "teaspoon" (de sal, por ejemplo) a 15 gr. No dudes en escribirme a [email protected] si necesitas más ayuda. Para Oscar, que en el blog de los postres me habla de los "profiteroles": sí, aquí también se elaboran a partir de los "bignè" y suelen estar rellenos de chantilly fría y cubiertos de chocolate caliente. Besos. Para Marysol de la Confitería Gil: estás en el sitio donde es más difícil aparcar de toda Salamanca :-((( pero iré a verte sin falta. Muchos besos. DE TODO CORAZÓN: En la columna lateral del blog no me cabe ya ni un alfiler, así que tendré que reorganizar decentemente el archivo de recetas y añadir a mis favoritos unos cuantos blogs nuevos, todos excelentes. Esta tarde, las recetas para el fin de semana.

Fuente: zuccheriera.blogspot.com.es

Bloody Mary de cuchara de Carme Ruscalleda Esta receta la he sacado de El Periódico para el reto de este mes de Cooking the chef sobre Carme Ruscalleda. Este mes con tanto viaje y las fallas por medio lo he tenido complicado, así que al final he optado por un aperitivo, porque no me quería perder el reto. Me encanta el bloody mary así que he pensado que este de cuchara estaría muy bien y así ha sido. Ingredientes Para 10 vasos Para la vinagreta 150 g de aceite de oliva. 15 g de vinagre de Módena. Sal y pimienta blanca. Una pizca de mostaza antigua 15 g de salsa Perrins. 30 gotas de salsa Tabasco. Mezclar todos los ingredientes y reservar Para la gelatina 125 g de vodka. 6 g de gelatina vegetal en polvo. Mezclar el vodka con la gelatina y arrancar el hervor, dejar enfriar a temperatura ambiente en un recipiente para cortar cubitos de menos de 1 cm antes de meter en la nevera. Para el zumo de tomate 800 g de tomate de invierno (de colgar) Una vez rallado y sin pepitas quedarán sobre 400 g, se mezcla con la mitad de la vinagreta y se reserva la otra mitad de la vinagreta para aliñar al final. 20 tomates cherry rojos cortados a la mitad. Medio apio blanco, los tallos se pelan y se cortar en palitos de 3 cm y las hojas para decorar Ralladura de medio limón. Flor de sal . Ella le pone también anchoa, yo no se la he puesto porque no tenía. Presentación En el fondo de cada vaso, poner 2 cucharadas de tomate rallado y aliñado. Colocar encima 4 mitades de tomates cherry. Incorporar 5 dados de gelatina de vodka. Colocar en diagonal 4 bastones de apio. Aliñar el conjunto con el resto de la vinagreta. Añadir una pizca de ralladura de limón. Colocar 3 hojas-blancas de apio de pie Finalizar con una chispa de flor de sal.

Fuente: migrancomilona.blogspot.com.es

Después de la primera semana en la que apenas habíamos visto cocinar a los participantes, yo al menos tenía ciertas espectativas puestas en el nivel de los concursantes de este año. Ya sabemos que el león-come-gamba hizo mucho daño a la credibilidad del programa, por lo que era más que presumible que los elegidos fueran un selecto ramillete de atrevidos cocinillas que podrían hacernos recobrar la fe en, al menos, poder entresacar algo de cocina entre las lágrimas y otros dramas. Pero este primer día de concurso ha sido un auténtico jarro de agua fría que va a hacer a muchos replantearse si merece la pena darle la oportunidad al programa. Como muestra, un botón, en la prueba de eliminación, los triunfadores han sido una leche frita y unas natillas, platos de dificultad preescolar que sin embargo han sido alabados como si fueran manjares celestiales. La primera expulsada se lo puso fácil al jurado De los demás, entre malo y lamentable, en especial, el de la abuela, que pensó que hacer un plato con maíz consistía en hacer cualquier cosa y ponerle maíz en lo alto, y el de Aniuska, una especie de corazón sangrante que ha elevado a Alberto, el del león-come-gamba, a los altares de la gastronomía patria. Listo para el transplante Pero, acudiendo al refranero popular, no hay mal que por bien no venga y la eliminación de esta autoproclamada atleta de élite nos va a librar de momentos muy bochornosos en esta edición. La conclusión que se puede sacar de esto es que los del casting han leído muy mal lo ocurrido el año pasado y han vuelto a buscar un personaje tan extraño y vulnerable (apuntó buenas maneras en manía persecutoria, victimismo y pérdida de autocontrol), que cuesta creer que entre los 19985 descartados, no haya al meno 19950 mejores. Corre Aniuska, que falta te hace, y casi puedes dar gracias a que el bizcocho no haya subido, si llega a hacerlo, lo mismo tenemos que hablar dentro de un par de semanas del nuevo "juguete roto" de Masterchef.. Solo una cosa mas antes de comenzar, 152 minutos baten todos los registros anteriores del programa y se antojan absolutamente abusivos para un show que se podría resumir perfectamente en 45 minutos. Si la calidad del concurso es baja y la duración tan larga, no hay que ser un lince para pronosticar una caída en picado de la audiencia. LA PRIMERA CAJA SORPRESA NO LO FUE TANTO Por fin llegaron los concursantes a las cocinas del programa, y los diez primeros minutos de emisión volaron en presentaciones y descubrimientos. Asistimos a la llegada de los aspirantes a la casa de Gran Hermano y a la sucesión de exclamaciones admirativas ante la visión de los distintas estancias; la cocina, las habitaciones, la piscina...Después llegó el inevitable cuestionario de Pepe a los concursantes más humildes, para dejar claro que este programa lo mismo te regala los electrodomésticos que te permite vivir durante unos meses como un "Gurtel" cualquiera. Los concursantes descubren su nuevo hogar No faltó tampoco la primera historia lacrimógena. Ante la visión del lujoso chalet, Natalia nos cuenta su dura infancia en la estepa siberiana; en unas condiciones extremas, su familia numerosa hacía frente al frío y al hambre quemando sus escasos muebles y comiendo hojas secas rellenas de hielo a modo de blinis. Ahora, en España y en Masterchef, por fin comienza a ser feliz (Advertencia: la historia puede contener algún elemento inexacto, con objeto de simplificar el hilo narrativo). A Dior pongo por testigo de que no volveré a pasar hambre De vuelta al plató, les espera la primera caja misteriosa. Los concursantes muestran sus temores a encontrarse ingredientes raros, pero al levantar la tapa, se encuentran justo lo contrario, una selección de lo que tenían en sus neveras justo antes de venir al concurso, una prueba de sobra conocida para los conocedores del programa. Sorprendentemente, a los 8 minutos llega la primera lágrima de la jornada, Emilia se emociona ¡al ver los ingredientes! Es ver una lata de anchoas y venirme abajo Dispondrían de 75 minutos para hacer algo con esos ingredientes mas lo que pudieran pillar en un breve paso por el supermercado, eso si, contarían con la inestimable ayuda de 15 exconcursantes. Sorprende el poco partido que sacaron a la presencia de estos personajes en el programa. Algunos que dieron mucho juego en su momento como José David, Cristobita o Mateo pasaron completamente desapercibidos, debe ser que alguno ya ha aprendido la lección y no está dispuesto a que lo humillen. En cualquier caso, nos alegramos mucho de ver a Jorge chaperoninas, ninguneado por Pepe en su momento y rehabilitado para la ocasión. Jorge, uno de nuestro exconcursantes favoritos En este caso, la asociación ya venía definida, y en la mayoría de las parejas no se comieron mucho la cabeza, simplemente asociaron a los que cumplen el mismo rol, los jovencitos(Juan y Fabián), los paletos (José Luis y Cristobita), las señoras mayores (Emilia y Churra) los posturitas (Pablo y José David), y así... A Juan, resultado de un extraño cruce entre Frodo Bolsón y Bumbury, le tocó en suerte Fabián Como era de esperar al ser la primera prueba del programa, los concursantes se dejaron guiar bastante por sus ayudantes, mucho más experimentados y mucho menos nerviosos, la mayoría se dedican hoy por hoy a la cocina de manera profesional y además cuentan con la experiencia previa en el programa, por lo que su presencia sirvió para templar bastante a los nuevos. JD encontró en Pablo a su alma gemela A partir de ese momento se sucedieron interminables momentos de flashes de elaboración de platos trufados con supuestas gracietas de los jueces y pequeños cortes en los que los exconcursantes nos glosaban los increíbles cambios que ha llevado a sus vidas su paso por el programa. Especialmente llamativo fue el testimonio de Celia, aquella vegana que se desacía cada vez que pensaba en un entrecot: "Masterchef me ha cambiado la vida, antes trabajaba en un hospital y ahora trabajo en un restaurante, hago feliz a la gente de otra manera". Natalia demostró personalidad negándose a cierto disparate culinario que le propuso Fidel Llegó entonces el esperado giro de guión, a falta de 20 minutos para el final de la prueba, el jurado invitó a los exconcursantes a abandonar a sus compañeros. La despedida fue aprovechada por los veteranos para dar los últimos consejos y los mejores ánimos a sus compañeros. JD, genio y figura Quizás pensaste entonces, como yo, que veríamos entonces la verdadera dimensión de los nuevos como cocineros, pero que va, la soledad fue aprovechada por los jueces para intentar que conociéramos sus aspectos menos amables. Así, nos enteramos de que Emilia se va aquejar muchísimo de todo y de que no traga mucho ni a Anuska ni a Reichel, que Aniuska es una deportista de élite (¿no lo había mencionado antes?) que ha renunciado a todo por su sueño, que lo único que les interesa de José Luis es que no abandone el rol de paleto en ningún momento o que Rocío va de muy sobrada, no traga ni a Reichel ni a Salva y se perfila como la Maléfica de esta edición. ¿75 minutos para esta mierda de ensaladilla? Con los últimos momentos de la prueba llegaron las prisas y los nervios para todos, menos para Rocío, que hacía 45 minutos que había terminado. Vimos entonces la peor parte de la prueba, el veredicto de los jueces, y digo que fue lo peor porque en un primer programa donde lo que debería de primar es destacar las virtudes más que los fallos, cinco de los concursantes fueron ignorados y de los diez restantes, seis fueron machacados y solo cuatro salvaron el trance con alabanzas. Los dos primeros en cobrar lo hicieron in situ, sin pasar por el jurado. Natalia presentó unas sencillas tostas de hojaldre con huevo revuelto, espinacas y salmón marinado que Jordi calificó como ideales para el desayuno. José Luis se descolgó con un plato bastísimo lleno de carnaca y salsaza y se le acusó de utilizar técnicas que no controlaba. Ambos fueron seriamente advertidos de correr peligro de eliminación. El mar y montaña de José Luis llevaba toda la montaña y una buena parte del mar Mejor suerte corrió Emilia, que pese a que presentó una extraña mezcla de anchoas, verduras bacon y pulpo, presentada en un molde muy mono que le recomendó Churra, solo fue juzgada por la presentación, que se consideró sorprendente y acertada. Pss, pss, gatito, corre, que te he abierto una lata De los que pasaron por el atril, el primero en hacerlo fue Salva, que presentó un carpacio de alcachofa y champiñón con morcilla y pulpo. Por el nombre ya prometía, pero Jordi se explayó. Pretencioso, tontuna, plato malo, rimbombante, en fin, un sinfín de adjetivos que dejaron a Salva con una cara que recordó muchísimo a la de cierto exconcursante aficionado a las artes marciales y nos empezaron a confirmar que Jordi sigue igual que siempre. Si es que son ganas de ponérselo fácil Raquel, una de las gemelas jerezanas, fue destacada por su merluza en salsa de anchoas con chips de alcachofas, principalmente porque había arriesgado poco y había hecho algo que sabía hacer. Mucho peor le fue a Aniuska, que en esta prueba comenzó su calvario. La acelerada atleta presentó lo que llamó "Ensalada César a mi estilo", donde añadió a la receta tradicional verduritas y sustituyó el pollo frito por otro marinado en salsa de soja y mostaza antigua. Pero no podemos dejar de mencionar el enorme patinazo de Jordi. Queriendo dar una lección a Aniuska, afirmó que esta ensalada debía su nombre al más grande de los emperadores romanos, Julio César, pero como nuestros comentaristas son rápidos y de alto nivel en seguida alertaron de que Julio César nunca fue emperador romano, que desde luego no fue el más grande y que la ensalada César en realidad debe su nombre al cocinero César Cardini, inventor del plato. Si es que los zascas los carga el diablo... Ensalda César en espiral Acusó el golpe la valenciana, que no parece estar muy acostumbrada a que la contraríen, nueva sesión de llanto y primeras alusiones a que en vez de estar cocinando debería de estar corriendo, que para eso si que vale. El gran triunfador de la prueba fue David, que se marcó un plato muy vistoso que gustó mucho al jurado, crema de puerros y anchoas con crujiente de alcachofas y calamar relleno. Gran presentación Lo primero que le preguntó el jurado es si la idea había sido suya o de su compañero en la prueba, Mateo. Era sin duda una pregunta retórica, porque ya sabemos que si no lleva pollo, no podía ser de Mateo. Tras las alabanzas llegó el momento chusco, Jordi volvió sobre el tema de la ruptura sentimental que tanto nos interesa y que David, que se ve que es un buen tipo que huye de la polémica, no es capaz de quitarse de encima como debería (dejando claro que esa es su vida privada y a nadie le importa). Parece que Jordi se está apuntando al rol de "Maruja mala" Llegó el turno de Frodo Bumbury, el más joven de los participantes hizo un salmón relleno de crema de queso y envuelto en hojaldre, un plato con un toque viejuno pero que le quedó muy bien terminado y que mereció las alabanzas del jurado. Las tres papas fritas cantaban un poco La gran decepción de la noche fue, para mi, Pablo. Su interés por la aplicación de la ciencia en la cocina me había despertado cierta empatía, pero lo que preparó en 75 minutos me hace pensar que quizás aun necesita recorrergran parte del largo camino que separa la teoría de la práctica. Su plato era soso y feo, el pescado estaba completamente crudo y además tuvo la osadía de querer engordarlo con un nombre rimbombante. Con todos estos ingredientes, el jurado hizo presa fácil y se despachó a gusto con el gallego. Sahimi de lubina sobre plato sucio La última en pasar fue Maléfica, un personaje algo siniestro que se mueve entre la fingida seguridad y la autoexculpación permanente, si hay un fallo, es de otro, si sale mal, es que no me han hecho caso y si me toca mandar, te apabullo. Rocío se pasó 45 minutos cruzada de brazos con su ensaladilla terminada, una actitud que no pasó desapercibida a los jueces, que interpretaron correctamente que el plato era demasiado sencillo para el tiempo que tenían. Ella intentó escurrir el bulto sobre su compañero Efrén, pero aun así, el jurado le dio un serio toque de atención calificando su plato como el segundo gran despropósito de esta edición de Masterchef (tras el carpaccio de Salva). Inexplicable ejercicio de sobrada simplicidad Con estos mimbres, David fue coronado como autor del mejor plato de la prueba y dispondría de la primera capitanía de esta edición de Masterchef. PRUEBA DE EQUIPOS: BUSCANDO LA AUTOGESTIÓN La primera prueba de grupos se celebró en la montaña de Montserrat, donde pudimos ver cómo la actuación de la escolanía ponía a tono las glándulas lacrimales de varios de los concursantes. Cuando por fin se juntaron para dar comienzo a la prueba, el jurado les tenía reservada una sorpresa. Jordi, muy acorde con la ocasión, optó por el look "pájaro espino" Y la sorpresa era que ellos mismos gestionarían la prueba, es decir, escogerían el segundo capitán, formarían los equipos, se repartirían los platos y organizarían el trabajo sin ninguna ayuda externa. David se mostró resolutivo y en pocos segundos ya habían elegido a Raquel como segunda capitana. Tras la elección alternativa por parte de los capitanes, los equipos quedaron configurados así: equipo rojo: David, Salva, Juan, Reichel, Esmeralda, Pablo, Nataliia y Ángel; equipo azul: Raquel, Virginia, Emilia, José Luís, Aniuska, Rocío y Daniel. David organizó su equipo de manera muy eficaz Los cuatro platos a distribuir eran un entrante, xatonada (ensalada de bacalao y romesco), un primero, croquetas de jabalí guisado, un segundo, mongetes con butifarra (alubias con butifarra) y un postre, mousse de mató con miel. El equipo azul se quedó con las dos elaboraciones más complicadas, el entrante y el segundo, mientras que el rojo se quedó con las croquetas y la mousse. Las croquetas podían parecer un engorro por aquello de la dureza de la carne del jabalí, pero resulta que el cochino ya se lo daban guisado y solo tenían que desmigarlo y hacer la masa. El equipo azul asigna tareas La habitual tontuna añadida a la prueba para generar conflicto fue que no les dijeron ni el número de comensales ni el tiempo del que disponían, por lo que durante la primera media hora cocinaron a ciegas. El desarrollo de la prueba se hizo muy tedioso, y del principio solo destacaré que me sorprendió bastante que llamaran butifarras a esas salchichas. ¿No hay en la zona nadie que fabrique unas buenas butifarras artesanas que no parezcan salchichazas de hipermercado?. También me sorprendió, y mucho, la decisión del tratamiento que le dieron a las salchichas, eso de hacer un picadillo sacándoles la carne se veía que estaba condenado al fracaso (a no ser que quieras hacer chile con carne, claro), y más sorprendente aún fue que Rocío no se cuadrara delante de la olla para evitar ese atentado a la cultura gastronómica catalana (aunque luego no dudó en culpar a los demás de una decisión que ella nunca discutió). Raquel ordena y Rocio obedece sin protestar Pero analicemos mejor plato a plato. Como entrante el equipo azul preparó una xatonada, una ensalada de escarola con bacalao, ahumados, aceitunas y salsa romesco. Toda la dificultad del plato era hacer la salsa romesco, cuya base son ñoras hidratadas. Debe ser que no había nadie que supiera como hacerlo, porque tuvieron a las pobres en la olla más de media hora. Como estamos en plena feria de abril, samantha se arrancó durante el emplatado El jurado en esta ocasión estaba formado por una serie de personajes ilustres de la cultura y la gastronomía catalana, que aprovecharon para promocionar que Cataluña ha sido designada en 2016 como región gastronómica europea. Por allí circularon personajes como los cantantes Dyango, Macaco o Sergio Dalma o la michelinosa chef Carme Ruscalleda, recientemente homenajeada en el reto de Cooking the Chef. Es extraño como año tras año caen en el mismo error y traen a chefs de calidad contrastada para que les veamos el careto, pudiendo hacer un uso mucho más útil y didáctico de su presencia en el programa, todo un desperdicio. Carme Ruscalleda se dejó los michelines en casa En cualquier caso, el equipo azul consiguió sacar un plato con buena presencia y en tiempo, aunque a los comensales no les entusiasmó. Al parecer, aunque el sabor era correcto, el principal problema del plato fue la proporcionalidad entre la escarola y el resto de los ingredientes que quedaron escasos y aquello solo sabía a hierbajo. Es verdad, solo se ve verde El primer plato, croquetas de jabalí guisado, correspondió al equipo rojo. Como ya comenté anteriormente, el jabalí ya venía guisado, por lo que toda la dificultad consistía en hacer una bechamel fina y sabrosa, dar tiempo a la masa para que enfríe en el abatidor y finalmente pegarte el monótono trabajazo de envolverlas y freírlas correctamente. Pablo, en su faceta de Panorámix Durante la elaboración, vimos a un Pablo cuadriculado y mandón, que se hizo dueño de la marmita y eclipsó bastante la figura del capitán del equipo. Incluso cuando Ángel trató de hacerle ver, con buena lógica, que dividir el trabajo ahorraría trabajo y tiempo al equipo, el se obstinó en hacerlo a su manera y tuvo que ser David el que impusiera a la fuerza su criterio. En cualquier caso,. el resultado fue muy correcto, dentro de que eran simplemente croquetas. Los comensales disfrutaron del plato, Dyango las devoró, e incluso la mismísima Carme Ruscalleda las calificó de muy finas. Bueno, tampoco vamos a lanzar las campanas al vuelo por unas croquetas El peor plato de la prueba fueron las alubias del equipo azul. Como ya comentamos antes, Raquel, la capitana propuso extraer la carne a las butifarras y guisarlas con las alubias sin que Rocío (al menos en el montaje del programa no lo vimos) protestara lo más mínimo. Posteriormente fue Jordi el que se pasó a mirar y picó a la catalana para que diera la vuelta al plato e inició una chispa de pique catalán-andaluz que no me gusta un pelo y que desde luego no alimentaré desde aquí porque me resulta ridículo. Al final, optaron por una solución intermedia, conservarían el guiso de alubias con carne de butifarra, pero le añadirían encima otra butifarra a la parrilla al modo tradicional. Pero a medida que la boloñesa de alubias fue espesando surgieron dificultades, que culminaron cuando el guiso se empezó a pegar. Fue Daniel el que dio la voz de alarma y por hablar fue señalado por Rocío como culpable. Alta cocina El resultado final fue el esperable, el primer vómito de gato reconocible de los muchos que nos esperan en esta edición, coronado por media salchicha tiesa puesta sin ninguna gracia y un chorreón verde de aspecto dudoso. Las críticas de los comensales fueron las esperadas y ninguno reconoció en esta elaboración el plato que se anunciaba. Es trabajosillo de ver El postre del equipo rojo, mousse de mató con miel, tampoco era de mucha dificultad. El mató es un queso fresco de consistencia parecida al requesón, tradicionalmente se consume acompañado de miel, pero en este caso se pretendía suavizar la consistencia y el sabor presentándolo en forma de mousse. La elaboración consistía en mezclar el queso con nata batida y gelatina hasta darle la consistencia adecuada y decorarlo con frutos secos y la miel. Hubo dificultades a la hora de emplatar, porque sirvieron la miel directamente del bote lo que llevó a que muchos de los vasitos fueran a la mesa llenos de goterones. Este salió bonito El público aprobó más o menos el postre, pero si que hubo algunos reparos en cuanto a las proporciones de nata y queso. Con estos datos, más o menos se veía venir el resultado, el equipo rojo liderado por David salvó el pellejo, mientras que los azules de Raquel se vieron avocados a afrontar la tan temida prueba de eliminación. El equipo rojo celebra su éxito Lo que no se vio venir fue la reacción de Aniuska. Parece mentira que una atleta acostumbrada a competir no tenga asumido que cuando se compite se puede ganar o perder y se ponga a llorar y a gritar como una posesa porque considera que se ha esforzado mucho y que no se ha valorado ese esfuerzo. Aniuska sacó a la niña del exorcista que lleva dentro El equipo ganador, además de la salvación, tuvo un premio adicional, tuvieron la oportunidad de recibir una masterclass en el restaurante La Cabra de Madrid, donde trabajaron la importancia de las especias en la cocina. PRUEBA DE ELIMINACIÓN: CUANDO MENOS ES MÁS El regreso al plató para la prueba de eliminación nos trajo dos detalles que muestran a las claras qué es lo que hay dentro de la cabeza de los guionistas de este programa, dos detalles innecesarios que pusieron a dos de los concursantes en situaciones inverosímiles y arbitrarias que solo pretendían levantar ampollas entre sus rivales. la primera en pasar en trago fue Raquel, una de las gemelas. Ya sospechábamos que a lo largo del programa intentarían que la armoniosa relación que aparentan terminara en fratricidio, pero lo que no sabíamos es que empezarían tan pronto y con tan poco disimulo. Por alguna razón que ignoramos, uno de los derrotados fue indultado de participar en la prueba y la decisión recayó en manos de Raquel, la capitana. No opinaré sobre qué habría hecho yo porque hay que verse en la situación, pero cualquier decisión que tomara podría interpretarse como errónea por algunos o todos sus rivales. Raquel optó por salvarse a si misma, imagino que más pronto que tarde veremos las consecuencias. Virginia observa desde abajo cómo sus rivales consuelan a su hermana Presentaron entonces el ingrediente estrella de la noche, el maíz, un producto no demasiado habitual en nuestra cocina, pero que en algunos países es la base de la alimentación. No es un ingrediente sencillo de trabajar y los concursantes acusaron esa dificultad en sus elaboraciones. Igual sobreestimaron un poco el valor culinario del maíz Pero antes de presentar el ingrediente, llegó la segunda situación forzada, en este caso, la víctima fue Davis, el nervioso concursante cántabro tuvo que asignar a sus compañeros plato dulce o plato salado (tres de cada), sin conocer aún el ingrediente y con la "pista" de que era más fácil su uso en salado que en dulce (cosa más que discutible si tenemos en cuenta que la maizena se usa habitualmente en postres). Pasó un mal rato porque sabía que era una trampa y que solo podían salir enfados de su decisión. Las lágrimas volvieron a aflorar La llegada al supermercado para descubrir el producto nos mostró uno de esos personajes extraños que pululan por el mundo convirtiendo en supuesto arte las cosas y las situaciones cotidianas, se trata de Simone Mattar, artiasta multidisciplinar y diseñadora gastronómica brasileña que nos mostró dos de sus creaciones hechas con maiz. Una torta dulce con una cobertura roja de guayaba que simbolizaba la guerra y que, siempre según su versión, si al terminar chupas el plato, se acaba la guerra. El segundo era una creación antropofágica, unas cabezas hechas con copos de maíz hidratados y otros ingredientes como las sardinas, que simbolizaba cuando los obispos cristianos intentaron evangelizar a las tribus indígenas y fueron devorados por ellos. ¿Apetecen unas cabecitas de obispo muerto? Para terminar de ilustrarnos en la cocina con maíz, pasó por el plató Roberto Ruiz, chef del restaurante Punto MX de comida mejicana y dueño de una estrella michelín. El chef nos mostró carias de sus creaciones tanto en dulce como en salado, creaciones que fueron devoradas por los miembros del jurado. Además, se quedó durante la prueba para ir comentando con el trío cómico lo que iban haciendo los aspirantes. Ahí lo habéis clavado Pasemos a describir el trabajo en cocina de los concursantes en el orden que fueron pasando. Virginia, la otra gemela no pareció vivir con demasiada angustia la prueba, les salió el tiro por la culata. Le había tocado dulce, y desde el primer momento tuvo muy claro que iba a preparar una leche frita, incorporando harina de maíz a la masa en sustitución de la harina normal, lo que probablemente hizo la masa más fina. Además, añadió un coulís de frutos rojos y algo de fruta picada. El resultado fue este. Una solución poco arriesgada pero eficaz LA llegada ante el jurado iba cargada de tensión por la decisión inicial de Raquel, pero Samantha se encargó de recordárnoslo de nuevo. Pero el postre gustó, y a medida que se sucedían las alabanzas (tampoco es que tiraran cohetes), Raquel respiraba aliviada en el balcón. Respira, mujer, que te va a dar algo A José Luis le tocó salado y empezó a preparar cosas como un poseso. Es atrevido este hombre, y no tiene miedo a rectificar si las cosas no le salen bien, pero de la impresión de que mezcla cosas sin criterio alguno y eso le llegará hasta el día en que todo le salga del revés y prepare un desastre absoluto. Pues su plato partía de una tortilla de maíz rellena con una crema hecha con nata, huevo, maíz cocido y langostinos, acompañado de un coulis de fresa donde también incorporó maíz y caldo de langostino. Además le puso un huevo poché para mijoar. Como su primera intención de tostar la tortilla le salió mal, optó por lo que se está convirtiendo en su especialidad, brido el rollito y lo frió. José Luis prepara su momia El resultado final resultó mejor de lo esperado, y aunque básicamente era un plato combinado medio dulce, medio salado y sin ningún sentido, al menos había incorporado el maiz en tres formas diferentes y además había otras preparaciones mucho peores que la suya. Eso si, la presentación ante el jurado fue un lamentable espectáculo en el que Pepe explotó el personaje asignado al concursante hasta el hastío, y como el concursante o se deja o no se da cuenta, creo que este año vamos a tener "paleto" para rato. Flipante Y mientras tanto, en otro de los puestos de la cocina, alguien veía muy negro su futuro, y con razón... Emilia hizo un auténtico churro, unos filetes con patatas y bacon sobre el que tiró unos cuantos granos de maíz dulce, una reinterpretación muy particular de las instrucciones: "hay que hacer un plato en el que el protagonista sea el maíz". El jurado fue duro con ella, y en este caso creo que con razón, incluso se puede opinar que el solo hecho de no haber cumplido la premisa principal de la prueba debía de haberla llevado a la calle. Lo que si fue muy penoso fue el comentario de Pepe: "Este plato es como para llamar a tu marido y decirle, ven ya a por esta mujer y llévatela para casa", muy en la línea del de la semana pasada. Debe ser que él considera que ese tipo de comentarios asquerosamente machistas son tolerables, especialmente en una televisión pública y en prime time. El solomillo de Emilia se parece sospechosamente al de cualquier ventorrio de carretera Aniuska pasó un calvario con su plato dulce. Quiso hacer un bizcocho sustituyendo directamente la harina de trigo por harina de maíz, grave error, porque el comportamiento de una y otra en cuanto a hidratación, elevación de la masa, etc, no es ni parecido. Preparó la masa con kilo y cuarto de colorante rojo, se peleó con la máquina amasadora para acabar batiendo a mano y al pasarlo por el horno, la masa, que era muy líquida, empezó a salirse a borbotones. Para cocinera no se, pero para maquilladora de pelis gore... Intentó arreglarlo reutilizando la masa en moldes más pequeños, pero el resultado fue el mismo, una plasta con pinta de puré de remolacha con una boina cuajada. Finalmente tuvo que usar eso y lo decoró como pudo con una cremita blanca a base de leche condensada y otra roja brillante. Por si no hubiera bastante, llamó al plato "bomba de sangre". León-come-gambas 2.0 Se presentó ante el jurado en modo victimizer on, que si todo lo malo me ha tocado a mi, que si no se cocinar el dulce, en fin excusas para intentar suavizar la inevitable reprimenda. Pero el jurado, que seguro que tenía a Alberto en mente, fue bastante moderado y se limitó a certificar el desastre y apuntar el exceso de dulzor. Rocío hizo unas natillas de maíz con frutos rojos, a las que llamó de manera muy rimbombante "sambódromo de crema de maíz con frutos rojos". Era un postre sencillo que le dejó mucho tiempo que ella invirtió en afinar la presentación (sobre la que Samantha, tan exigente otras veces, no dijo ni palabra). El jurado aprobó su plato, pero Jordi fue bastante duro con ella porque considera que, al dedicarse profesionalmente a la cocina, debería dar mucho mas de sí. El postre, sencillo pero con una excelente presentación Daniel hizo un plato de lo más fullero. Debe ser que se le da bien hacer ceviche porque para colarlo, como el lo hizo, en una prueba donde el protagonista era el maíz hay que tener mucho arte. Para justificar su elección, el onubense presentó el plato en un cuenco hecho con una torta de maíz y le añadió por enzima choclos, kikos y nachos partidos, es decir, el maíz solo aparecía como añadido sin ninguna elaboración. Menos mal que estaban Aniuska y Emilia No pasó desapercibida la estratagema del hipster para el jurado, pero no solo criticó que el maíz estaba añadido de pegote, sino que señaló un detalle evidente, si tu pones un plato con líquido sobre una tortita, esta se empapuza y no resulta agradable de comer. Serio toque de atención. Con este panorama, la decisión quedaba entre Aniuska, por hacer un plato lamentable, y Emilia, por saltarse a la torera la premisa principal de la prueba. En mi opinión, cualquiera de las dos decisiones hubiera estado justificada, pero me alegro de que la elegida fuera Aniuska, creo que nos vamos a ahorrar un nuevo caso Alberto. Al principio parecía tenerlo asumido, después, se derrumbó Aunque en principio parecía tener claro que sería ella, no tardó en volver a estallar y dejó entrever frases de su vida privada que quizás expliquen su extraño carácter y que hacen aun más incomprensible cómo, después de la experiencia del año pasado, se han decidido por una concursante así. En fin... ¿Y AHORA QUÉ? LOS QUE SUBEN Y LOS QUE BAJAN Sube David, el gran triunfador de la noche, por su plato en la caja sorpresa y por su eficaz dirección de equipo en la prueba grupal. Suben Raquel y Virginia, a las que se ve cocineras solventes al menos en terreno conocido, además, su presencia garantiza tensión y espectáculo, que para los regidores del programa es mucho más importante. Sube Juan, el benjamín del concurso salvó con mucha solvencia la prueba inicial y no desentonó en la grupal, tiene muchas papeletas de ser el Fabián-Mateo de esta edición. Se mantienen en un discreto anonimato Reichel, Esmeralda y Ángel, ignorados en la prueba inicial y mimetizados en el grupo en la segunda. Se mantiene Rocío, la primera mala de esta edición, arriesga poco, lo que le valió una reprimenda en la primera prueba pero la salvación en la segunda. Conoce técnicas, es malmetedora y peleona, por lo que casi tiene asegurada su permanencia en el programa varias semanas. Se mantiene Natalia, llamada a cumplir el rol de guapa y modosita. Fue ligeramente abroncada en la primera prueba pero pasó la segunda con el equipo ganador. Se mantiene José Luis, más por osadía que por capacidad. Su rol adquirido le da por lo menos para dos o tres programas más. Baja Emilia, que se salvó por lo que se salvó. Es favorita para ser la concursante desertora. Baja Salva, que hizo un churro muy churro digno del carganteka en la primera prueba. Tiene pinta de durar muy poco. Baja Pablo, para gran disgusto mío, su plato de pescado en 75 minutos era indecente y la ciencia culinaria ayuda, pero no sirve de nada si no se combina con algo de intuición y arte. Baja Daniel, la versión pelirroja de David el Gnomo es siete veces más fullero que tu, por lo que, si no progresa, su historia será muy corta- Para la semana que viene se anuncia el abandono de un concursante, uno de los más queridos. Todo parece apuntar a Emilia, pero se admiten apuestas en los comentarios. No sabemos si esto llevará a la repesca directa de Aniuska o a otras consecuencias peores, también se admiten apuestas.

Fuente: cocinarconciencia.blogspot.com

5 de Abril.... me viene a la cabeza la canción de Celtas Cortos, 20 de Abril del 90.... Madre mía, pero si esa canción la escuchaba yo de jovencita!!!! Como pasa el tiempo... Y como cada día 5 toca encontrarse con un "super chef" propuesto por Aisha y por Abril en el reto "Cooking the Chef". Y este mes es nada más y nada menos que Carme Ruscalleda. Y, ¿Quien es Carme Ruscalleda? Nació en el seno de una familia agricultora y comerciante, estudió el oficio de charcutera, además de comercio mercantil, y se incorporó al negocio familiar (una charcutería) junto a su marido. Enseguida incorporó una sección de platos caseros para llevar. Compró la torre de delante de su tienda para abrir junto a su marido Toni Balam, en julio de 1988, el restaurante Sant Pau, que en tres años consiguió su primera estrella de la Guía Michelín. En 2004 abrió un restaurante de cocina catalana en Tokio, también llamado Sant Pau. En la actualidad es la única mujer del mundo que posee siete estrellas de la Guía Michelín, tres por su restaurante Sant Pau en Sant Pol de Mar (Barcelona), dos por Moments, en Barcelona al frente de cuyas cocinas se encuentra su hijo Raül Balham y dos más por el restaurante Sant Pau en Tokio. Su cocina está fundamentada en la tradición cocina catalana, pero dando siempre un toque de modernidad. El hecho de abrir un restaurante en Japón, y sus consecuentes viajes al país, ha hecho que se interese por algunas técnicas culinarias de ese país, adaptándolas a la cocina y productos catalanes. El Sant Pau fue mi primer restaurante con tres estrellas michelin. Y me encantó. Cocina mediterranea en esta puro con algunos toques afrancesados. Estamos pensando en volver porque hace ya algun tiempo y queremos probar las nuevas propuestas de Carme. Pero mientras eso llega, nos conformaremos con emular sus platos en casa. Hace tiempo que les tenia ganas a estos salmonetes. Ella los prepara sin el boniato, con espárragos, y sin las kalamatas. Pero habíamos preparado la olivada, que en casa vuela, y pensé que quedaría muy bien acompañando el plato. Y no me equivoqué. Le da un punto salado riquisimo y además es mediterraneo 100%!. INGREDIENTES (para 4 personas) 8 salmonetes hermosos 1/2 kg de patatas 1/2 kg de boniatos La parte blanca de una cebolleta 300 ml de agua mineral 1 cucharada de vinagre de vino blanco mezclado con 50 ml de agua mineral 100 ml de aceite de oliva extra virgen Sal y pimienta negra Para la olivada de kalamatas: 150g de olivas negras de kalamata 3 hojas de albahaca Medio diente de ajo 5-6 granos de pimienta rosa Orégano seco Aceite de oliva virgen extra. PREPARACIÓN Para hacer la olivada, deshuesamos y picamos ligeramente las olivas. Las trituramos junto con la albahaca, el ajo, la pimienta rosa y un poquito de orégano hasta obtener una pasta. Añadimos aceite de oliva virgen extra hasta conseguir la textura deseada. Reservamos. Pre calentamos el horno a 250º. Pelamos y troceamos las patatas y los boniatos. Los ponemos en una bandeja de horno y los sazonamos con aceite, sal y pimienta y agua mineral. Tapamos la bandeja con papel de aluminio y los horneamos a 200ºC durante 15 minutos. Pasado ese tiempo, los sacamos, añadimos la cebolleta troceada y lo aliñamos todo con el vinagre mezclado con el agua. Seguimos con el horneado a 200ºC durante 10 minutos más. Sacamos nuevamente la bandeja del horno, removemos ligeramente las patatas y los boniatos y repartimos por encima los filetes de salmonete, limpios, salados por la parte de la carne y colocados encima de la bandeja con la piel a la vista. Después vertemos un poco del jugo de la cocción de los tubérculos sobre cada piel de filete. Horneamos un par de minutos y ya estará listo. Servimos acompañado de la olivada.

Fuente: kook-pi.blogspot.com.es

Toca esvelar un nuevo reto propuesto por nuestras compañeras de Cooking the chef que nos llevan de la mano de Carme Ruscalleda. He de reconocer que aprendo mucho de Chef con tanto investigar, pocos conocía de antemano antes de participar en este reto. La receta de hoy es de las más sencillitas que le he visto pero muy pero que muy resultona. Vamos manos a la obra. Pollo trufado de Carme Ruscalleda Ingredientes: -1 picantón por pareja -1 trufa - manteca de cerdo -aceite de oliva -1 manzana golden -Vino manzanilla -sal y pimienta Una cosa que he cambiado de buenas a primeras ha sido el vino, no me llamaba el que usaba así que en mi idea de vinos he tirado por el manzanilla que le ha quedado muy resultón. Básicamente, 24 horas antes comenzamos así: quemamos las plumillas que pueda tener el pollo, yo lo hice con soplete de cocina porque tengo 3 a falta de uno, pero con lo que tengáis a mano ehhh. Separamos un poco la piel de la carne con cuidado. Laminamos la trufa lo más fina que podamos, en mi caso lo hice con mandolina pero son cuchillo se hace bien. Ponemos los trozos de trufa entre la piel y la carne del pollo y envolvemos con papel film para meter en la nevera 24h. Pasado este tiempo ponemos con las pechugas para arriba el pollo en la fuente de horno y encima ponemos un pelín de aceite de oliva y la manteca de cerdo. Antes de que se me olvide, salpimentado el pollo por dentro y fuera ehhhh.. Mientras se hace 15 minutos a 180ºC, vamos haciendo en gajos la manzana. Pasado este tiempo el pollo estará tal que así. Hacemos una cama con la manzana, ponemos el pollo con las pechugas para abajo sobre ella y regamos con el vino. Bajamos el horno a 160ºC y dejamos que se haga unos 40 minutos en esta posición y... listo!!! Otra cosa que he cambiado ha sido la presentación pero....No puedo con la fruta cocinada, es lo que hay, me da grimilla morderla, pero eso si....... ojo la salsuca que nos queda si trituramos los jugos que nos ha soltado el pollo con la manzanaca ehhhhh Si queréis ver que nos han dejado mis compañeros, entrad aquí: Cooking the chef Nos vemos en el próximo reto!!!!

Fuente: deliriandoenlacocina.blogspot.com.es

Con el trabajo que me costó hacer esta receta de Carme Ruscalleda y lo que he tardado en editarla y escribirla. Pero bueno, aquí está. Con ella participo en el reto del mes de marzo de Cooking the Chef . Anunciaron el chef protagonista el 6 de marzo y tres días más tarde ya comíamos en casa esta receta. No fue fácil la elección. Carme Ruscalleda es una cocinera catalana, cargada de estrellas michelin, y que hace unos platos sanos, atractivos y deliciosos. En esos tres días me compré dos libros suyos, pero no se me iba de la cabeza la foto de uno de sus platos. La busqué y encontré la receta en El Periódico . Como podéis ver, tiene una pinta increíble. Me puse manos a la obra y me encontré con algunas dificultades. En el mes de marzo era casi imposible conseguir en Barcelona flores naturales comestibles. Las busqué en varios mercado y me decían que solo las tenían en Navidades. Al final en una frutería del centro comercial L'illa las pude conseguir. Además, eran preciosas. Otro problema fue comprar un rallador del que hablaba Carme, el Microplane, con el que había que rallar las nueces de macadamia para que quedase esa especie de algodón por encima. Lo pude encontrar, aunque me salió un poco caro. No me arrepiento. Ahora lo uso para todo. Es una maravilla como queda el queso parmesano rallado con él. También tuve que conseguir orégano fresco, láminas de brick, queso gallego y varias otras cosas. Llegué a mi casa a las 9 de la noche, agotada y feliz de tener todo lo necesario. De repente me di cuenta de que no había comprado los tomates cherry de colores, así que me fui corriendo al supermercado de El Corte Inglés (que abren hasta tarde y me pillaba muy cerca). Mi idea era prepararlo todo esa noche, pero llegué tan cansada que sólo pude tumbarme a ver una serie. Al día siguiente me tocó levantarme pronto para ponerme manos a la obra. Fue bastante trabajo para un aperitivo. El caso es que, con estas cantidades, no salen 12 cocas (como pone en la receta), sino muchas más. A mí no me gustaron mucho las bases de las cocas, porque si no las sirves inmediatamente se ablandan. Me parece que son demasiado finas para soportar todo lo que llevan encima. El primer día las preparé así. Me sobró muchísimo de todo (tomates, crema de queso, gelatina de perejil, flores, ...), así que los días siguientes todo el que pasó por mi casa probó las cocas. Como ya no tenía bases, las servía sobre unos crackers de queso que compré. El resultado me gustó mucho más. He de deciros que la gente quedaba con la boca abierta de lo impresionantes que eran. También gustó mucho la combinación de sabores (menos a Ulises, que decía que tiraba mucho a dulce). Como siempre, hice algunas variaciones en los ingredientes. Por ejemplo, sustituí el queso de Arzúa por queso de tetilla o eliminé el orujo. Todo se puede preparar con uno o dos días de antelación, así que os recomiendo que lo hagáis poco a poco. Es fácil de hacer, lo que pasa es que son demasiadas cosas para hacerlas con prisa. Además, algunas de ellas (como los tomates confitadas o la gelatina) necesitan bastante tiempo de reposo. Cuando tengáis algún compromiso con el que queráis quedar de maravilla, ya sabéis cuál es vuestra receta. No se lo van a creer. Os dirán que da pena comerlas, pero las comerán. Ingredientes Para los tomates confitados: 12 tomates cherry rojos 12 tomates cherry amarillos 12 tomates cherry verdes 300 gr de azúcar 300 ml de agua mineral Unas hojas de orégano fresco Aceite de oliva virgen extra (aproximadamente 1/2 litro) Sal y pimienta Para la gelatina de hierbas: 15 g de orégano fresco 15 g de perejil fresco 200 ml de agua mineral 3 hojas de gelatina Sal y pimienta Para las bases de las cocas: 2 laminas de pasta brick 50 gr de queso gallego de tetilla Una cucharada de aceite de oliva virgen Para la crema de queso: 100 gr de queso gallego de tetilla 100 gr de queso Comté 250 gr de requesón en crema (como Quark de Danone) Una cucharada de aceite de oliva virgen 50 ml de nata para montar (35% de materia grasa) Sal Para la decoración: Sal en escamas Aceite de oliva virgen extra 18 flores frescas Hojas pequeñitas de orégano fresco 4 nueces de macadamia Empezamos con los tomates confitados, porque necesitan estar varias horas en la nevera antes de proceder al último paso. Yo usé tomates de cuatro colores porque venían así en el paquete, pero con tres colores (o incluso dos) es suficiente. Aunque para 12 aperitivos se necesitan 36 tomates, yo hice todos los que venían. El trabajo es el mismo y los tomates confitados están ricos acompañando a cualquier cosa. Hacemos a los tomates un corte en forma de cruz por la parte del rabo. Escaldamos un minuto en agua hirviendo. Enfriamos con agua muy fría. A continuación los pelamos. Los vamos poniendo en una cazuela con los 300 ml de agua y los 300 gr de azúcar. Cuando hemos terminado, ponemos la cazuela al fuego hasta que empieza a hervir. Apagamos y metemos en la nevera 4 horas (los tomates dentro del almíbar). Mientras reposan los tomates, hacemos la gelatina de hierbas. Dejamos las hojas de gelatina a hidratar en un poco de agua. Ponemos una cazuela al fuego con agua con sal. Cuando hierve, escaldamos el perejil y el orégano unos segundos. Sacamos y ponemos en agua muy fría. Escurrimos las hierbas y trituramos con los 200 ml de agua mieneral. Colamos y aderezamos con sal y pimienta. Ponemos un poco de este líquido a calentar con las hojas de gelatina escurridas. Cuando la gelatina está bien disuelta, colamos esa mezcla y añadimos al resto del líquido. Vertemos en un molde cuadrado o rectangular (para cortar después en trocitos pequeños). Guardamos en la nevera. Necesita un par de horas para cuajar. Yo lo hice en un molde de cubitos de hielo, pero no os lo recomiendo. Me resulto difícil de sacar de ahí sin romper y, además, eran demasiado grandes y tuve que cortarlos. A continuación preparé las bases de las cocas. Eso como os vaya bien. Se pueden hacer más tarde. Encendemos el horno a 160º C. Rallamos el queso con Microplane. Yo elegí las partes más cercanas a la corteza. Si no tenemos este rallador, lo picamos muy finito. Cortamos la pasta brick en 24 rectángulos de 4 x 10 cm. Ponemos 12 en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Los pintamos con aceite y les esparcimos el queso rallado por encima. Tapamos cada uno con otro rectángulo y volvemos a pintar con aceite. En la receta de Carme Ruscalleda mandaba tapar con un tapete de silicona. Yo no tenía, así que le puse una bandeja de horno encima que encajaba perfectamente. Se necesita poner algo que haga presión para que queden bien planas. Horneamos 12 minutos. Sacamos y dejamos enfriar. Una vez frías, conservamos en una caja hermética hasta el momento de servir. Por último, preparé la crema de queso. Esta no necesita reposo, así que la podéis hacer cuando queráis, incluso en el último momento. Rallamos el queso comté. Lo batimos con el queso gallego, el requesón, el aceite y la nata hasta obtener una crema uniforme. Salamos ligeramente. Metemos en una manga pastelera y conservamos en la nevera. Para la decoración, necesitamos rallar las nueces de macadamia. Yo utilicé el Microplane. Si no tenéis, podéis usar cualquier rallador. Cuando hayan pasado las cuatro horas (desde que metimos los tomates en la nevera), tenemos que terminar de elaborarlos. Ponemos en una fuente honda pequeña, que pueda ir al horno, los tomates escurridos. Echamos sal, pimienta y unas hojas de orégano. Los cubrimos con aceite hasta la mitad. Horneamos a 120º C durante una hora. Al cabo de esa hora, los sacamos y conservamos en la nevera en el aceite. Cuando vayamos a servir las cocas, procedemos al montaje y decoración. Es importante hacerlo justo en ese momento para que no se ablanden las bases. Colocamos en cada una tres tomates de diferentes colores, cuatro cuadraditos de gelatina y tres bolas de crema. El orden es tomate-gelatina-crema. Aliñamos con un poco de aceite y escamas de sal. Ponemos ralladura de nuez de macadamia y algunas hojas diminutas de orégano fresco. Terminamos con una flor entera y unos pétalos de otra. Pues nada, solo queda disfrutar.

Fuente: elfestindemarga.blogspot.com.es

Ya estamos aquí con el nuevo reto para " Cooking the Chef" del mes marzo. Este mes nos ha tocado una chef de mi tierra Cataluña, ella es la famosísima Carme Ruscalleda. Si, es la de la izquierda, jajaja. Nunca había profundizado en su cocina, así que bien bien no sabía que estilo de cocina tenía. Sabiendo que su restaurante " Sant Pau"está en Sant Pol de Mar , me imaginaba que utilizaría mucho el pescado y no me equivocaba. Carme Ruscalleda es l a cocinera con más estrellas Michelin , y además t iene 3 soles de la guía Campsa- Repsol. Su cocina está basada en la cocina tradicional catalana dándole un toque de modernidad. Cuenta además con dos restaurantes más, otro "Sant Pau" en Tokio y " Moments" en Barcelona a cargo de su hijo Raül Balham. Como siempre cuando hay este tipo de retos, intento escoger recetas que se adapten más a mi estilo. Pocas recetas de guisos habréis visto por aquí, y los que ya me conocen saben que me encanta la cocina fusión y el "take away". Pues eso, he vuelto a trirar haci la cocina " para llevar", con estas magdalenas de bacalao y pimiento del piquillo. Ingredientes para la brandada: 250 grs de bacalo desalado 75ml de aceite 3 dientes de ajo 35 ml de nata sal Pelar y cortar los ajos por la mitad. Ponedlos en un cazo cubiertos por el aceite. Dorar ligeramente para perfumar el aceite. Retirarlos y añadir en el aceite caliente una cucharada de pimientos del piquillo picados. Triturarlo todo hasta que quede fino. Mantenerlo caliente. Poner en un cazo el bacalao con las espinas y la piel, cubierto de agua, calentarlo hasta que quede cocido y blando, no ha de hervir. Si tenéis termómetro, se tiene que calentar hasta los 55ºC. Escurrirlo, limpiarle las espinas y la piel, y hacerlo migas con los dedos. Poner el bacalo en un bol, añadiéndole el aceite caliente, y triturarlo fino. Añadir la nata y continuar triturando. Rectificar el punto de sal. Os tiene que quedar una brancada un poco salada. Guardarla en un recipiente en la nevera. Una vez fría, con la ayuda de una manga pastelera, hacemos pequeñas montañitas en un plato o tupper, lo tapamos y dejamos congelar un par de horas. Ingredientes para la magdalena: 250 grs de mantequilla 40 grs de azúcar 250 grs de harina 4 huevos 100 grs de almendra en polvo sal 5 grs de levadura en polvo La receta original lleva 60 grs de azúcar, yo encontré demasiado dulce el acabado, así que le he quitado 20 grs. Montar la mantequilla y el azúcar con la batidora eléctrica. Añadir los huevos uno a uno, mientras se van batiendo. Echar la almendra en polvo y continuar batiendo. Tamizar el harina, la sal y la levadura e incorporarlo a la masa. En un molde de magdalenas o cupcakes pequeños (unos 2-3cm), ponemos los papeles. Echamos en el fondo un poco de masa, colocamos en el centro una de las montañitas de la brandada que teníamos preparada en el congelador y rellenar con el resto de masa de magdalena. Echar por encima sal y yo le hachado semillas de amapola para decorar, pero es opcional. Hornear 15 minutos a 190ºC. También podemos dejarlas sin hornear y congelarlas directamente, cuando las queramos comer sólo tenemos que hornearlas.

Fuente: loschatoschefs.blogspot.com.es

El Reto de Cooking the chef de este mes, nos propone cocinar platos de Carme Ruscalleda , una de las cocineras más importantes del mundo. En principio pensaba que me iba a ser más complicado hacer algún plato de la gran Carme Ruscalleda, pero he encontrado en esta página y en esta otra , varias recetas de ella que me gustaban y que se podían hacer en casa sin problema. Finalmente me he decidido por este Conejo con cerezas . Me gusta mucho la carne de conejo, además es muy sana, baja en grasas y combina a la perfección con muchísimos ingredientes. Igual a muchas personas no les gusta esta carne, pero yo les invito a que preparen esta receta y podrán degustar una verdadera delicia. Más de uno se va a llevar una sorpresa muy agradable, la carne de conejo con las cerezas resulta una combinación perfecta. En esta ocasión la he preparado con cerezas congeladas que tenía, pero estoy deseando que llegue la temporada de esta fruta tan rica para volver a hacer la receta, esta vez con unas buenas cerezas frescas. Creo que la receta ganará bastante, ya que la fruta congelada suelta algo más de líquido que la fresca y supongo que la salsa quedará aún más acaramelada. De cualquier forma, ha sido una receta que me ha sorprendido y que como digo volveré a repetir. Carme Ruscalleda nació en el seno de una familia agricultora y comerciante, estudió el oficio de charcutera, además de comercio mercantil, y se incorporó al negocio familiar (una charcutería) junto a su marido. Enseguida añadió una sección de platos caseros para llevar. Compró la torre de delante de su tienda para abrir junto a su marido Toni Balam, en julio de 1988, el restaurante Sant Pau, que en tres años consiguió su primera estrella de la Guía Michelín. En 2004 abrió un restaurante de cocina catalana en Tokio, también llamado Sant Pau. En la actualidad es la única mujer del mundo que posee siete estrellas de la Guía Michelín, tres por su restaurante Sant Pau en Sant Pol de Mar (Barcelona), dos por Moments, en Barcelona al frente de cuyas cocinas se encuentra su hijo Raül Balham y dos más por el restaurante Sant Pau en Tokio. En España es la cocinera con más estrellas de la Guía Michelín y cuenta además con la máxima calificación (tres soles) de la Guía Repsol. Su cocina está fundamentada en la tradición cocina catalana, pero dando siempre un toque de modernidad. El hecho de abrir un restaurante en Japón y sus consecuentes viajes al país, ha hecho que se interese por algunas técnicas culinarias de ese país, adaptándolas a la cocina y productos catalanes. Se preocupa por que su cocina sea saludable, por lo que se centra en los productos de temporada de su tierra, añadiendo "cierta poesía" a lo que cocina. A menudo mezcla referencias literarias en sus creaciones culinarias. Trabajadora, alegre y generosa, no duda en transmitir sus conocimientos en publicaciones editoriales para el gran público. INGREDIENTES: 1 conejo tierno de 1.100 gr. de peso cortado en trozos pequeños 100 gr. de tocino (papada), con la piel y cortado a dados pequeños 1 ramita de tomillo limonero 150 ml. de kirsch 600 ml. de agua 400 gr. de cerezas deshuesadas 50 ml. de vinagre Forum Cabernet (he utilizado vinagre de frambuesas) 50 gr. de azúcar moreno de caña 100 ml. de agua mineral 2 cucharadas de aceite de oliva Sal Pimienta negra recién molida Salpimentamos el conejo. En una cazuela ancha vertemos el aceite, ponemos el conejo, los dados de tocino y el tomillo. Con el fuego a potencia media, damos unas vueltas durante unos 4 minutos, hasta que pierda el color de la carne cruda. No ha de quedar dorado. Echamos a la cazuela el kirsch, 600 ml. de agua y dejamos que cueza a fuego medio, removiendo de vez en cuando, hasta que el líquido se haya evaporado por completo (unos 40 minutos aproximadamente). En un cazo aparte, preparamos el agridulce de cerezas. Para ello mezclamos el vinagre con el azúcar moreno y dejamos cocer a fuego muy lento durante unos 8 minutos, hasta conseguir un caramelo. Añadimos los 100 ml. de agua, las cerezas, removemos un poco y dejamos que empiece a hervir. Reservamos. Cuando tengamos el conejo a punto, incorporamos a la cazuela con la carne la salsa del cazo con las cerezas, damos unas vueltas para mezclarlo bien e introducimos la cazuela en el horno caliente a 170°C durante 5 minutos. Transcurrido este tiempo el plato estará listo para servir. Elaboración de la receta paso a paso

Fuente: rositaysunyolivasenlacocina.blogspot.com.es

En cuanto me llegó el correo con el reto de COOKING THE CHEF no dudé un momento en participar porque me encanta la cocinera que nos propusieron y no es otra que CARME RUSCALLEDA la cocinera por excelencia con más estrellas michelin. Hace un par de años , como regalo de boda, mi hermano y mi cuñada nos regalaron un menú desgustación en su restaurante en Sant Pol de Mar. Imaginaros lo que significó para mi recibir tal regalo........no me lo creía. En su día hice una entrada contando la experiencia y explicando el menú degustación que disfrutamos, os dejo en enlace de la entrada PULSAR AQUÍ PARA VER LA ENTRADA DEL MENÚ DEGUSTACIÓN Os presento una de sus recetas, un cebiche de bacalao a la catalana. Es una reinterpretación de un plato tradicional de alguna de las cocinas latinoamericanas INGREDIENTES (nosotros comimos 2 personas) 3 lomos de bacalao desalado sin piel cebiche : zumo de una lima zumo de un limón 100ml de aceite aove un trocito de apio 2 dientes de ajo 50 gr de pimiento del piquillo picadillo : un par de tiras de pimiento rojo un par de tiras de pimiento amarillo un par de tiras de pimiento verde un trozo cde cebolla morada unas hojas de perejil aceite, sal y pimienta 5 tomates cherry aceitunas verdes PREPARACIÓN Cortar el bacalao en dados y lo ponemos en una fiambrera con un poco de aceite. Reservamos en la nevera. Ponemos todos los ingredientes del cebiche en el vaso de la thermo y trituramos 30 segundos a velocidad 7. Reservamos en la nevera. Picamos bien perqueñito todos los ingredientes del picadillo y reservamos en la nevera. Cortamos las aceitunas y los tomates cherrys por la mitad. Montamos el plato : ponemos en la base la salsa del cebiche, colocamos encima los dados del bacalao, añadimos los tomates y las aceitunas . Aliñamos con el picadillo y......a disfrutar.

Fuente: manresa-misplatosfavoritos.blogspot.com.es

Nandu Jubany , Gaggan Anand , Oriol Balaguer, Sergio i Javier Torres, Josep Pelegrín, Xano Saguer, Patrick Roger o Christian Escribà han estat alguns dels protagonistes de la primera jornada del Fòrum Gastronòmic Barcelona 2016 Vicent Guimerà, de l’Antic Molí d’Ulldecona, rep el premi Cuiner de l’Any 2016 El Fòrum Gastronòmic Barcelona 2016 ha viscut una primera jornada on ha destacat la gran afluència de visitants i ponències d’un alt nivell. La inauguració oficial d’aquesta edició ha estat presidida el President de la Generalitat, Carles Puigdemont que, acompanyat de diverses autoritats i els responsables de Fòrum Gastronòmic Pep Palau, Jaume von Arend i Josep Maria Matamala, ha fet un recorregut pels diversos espais del Fòrum. Una de les més sessions més esperades ha estat la de Gaggan Anand , fundador i xef del restaurant Gaggan de Bangkok, Tailàndia, considerat el millor restaurant d’Àsia del 2016 per la revista ‘Restaurant’ i ha estat la primera visita al Fòrum Gastronòmic del pioner de l’alta cuina índia. El Fòrum Gastronòmic d’enguany posa l’accent en el món de la pastisseria i la cuina dolça, convertint-les ja en l’eix vertebrador de les activitats del primer dia. La jornada s’ha inaugurat amb el taller del Fòrum Dolç impartit per Oriol Balaguer ; seguint amb el dolç com a protagonista, Nandu Jubany ha presentat les postres que elaboren al seu restaurant i Xano Saguer , de Cacao Barry i Espai Sucre, ha dedicat la sessió a la xocolata en les postres i les tapes dolces. Els germans Sergio i Javier Torres del restaurant Dos Cielos de Barcelona han realitzat una ponència que ha girat al voltant del binomi “Essència i Estètica” i Josep Pelegrín ha ofert als assistents del seu taller una ruta guiada pels vins dolços d’Europa. A l’hora de dinar els assistents han pogut degustar els plats de l’espai Cuines del Món. Un espai de restauració on cada dia 4 restaurants presenten 4 propostes gastronòmiques simultànies. Avui ha estat el torn dels restaurants Xemei , Ceviche 103 , Fogo i Oaxaca . Les postres van a càrrec de l’Escola Hofmann. La vessant més lúdica s’ha viscut a la tarda amb el Primer concurs nacional de receptes asiàtiques Udon “The NoodleMaster”, que ha presentat Isma Prados. A la tarda ha estat el torn de Patrick Roger que ha mostrat els seus treballs més recents a través d’escultures de xocolata. L’ha seguit Jordi Vilà del restaurant Alkímia, amb una demostració d’alta cuina barcelonina. Ha tancat la primera jornada, Christian Escribà , quarta generació al capdavant de la mítica pastisseria, que ha fet una demostració de la cuina creativa que s’hi du a terme. També hi ha hagut sessió de cocteleria amb Alberto Pizarro, Manel Tirvió i Adal Márquez . Vicent Guimerà rep el Premi Cuiner de l’Any 2016 L’Auditori ha acollit l’entrega del Premi Cuiner de l’Any 2016, en col·laboració amb La Vanguardia, que reconeix la tasca dels cuiners emergents que utilitzen producte de proximitat, tenen sensibilitat per les produccions ecològiques i fan difusió d’aquests valors. El guanyador de la sisena edició d’aquest certamen ha estat Vicent Guimerà, del restaurant L’Antic Molí d’Ulldecona, que ha estat escollit per votació popular a través de la pàgina web de La Vanguardia després de que un jurat especialitzat triés els cinc finalistes. Homenatge a Mey Hofmann També hi ha hagut temps per recordar una figura clau de la nostra cuina que ens ha deixat aquest any: Mey Hofmann. El Fòrum ha volgut retre un homentatge a títol pòstum a la mítica cuinera i creadora d’una de les escoles més important de Catalunya. Hi ha intervingut la seva filla, Sílvia Hofmann, acompanyada de mestres i alumnes de l’escola. Tot a punt per continuar Els fogons només s’aturen unes hores, perquè demà torna l’activitat. A partir de les 10h del matí passaran pel Fòrum Gastronòmic Barcelona 2016 cuiners de la talla de Carme Ruscalleda, Ricard Camarena o Paco Pérez , a més de mestres xocolaters i pastissers com Nina Tarasova, Ramon Morató, Josep Maria Ribé, Raúl Bernal, Miquel Guarro, Daniel Álvarez o Carles Mampel . També hi haurà sessions de cocteleria amb Javier de las Muelas i Simone Caporale i es presentarà el film ‘CacaoCollective. Descubre el origen del chocolate’. En el marc de Catalunya Regió Europea de la Gastronomia demà es presentaran les conclusions del Pla de Gastronomia. I seguiran també les trobades entre compradors internacionals de Corea, Mèxic i Polònia amb empreses catalanes, una iniciativa promoguda per ACCIÓ i Fòrum Gastronòmic.

Fuente: topcuina.blogspot.com.es

Me enviaron un correo en que me decían Con la ayuda de Cookiteca y en sus instalaciones (Carrer Major de Sarriá, 74, Barcelona), Boffard regalará a doce blogueros en exclusiva un taller de cocina, totalmente gratis. El curso tendrá lugar el próximo 25 de marzo y correrá a cargo de Manel Folch, especialista en cocina italiana, que trabajó en Italia en varios restaurantes con estrellas Michelin. ¿Te lo vas a perder? Y claro me dije que no me lo puedo perder y enseguida pensé que puedo hacer,de momento comprar el queso Boffard y se me ocurrió esta receta mientras esperaba en la charcutería que me cortaran una cuña de queso reserva Boffard el ingrediente principal del plato y entonces se me acerco una mujer a preguntar quién era el último con unas fresas de un color rojo muy llamativas en la mano y se me ocurrió este plato al recordar una receta que tenia en pendientes desde 22/4/2009 y que no sabia de quien era y Elena al hacerme el comentario me ha dicho que es de la Carme Ruscalleda y que ella tambien tiene su version de la receta.La mia esta un poco tuneada en cuanto a cantidades y la manera de elaborarla adaptada a mis gustos. Con esta receta participo en un concurso de recetas con Boffard para ganar un taller de cocina con Manel Folch , en Cookiteca, patrocinado por Boffard Aquí las bases . Ingredientes por 4 personas: 300 gramos de arroz Arborio o Bomba 250 gramos de fresas muy maduras (sino será un poco acido el rissoto) 1.100 ml de caldo de verduras suave 2 cebollas tiernas 100 ml de vino blanco un poco dulce que no sea muy seco 1 cuña (250 gr más o menos de queso Boffard Reserva 1 cucharada de mantequilla Preparación: Preparamos el caldo con unas verduras UNAS HOJAS DE PEREJIL, APIO, PUERRO ETC... Rallamos con el microplane unos 80-100 gramos del queso Boffard que al ser un queso de leche cruda de oveja nos aportara la cremosidad al rissotto, lo reservamos y con el resto de la cuña nos cortamos unas finas cuñas y mientras hacemos el rissoto lo vamos saboreando como un aperitivo y nos autoregalamos un copa de vino tinto reserva para apreciar mejor el sabor de este maravilloso queso. Picamos la cebolla. También cortamos las fresas a trocitos pequeños (Brunoise) Ponemos el aceite a la cazuela. Cuando esté caliente añadimos la cebolla. Ponemos un pelin de sal y lo sofreimos a fuego lento. Incorporamos el arroz y salteamos unos minutos. Añadimos el vino blanco y dejamos que se evapore. Añadimos 3/4 partes de las fresas removemos unos segundos y vamos añadiendo caldo de verduras por etapas y vamos removiendo. Cocemos hasta los 15 minutos, entonces volvemos a añadir el resto de fresas. Es el momento de rectificar el punto de sal y continuar hasta que esté cocido unos 5 minutos Retiramos la cazuela del fuego y finalmente añadimos la mantequilla y el queso Boffard rallado removemos bien y tapamos. Dejamos que repose 5 minutos. Emplatamos el arroz con un molde y decoramos con unas láminas de fresa por encima del arroz. A los cuatro personas que lo degustamos nos gustó el plato, queda muy equilibrado de sabores. Notas creo importantes sobre el plato: Si sois de los que os molesta las pepitas de las fresas se puede hacer una versión diferente: Cogemos las fresas y las trituramos y lo pasamos por el colador de malla fina y así se nos quedan las pepitas. Entonces se lo añadimos al rissoto en el momento que dice añadir las ¾ partes se lo añadimos todas las fresas y seguimos hasta el final como la receta anterior, y de esta manera será más fino el rissoto. Tambien si quereis el rissoto mas cremoso añadirle en vez de mantequilla un par de cucharadas soperas de mascarpone y tambien os aconsejo de añadirlo si veis que las fresas no son lo suficientemente maduras y entonces probar una y si veis que esta un poco acida y no os gusta el gusto acido añadirle tambien el mascarpone.

Fuente: lesreceptesdelmiquel.blogspot.com.es

Recopilatorio de primeros platos. Es el 3 de cuatro. He puesto un poquitín de todo! Espero que os gusten. Es una pequeña selección , pero así no os mareáis! - Escudella , Carn d´olla Corona de Ensalada de Navidad Ensalada de Navidad Pera hojaldrada con ensalada festiva Hojaldre de champiñones, espárragos y cebolla Cheesecake salada Ensalada de granada y queso de cabra Tatins de tomatitos confitados Crema de puerros y manzana - Canelones de jamón dulce y arroz - Crema de gambas - Pastel de Salmón y langostinos - Canelones de carne de Ruscalleda Canelones de carne a la catalana Canelones de confit de pato con puerros Canelones de espinacas con salsa de ceps Canelones de puerros con mousse de escalivada Montaditos de calabacin con tres salsas . Timbales de patata , salmón con salsa holandesa Pastel de verdura recubierto con salmón y acompañado de una crema suave de queso!! Sopa de pescado Ensalada de gulas con frutos rojo Mil hojas de calabacin Pastelitos de puerro y manzana con queso brie Tomatitos cherrys y burrata con salsa de albahaca Ensalada de pasta, rucula y calabacin Tarta calabacín y puerros Tarta de cebolla caramelizada y queso Alubias pochas con almejas Arroz caldoso con bogavante Sopa de calabaza con raviolis de carne Ensalada de habitas baby con pulpo y jamón Empanada rosa de recapte Crostata griega de queso y jamón Quiche integral de espinacas Quiche rápida de jamón y queso Quiche de puerros, jamona y bimis Tarta de quesos y cherries Compartir Obtener enlace Facebook Twitter Pinterest Google+ Correo electrónico Otras aplicaciones Etiquetas PRIMEROS PLATOS RECOPILATORIO

Fuente: recetasysonrisas.blogspot.com.es

Recetas888 is a recipe search engine that find recipes with advanced filters like ingredients, categories and keywords.
Recetas888 does not host recipes, only links to other sites. | FAQ | Privacy
Copyright 2019 ® - Contacto