receta masa filo por osvaldo gross | ñoquis con carne molida | RECETS DE BUDIN DE ACELGA | recetas con teleras duras | receta masa philo osvaldo gross | porrusalda con carne | callos sevillano olla gm
Iniciar sesión

Ingresa para recetas888 con el fin de guardar sus recetas favoritas

Si aϊn no te has registrado, regístrate ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

Por fin, trece programas después, empezaremos esta entrada sin necesidad de hablar de polémicas, tongos, despropósitos o faltas de respeto, porque esta vez si que han acertado de lleno con la prueba que ha decidido que Lorena abandone el programa. Pedro Subijana nos ha deleitado cocinando en directo Y no era tan difícil, llevábamos semanas pidiéndolo, muchos nos han dicho en este mismo foro que este programa es un show y que la cocina era un elemento secundario. Como a nosotros nos gustan este tipo de programas nos hemos resistido con uñas y dientes a esa idea y hoy se ha demostrado que se puede aunar show y cocina si lo que se muestra es realmente bueno. La fórmula mágica no ha sido otra que la de poner a un gran cocinero a cocinar sin red delante de las cámaras, en este caso al gran Pedro Subijana, y poner enfrente de él a los concursantes a dejarse guiar por las instrucciones del maestro (que este si lo es, no los de la semana pasada). El resultado ha sido magnífico, hemos visto cocina de verdad, hemos visto a Subijana disfrutando, hemos sentido la emoción de Emil por el momento que le ha tocado vivir, hemos visto el enorme esfuerzo de Cristóbal por dominar su ímpetu y hemos visto como Lorena se quedaba sin recursos a medida que se rezagaba de la explicación. Emil casi ni podía creérselo Hoy no se puede hablar de injusticia, la prueba ha sido tan limpia y tan igualitaria que la propia Lorena ha asumido con humildad que era la justa eliminada, y nosotros, por fin, nos hemos ido a la cama sintiendo que trasnochar un poquito (los horarios siguen siendo criminales para el que trabaja) esta vez si que ha merecido la pena. Pero hasta entonces habían pasado cosas que también tienen mucho que comentar, así que comencemos... PRUEBA DE PRESIÓN: CONVERTIR LAS SOBRAS EN ¿ALTA COCINA? La prueba de presión de esta semana también fue, en mi opinión, bastante acertada. Se trataba de hacer cocina de aprovechamiento, es decir, utilizar sobras de platos ya cocinados y crear con ellas platos nuevos y sorprendentes, intentando acercarse lo más posible a la alta cocina. Una prueba hecha para poner a prueba la creatividad de los aspirantes sin necesidad (o quizás si, porque la mayoría pecaron de simples) de meterse en complicadas elaboraciones. El ilustre invitado, entre los miembros del jurado Para esta prueba, el invitado fue el cocinero extremeño Quique Dacosta, poseedor de tres estrellas Michelin en su restaurante de Denia (Alicante). Dacosta quiso mostrarnos cómo interpreta él la cocina de aprovechamiento y desplegó un amplio muestrario de platos muy sugerentes... Trampantojo de judías usando sobras de la paella ¿Qué fue antes el huevo o la gallina? Precioso paraje natural al amanecer, hecho con las sobras del cocido (no sabemos si además estará rico) Quique Dacosta fue un invitado amable y respetuoso con los concursantes, en todo momento supo ponderar sus ideas y aportar buenos consejos para reorientarlas en la mejor dirección. Para la prueba, los concursantes encontraron una despensa repleta de platos ya preparados, guisos de carne, legumbres, rosbif, pollo y pescado asados, verduras, pulpo, paellas, en fin, mucho donde elegir. Pero la realidad es que dio la sensación de que no entendieron muy bien la prueba o que decidieron no arriesgar, porque para haber contado con 90 minutos, la mayoría de los platos que prepararon fueron decepcionantes. Una pequeña parte de lo que había en la despensa Siguiendo el orden de cata, comenzaremos por Lorena. La DJ malagueña decidió arriedgarse muy poco, me cabe una duda, no se si fue por miedo o simplemente porque no está capacitada para mucho mas, el caso es que aportó muy poco a lo que ya había... Lorena, preparando sus empanadillas de rosbif Lorena presentó en una pizarra una copa con puré de lentejas, sus tropezones y un crujiente de patata, acompañados por tres croquetas de pollo. Apuesta segura, si las lentejas estaban buenas, al pasarlas por la batidora no se van a estropear y si tienes mano haciendo croquetas (que al parecer Lorena la tiene) no es complicado sacar partido de un poco de pollo asado. Los jueces no le dieron mucha caña porque los platos estaban ricos, pero si que apuntaron que esperaban que se aportara un poco más en esta prueba. Que no nos líen, una mousse es otra cosa, eso es un puré Donde si le dieron fuerte y flojo fue en el emplatado de sus empanadillas, digno del mismísimo MatPollo en sus momentos más creativos. Quiso Lorena dibujar el clásico brochazo en el fondo del plato con una salsa reducida, pero al parecer estaba tan reducida que se le secó mucho y el resultado fue desastroso, recordaba al aspecto que debía tener la taza del retrete al que se refirió Samantha hace dos programas... Elementos inconexos sobre retrete de bar de carretera Después de Lorena llegó el turno de Mateo, y lo primero que sorprendió es lo bien aprendida que tenía la lección y pese a que le tentaron con suculentos pollos asados, esta vez prefirió no seguir acrecentando la leyenda de MarPollo... Canto de Sirenas para MatPollo: "Mateo, estamos aquí, cógenos, no te arrepentirás...." En su lugar, escogió sólo unos cuantos elementos. lentejas, un pulpo cocido, dos huevos duros y una bandejita pequeña con especias y hierbas. La escasa cesta de la compra de Mateo Como primera elaboración, presentó lo que el llamó Lueca o pan oscense relleno con huevo duro, chorizo y morcilla. Aquí tengo que solicitar la colaboración de nuestros lectores aragoneses, porque he buscado en internet y no he encontrado nada con ese nombre. Mateo elaborando sus ovnis Pues estas "luecas" consistían en unas empanadas horneadas rellenas de huevo dura y el chorizo y la morcilla de las lentejas. Fue un plato poco valorado por el jurado por su sencillez y en la cata pudimos ver, una vez más, a Pepe haciendo de las suyas. Todavía Pepe sigue siendo capaz de reinventarse cada programa Como segundo plato, hizo lo mismo que Lorena, metió las lentejas en la batidora y puso por encima los trozos de chorizo y morcilla. Pero los de morcilla pretendían ser un crujiente y resultaron ser un "calcinado de morcilla". Este detalle no pasó desapercibido a Jordi que le soltó a Mateo una buena bronca, especialmente porque lo había puesto sin probarlo, ¿no será que el hecho de ser celiaco no le permite probar la morcilla? ¿Para que pones esta porquería en el plato? MatPollo remató su menú con un carpaccio de pulpo consistente en congelar el pulpo ya cocido, cortarlo muy finito y añadirle por encima unas cuantas hierbas, aceite y sal. Muy poco, en opinión de los jueces, para la altura del concurso a la que estamos. Le hubiera ido mejor con un carpaccio de pollo asado con vinagreta de chilindrón El siguiente en pasar fue Cristobita. La cosa fue mal desde el principio para el granadino, porque a los cinco minutos de empezar Quique Dacosta ya le había advertido de lo descabellado de alguno de sus planteamientos iniciales. Cristóbal, así la vas a cagar seguro Después Pepe lo acabó de rematar al afearle su idea de hacer un taco usando como tortilla un crujiente de parmesano (si, de nuevo, y sólo una semana después, Cristóbal insiste con el crujiente de parmesano). A partir de ahí, el hombre empezó a sudar (viendo a Cristóbal cada vez nos acordamos más de Miguel de Top Chef) y a replantear todas sus elaboraciones, y el resultado de tal improvisación fue el esperable. Vinagreta humana para sus platos ,Como primer plato presentó un carpaccio de rosbif (o roastbeef que queda mejor) algo grueso, aderezado con sal, aceite, pimienta y los trozos del crujiente de parmesano que había pensado utilizar como base del taco. La crítica del jurado estaba servida ¿qué necesidad había de poner un crujiente en este plato cuando las lascas de parmesano crudo hubieran estado mejor? No le quedó apetecible Con el presunto relleno del presunto taco, preparó lo que él llamó un salteado de menestra al wok con pollo a la lima. Sinceramente creo que se equivocó, no creo que le vaya bien al pollo asado el sabor de la lima y, aunque el aspecto del plato no era malo, dudo que el sabor estuviera a la altura. Los jueces no vieron nada más que improvisación en este plato Finalmente, Cristóbal quiso rediseñar un potaje de cuaresma. Con los garbanzos y la verdura hizo un puré muy fino que usó como base, y con el pescado preparó un canelón, tan insulso de aspecto como escaso de contenido. Austeridad en el plato de Cristóbal Los jueces fueron duros con él, se centraron especialmente en el hecho de no haber pensado bien sus platos y haber tenido que improvisar después para sacar adelante la prueba y no haber comprobado que lo que estaba haciendo realmente estaba bueno. Cristóbal con su cara de bajonazo Y llegó el turno de Vicky, ya con el terreno bastante despejado, pudimos vivir una vez más unos minutos de exaltación de las virtudes de la carnicera. No quiero pecar de injusto con Vicky, que fue la que mejor entendió lo que se pretendía en la prueba y en mi opinión merece, junto a Emil, estar en la final, pero la imagen que están dando de que todo lo que toca se convierte en alta cocina es excesiva, e incluso a ella misma le está empezando a resultar chocante. Vicky elaborando su tierra de paella Como primero, Vicky preparó unos rollitos crujientes de pollo asado y boletus, su virtud, haber usado una pasta distinta para envolver el relleno, por lo demás, no veo mucha diferencia con las empanadillas de Lorena salvo las evidentes, en el emplatado. Vicky estuvo original usando otro tipo de pasta, pero ¿no está pelín quemada? El segundo plato era un pimiento relleno de sobras de dorada al horno y crema de patata. No lo puedo evitar, cada vez que veo un pimiento del piquillo me acuerdo de Borja de Top Chef, que daño ha hecho este hombre a la industria del pimiento. En el haber de Vicky hay que apuntar que acertó al añadir la crema de patata para dar una textura más apetecible al pescado asado. Ese pimiento tiene un salidero Su plato estrella fue una reinvención de la paella. Usó el conejo y lo preparó al ajillo y lo acompañó con el arroz, secado en el horno y convertido en tierra. Quizás fue en este plato donde se llevó la prueba, porque realmente potenciaba las cualidades de un conejo y un arroz, que al estar hechos de antes andarían ya bastante resecos Una especie de migas, pero con arroz machacado Como anécdota, decir que tuvimos que aguantar a Pepe perpetrando una ridícula imitación de Gollum, que ni venía a cuento ni estuvo bien... Usando le terminología que tanto te gusta: si no sabes torear ¿pa qué te metes? Y por fin llegó Emil y el comienzo del acoso y derribo al catalán (no a todos, sólo a este). Desde el primer momento Jordi se encargó de avisarnos de que Emil no tenía el día y la visita a su cocina fue toda una declaración de intenciones. Llegó Jordi con una sonrisa socarrona, dijo que lo que estaba preparando le recordaban a las "peroninas" de Jorge (que ya podía haberse quedado mejor con el nombre), y fue cuestionando todo lo que Emil proponía. Se avecinaba tormenta... Emil, despeinado y descamisado, ¿casualidad? Es cierto que Emil no supo sacar de esta prueba las posibilidades que tenía, pero tampoco creo que lo que hizo fuera peor que lo de Lorena. Donde la DJ hizo un puré de lentejas, él preparó algo más arriesgado, quiso presentar un cocido de bacalao en un formato distinto, jugando con las texturas. Compuso un vasito con cinco capas, una base de gelatina de caldo de pescado, un puré de garbanzos y verduras, lascas de bacalao, huevo duro picado y unos brotes como adorno. Cuando lo contó, la idea no me pareció mala Samantha dijo que se había cargado el plato, aunque los otros estuvieron más benévolos. Quizás se equivocó en pensar que esas texturas, con el sabor a pescado y en frío, iban a casar bien, pero me parece algo mucho más interesante que un puré de lentejas. Como segundo, intentó preparar un sencillo bocado que llevara la esencia de las lentejas. Preparó unas patatas cocidas y fritas con unos agujeros, que rellenó de la chicha del guiso, lo adornó con puré de lentejas y algunos tropezones grandes... ¿El peor plato de masterchef? Sin haberlo probado, se me antoja que esto es imposible que estuviera malo, te puede resultar decepcionante tratándose de Emil, puede ser que no entendiera la prueba como querían los jueces, pero calificar este plato como el peor que se ha hecho en masterchef (habiendo estado Celia o Cristina en las cocinas) es un castigo demasiado duro. Emil encaja abochornado las críticas a su plato Con Vicky como ganadora de la prueba quedaba por desvelar un premio adicional que se había anunciado al principio para el ganador. Dicho premio se ocultaba en un cerdito de barro que Vicky rompió de un martillazo... ¡Vaya caritas! El premio consistió en un viaje a Los Ángeles para conocer al director y protagonista de la película Chef, gran suerte para Vicky, que sin embargo nos proporcionó el "momento paleto" del día al no saber identificar exactamente a donde la habían mandado... Este tipo de premios patrocinados son habituales en otros países (por ejemplo en Top Chef USA), y pienso que podrían añadir un interés adicional a esta primera prueba de cada programa, visto que lo de ser capitán ha sido más bien un problema que una ventaja. PRUEBA DE GRUPO: PIJOLANDIA La sección NODO de masterchef se trasladó en esta ocasión a Marbella, para cocinar a pie de playa "para lo más granado de la sociedad marbellí". Voy a intentar opinar con templanza porque me puede un cierto complejo de clase. No me parece mal en principio que se desplacen a ningún punto de nuestra geografía para ensalzar las virtudes culturales, sociales o económicas del lugar, pero me enerva profundamente que vayan precisamente a Marbella a hacer de lameculos de los ricachones que viven ajenos al mundo real y encima los califiquen como "la flor y nata de la sociedad". No dudo que entre ese grupo de gente habrá algo salvable, pero ¿cuál es su mérito para que les debamos tanta admiración?. En muchos casos su dinero viene de lejos y todo su mérito se reduce a poderse haber permitido el lujo de no hacer nada o dedicarse a profesiones tan exóticas como diseñador de campos de golf o relaciones públicas, mientras que ellas se dedican a enriquecer a los cirujanos de la zona. Pura caspa. Otros directamente se han enriquecido con la dichosa burbuja inmobiliaria que nos ha empobrecido a los demás, que en Marbella ha estado y sigue estando hinchadísima. Bastante tenemos con saber que esto existe para que encima nos lo restrieguen en la tele pública. Comer con gafas de sol, la última tendencia en Marbella Para esta prueba, la organización rizó el rizo con la forma en la que se configuraron los equipos. La primera en elegir fue Vicky y se aseguró la presencia del rival más débil en caso de perder esta prueba, así que eligió a Cristóbal, y por la misma razón nombró a Emil capitán del otro equipo. Emil, que no se lleva bien con Mateo, se quedó con Lorena, y el pequeño Mat Pollo se erigió en equipo individual a cambio de unos platos mucho más sencillos y una manera de valorarle, basada en las benévolas consideraciones de los comensales, que prácticamente le salvaba de la prueba de eliminación. Al final, el gran beneficiado fue el último en ser elegido ¿alguien puede explicar que razón hay para esto? MatPollo recibe su delantal, me gustaría haber visto la cara de Vicky al verse sola con Cristóbal Pero en los equipos, cada uno se encargaría de un plato, aunque podría recibir ayuda del otro. La elección quedaba en manos de los capitanes, y la cosa quedó así: Este plato con poca elaboración fue para Lorena Emil se quedó con el plato fuerte Tiradito y verduritas, este plato estaba destinado a Cristobita Vicky se quedó con el pescado Y estos dos, fueron para Mateo, que pensó en añadirle unas alitas, de pollo, claro Empezaremos por lo más irrelevante, el paseo que le prepararon a Mateo para que no sufriera, el chiquillo. Le encargaron dos postres, no diría que sencillos, pero desde luego no se le vio ningún agobio en la elaboración, se ve que tenía tiempo de sobra. Además le pusieron como pinche permanente a un extraño personaje, pero que resultó de lo más eficaz. Olivia Valere, la ayudante de Mateo, comparte cirujano con Belén Esteban Como era de esperar, los postres fueron suficientemente bien recibidos como para que Mateo se librara de la prueba de eliminación sin apenas despeinarse. Sigo sin entender cómo otorgan de manera tan arbitraria una ventaja tan grande a uno de los aspirantes, y curiosamente, siempre a los mismos. La mancha de pijos, votando masivamente por Mateo En el equipo azul de Emil, las cosas parecían marchar bien desde el principio, la organización se hizo rápida y eficazmente, y estaban ya metidos en faena cuando aparecieron sus ayudantes. A Emil le tocó un tal Yiyi Llagostera, un señor con buena disposición, que lo más destacable que hizo fue darle un palazo a Lorena cuando le dio a probar su mayonesa de anguila y a él le pareció que estaba sosa... Esta soso, y si no lo vas a cambiar ¿para qué me lo das a probar? A la propia Lorena le cayó en suerte una señora enorme, más grande que Francia, como diría Cristóbal, empresaria inmobiliaria que presumió de tener las casas más exclusivas de Marbella. Admiro la templanza de Lorena, porque después de varios años con mi sueldo congelado y la mitad de mis pagas extras literalmente robadas, no se si podría contenerme teniendo cuchillos y un empresario inmobiliario a mano... Oh, que asquito, una choni poligonera Pero el más desafortunado fue en mi opinión Cristóbal, al que le tocó en suerte una tal María del Prado, que podría ser la hermana pija de María del Monte, pero que en realidad era la esposa del pijo aquel que lo hizo quedar a la altura de Marianico el Corto cuando estuvieron en Toledo (episodio de triste recuerdo y que nos recordaron convenientemente), a lo mejor si Cristóbal hubiera tenido padres ricos hubiera podido dedicar algo más de tiempo a cultivarse en lugar de a servir mesas en el bar. Su delicada tarea, exprimir catorce limas y 2 naranjas. Ea, bonita, ya has echao la peoná de este año. María del Prado y Jordi recuerdan el incidente de Toledo Tampoco fue de gran ayuda la que le tocó a Vicky, en realidad apenas dejaron a estos colaboradores trabajar durante diez minutos, no fuera a ser que a alguno de ellos se le fuera a pegar algo de la vulgaridad de los concursantes o se les astillase una uña. No entendí el estúpido jueguecito de meter a este personal en las cocinas, y eso, junto con la complacencia de los jueces con estas personas, me pareció insultante para la inmensa mayoría de las personas normales, que somos los que nos ponemos delante de la tele a echar un ratito después de pasarnos el día currando en casa y en el trabajo (los que tenemos la suerte de tener trabajo). Pero voy a centrarme en la cocina que veo que me estoy calentando. Lorena ayer no tuvo su día, se vió en la primera prueba y se confirmó en grandes despistes en la elaboración de su plato en esta prueba. Llegó bastante justa al emplatado, principalmente porque se olvidó de hidratar las algas que llevaba el plato y tuvo que hacerlo al final de prisa y corriendo. Para colmo de males, Jordi la pilló in fraganti poniendo su mayonesa de anguila ahumada como el que pone ketchup sobre una hamburguesa, por lo que le quedó una presentación bastante basta. La guinda fue que olvidó añadirle sal Maldon a unos pocos de los platos que salieron a las mesas, lo que ocasionó un buen cabreo de su capitán Emil. Lorena, esto es un mamarracho, y lo sabes Estos fallos no pasaron desapercibidos al jurado y supusieron su condena a la prueba de eliminación donde, a la postre, sería la concursante expulsada. Cristóbal estuvo bastante bien, en la línea de contención que está llevando desde su regreso. Para empezar, tomó una decisión sabia, aunque poco ortodoxa. Como suda como un pollo, decidió anudarse un metro de papel de cocina alrededor de la cabeza al estilo karate kid. Según él, se había refinado.... Hoy me he refinado, normalmente me ato un spontex En el equipo sacó su plato con disciplina, y haciendo caso a los consejos de Jordi, que le advirtió de que su tiradito tenía poco sabor. Después colaboró con Vicky en el segundo y sus decisiones, al final de la prueba, fueron fundamentales para que su capitana sacara su plato decentemente. Es por esto que le costó mucho entender qué es lo que le recriminaba el jurado al acabar la prueba y por qué Vicky se llevaba todos los méritos de un equipo donde él había trabajado tanto o más que ella y con bastante acierto. Había tomado buenas decisiones, había sabido rectificar su plato y le había sacado las castañas del fuego a su capitana. Pues todavía les pareció insuficiente, y le dijeron que aunque la actitud había sido buena, le hacía falta aptitud. Yo que Cristóbal, iría preparando la maleta. Mientras Vicky se lleva todo el mérito del equipo, la cara de Cristóbal lo dice todo A Emil le tocó un plato fastidioso, más que nada por el escaso tiempo disponible. Estoy bastante habituado a asar cordero y le doy toda la razón a Emil cuando dijo que o bien servía el cordero a medio hacer o bien lo servía con el hueso. Para que el cordero gelatinice bien sin quemarse por fuera, necesita una temperatura no tan alta y un tiempo algo mayor (e incluso si me apuras, mucho mayor). El emplatado de Emil fue especialmente criticado por Pepe (como él es tan fino...) Y esta fue la principal crítica que recibió Emil, insinuaron que no basta con saber de cocina, sobre todo cuando ese saber se convierte en soberbia. No me pareció soberbia en este caso (otras veces si, y así lo hemos contado) la actitud de Emil, no me pareció que pusiera excusas, como también le dijeron, simplemente hizo las cosas como él pensaba que se podían hacer, pero no como cabezonería, sino mirando el horno y viendo que el cordero aún no estaba. A lo mejor, el que peca de soberbio es el que siempre cree que lleva razón... Y la gran triunfadora de la noche, once again, fue Vicky. Y francamente no se cómo justificarlo en esta ocasión, porque no vi nada en Vicky mejor que en Emil o en Cristóbal. Aunque estuvo más calmada que otras veces, volvió a llevar una jefatura muy caótica, muy suavizada ¡¡¡por Cristóbal!!!, al que volvió loco por momentos. Como muestra, un botón, fue capaz de ordenarle que cerrara el horno y cinco segundos después que lo abriera como si fuera idea suya cuando el propio Cristóbal acababa de sugerirle que hornearan con la puerta abierta porque el horno estaba demasiado caliente. Ahí te quedas con tu puerta, carajote, la que me voy a salvar voy a ser yo, haga lo que haga Pero si injustificable fue la victoria de Victoria valga la redundancia, más injustificable fue el intento de sugestionar al público en favor de Vicky. Nos mostraron un vídeo de recortes para mostrar la evolución de la carnicera, desde su bochornosa capitanía en el día de Iberia, hasta su modélico liderazgo en el día de ayer... He puesto esta porque echaba de menos a Gonzalito Luego vino el patético recordatorio a su padre recientemente fallecido y es que, como twitteó ayer Cerezo y retwitteó después el propio Emil, aquí si no se te ha muerto alguien no tienes nada que hacer. Todo me pareció un intento muy burdo de dignificar la imagen de Vicky, presentándola como una humilde y desgraciada chica que ha sabido progresar pese a todo. Creo que tanto el claro favoritismo por parte del programa como esto, lo único que están provocando es un efecto de rechazo en una buena parte del público, en parte injusto, porque Vicky también ha hecho méritos para estar en la final y quizás no necesitaba de estas ayudas para tener algunas opciones. Dejo para el final el asunto del escenario escogido para el veredicto del jurado, una barra de aspecto setentero con un enorme leopardo estampado en la pared. No se si esto es tendencia o es trendy o que cojones es, a mi me parece una horterada, muy acorde con la decadente sociedad que nos mostraron ayer, a los que les traerá recuerdos de cacerías en lejanos países del sur, donde tienen que ir escoltados para no tener que mezclarse con la chusma hambrienta. Podían ser los ABBA españoles PRUEBA DE ELIMINACIÓN: POR FIN COCINA EN ESTADO PURO Y llegó por fin la prueba de eliminación con tres candidatos, los dos repescados, Lorena y Cristóbal y uni de los favoritos, Emil, que se presentó en la prueba de punta en blanco, incluso con corbata. En las pruebas de eliminación, Emil se pone guapo Pero la sorpresa de la prueba fue la propia prueba. Como invitado apareció el gran cocinero Pedro Subijana, poseedor de tres estrellas michelñin en su restaurante Akelarre. Subijana, repitió en masterchef Y la prueba era tan simple en el concepto como complicada en la ejecución. Los concursantes tendrían que elaborar uno de los platos de Pedro Subijana, pero a la vez que lo iba preparando el propio cocinero. Independientemente de que nos guste más o menos la propuesta culinaria de un determinado cocinero, o que nos pueda parecer más o menos snob el hecho de dar tantas vueltas a la elaboración de un plato que podía ser mucho más sencillo, es un placer poder ver como trabajan estos monstruos de la cocina y entender (insisto, se comparta o no el concepto) lo que están intentando hacer. Esto es precisamente lo que llevábamos tanto tiempo pidiendo, ver una competición de cocina limpia, donde además podamos aprender cosas de buenos cocineros viendo cómo trabajan. Pedro Subijana, preparando un poco de gelatina El plato elegido fue este... ...un plato en el que se aprovechan casi todas las partes del salmonete y se acompaña de unas salsas que van inyectadas dentro de unos fusillli hechos con gelatina vegetal. Para elaborarlo, los concursantes contarían con todos estos productos, donde destaca la inquietante presencia de unas jeringuillas y unos sacacorchos. Empezó Subijana descabezando el pescado y sacándole los filetes, cortando la cabeza por la mitad y sacándole los ojos. Hasta ese momento, todos iban siguiéndolo a la pervfección. Cristóbal le rompió así de bien la cabeza Después, puso abundante aceite en una sartén a fuego vivo, para freír en él todas las raspas del pescado, espinas, cabeza y aletas. Pretendía dejarlo todo muy frito para poder luego triturarlo y usarlo como base de una salsa. Y aquí Lorena empezó a perderse, porque en lugar de poner abundante aceite, puso muy poco aceite... Raspas a la plancha Y en seguida se dieron cuenta desde la grada, donde los jueces se habían unido a los protegidos Vicky y Mateo. MatPollo es un lince Mientras se freían las raspas, puso a hidratar la gelatina, después, cortó cebolleta y, en otra sartén, también con abundante aceite, la puso a freír (ojo, no a pochar). Lorena volvió a cometer el mismo fallo poniendo poquísimo aceite y pochando la cebolla en vez de freírla. Subijana continuó haciendo los higaditos del pescado a la plancha y una vez terminado con esto y frita la cebolla, pasó ambas cosas por un colador para escurrir el aceite, los unió y lo pasó por la batidora. Lorena no escurrió ni una cosa ni la otra, las batió con el aceite que llevaran. Lorena bate ante la atenta mirada de un salmonete Después, el invitado pasó el puré resultante por un colador para hacerlo más fino. Después cogió las espinas ya bien fritas y las trituró con la batidora y al pasar el resultado por el colador obtuvo una salsa espesa y untuosa concentrada de sabor. En este momento Lorena andaba ya perdidísima. El aceite concentrado Que gustó muchísimo a MatPollo (quizás le recordaba al aceite de la freidora de pollo) Lo siguiente fue calentar la gelatina hasta el hervor y freír en abundante aceite dos dientes de ajo, que luego tendrían que escurrir y dejar infusionando en leche Cristóbal fríe ajos, bate gelatina y no pierde de vista a Lorena todo a la vez, es un crack Lorena dejó los ajos escurriendo sobre la leche, no infusionando en la leche, y gracias a la inestimable ayuda de los dos protegidos (que no se entiende por qué no acallaron los jueces) puso enmendar su error y continuar con la receta. ¡Lorena, los ajos! No nos mostraron la elaboración de las tres salsas que prepararon, y pasaron directamente a lo más complejo de la prueba, la preparación de los fusilli de gelatina. Para preparar los fusilli había que usar las espirales de sacacorchos, el nitrógeno líquido y la gelatina. Primero se metían las espirales en nitrógeno unos segundos, después se metían en gelatina, se sacaban y se escurrían un poco y finalmente se desatornillaban de las espirales los moldes de gelatina. Los de Subijana, perfectos Pero Lorena se empeñó en hacerlo todo al revés, primero la gelatina, después el nitrógeno, y lógicamente, no le salían para mayor regocijo de MatPollo y compañía. Mira, como la caga la Lore Además, nos proporcionó uno de esos momentos en los que se demuestra que está totalmente fuera de control y no está entendiendo nada de lo que se está haciendo. en vez de desatornillar los fusilli, desatornilló las espirales del corcho, y además varias veces. O los nervios le jugaron una mala pasada o es que realmente su tope como cocinera son las croquetas. Pues nada, aquí está el primer fusilli de acero inoxidable Llegó el momento de rellenar los fusilli con las salsas, y de preparar el pescado, un golpe fuerte en la sartén por la parte de la carne, unos brochazos del jugo de espinas por la parte de la piel y dos minutos al horno. ¿A que no sabéis por que parte lo puso Lorena? Pues eso, por la parte de la piel El primero en pasar por la mesa de cata fue Cristóbal, al que se veía satisfecho de su elaboración. Un poco más desordenado, pero parecido Despertó división de opiniones el plato de Cristóbal, aunque en general se valoró bastante el trabajo del granadino, que viendo lo que presentaba su rival Lorena podía estar bien tranquilo de que aguantaba una semana más. Después salió Lorena, completamente entregada al ser la única en no haber podido terminar el plato. Bastante desastroso el resultado Fusilli mal hechos, pescado mal ejecutado, sobraban las palabras y las excusas, Lorena afrontaba sus últimos minutos en el programa... Ya se veía venir Y la traca final fue la cata del plato de Emil, que saltaba a ojos vista que era el que más se parecía al original. Buen acabado el de Emil Pero Jordi no quiso dar a Emil la misma satisfacción que a Vicky se le concede con tanta facilidad. Tras un pequeño interrogatorio probó el plato y lo tildó de falto de sal, luego intentó una metáfora que dejó a medias y dejó a Subijana delante del catalán. Y Pedro Subijana dio aEmil todo lo que necesitaba y de paso, un "zas, en toda la boca" a la altanería de Jordi, ya que le gustó el plato de Emil y lo calificó de muy bueno. Emil goza de este efímero momento de gloria Lo que dijera Pepe después ya resultaba irrelevante, porque Emil flotaba ya varios metros por encima del suelo y su satisfacción probablemente compensaba todas las injusticias quye se han cometido con él en las últimas semanas. ¿Y AHORA QUÉ? LOS QUE SUBEN Y LOS QUE BAJAN Nos han informado de que este año la final será entre dos y no entre tres candidatos, por lo que suponemos que la semana que viene se largarán dos candidatos, no me atrevo a dar un pronóstico, aunque si tenemos que fiarnos de las impresiones que están haciéndonos llegar, los finalistas serían Mateo y Vicky. Sube Vicky, al menos para los jueces, que son los que deciden Sube Mateo, y lo hace en un lecho bien mullidito, protegido de cualquier dificultad Sube Emil, al que las palabras de Subijana le pueden parecer suficiente premio Baja Cristóbal, no en la realidad, que ha mejorado mucho, pero su papel de comparsa está llegando a su fin y será con toda probabilidad el primer eliminado. Baja Jordi Cruz, engreido, malhumorado e irrespetuoso, no se parece en nada al que nos gustó tanto la temporada pasada por ser el único que sabía ver en los platos cosas que no veían los demás OTROS ENLACES QUE QUIZÁS TE INTERESEN Masterchef 2.1: 15 aspirantes con potencial Masterchef 2.2: Camino del exceso Masterchef 2.3: Mucha soberbia en la cocina y poca cocina soberbia Masterchef 2.4: Una gente impresentable Masterchef 2.5: Una ración de chaperoninas (al punto) Masterchef 2.6: El falso estratega Masterchef 2.7: Dos horas para esto Masterchef 2.8: Naufragio culinario en O Grove Masterchef 2.9: ¿Quién será? Masterchef 2.10: La extraña salida de Gonzalo Masterchef 2.11: La salvación de Cristina fue milagrosa Masterchef 2.12: ¿A alguien le queda alguna duda?

Fuente: cocinarconciencia.blogspot.com

Ya se ha hecho un poco tarde para colgar esta entrada. Se supone que son unos dulces para conmemorar el día de Todos los Santos (1 de noviembre). Pero bueno, están tan ricos que se pueden hacer cualquier día del año. Además, hay en algunas zonas que se hacen en carnavales o en Semana Santa, así que ahí quedan. Los buñuelos los empezaron a elaborar en España los judíos sefardíes en el siglo X, para celebrar la fiesta de la Janucá . La Janucá es una fiesta variable, que se celebra entre finales de noviembre y finales de diciembre. Como esta fiesta está cercana a la de Todos los Santos, los cristianos los adoptaron. De ellos se dice lo mismo que os contaba en la receta de zonchos, que cuando comes uno sacas un alma del purgatorio. En Galicia han convivido con los zonchos y los huesos de santo, aunque hay otras zonas de España donde son mucho más populares. Yo donde he visto más es en Castilla y León. Cuando fui a estudiar a Salamanca, me sorprendió cómo se ponían los escaparates de las pastelerías en estas fechas, llenos a rebosar de buñuelos de todos los sabores. Para una golosa como yo, aquello era el delirio. Eran muy pequeñitos y carísimos, así que, con mi presupuesto de estudiante universitaria, apenas me daba para comprarme unos pocos, de crema pastelera y de chocolate. Mis favoritos eran los de la pastelería Las Torres, en la Plaza Mayor, aunque los de Gil tenían muchísima fama. Una vez fui con mi querida amiga Marian, de Salamanca, a comprarlos a Gil para su comida familiar y no me podía creer la bandeja inmensa que cogió. Fue ya en Salamanca, dado que no me podía permitir pagar por todos los que yo quisiera, cuando empecé a hacerlos yo misma. Mi madre nunca los había hecho y tengo un recuerdo vago de mi abuela haciéndolos. Me parecieron muy sencillos. Y me sorprendió que la receta para la masa fuera la misma que la de los petisús, que tantas veces preparaba mi madre, pero fritos en lugar de horneados. Es la masa choux. Tengo una receta infalible con la que se pueden preparar buñuelos, profiteroles, petisús, eclairs,... Hace poco se la pasé a Miriam, una amiga bloguera, y preparó unos eclairs de frigo pié y nutella con una pinta espectacular. La receta la saqué del libro de los amantes del chocolate, del que ya os hablé en la receta de tarta de chocolate para chocolate adictos . Y la receta de la crema pastelera de un libro de un cocinero que me encanta, Pedro Subijana, y que tiene un restaurante maravilloso en una de mis ciudades favoritas. También os hablé ya de él (en este caso en la receta de la leche frita ). Yo siempre he hecho los buñuelos un poco más grandes, pero esta vez, en recuerdo de los de Salamanca, los he elaborado muy pequeñitos. Me han quedado muy bonitos y redonditos. Además, me he dado cuenta de que, cuánto más pequeños son, es más fácil que salgan bien. La dificultad de los buñuelos está en la temperatura del aceite. Si está muy bajo se caen al fondo y quedan aplastados, pero si está muy alto se queman por fuera y no crecen. Si el buñuelo es grande existe, además, el peligro de que explote y se deforme todo. Con los pequeños, la temperatura del aceite es mucho más fácil de controlar a ojo. Nunca había pensado en lo evocador del nombre, “buñuelos de viento”. Una seguidora de Facebook argentina, Cecilia, me dijo uno de estos días (cuando publiqué la foto) que llevaba esperando esta receta desde su infancia. Había oído hablar de ellos en un cuento infantil y pensaban que no existían realmente. La verdad es que son tan buenos que parecen sacados de cualquier cuento o paraíso imaginario. Claro que de viento solo son antes de rellenar con crema pastelera o nata, cuando son una masa ligera llena de aire. Una vez que le hemos metido la crema, no queda ni una burbuja de aire dentro de ellos. Yo relleno los buñuelos con una manga pastelera con una boquilla grande, del número 4 o mayor. Si no tenemos manga, podemos darles un corte y rellenar con una cuchara. Salen bastantes. Yo preparé unas cajitas para regalar a algunos amigos. Les encantaron. Ingredientes crema pastelera: (Yo hice el doble de las cantidades que pongo aquí, porque quería que me sobrara bastante crema) ½ litro de leche 4 huevos 150 g de azúcar blanquilla 45 g harina de trigo o fécula de maíz (Maizena) Una rama de canela Corteza de un limón 20 g de mantequilla Ingredientes nata montada: 200 ml de nata para montar (al menos con un 35% de materia grasa) muy fría 2 cucharadas de azúcar blanquilla ¼ cucharadita de vainilla en polvo Ingredientes buñuelos (masa choux): 125 ml de leche entera 125 ml de agua 110 g mantequilla a temperatura ambiente 140 g de harina tamizada 5 huevos medianos Una cucharadita de sal Una cucharadita de azúcar Un litro de aceite de oliva suave (u otro aceite o grasa suave) para freír Una cascara de limón para freír en el aceite Para preparar la crema pastelera , echamos en un cazo la leche, menos unos 100 ml (medio vaso), con la canela y el limón. Lo ponemos al fuego. Cuando hierve, apagamos. Mientras tanto, batimos los huevos. Añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta obtener una crema. Mezclamos la harina con la leche fría. Lo añadimos a la crema de huevo y batimos un poco más. Echamos esta crema en el cazo con la leche y volvemos a poner a fuego muy suave. Revolvemos hasta que espesa. Va espesando de manera irregular y nos puede parecer que van a quedar grumos, pero al final se unifica. Cuando ya tiene la consistencia de crema apagamos. Al enfriar, espesará todavía más. Retiramos la canela y el limón. La echamos en una fuente. A mí me gusta colar siempre las cremas, por si queda algún grumo o resto. Le ponemos la mantequilla en trocitos por encima, para que se forme una película de grasa, que impida que se forme costra. Cuando ya esté tibia, revolvemos la crema para que se incorpore la mantequilla. Ponemos en una manga pastelera y guardamos en la nevera. Si tenemos portaboquillas, lo colocamos en la manga. Si no tenemos, ponemos ya la boquilla, que sea grande para que salga la crema sin dificultad. (Nota: La masa que se ve en la esquina superior izquierda es la masa de buñuelos enfriando). Para montar la nata , batimos con unas varillas la nata (que estará muy fría) con el azúcar y la vainilla hasta tener textura de crema. No debemos de batir de más porque se nos cortaría. La metemos en una manga pastelera y la conservamos en la nevera hasta el momento de rellenar los buñuelos. Como en el caso de la crema, si tenemos portaboquillas, lo colocamos en la manga. Si no tenemos, ponemos ya la boquilla, que sea grande para que salga la nata sin dificultad. Para preparar los buñuelos , echamos en un cazo el agua, la leche , la mantequilla, la sal y el azúcar. Ponemos al fuego hasta que hierva. Sacamos del fuego, echamos la harina, toda de golpe, y revolvemos rápido con una cuchara de madera. Volvemos a poner al fuego suave y le damos vueltas con la cuchara de madera, durante un minuto más o menos, hasta que se separa la masa de las paredes y el fondo del cazo. Yo solo la tuve que poner unos segundos, porque ya se me separó cuando eché la harina. Este paso se hace para eliminar de la masa todo el líquido sobrante y que tenga la textura y consistencia perfecta. Gracias a esto, esta masa siempre sale bien. Retiramos del fuego y dejamos enfriar. Después añadimos los huevos enteros uno a uno, dando vueltas con fuerza para que se incorpore bien después de echar cada uno. Nos tiene que quedar una pasta muy lisa y brillante. Ya está lista para empezar a freír. Ponemos en una sartén abundante aceite. Ponemos una cáscara de limón, mientras se calienta, para quitarle sabor. Yo reutilicé aceite de otra fritura dulce, por lo que ya no le puse el limón. Ha de ser suficiente para que floten los buñuelos sin tocar el fondo. Ponemos al fuego. Cuando está bien caliente echamos con dos cucharas bolitas de masa. Usamos unas cucharas bastante pequeñas porque los buñuelos crecen mucho. Yo uso las más pequeñas que tengo. No echamos demasiadas bolitas porque bajarían mucho la temperatura del aceite. Si vemos que se doran demasiado deprisa sin dar tiempo a que se inflen, bajamos la temperatura. Si, por el contrario, vemos que se quedan como aplastados, la subimos. Enseguida controlaremos la temperatura adecuada. Es sencillo. Muchas veces se dan la vuelta solos. Si no lo hacen, se la damos nosotros para que se doren por los dos lados. Cuando están doraditos, por todo alrededor, los sacamos a una fuente cubierta de papel absorbente. A mí no me gusta tostarlos mucho, porque están más ricos blanditos, así que solo los hago lo suficiente para que queden cociditos por dentro y no se deshinchen al enfriar. Cuando están fríos los rellenamos. Si no tenemos mangas, los abrimos con un cuchillo como hasta la mitad y ponemos la crema (o la nata) con una cuchara. Cerramos. Con la manga, clavamos la boquilla en el buñuelo y apretamos la manga hasta notar que el buñuelo queda lleno de crema (o de nata) por todas partes. Los vamos colocando en una fuente o plato redondo. Yo pongo en un plato los de crema y en otro los de nata, pero también pueden ponerse mezclados. Conservamos en la nevera hasta el momento de comer. Se conservan ricos dos o tres días. Al momento de servir espolvoreamos con azúcar glass. El azúcar lo pasamos por un colador para que quede más suelto.

Fuente: elfestindemarga.blogspot.com.es

Un plato no siempre tiene que estar bueno como se entiende habitualmente, pero debe ser emocionante, aunque "chirríe", y tener sentido dentro de la secuencia de un menú, asegura Andoni Luis Aduriz, el quinto cocinero mejor del mundo. Aduriz, propietario del restaurante Mugaritz, en Rentería (Guipúzcoa), que cuenta con 2 estrellas Michelín y 3 soles Repsol, ha querido diferenciarse del resto de los restauradores que participan en el XVII Congreso Nacional de la Cocina de Autor de Vitoria y su ponencia, en lugar de centrarse en sus éxitos, se ha basado en sus "fracasos". Ha explicado que quiere transmitir al público que la mayoría de los platos nace de los errores y que para cocinar algo interesante hay que insistir, esforzarse y hacer múltiples pruebas. Ha reconocido que "casi todas" sus ideas acaban en fracaso y ha puesto como ejemplo uno de los platos que integran el menú de su restaurante, en cuya elaboración ha tardado junto a su equipo cinco años, pese a lo cual aún no está satisfecho del todo con el resultado. "Todavía está vivo y tendrá que seguir creciendo", ha apuntado. Para que un plato salga adelante "hay que estar muy convencido" de que realmente tiene algo que "contar y expresar" y "no siempre tiene que estar bueno como se entiende habitualmente, sino que tiene que ser un plato emocionante que tenga sentido dentro de un contexto de un menú", ha afirmado. Aduriz reabre las puertas del Mugaritz el próximo día 13. El restaurante sufrió un incendio el 15 de febrero del año pasado, abrió sus puertas al público tras las obras de reparación el 15 de junio y volvió a cerrar de nuevo a partir del 19 de diciembre. Ha anunciado que durante este tiempo ha invertido 480 horas en elaborar el único menú que se ofrecerá en su restaurante. Éste consta de 16 platos y puede haber alguno que "chirríe", pero para este cocinero eso es "necesario" porque dentro de esa secuencia de manjares hace falta generar "diferentes niveles de tensión". "Un plato tiene vida propia pero evidentemente tiene que estar situado dentro de un contexto mucho más amplio", ha argumentado. En el último día de este congreso, que ha reunido en Vitoria desde el pasado domingo a restauradores europeos que suman 23 estrellas Michelín, también han intervenido hoy Pedro Subijana y el italiano Massimo Bottura, el sexto cocinero mejor del mundo. Subijana, antes de mostrar a los participantes cómo elabora unas gambas con fuego de orujo, ha señalado que "parir platos todos los días" es "imposible y absurdo". Este restaurador propietario del Akelarre (San Sebastián), que cuenta con tres estrellas Michelín y tres soles Repsol, ha ofrecido varios consejos a los cocineros que quieren triunfar en el mundo de la alta gastronomía, el primero de ellos que les guste y les apasione. No obstante, ha advertido de que es algo "muy sacrificado" ya que hay que estar pensando en la cocina "todas las horas del día y de la noche". "Hay que tener los ojos abiertos, los radares puestos a todas horas y trabajar y trabajar con humildad", ha manifestado, al tiempo que ha resaltado que el objetivo es disfrutar con lo que se hace, transmitirlo y que todo ello desemboque en "un gran placer en el paladar". También Subijana ha indicado que la crisis económica está afectando a la alta cocina porque hay "más miedo a gastar y a que te vean", aunque, en su opinión, todo ello "agudiza el ingenio". ELCORREO.COM

Fuente: marceloguerreiro.blogspot.com.es

Hace años me regalaron un libro de Pedro Subijana y me permití copiarle una de sua recetas, eso si, a mi manera. Ingredientes: 1 litro de agua 300 gr. de arroz 10 gr. de aceite Sal 1 lata de atún (yo utilizo en escabeche, pero puede ser la que más nos guste) Lechuga Pimiento Rojo y/o verde Mayonesa Pasos: Echamos el agua, el aceite y la sal en la jarra y programamos 8 minutos, 120 grados, velocidad 2. Introducimos el cestillo en la jarra y echamos el arroz, programando 13 minutos, 120 grados, velocidad 4. Una vez frío, mezclamos con la lechuga, el atún y el pimiento. Añadimos la mayonesa en el momento de ponernos a comer.

Fuente: recetasmycookollagme.blogspot.com.es

Esta entrada os resultará rara, pues la he empezado antes del programa, y acabado después. El programa de la final, promete, veremos si cumple las expectativas. La primera entrada que escribí en su día de Top Chef , recalqué la importancia que tenía Chicote en el concurso, y me reafirmo, ha sido así todo el concurso, entiendo que es buen comunicador, y que transmite, pero nos han privado de más intervenciones de alguien como Susi Díaz, y Ángel León. Programa mucho más ¨Show¨ que MasterChef pero con un gran encanto. También en la entrada que publiqué comentaba que me gustaría ver a los jueces del programa sometidos a una de las pruebas, y no es exactamente eso, pero en la final vamos a ver a los jueces en plena acción y...¡Me sulibella la idea!. Algo de realismo dentro de los ¨Mentiritis¨como diría Karlos Arguiñano. Esta noche veré si es así. Sigue leyendo si quieres ver que opino tras la emisión del programa... Hoy me he despertado con una gran alegría, el mundo gastronómico cada vez acoge más y más terreno, ¡Que no se nos vaya de las manos!. Top Chef demostró ayer que el interés culinario en este país crece por momentos...Terminó MasterChef y cuando aún seguía la ola que este había despertado comenzaba a rodarse Top Chef, acaba Top Chef y comienza MasterChef JUNIOR el próximo 23 de diciembre y por si fuera poco comienza ¨DEJA SITIO PARA EL POSTRE¨ y lo malo es que las audiencias que se predicen para cada uno de estos programas es tan grande que como alguno no las cumpla...¡batacazo! y esto sin tener en cuenta que hay concursantes y trabajo detrás, pero bueno...ley de vida, o mejor dicho...ley de AUDIENCIA TELEVISIVA. Después de este rollo voy al lío: TOP CHEF LLEGÓ A SU FINAL ANOCHE! Para mi ayer las expectativas no se cumplieron del todo, pero dieron el pego, y me explico: Que ganara Begoña me pareció justo y muy bien, realmente pensé que iban a realizar otro tipo de clichés televisivos, pero que ganara una mujer era uno de ellos, y encima la tia es muy merecedora de ese premio. Reconocerlo...gusto tiene!! Algunos de los platos de Begoña Rodrigo Opino que los momentos más emocionantes/interesantes/¿Qué va a pasar?/llamalo X. fueron cuatro, 1- El inicio con los jueces cocinando teniendo que poner pistas fue muy bueno, vale que seguro que tuvieron mucho tiempo para pensarlo, pero fue interesante ver el desarrollo de las ideas de los jueces llevada a cabo por los concursantes. 2- Momentazo caballeros de la mesa cuadrada, donde el punto crítico fue Arzac contradiciendo a Subijana, guerra de titanes de sabor, y ahí nadie decía ni pio. Por supuesto las valoraciones de los platos de los concursantes viendo que valoran y que tienen en cuenta cada uno de ellos entra dentro de ese momentazo de la gran mesa cuadrada. 3- Momento cumbre la victoria de Begoña, ¡Está claro! me recordaba un poco a mi Evita de MasterChef, colorida, bonitas presentaciones, y buen gusto con combinaciones rocambolescas. 4- Y no puedo evitar recordar los que fueron los MOMENTOS TOP de la noche, LA MALDITA PUBLICIDAD!!! duraron más que el propio programa en sí, QUE BARBARIDAD! vale que hay que generar expectación pero se pasaron...las bromitas en Twitter con el tema no paraban...que si por favor no interrumpieran la publicidad con Top Chef, que si nos iban a dar las uvas pero de verdad... Después de todos estos escupitajos que he soltado por mi boquita solo añadiré una última cosa, que muchas felicidades a TODOS los concursantes, en especial a Begoña. Y que nos preparemos señores, porque la cocina...ESTA DE MODA! Feliz jueves y animo que mañana es viernes!! Podéis escribir a mi twitter cuales fueron vuestros mejores momentos del programa... @Palo_masterchef

Fuente: taricodreams.blogspot.com.es

Seguimos con los post diferentes a los habituales de recetas, en este caso, se trata de mi viaje a San Sebastián durante este último fin de semana. Os contaré algunas comidas típicas de allí y algunos de sus lugares más emblemáticos. En las primeras imágenes podéis ver San Sebastián desde otra perspectiva, en este caso desde el Monte Igueldo donde se puede tener estas maravillosas vistas de la Isla Santa Clara, del Monte Urgull o del centro de la ciudad así como su playa más famosa, La Concha. Por otro lado, os enseño lo típico de la gastronomía de esta ciudad, empezando por los pintxos, esos bocaditos tan famosos. Se pueden degustar en cualquier parte de la ciudad, en especial os recomiendo ir al casco antiguo. Otra cosa típica son las sidrerías, restaurantes típicos de toda la vida donde el plato más demandado por costumbre es sin duda el rape o la chuleta a parte de otros tan populares como la tortilla de bacalao. Ya sabemos que estamos ante la cuna de la gastronomía, donde podemos encontrar cocineros tan relevantes como Arzak o Subijana, pero en este caso fuimos a visitar el restaurante de Karlos Arguiñano. Está en un pueblecito situado a unos pocos km de San Sebastián, llamado Zarautz. Aquí os dejo algunas fotos del restaurante y de la playa de Zarautz conocida también por el surf. Por último, una foto de los barcos pesqueros del norte, en esta ocasión se trata del puerto de Guetaria, pueblo conocido por ser el lugar de nacimiento de Juan Sebastián Elcano o el diseñador Balenciaga. ¡Espero que os guste! Vistas desde el Monte Igueldo de la ciudad Chuleta Pintxos Rape Sidrería Restaurante de Arguiñano Puerto de Guetaria Restaurante Arguiñano Playa de Zarautz

Fuente: hoysoycocinera.blogspot.com.es

Arden en este momento las redes sociales de indignación ante el espectáculo vivido en la semifinal de masterchef, porque, tal como vaticinamos hace semanas, Mateo y Vicky serán los finalistas de esta edición (y salvo cagada mayúscula, la carnicera se hará con el título). Pero si ya lo sabíais (o al menos lo sospechabais) Pero lo que ha levantado ampollas es la forma tan sibilina en que se han desecho de Emil, el que estaba llamado a protagonizar con Vicky una interesante final y que ha sido eliminado, vilipendiado y masacrado sin piedad (y sin respeto) victima de un guión finamente preestablecido en su contra. Las razones que hay detrás de esto no las sabemos pero las suponemos, contratos publicitarios, un perfil no excesivamente vendible, y quizás, como algún comentarista ha sugerido en este foro, algo que no nos han mostrado ha molestado de tal manera a la dirección del programa, que desde ese momento todo han sido penurias y malas críticas para él (quién sabe, a lo mejor no se ha mostrado especialmente dócil a la hora de hacer cosas como natación sincronizada, ¿no creéis?). Por cierto, la cadena ser acaba de publicar una entrevista con Emil que no deja ningún lugar a las dudas, la podéis leer en este enlace . (Gracias anonimous por el soplo) Emil en su despedida dejó mensajes entre líneas Este programa que tanto nos gustó el año pasado hoy ha firmado su sentencia de muerte, porque desde el momento en que ya ha quedado claro que no es un concurso y que los participantes son meras marionetas a las que mueven de acuerdo con las exigencias del guión, ¿quién va a querer tragarse esto? ¿quién va a querer participar?. Y no caigamos en la trampa de culpar a los participantes, probablemente al entrar eran ajenos a todo este tejemaneje y luego se han visto obligados a seguir, el único culpable es el propio programa que ha jugado con la ilusión y el tiempo de los concursantes y con la fidelidad del público al que se debe. PRUEBA DE ELIMINACIÓN: LA ENCERRONA Es evidente que Emil no tuvo su mejor noche ayer, pero la manera de eliminarlo fue lo que no me gustó en absoluto. En este tipo de pruebas, salvo que se cometa un error de bulto, todo queda reducido a la subjetiva opinión del jurado y creo sinceramente que en esta ocasión, los jueces no han sido en absoluto justos con él ni con su trayectoria en el programa, porque errores que fueron pasados por alto o juzgados con benevolencia en otros concursantes, en él fueron considerados errores garrafales de modo que hicieron parecer que todos lo habían hecho razonable bien, menos él, que lo había hecho rematadamente mal. ¿Alguien escuchó que la chuleta de Mateo estaba seca, sus bolas de queso eran sólidas o que sus albóndigas y su tierra eran más bastas que un polo de chorizo? ¿Por qué pasó desapercibido que a Cristobal se le olvidó la ganache de chocolate blanco? Pero expliquemos primero la prueba. Se trataba de una prueba de eliminación consistente en imitar dos platos, uno de Jordi y otro de Pepe. Jordi presentó una recreación del bizcochito pantera rosa que incluía un bizcocho hecho al microondas, fruta, una ganache de chocolate blanco, un helado cremoso y flores como decoración. Yo era más del tigretón Pepe optó por un carré de cordero cocinado a baja temperatura, acompañado con albóndigas de riñón y bombones de queso sobre unas tierras de dos colores, y las clásicas florecillas que ahora ponen en todos los platos. Hábil colocación del cordero para que se vea el centro rosado Pero es evidente que los concursantes conocían perfectamente ambas recetas, ninguno de ellos olvidó un solo ingrediente y todos parecían saber exactamente cada paso que había que dar y cómo había que darlo. No se entiende la pantomima de ir al supermercado, hubiera bastado con ponerles los ingredientes encima de la mesa como hicieron en la prueba de Subijana. En la prueba estuvo presente como invitado Juan Manuel, el ganador de la primera edición, pero su presencia fue más bien testimonial porque le dieron muy poca bola. Juanma, hierático, observa las evoluciones de los concursantes Pero empecemos con el análisis, hoy iremos al revés y empezaremos hablando del eliminado, Emil y luego iremos comparando para demostrar el doble rasero a la hora de calificar los platos de los distintos concursantes. Y Emil cocinó como siempre, seguro de sus pasos y sin ningún revés aparente. Para su cordero, acertó al cocinarlo entero, pero se le quedó muy crudo y tuvo que darle un último toque en la sartén. Cometió el fallo de no eliminar la capa de grasa exterior antes de servir, pero sin embargo su tierra tenía un aspecto fino que no tenía ninguna de las de sus rivales. Mala pinta no tenía, para la caña que le dieron Los tres jueces dieron mucha cera a Emil, pero en este plato el que más se ensañó fue Pepe, que consideró un fallo garrafal que hubiera servido el cordero con la capa exterior de grasa, pero no tuvo en consideración que había cocinado el carré entero y había acertado aparentemente con el punto. Lo más curioso es que Cristóbal también incluyó esa capa de grasa y a todos nos pasó desapercibido, porque al granadino no le dijeron nada... Si es Cristobita, pues lo apartamos y a otra cosa Pepe también hizo sangre con la textura de sus bombones de queso y se montó uno de esos shows cerdícolas a los que nos tiene acostumbrados, aplastando la comida sobre el acero inoxidable de la mesa con el dedazo para demostrar que la suya estaba más líquida, ¿pero por qué no hizo lo mismo con las de Mateo, que después de cortarlas seguían con la misma forma como si fueran de cera? Todo finura Samantha acabó de machacar el plato tildándolo de "abominable cordero de las tierras". Según ella sabía mucho a ajo y la tierra tenía un sabor raro que no le gustaba, y que le hizo poner en duda cuáles eran los ingredientes que había usado Emil en su elaboración. En el postre, Emil cometió un par de fallos, uno que saltaba a la vista y otro que él mismo reconoció. Hizo el bizcocho en el microondas demasiado pronto, y cuando lo emplató se había quedado seco y gomoso, por otra parte, la ganache de chocolate blanco le quedó muy líquida (también fue el penúltimo en presentar su plato y el calor le afectó más que a otros), como a todos menos a Cristóbal que no sabemos cómo le quedó porque no la puso. La presentación no fue peor que otras Jordi fue el encargado de ensañarse con Emil en este plato. Para empezar, detectó rápidamente que la textura del bizcocho era algo seca y pegajosa. Curiosamente, fue exactamente lo mismo que le pasó a Cristóbal, pero al granadino sólo se lo mencionó de pasada como sin darle importancia. Finalmente calificó su fondo como "oceano de ganache", e hizo hincapié en el desequilibrio de sabores, sin embargo... ...lo de Mateo es una atinada presentación (y a mi me parece casi lo mismo) Vamos con Cristóbal. El camarero granadino siguió en la línea de lo mostrado desde su regreso, mucho nervio, mayor concentración y mejores presentaciones, pero sus limitaciones son más que evidentes. Jordi le impuso a Cristobita una cinta a lo karate kid El primer contratiempo lo tuvo al poco e empezar, cuando intentó hacer una albóndiga de riñones y dedo, por lo que tuvieron que atenderlo en el mismo plató para que pudiera seguir cocinando. La rápida intervención de los sanitarios evitó el marronazo de tener que salvar a Emil En su primer plato Cristóbal se equivocó al cocinar las chuletas por separado lo que hizo que se le pasaran un poco de punto. Al igual que Emil, dejó la grasa exterior en la chuleta, su tierra resultaba muy gruesa, sus albóndigas de riñones era una la mitad que la otra y añadió dos churretones de ¿chocolate? que cuando los vi temí las referencias escatológicas que pudiera hacer Samantha. A esto Samantha lo calificó como una presentación más refinada Pero nada de esto parecieron fallos a ojos de los jueces. Pepe quitó importancia a que las chuletas individuales le hubieran quedado secas, ni siquiera mencionó la grasaza, que había apartado discretamente a un lado, sus croquetas de riñones no fueron mencionadas y sin embargo, las de queso fueron alabadas como las mejores. Cuando tomó la palabra Samantha, no hubo referencia alguna a la taza de un retrete como la semana pasada, al contrario, alabó su mejoría en cuanto a presentación. En su postre hubo el fallo garrafal que señalamos antes, un fallo que, de haber sido Emil, lo habría tumbado automáticamente, no tenía la ganache de chocolate blanco, una de las tres elaboraciones que había que hacer. Si alguien la vio que me saque de mi error, porque yo, por más que miro, no la veo. Y sin embargo Jordi alabó el equilibrio de sabores, de esta manera hoy podemos llegar a la extraña conclusión de que es mejor no poner que poner mucho, así los sabores quedan mucho más equilibrados en base a la ausencia de uno de ellos. ¿Alguien ve la ganache? Mateo pasó sin dificultades porque desde el programa han visto claro que si le meten presión el chaval se colapsa un poco, así que decidieron pasar por alto sus fallos y centrarse en sus aciertos para que diera la impresión de que había sido mucho mejor que Emil. Mateo celebra que después de 25 intentos le ha salido bien el bizcocho Sin haberlo probado, a mi el cordero de mateo me parece el peor de todos. Una sola chuleta cocinada individualmente con menos carne que un litro de vino, con evidentes rastros de sangre cruda en el hueso y cortada a tirones, acompañada de piedras, no tierra, unas bolas de queso duras y unas albóndigas más bien pasaditas de fritura. ¿Alguien escuchó alguna crítica seria?. Pepe le dijo algo sobre la conveniencia de cocinar el carré entero, pero luego alabó como lo había resuelto. Ay si Emil hubiera hecho esto... Para mi fue el peor plato en todo lo que se puede juzgar desde aquí En el postre, se embolicó un poco con el bizcocho esponja, se desesperó hasta tal punto que lo dejó para el final, esto, que fue un evidente riesgo, fue calificado como acierto por Jordi, porque según él hay que dejar reposar la masa en la nevera durante media hora. Una vez más la hábil retórica de los jueces convierte una circunstancia casi casual en un gran acierto. Como a Emil y Vicky, le falló en la ganache, que le quedó muy líquida por falta de frío, quizás hubiera sido bueno que, en estas condiciones, en vez de haber puesto mitad chocolate y mitad nata hubieran puesto más chocolate, en una proporción 2:1 para conseguir una consistencia más sólida. Y sin embargo, todo fueron alabanzas para Mateo Para terminar, hablaremos de Vicky. Andó la mallorquina bastante desquiciada en esta prueba y tendremos que creernos por pura fe que sus platos fueron una vez mas los mejores, porque si tenemos que ceñirnos al desarrollo de su trabajo, resulta difícil de creer. Vicky acabó perdiendo los nervios y arremetiendo contra las técnicas de alta cocina Para su cordero, Vicky acertó al cocinar el carré completo, pero tuvo serias dificultades con las tierras que tan buenos réditos le reportaron la semana pasada, ya que primero quemó una partida y luego estuvo a punto de quemar la segunda. Churrasco de tierra Después, se enredó con los bombones de queso, y hasta tal punto llegó su frustración cuando era incapaz de hacerlos que empezó a despotricar contra este tipo de técnicas de alta cocina ante la mirada atónita de los jueces. "No entiendo para que hay que hacer estas cosas con lo bueno que está un cacho de queso". Y aunque es probable que en el fondo lleve algo de razón, no es el lugar (un supuesto concurso de cocina), ni el público (los jueces, que son chefs reputados que practican ese tipo de técnicas), ni el momento (cuando estás fracasando a la hora de ejecutarlas) para hacer esa reivindicación. Al final, los bombones le quedaron blanditos, mirad en la foto la forma que tienen, aunque de nada de eso nos enteramos porque una vez más, "Vicky había sabido reconducir la situación y había sabido hacer un fantástico uso de los tiempos..." Yo veo las chuletas crudas y las albóndigas de riñón no se parecen en nada a las de Pepe Su postre no sufrió grandes críticas, más bien todo lo contrario, fue alabado tanto en la presentación como en el sabor y el hecho de que su ganache también fuera completamente líquido fue pasado por alto como si no hubiera ocurrido, pero sobre todo, nadie pareció dar importancia a que su helado estaba como una piedra, tanto que le costó un horror sacarlo del bote, me imagino que por ser Vicky, al servirlo adquirió mágicamente la textura deseada. El postre de Vicky, perfecto, como siempre Y en este escenario ocurrió lo que nos temíamos, Emil se fue a la calle. Y se fue como un caballero, sin dar una sola queja, pero como es persona inteligente, dejó entre líneas algunos pildorazos que han quedado algo más claro con la entrevista que ha publicado la cadena SER. Emil se despide de Eva, con quien tenía muy buen rollo Y entonces, para hacer un poco más de pupa a Emil, aparecíó el pollo ese de la escuela San Jacobo, para anunciar cuáles serían los premios que a Emil se le habían negado y que disfrutarían los tres primeros clasificados, unas becas para estudiar tres titulaciones diferentes (evidentemente carísimas) en sus instalaciones. El año pasado daban trabajos, este año, de momento sólo becas. San Jacobo en persona les anunció los premios PRUEBA EXTERIOR: A VICKY SE LA SUDA (PERO EXCELENTÍSIMAMENTE) Sinceramente, a partir de este momento para mi terminó la edición 2014 de masterchef, no tengo el más mínimo interés en saber quien gana, entre otras cosas porque ya la decisión nace viciada. Pero haré un último ejercicio de concentración para resumir lo que pasó en la restante hora y media de programa. Esta vez, la sección NODO quiso volver a mostrarnos a los viles mortales ese mundo exclusivo donde viven aquellos que no tienen que hacer cuentas para llegar a fin de mes, en este caso nos referimos a los excelentísimos embajadores y embajadoras y sus no menos excelentísimos esposos y esposas que al parecer adquieren dicha excelentísima categoría tras pasar por la excelentísima vicaría y sin necesidad de estudiar ni nada. Los excelentísimos también comen, pero ellos lo hacen excelentísimamente No tengo dudas de que la carrera diplomática es complicada y laboriosa y que requiere estudios y dedicación, y que su función es más que necesaria (aunque en otros países no lo tienen tan claro), pero lo que me molesta profundamente es cómo en este programa se ponen de alfombra de todo aquello que suena a clase alta (incluyendo en esta categoría lo mismo a toreros, que a vividores que a, como en este caso, diplomáticos). Es increíble cómo la presentadora repitió la palabra excelentísimo no menos de 50 veces en 5 minutos y cómo Samantha los perseguía cual perrito faldero para demostrarles continuamente su alto nivel de inglés. A lo que iba, la prueba se desarrolló en la embajada de Italia y consistió en dar un menú completo a 16 personas. el premio, un billete directo para la final de masterchef. Así de guapos los pusieron para esta prueba Cada concursante tendría que cocinar para 5 personas (6 en el caso de Cristóbal) un menú consistente en un entrante, lasaña de calamar y moluscos con carpaccio de pulpo y salsa de tinta, un plato principal a elegir entre osobucco y lubina, en ambos casos acompañados de gremolata y polenta y un postre con base de panettone (cuando hubiera sido mucho más propio una buena pirámide de Ferrero Rocher, ya se sabe que en las recepciones del embajador nunca faltan...) Uno de los platos elegidos para esta prueba Y dado que en el resultado de la prueba no tuvo nada que ver lo culinario, hablaremos de otras cosas que pasaron y que pusieron en bandeja la victoria a MatPollo. Empecemos por la asignación de comensales. En principio se realizó de manera azarosa y fue Vicky la primera en elegir. Cuando abrieron su sobre, aparecieron una serie de banderas, llegó entonces el momento paleto de la noche, Vicky fue incapaz de reconocer las banderas expuestas, ninguna, bueno reconoció la de Brasil, pero como ella misma reconoció sin el más mínimo rubor, lo sabía porque tiene unas chanclas... Las chanclas de Vicky Luego llegó Mateo, que reconoció cuatro de los cinco y en seguida fue tildado de empollón. El último fue Cristóbal, nos temimos lo peor, pero sorprendentemente acertó cuatro de sus cinco banderas, pero rápidamente quiso sacarse el posible estigma de cerebrito y reconoció que las conocía porque había jugado mucho al FIFA en la play... Luego llega el informe PISA y no deja títere con cabeza y nos pone a los docentes a los pies de los caballos. Quizás ayer pudimos ver una de las causas del problema, la pérdida de prestigio social de valores como la dedicación o el esfuerzo y la comprobación patente de que para mucha gente, y no precisamente niños, resulta más atractivo presumir de borrica o de borrico que de lo contrario. Entre genuflexiones y lametazos de Samantha a los excelentísimos comenzó la prueba. Comeremos a tipical plate in Spain, calamari en su tinta y after eso una relaxing cup of café con leche Cristóbal se empeñó en entrar en la prueba final de eliminación sin dar lugar a la discusión, ya que desde el primer momento estuvo mucho más entretenido en quemar la cocina de la embajada que en utilizarla con buenos propósitos, y mira que el hombre decía que estaba concentrado e incluso se puso su trapo en la cabeza, pero nada. Cristóbal provocó un pequeño incendio sin importancia Primero dejó que se le incendiara una sartén, pero al ver que no se le apagaba hizo justo aquello que todo el mundo sabe que no se debe hacer, echarle agua. La llamarada fue impresionante y al pobre de Cristobita no se le ocurre otra cosa que ponerse a soplar desde un metro de distancia. Si es que... Bien hecho Cristóbal, métele fuego a la embajada, así empezamos la revolución No contento con eso, hasta en tres ocasiones tuvo que sacar la olla a presión del fuego porque salían cosas por los bordes y corría peligro la integridad física de todos los que estuvieran en la cocina. Cristóbal sembrando un poco de caos en la cocina E incluso hubo un nuevo aviso de peligro de incendio por parte de Jordi que el granadino tuvo tiempo de evitar. Con este panorama, huelga decir que Cristóbal no tuvo su tarde, y aunque lo que preparó no disgustó a los comensales (en realidad los diplomáticos se comportaron como tales y les encantó todo lo que les pusieron por delante), su trabajo en la cocina dejó mucho que desear. Vicky volvió a sacar una vez más ese pronto tan desagradable que a ella le sale cuando las cosas se tuercen o cuando es incapaz de hacer algo (recordemos el momento hangar de Iberia o el momento de ayer mismo con el bombón de queso). Vicky absolutamente fuera de sí, después de que el jurado le recriminara algo Todo comenzó con el clásico goteo de "consejos" por parte de los jueces, que si haz esto, que si esto huele mal, etc, pero culminó cuando Vicky decidió incorporar a su panettone una de esas flores moradas que saben a ajo. Cuando Pepe y Jordi fueron a recriminárselo, la carnicera estalló, diciendo que si por una florecita de nada no había que preocuparse y llegó a decirles en su cara que el plato "se la sudaba". Vicky se fue calentando y el show duró varios minutos hasta que alguien debió decirle que parara y se disculpara. Aquí todavía se la sudaba El jurado estuvo muy benévolo con ella, porque sabiendo que después habría otra oportunidad y sería contra Cristóbal, hizo lo mínimo que se podía esperar que es no calificarla en esta prueba. ¿Os imaginais que hubiera pasado si Gonzalo le hubiera dicho a Jordi o a Pepe que se la sudaba el plato? Arde Troya. En el momento de la decisión, se la sudaba un poco menos Y así caminó Mateo, entre algodones hasta la final, con querubines con cabeza de pollo flotando a su alrededor mientras tocaban al arpa melodías celestiales, no fuera a ser que el chaval se estresase... Y si preparó una bechamel que era mucho más densa que el engrudo, pues dio igual, y si se pasó por el forro los consejos de los chefs sobre cómo debía cocinar la carne, pues tampoco importó... Jordi so-pesa el mortero la bechamel de Mateo Así pues, se planteó un escenario bastante sencillo, el niño ya está en la final, ahora toca salvar a nuestra protegida a costa del ingénuo de Cristóbal que todavía se creía que iba a ganar, jajajajaja. Mateo llora por la emoción hasta casi desdibujarse... PRUEBA FINAL: TODO LO QUE NO HABÍAMOS VISTO HASTA AHORA Para la prueba definitiva, esa que decidiría el segundo finalista de masterchef, los responsables del programa optaron por una prueba muy técnica en la que los concursantes tendrían que usar sifones, máquinas de vacío, esferificaciones con alginato o aceite congelado, una prueba ideal para tumbar a Cristóbal, que ha demostrado tener mucha voluntad y mucha capacidad de progreso, pero también ha demostrado ser un manazas. Cristóbal esgrimiendo un taladro, peligro en las cocinas La prueba empezó con Jordi haciendo un poquito de magia con caramelo de colores, un cilindro de PVC y un taladro. Ante la mirada sorprendida de los concursantes, ejecutó un cilindro perfecto de hilo de caramelo que después tendrían que realizar los concursantes. Un momento de la ejecución del cilindro de caramelo Mateo mira atónito el cilindro (de caramelo, mal pensados) de Jordi Después explicaron que la prueba consistiría en la elaboración de dos platos, loritos con esferas y esponja de tomate (al parecer era el día de las esponjas) y mousse de nata a la vainilla con crema de yema y muelle de azúcar. Que monos los muelles de azúcar Y la prueba estuvo mucho más igualada de lo que se esperaba y en los dos escollos técnicos que tenían, las esferas de tomate y el muelle de caramelo, cada uno se enredó en uno y sacó más o menos el otro. Con el muelle de caramelo ninguno de los dos estuvo muy brillante, pero Vicky completó antes un muelle que medio la convenció y pudo seguir cocinando, mientras que Cristóbal antes de llegar a un resultado satisfactorio nos proporcionó imágenes divertidas más propias de Woody Allen (me acuerdo de las langostas de la película Annie Hall) que de un cocinero profesional... Cristobita en plena pelea con el caramelo En cuanto a las esferas de tomate, ambos tuvieron problemas con la máquina de vacío, que usaron para sacar todas las burbujas de un agua de tomate. Vicky lo dejó por imposible y no terminó el proceso, mientras que Cristóbal se volvió a despistar, puso la máquina hecha un asco, pero consiguió un agua totalmente limpia de burbujas. La máquina de vacío después de ser usada por Cristóbal Después. el granadino ejecutó unas esferas perfectas, mientras que la carnicera afincada en Mallorca fracasó una y otra vez, hasta que se pasó por su puesto Jordi para sacarla del atolladero y ya no hubo más problemas. ¿Qué hubiera pasado si Vicky no presenta las esferas?... Mientras tanto, en la grada, Mateo a lo suyo El caso es que llegó la hora de la cata, y aparentemente la cosa iba a estar igualada. El primero en pasar fue Cristóbal. Su pescado fue bastante bien tratado, destacando la presentación, el buen trato del pescado y unas esferas perfectas, pero sin embargo las principales quejas vinieron de que su esponja de tomate había absorbido una salsa demasiado líquida y se había perdido la gracia de su efecto. Una presentación más que aceptable tratándose de Cristóbal Su postre tampoco desató grandes críticas, sólo Pepe le puso un pero, que no hubiera introducido algún elemento sólido al plato para darle más consistencia, algo como unas frutas o quizás un bizcochito. Es verdad que parece todo decoración, falta una buena cañaca de chocolate ahí en medio Luego llegó el turno a Vicky, que presentó un pescado bastante churruscado, y no me vale que es que somos subjetivos y que no lo hemos probado, eso está quemado, y una de las cebollas también y Pepe se lo dijo pero también le dijo que no importaba, que tuviera más cuidado la próxima vez. Recordemos que al pobre funerario lo pusieron en la calle por hacer lo mismo con el cachopo... Churrasco de mar Sobre el postre también hubo críticas, para mi, convirtió un postre delicado en una copa de esas que venden en el Lidl por 20 céntimos. Puso el caramelo ahí de cualquier manera y todos los jueces se lo dijeron, pero sin embargo esto tampoco debía de ser importante... La copa Danone en versión refinada Ya sospechábamos lo que iba a pasar, pero parecía que había igualdad e incluso cierta ventaja para Cristóbal, pero sin embargo se cumplieron los pronósticos y fue Vicky la elegida para la final, y para colmo, el pobre de Cristóbal se fue tan contento, como si hubiera ganado él... El crack se despide del jurado ¿Y AHORA QUÉ? Os contaré mi verdad, para mi esta edición de Masterchef ha perdido el interés por completo, tengo la sensación de que ganará Vicky por todo lo que hemos visto en estas últimas semanas y porque, sinceramente, creo que de los dos es la que más lo merece, pero tanto me da que gane Mateo. La semana que viene no habrá una crónica como las anteriores. el jueves muy temprano me voy de viaje a Escocia y para poder sacar una crónica tendría que hacer auténticos malabarismos y mi familia no se merece que les quite un sólo minuto más por una cosa que ya está más que muerta. Pero de todos modos, pienso terminar lo que he empezado y sacaré como siempre una entrada, esta vez algo distinta, pero en la que igualmente podremos comentar distendidamente, con educación y con mucho humor lo que queramos comentar. Yo personalmente no creo que vea la final dadas las circunstancias (incluso creo que hay un boicot rulando por twitter), pero como digo, este foro permanecerá abierto para que el que decida verla y quiera comentar cualquier circunstancias pueda hacerlo. Muchas gracias a todos los que comentáis y valoráis el tiempo que necesita esto, que sois los que habéis llevado a este blog a unos niveles de seguimiento que jamás pude ni soñar y sois la gasolina que necesito para seguir haciéndolo. OTRAS ENTRADAS QUE QUIZÁS TE INTERESEN Masterchef 2.1: 15 aspirantes con potencial Masterchef 2.2: Camino del exceso Masterchef 2.3: Mucha soberbia en la cocina y poca cocina soberbia Masterchef 2.4: Una gente impresentable Masterchef 2.5: Una ración de chaperoninas (al punto) Masterchef 2.6: El falso estratega Masterchef 2.7: Dos horas para esto Masterchef 2.8: Naufragio culinario en O Grove Masterchef 2.9: ¿Quién será? Masterchef 2.10: La extraña salida de Gonzalo Masterchef 2.11: La salvación de Cristina fue milagrosa Masterchef 2.12: ¿A alguien le queda alguna duda? Masterchef 2.13: Esto es lo que queríamos, no era tan complicado

Fuente: cocinarconciencia.blogspot.com

ATENCIÓN , ESTA CRÓNICA O SUS COMENTARIOS PUEDEN CONTENER SPOILERS Bueno, pues una semana más se cumplió rigurosamente el guión establecido (o spoileado) y se fue Víctor a la calle. Y es una pena que a estas alturas nos falte la emoción de saber que va a pasar porque el programa de ayer contó con tres pruebas estupendas, donde los aspirantes pusieron lo mejor de sí mismo. Una primera prueba, la de los suflés, donde se buscaba técnica y precisión, una segunda prueba, la de los gurús del Bulli, donde se pedía creatividad e imaginación, y una tercera, la de Yayo, en la que se valoraba la sensibilidad a la hora de percibir sabores y texturas sin usar la vista. Víctor, minuto antes de ser eliminado, probando sus propios dedos (autofagia) Una vez más la polémica llegó a la hora de la decisión final, donde, pese a que el plato de Marc fue el peor valorado por los jueces, fue el de Víctor el que fue elegido como el peor y obligó al valenciano a coger sus cuchillos e irse. PRUEBA DE PRESIÓN: HOMENAJE AL SUFLÉ Confieso que nuca he intentado hacer un suflé, y a lo mejor por ignorancia no termino de comprender ese miedo tremendo que tienen todos los cocineros a este vaporoso plato, El caso es que desde que se nombró en ese plató la palabra suflé, hubo a más de uno que empezaron a temblarle las piernas. Cuidado, que viene el coco Pero esta vez, la gran novedad de la prueba de presión fue el hecho de que no concedía la inmunidad (tampoco tenía mucho sentido a estas alturas del programa), sino que aportaba al campeón una ventaja notable de cara a la segunda prueba del programa. Así que como digo, el protagonista de la prueba fue el suflé, y como defensor y experto de esta receta trajeron como invitado a Fernando Canales, michelinoso chef y propietario del restaurante Etxanobe de Bilbao y, al parecer, auténtico experto en la materia. Canales hizo una receta para quitarse el sombrero Desde hace tiempo se viene reclamando en este foro que las intervenciones de los grandes chefs que aparecen en el programa sena más didácticas, para que los que nos gusta cocinar tengamos la oportunidad de aprender algo además de entretenernos con el concurso. Si en Masterchef acertaron el día que trajeron a Pedro Subijana, esta vez en Top Chef hay que alabarles el acierto de haber mostrado la elaboración completa del suflé que preparó Fernando Canales, incluyendo multitud de comentarios y trucos que pueden ayudar a elaborar en casa esta complicaa delicia. El batido de las claras debe ser manual para obtener una burbuja más pequeña El resultado fue un espectacular suflé de chistorras que no parecía tan difícil, pero que luego ninguno de los concursantes fue capaz de replicar perfectamente. Pintaza Los concursantes dispusieron de 45 minutos para elaborar el suflé, y el planteaiento (aparentemente) era fácil, 29 minutos para conseguir la base, 15 minutos de horno y 1 minuto para emplatar, pero sólo Marc consiguió meter sus suflés en el horno antes de que el reloj llegara a 45 minutos. El hecho de que coincidieran en el tiempo todos los platos en el horno permitió ver una imagen insólita de los concursantes, sin cocinar y simplemente esperando que el calor hiciera su trabajo. Esta relajación propició momentos simpáticos, por ejemplo, Víctor y Marc de repente avisaron a Fran de que sus suflés se estaban bajando y éste acudió raudo, bandeja en mano, a ver que pasaba, para comprobar que le estaban vacilando y que sus suflés progresaban adecuadamente. Marc y Víctor se felicitan por su ingenio. ¿Qué pensará Carlos de esto? De todos los concursamtes, Fran fue el que más inseguro se mostró ante la papeleta del suflé, y también fue uno de los que optó por un suflé dulce, concretamente de chocolate con toques de especias. Aunque él se mostró bastante satisfecho con el resultado final, lo cierto es que le faltó tiempo de horno, luego tardó mucho en sacarlos del propio horno y al llegar a la mesa deprisa y corriendo se le desmoronaron un poco. Chicote pone en evidencia la blanda textura del suflé de Fran Desde el primer momento se vio que Marc no tenía su mejor día con el suflé, lo que debía ser un poco de harina perfectamente incorporada a la leche resultada más parecido, como bien dijo Chicote, a una masa de croquetas más bien sequerona. No exageraba Chicote Además, más por esa falta de humedad en el preparado inicial que por exceso de horno, sus suflés de gambas quedaron más como unas tortillas de gambas en vasito. Como es una tortilla, por eso le ha puesto el pan, sentenció Fernando Canales. Suflé-tortilla venido a menos de Marc No prestó apenas atención a Davis la realización del programa y apenas nos enteramos de que eran dulces e incluían manzana, nueces, naranja, canela y otras frutas. David, con cara de recién levantado nos cuenta su idea La cata tuvo Luces y sombras, pero sobre todo reveló un detalle que se veía venir. David fue el último en meter los suflés en el horno, apenas a 11 minutos del final de la prueba, era muy evidente que estaban poco hechos. Además, según dijo él: "he hecho el catalán, he puesto poca cantidad", por lo que tampoco le subieron demasiado. (Quiero aclarar, para no herir a nadie en este momento de tanta sensibilidad coyuntural, que las opiniones y comentarios de David son de David, no míos) David encajando la crítica a su suflé Víctor, como siempre, optó por el riesgo e ideó un suflé totalmente distinto, con ingredientes como albahaca, setas shitake, camarones o lima. Su apuesta le salió bien, su cocción fue la más acertada, el color verde resultaba vistoso, y aunque sus sabores resultaron algo exagerados para el jurado, resultó ser el mejor de los cuatro en opinión del jurado. Chicote no perdona el suflé verde de Víctor Presuntamente Víctor iba a tener una gran ventaja en la prueba que daba paso a la semifinal, pero luego la ventaja no resultó ser tan grande... PRUEBA CLASIFICATORIA: VÍA RÁPIDA A LA SEMIFINAL Y llegó la primera prueba clasificatoria de esta edición de Top Chef, una prueba donde la victoria daba el acceso directo a la semifinal del programa. Para realizarla se trasladaron a Salamanca, y como jurados invitados, un triplete de lujo, tres de los miembros del equipo creativo de la época gloriosa del Bulli, Albert Raurich, Eduard Bosch y Oriol Castro Un jurado de prestigio para juzgar la creatividad de los concursantes La prueba que les prepararon en esta ocasión los llevaba al límite de su creatividad. Se dispusieron frente a sus mesas cada uno con una caja cerrada delante, y al abrirlas, descubrieron cinco elementos absolutamente discordantes que tendrían que incluir en su plato: vino, gominolas, alitas de pollo, melocotones y salmón noruego Más que un reto, una putada La "enorme" ventaja de Víctor en esta prueba consistía en poder asignar a dos de sus rivales un ingrediente extra, gallatas o arenques ahumados. Víctor valoró la dureza de sus rivales y asignó a Fran el plato de galletas y a Marc los arenques. Resulta curioso cómo a Víctor se le llena la boca diciendo que a él Fran no le parece tan bueno ni el favorito, pero sin embargo, a la hora de la verdad es a él al que le pone el mayor obstáculo. Fran, con sonrisa socarrona, agradece a Víctor el detalle Una vez dentro, sólo una hora para cocinar. Mientras tanto, en el comedor, la conversación del jurado da algunas pistas sobre qué puede ser lo más importante a la hora de afrontar esta prueba: se valorará mucho la creatividad y es muy importante cuidar los puntos de cocción. La santa cena, como lo calificó David Empezaremos por David, que fue el primero en presentar su plato. El catalán ideó un plato dando protagonismo a los elementos que más le cuadraban (como el pollo, el vino o los melocotones) y quitándoselo a aquellos que le chirriaban más. Así , como no veía la forma de integrar alitas y salmón en el mismo plato, usó la grasa del salmón para emulsionar una salsa de melocotón. Psst, este de aquí atrás se va hoy a la calle Primero cocinó las alitas a baja temperatura, luego las ahumó y las acompañó de un pure rústico de castañas, la emulsión de melocotón y una salsa de alcaparras. ¿Cuál es la alita de pollo? El jurado trató bastante bien el plato, sólo le achacó que le había dado excesivo protagonismo a un ingrediente que no estaba en la caja, las alcaparras, por lo demás, valoró positivamente tanto la presentación como el equilibrio de sabores, y el muchacho se fue de vuelta con una gran sonrisa en la cara. Extraña reacción de Sosi ante el plato de David El segundo en pasar por la cata fue Marc. No me pareció que ni su idea ni su ejecución estuvieran a la altura de otras ocasiones, sobre todo teniendo en cuenta que conocía perfectamente al jurado y probablemente tenía más pistas que sus rivales de cómo sorprenderlos o al menos agradarlos. Marc recurrió a un viejo truco usado el año pasado por Arrabal en Top Chef 1 y por José David en Masterchef 1, colocar una base más o menos sabrosa, en este caso Marc se decantó por un caldo gelatinizado de las alitas de pollo, y añadir sobre esa base el resto de los ingredientes de manera más o menos estética. ¿Donde he visto yo esto antes? A la hora de escoger el nombre del plato, el genio de Figueres volvió a derrochar pedantería y lo llamó "Petite fantasie surrealiste" y, cómo no, volvió a vincular su nombre, en un alarde de modestia, con el de su paisano Salvador Dalí. Sin embargo, a sus amigos del Bulli no les pareció tan fantástico el plato y, reconociendo su originalidad estética, no dudaron en criticar la textura de las gelatinas que servían como base de fondo al plato. "Este tío de aquí atrás se cree que es la ostia, pero en realidad es un manta" Después, llegó el turno de Fran, al que otra vez vimos incómodo con los ingredientes que le habían tocado (a ver si va a ser verdad lo que dice Víctor, y cuando lo sacan de sus platos de Coque...). Lo primero que hizo fran fue quitar la piel a las alitas para cocinarlas a baja temperatura, y allí le llegó el primer revés, porque Chicote no dudo en tildarlo prácticamente de insensato y soltarle una colleja por renunciar a ese crujiente placer. Fran encaja la colleja ante la fugaz mirada de David El plato de Fran no era un conjunto, sino más bien una serie de piezas inconexas amontonadas y diseminadas por el plato, sin duda uno de los peores platos que le hemos visto en el programa, El jurado lo vio igual y, aunque destacó algunas virtudes, en general no mostró un excesivo entusiasmo. No sabe uno cómo comerse un plato así Una curiosa anécdota al final de la hora de cocinado. David se acerca a Fran y le pregunta con mucho interés que cómo ha hecho su plato, cuando éste empieza a explicárselo comprueba con estupor como David no el está haciendo ni puñetero caso y está hablando con Marc. Aquí parecía tener mucho interés... ...pero le duró tres segundos Menos mal que unos bailecillos regionales consiguieron volver a animar al salmantino... La clásica sardana post-cooking iniciada por Fran y seguida por David y Víctor El último en discordia fue Víctor, que volvió a arriesgar dando a su plato su particular estética, sin embargo falló en lo que no se podía permitir fallar, el salmón se le pasó de punto. Cuando Chicote se lo advirtió ya no tenía tiempo de rectificar, así que con eso se presentó ante el jurado. Salmón "al punto" según Víctor Aunque la originalidad de su plato fue muy alabada y algunos elementos como la salsa de vino y frutos rojos fueron puestos al mejor nivel, los exigentes cocineros del Bulli no pasaron por alto el punto de cocción, lo que condenó al valenciano a la prueba de eliminación. El resultado final, vistoso pero seco (y con ese extraño churro de pollo delante) Llegó el momento de la decisión final y ganó el que menos críticas había recibido y que además había sido nominado por sus compañeros como uno de los favoritos para ganar, que no fue otro que David, con lo que se convirtió en el primer semifinalista de Top Chef. David, muy emocionado, abraza a Fran Para terminar con esta prueba, sólo un par de cosas, una positiva y una negativa. La positiva es que me gustó muchísimo la actuación de este jurado en la prueba. Muy profesionales, diseccionaron todos los platos desde todos los puntos de vista y fueron capaces de combinar sin molestar a nadie alabanzas y críticas siempre bien argumentadas. Jurados así son os que necesitan programas como este si quieren dar la imagen de ser un concurso serio. Los gurús del Bulli tuvieron una actuación destacada En la parte negativa, señalar que hemos vuelto a ver que estos grandes cocineros tienen talento en los fogones, pero en muchas ocasiones no saben comportarse en la mesa, mirad estas imágenes. Primero Sosi... ...luego Yayo... ...y finalmente Albert Raurich, nos muestran nuevas utilidades de los cubiertos Resulta lamentable ver cómo comen estos señores tan exigentes para otras cosas, pero resulta incomprensible cómo la realización, en vez de taparlos un poco, intente mostrarnos lo peor de cada uno de ellos. Está claro que aquí no hay amigos. ESTA CRÓNICA ESTÁ EN PROCESO DE ELABORACIÓN Y SE IRÁ ACTUALIZANDO A MEDIDA QUE MIS OBLIGACIONES ME LO PERMITAN. GRACIAS

Fuente: cocinarconciencia.blogspot.com

Pantela de manzana y miel, helado de vainilla y pimienta de Pedro Subijana (Akelarre San Sebastián) Ingredientes (4 comensales) Para la pantela : 800 grs. de manzana Grand Smith 4 rebanadas de pan de molde sin corteza (de 5 cms. de largo y 2 cms. de alto) 50 grs. de azúcar Para el helado : 300 grs. de queso fresco 150 grs. de leche 150 grs. de nata 1/2 rama de vainilla 5 grs. de pimienta negra molida 100 grs. de azúcar Para las bolitas de manzana : 160 grs. de manzana de Grand Smith 50 grs. de miel 50 grs. de mantequilla Conversor de medidas | Contador de calorías Cómo hacer Pantela de manzana y miel... paso a paso Para la pantela : Se pela y se licua la manzana. Se hierve y se pasa por la estameña, para clarificar Se pone en una bandeja honda el jugo junto con el pan y se cuece a 150ºC en el horno hasta que no quede no quede jugo (unos 40 minutos). Se reserva . Para el helado: Se hierve el azúcar con la leche, la nata y la vainilla. Se vuelca sobre el queso con la pimienta. Se cuela y se monta en la sorbetera. Se reserva . Para las bolas de manzana: Se hacen unas bolitas con ayuda de un sacabolas pequeño. Se rehogan con la mantequilla sin que cojan color. Se añade la miel y se cuece a fuego muy suave hasta que queden traslúcidas (25 minutos). Se reserva . Presentación: Se pone la pantela en el centro del plato y se le añade azúcar por toda la superficie. Se gratina y se emplata. Se calientan las bolitas de manzana, se emplatan y por último, se pone una bolita de helado. Utensilios Los de la receta

Fuente: mis-recetas.org

Receta de Pedro Subijana chef del Restaurante Akelarre (San Sebastián) Ingredientes (4 comensales) 4 trozos de cochinillo de 150 gr.cada uno Para el caldo : 250 gr. de panceta ibérica 1,5 litros de agua Para la guarnición: 2 tomates cherrys amarillos 2 tomates cherrys rojos 12 plantas de cebolleta Para el bolao de tomate : 50 gr. de tomate en polvo 250 gr. de azúcar 100 gr. de agua Para la glasa: Una clara de huevo 100g r. de azúcar glasé Para la emulsión de Ibérico: 25 gr. de la grasa del caldo 100 gr. de caldo 15 gr. de resource Conversor de medidas | Contador de calorías Cómo hacer Cochinillo asado de Akelarre paso a paso Para el caldo: Se corta la panceta en dados, se rehoga en una cazuela hasta que esté transparente, se moja con el agua y se cuece suavemente durante una hora. Se tritura todo el conjunto y se cuela . Se pone el caldo al fuego, justo para que hierva muy suave y se introducen los trozos del cochinillo a cocer (25 minutos el costillar y 30 minutos la pierna). Se retira y se guarda en el caldo hasta su pase. Para la glasa: Se junta el azúcar con la clara hasta homogeneizar (sólo se usan 30 gr. ) Para el bolao: Se hierve el agua y azúcar a 140º, se añade la glasa y se mezcla, según suba, se pone en un molde hondo rectangular y se cuece en el horno a 150º durante 4 minutos. Se deja enfriar y se corta en trozos irregulares, espolvoreándolos con tomate en polvo. Para la emulsión : Se retira la grasa del caldo en frío. Se calienta el caldo, se mete en el horno con la piel hacia arriba durante 25 minutos a 230º. Presentación : Se marcan las plantas de cebolleta. Se pelan y se sacan los gajos del tomate sin las pepitas. Se calientan unos segundos bajo el grill con unas gotas de aceite de oliva virgen. Utensilios Los de la receta

Fuente: mis-recetas.org

Esta receta pertenece a uno de nuestros grandes chefs, Pedro Subijana - Restaurante Akelarre, en San Sebastián. Ingredientes (4 comensales) 75 g de mantequilla 4 huevos 1/4 de l de agua 125 g de harina 1 pizca de sal aceite para freír Para la crema: 1/4 de l de leche 60 g de azúcar 3 yemas de huevo 1 vaina de vainilla 30 g de harina azúcar glace Para la guarnición: 250 g de frambuesas 80 g de azúcar 1 dl de nata Conversor de medidas | Contador de calorías Cómo hacer Buñuelos con salsa de frambuesas paso a paso Para elaborar la pasta de los buñuelos, se pone a hervir el agua con una pizca de sal y la mantequilla. Cuando esté fundida, se incorpora de golpe la harina tamizada y se remueve enérgicamente con una espátula de madera, hasta que se vaya secando (unos 2 minutos). Se pasa la pasta a un bol frío y se le van incorporando los huevos, de uno en uno, sin dejar de remover. Cuando el conjunto esté bien mezclado, la pasta estará lista. Para la crema, se pone a hervir la leche junto con la vainilla, cortada en dos, a lo largo. Se tapa y se deja en infusión, fuera del fuego, durante 5 minutos. Mientras tanto, se introducen las yemas de huevo en un bol. Se añade el azúcar y se bate bien con la varilla, hasta que blanquee la mezcla. Con un cuchillo fino, se sacan los granos de la vainilla y se dejan en la leche. La vaina se reserva para otros usos. Se incorpora la harina a la mezcla de las yemas, batiendo con la varilla, y después la leche, sin dejar de batir . Una vez mezclado, se vierte todo de nuevo en la cazuela y se pone al fuego, haciéndolo hervir , sin dejar de remover ni un momento. Una vez haya hervido , se retira del fuego y se vierte en un bol. Se espolvorea azúcar glace sobre la superficie para que no se forme costra. Se trituran las frambuesas junto con 80 g de azúcar, en el vaso del turmix, y se pasa esta salsa por el chino. Se pone a calentar abundante aceite en una sartén honda y, cuando esté bien caliente, se introducen las bolas de pasta choux, cogiendo porciones en una cuchara sopera bien colmada y empujando con el dedo. Se fríen durante unos 10 ó 12 minutos y se sacan a un plato sobre un papel absorbente. Con unas tijeras, se hace una abertura en cada buñuelo a un poco más de la mitad de su altura, sin separarlo del todo. Se rellena la mitad inferior con la crema pastelera, ya fría , con una manga pastelera provista de boquilla y se baja la tapadera del buñuelo, sin cerrarlo del todo, dejando el relleno a la vista. Se rodea con la salsa de frambuesas y con unas florecillas de nata montada. Se sirve enseguida.

Fuente: mis-recetas.org

Madre mía lo que me acaban de pasar!!! Vaya pintaza!! Esta receta me la acaba de pasar una amiga, que se la ha encontrado en Internet, en la página de Carlos.tk. Os la paso tal cual. Para la gente que le gusta el Gin&Tonic este es un postre curioso, por la textura distinta a la hora de tomarlo. Esta es una versión simplificada del postre que pone Pedro Subijana en su restaurante. Ingredientes 10 dl. de Ginebra 1/3 de litro de Tónica 5 hojas de gelatina Sorbete de limón (pongo la receta aparte) Elaboración 1) Ponemos las hojas de gelatina a remojo, en agua fria. 2) Ponemos a calentar la mitad de la tónica en un cazo, escurrimos las hojas de gelatina (cuando se hayan ablandado), las incorporamos a la tónica y las deshacemos. Es importante que no llegue a hervir. De todas formas, moviendo un poco (suavemente para evitar que se vaya el gas del todo) conseguiremos que se deshagan pronto las hojas de gelatina. 3) Ponemos el resto de tónica en un bol, incorporamos la ginebra y añadimos la tónica con la gelatina disuelta De nuevo, tenemos cuidado al mover y al poner la tónica, para evitar que se quite todo el gas. 4) Dejamos que se haga la gelatina en la nevera. Presentación Una forma de presentarlo es como en la foto, cortando la gelatina en forma de cubos (para simular los cubitos de hielo) y poniendo un poco de sorbete de limón "rascado" con la cuchara al lado, simulando un granizado. El limón complementará los sabores que se tienen en un Gin&Tonic. Otra forma de presentación podría ser poniendo los cubitos de gelatina en una copa de martini, rellenando con el sorbete de limón un poco deshecho (de todas formas, se deshará en la propia copa). Comentarios No hay que creer que es poca ginebra la que se pone, puesto que la proporción está bastante bien. Sin embargo, siempre se puede "cargar" un poco más."

Fuente: elblogderossella.blogspot.com.es

Copyright 2017 ® - Contacto