receta masa filo por osvaldo gross | ñoquis con carne molida | receta masa philo osvaldo gross | RECETS DE BUDIN DE ACELGA | recetas con teleras duras | porrusalda con carne | callos sevillano olla gm
Iniciar sesión

Ingresa para recetas888 con el fin de guardar sus recetas favoritas

Si aϊn no te has registrado, regístrate ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

Es evidente que publicar en un blog la "Biografía Gastronómica" de una persona con el bagaje que posee el Maestro del Arroz Juan Carlos Galbis, es poco menos que imposible. Somos conscientes de que cada día más, Internet es velocidad y nada puede ser muy extenso. Pero sabemos que esta persona tiene un magnetismo especial que despierta el interés por conocerle un poco más. Es por esto que hemos decidido dedicarle el primer capítulo de esta sección que hoy inauguramos, y que podríamos definir como una Biografía exprés relatada por el propio protagonista, de su relación con la Gastronomía. Juan Carlos Galbis, probablemente el cocinero que más sabe de arroz en Valencia Reportaje de Paco Alonso "Batalla por la Formación Arrocera" Su historia comienza a vincularse con la hostelería a la edad en que a otros niños les hace ilusión vestirse de "marinerito" para tomar la comunión. Nos cuenta Galbis: ~ A los 8 años ya vestía ropa de camarero y trabajaba de "barman" en el bar del Restaurante familiar de L'Alcudia - corría el año 1965 - y a los 16 ya era Jefe de Sala llevando el comedor del Restaurante como Maître Con delantal Juan Mari Arzak y a la derecha, Pedro Subijana, Tatus Fombellida, Juan José Castillo y Karlos Arguiñano. (Foto: n.g.) ~ A los 18 años fui a San Sebastián para aprender cocina con el Chef del Castillo de Beasain y tuve la ocasión de conocer y alternar colaboraciones con el grupo de la "Nueva Cocina Vasca" de Juan Mari Arzak, Subijama, etc. Facebook Chef Joachim Koerper ~ Luego pasé por restaurantes como Cándido de Segovia, Mesón de la Villa de Aranda de Duero y más tarde por el Girasol de Moraira - Alicante, Primera Estrella Michelín de la Comunidad Valenciana. Restaurante Albana en Suiza con Joachim Koerper y algunos más... ~ Partícipe del Premio 1ª Estrella Michelín de la Ciudad de Valencia que mantuve 2 años ~ Seleccionado en varias ocasiones entre los 100 mejores Restaurantes de España ~ Seleccionado para regentar la cocina del Pabellón de España en la Expo de Sevilla ~ Representante de la Cocina Valenciana en multitud de actuaciones de promoción de Valencia en el Mundo ~ Desde hace más de 12 años ejerzo como Docente de cursos cocina especializados en el arroz ~ Más de 8 años investigador de la cocina y procesos del arroz en Valencia. ~ Colaborador con el IVIA, Instituto Valenciano de Investigaciones Agronómicas, departamento del arroz de Sueca La literatura tampoco se le resiste: ~ Co-autor junto a Insvacor del Libro "Alimentación Cardiosaludable" ~ Co-autor junto a la Doctora Benaches del libro "Cocina sana con la Dieta Mediterránea" ~ Autor del Libro "Apuntes de Curs de Cuina" del Ayuntamiento de L'Alcudia ~ Jurado en multitud de Concursos de Cocina y Cocineros de todos tipos y lugares Su actividad principal hoy en día se basa en su escuela de cocina y en la arrocería para llevar que dirige junto a su esposa Pilar "La Cuina Mediterránia" De la que tenéis información en nuestro post: Arroz al horno con Juan Carlos Galbis. Y aunque no lo ha confesado aquí, sabemos que ha ejercido de embajador de la Paella Valenciana en diferentes países y colaborado de forma altruista con otras cocinas para dar forma a proyectos, elaborar recetas, etc. Su forma de comunicar es clara e instructiva y su pasión por la cocina es tal, que no escatima esfuerzos a la hora de cooperar con los demás. Sin duda seguiremos la estela de este enamorado del arroz y de su oficio. Los dos encuentros en los que hemos participado: Encuentro P.I.G. con Juan Carlos Galbis Arroz al horno con Juan Carlos Galbis

Fuente: susypaco.blogspot.com.es

Esta receta de crema pastelera es la que figura en la entrada de buñuelos de viento rellenos de crema pastelera (y de nata) . La pongo por separado para que sea más cómoda de consultar, dado que se va a usar en más recetas, como de tarta de filloas. Como explico en la otra entrada , está sacada de un libro de cocina de Pedro Subijana. Aquí doy las cantidades para algo más de un litro de crema pastelera. Yo la aromatizo con canela y limón, pero también se puede hacer con vainilla, con otras especias o con un chorrito de licor. Ingredientes: Un litro de leche 8 huevos 300 g de azúcar blanquilla 90 g de fécula de maíz (Maizena) Una rama de canela Corteza de un limón 20 g de mantequilla Para preparar la crema pastelera, echamos en un cazo la leche, menos unos 100 ml (medio vaso), con la canela y el limón. Lo ponemos al fuego. Cuando hierve, apagamos. Mientras tanto, batimos los huevos. Añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta obtener una crema. Mezclamos la harina con la leche fría. Lo añadimos a la crema de huevo y batimos un poco más. Echamos esta crema en el cazo con la leche y volvemos a poner a fuego muy suave. Revolvemos hasta que espesa. Va espesando de manera irregular y nos puede parecer que van a quedar grumos, pero al final se unifica. Cuando ya tiene la consistencia de crema apagamos. Al enfriar, espesará todavía más. Retiramos la canela y la piel del limón. Echamos la crema pastelera en una fuente. A mí me gusta colar siempre las cremas, para evitar cualquier posible grumo o resto de canela o limón. Le ponemos los trocitos de mantequilla por encima, para que se forme una película de grasa, que impida que se forme costra. Cuando ya esté tibia, revolvemos la crema para que se incorpore la mantequilla. Ponemos en una o dos mangas pastelera y guardamos en la nevera hasta la hora de utilizar. Si no queremos ponerlo en mangas pasteleras, podemos dejarlo en la fuente y ponerle un papel film pegado.

Fuente: elfestindemarga.blogspot.com.es

Ya se ha hecho un poco tarde para colgar esta entrada. Se supone que son unos dulces para conmemorar el día de Todos los Santos (1 de noviembre). Pero bueno, están tan ricos que se pueden hacer cualquier día del año. Además, hay en algunas zonas que se hacen en carnavales o en Semana Santa, así que ahí quedan. Los buñuelos los empezaron a elaborar en España los judíos sefardíes en el siglo X, para celebrar la fiesta de la Janucá . La Janucá es una fiesta variable, que se celebra entre finales de noviembre y finales de diciembre. Como esta fiesta está cercana a la de Todos los Santos, los cristianos los adoptaron. De ellos se dice lo mismo que os contaba en la receta de zonchos, que cuando comes uno sacas un alma del purgatorio. En Galicia han convivido con los zonchos y los huesos de santo, aunque hay otras zonas de España donde son mucho más populares. Yo donde he visto más es en Castilla y León. Cuando fui a estudiar a Salamanca, me sorprendió cómo se ponían los escaparates de las pastelerías en estas fechas, llenos a rebosar de buñuelos de todos los sabores. Para una golosa como yo, aquello era el delirio. Eran muy pequeñitos y carísimos, así que, con mi presupuesto de estudiante universitaria, apenas me daba para comprarme unos pocos, de crema pastelera y de chocolate. Mis favoritos eran los de la pastelería Las Torres, en la Plaza Mayor, aunque los de Gil tenían muchísima fama. Una vez fui con mi querida amiga Marian, de Salamanca, a comprarlos a Gil para su comida familiar y no me podía creer la bandeja inmensa que cogió. Fue ya en Salamanca, dado que no me podía permitir pagar por todos los que yo quisiera, cuando empecé a hacerlos yo misma. Mi madre nunca los había hecho y tengo un recuerdo vago de mi abuela haciéndolos. Me parecieron muy sencillos. Y me sorprendió que la receta para la masa fuera la misma que la de los petisús, que tantas veces preparaba mi madre, pero fritos en lugar de horneados. Es la masa choux. Tengo una receta infalible con la que se pueden preparar buñuelos, profiteroles, petisús, eclairs,... Hace poco se la pasé a Miriam, una amiga bloguera, y preparó unos eclairs de frigo pié y nutella con una pinta espectacular. La receta la saqué del libro de los amantes del chocolate, del que ya os hablé en la receta de tarta de chocolate para chocolate adictos . Y la receta de la crema pastelera de un libro de un cocinero que me encanta, Pedro Subijana, y que tiene un restaurante maravilloso en una de mis ciudades favoritas. También os hablé ya de él (en este caso en la receta de la leche frita ). Yo siempre he hecho los buñuelos un poco más grandes, pero esta vez, en recuerdo de los de Salamanca, los he elaborado muy pequeñitos. Me han quedado muy bonitos y redonditos. Además, me he dado cuenta de que, cuánto más pequeños son, es más fácil que salgan bien. La dificultad de los buñuelos está en la temperatura del aceite. Si está muy bajo se caen al fondo y quedan aplastados, pero si está muy alto se queman por fuera y no crecen. Si el buñuelo es grande existe, además, el peligro de que explote y se deforme todo. Con los pequeños, la temperatura del aceite es mucho más fácil de controlar a ojo. Nunca había pensado en lo evocador del nombre, “buñuelos de viento”. Una seguidora de Facebook argentina, Cecilia, me dijo uno de estos días (cuando publiqué la foto) que llevaba esperando esta receta desde su infancia. Había oído hablar de ellos en un cuento infantil y pensaban que no existían realmente. La verdad es que son tan buenos que parecen sacados de cualquier cuento o paraíso imaginario. Claro que de viento solo son antes de rellenar con crema pastelera o nata, cuando son una masa ligera llena de aire. Una vez que le hemos metido la crema, no queda ni una burbuja de aire dentro de ellos. Yo relleno los buñuelos con una manga pastelera con una boquilla grande, del número 4 o mayor. Si no tenemos manga, podemos darles un corte y rellenar con una cuchara. Salen bastantes. Yo preparé unas cajitas para regalar a algunos amigos. Les encantaron. Ingredientes crema pastelera: (Yo hice el doble de las cantidades que pongo aquí, porque quería que me sobrara bastante crema) ½ litro de leche 4 huevos 150 g de azúcar blanquilla 45 g harina de trigo o fécula de maíz (Maizena) Una rama de canela Corteza de un limón 20 g de mantequilla Ingredientes nata montada: 200 ml de nata para montar (al menos con un 35% de materia grasa) muy fría 2 cucharadas de azúcar blanquilla ¼ cucharadita de vainilla en polvo Ingredientes buñuelos (masa choux): 125 ml de leche entera 125 ml de agua 110 g mantequilla a temperatura ambiente 140 g de harina tamizada 5 huevos medianos Una cucharadita de sal Una cucharadita de azúcar Un litro de aceite de oliva suave (u otro aceite o grasa suave) para freír Una cascara de limón para freír en el aceite Para preparar la crema pastelera , echamos en un cazo la leche, menos unos 100 ml (medio vaso), con la canela y el limón. Lo ponemos al fuego. Cuando hierve, apagamos. Mientras tanto, batimos los huevos. Añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta obtener una crema. Mezclamos la harina con la leche fría. Lo añadimos a la crema de huevo y batimos un poco más. Echamos esta crema en el cazo con la leche y volvemos a poner a fuego muy suave. Revolvemos hasta que espesa. Va espesando de manera irregular y nos puede parecer que van a quedar grumos, pero al final se unifica. Cuando ya tiene la consistencia de crema apagamos. Al enfriar, espesará todavía más. Retiramos la canela y el limón. La echamos en una fuente. A mí me gusta colar siempre las cremas, por si queda algún grumo o resto. Le ponemos la mantequilla en trocitos por encima, para que se forme una película de grasa, que impida que se forme costra. Cuando ya esté tibia, revolvemos la crema para que se incorpore la mantequilla. Ponemos en una manga pastelera y guardamos en la nevera. Si tenemos portaboquillas, lo colocamos en la manga. Si no tenemos, ponemos ya la boquilla, que sea grande para que salga la crema sin dificultad. (Nota: La masa que se ve en la esquina superior izquierda es la masa de buñuelos enfriando). Para montar la nata , batimos con unas varillas la nata (que estará muy fría) con el azúcar y la vainilla hasta tener textura de crema. No debemos de batir de más porque se nos cortaría. La metemos en una manga pastelera y la conservamos en la nevera hasta el momento de rellenar los buñuelos. Como en el caso de la crema, si tenemos portaboquillas, lo colocamos en la manga. Si no tenemos, ponemos ya la boquilla, que sea grande para que salga la nata sin dificultad. Para preparar los buñuelos , echamos en un cazo el agua, la leche , la mantequilla, la sal y el azúcar. Ponemos al fuego hasta que hierva. Sacamos del fuego, echamos la harina, toda de golpe, y revolvemos rápido con una cuchara de madera. Volvemos a poner al fuego suave y le damos vueltas con la cuchara de madera, durante un minuto más o menos, hasta que se separa la masa de las paredes y el fondo del cazo. Yo solo la tuve que poner unos segundos, porque ya se me separó cuando eché la harina. Este paso se hace para eliminar de la masa todo el líquido sobrante y que tenga la textura y consistencia perfecta. Gracias a esto, esta masa siempre sale bien. Retiramos del fuego y dejamos enfriar. Después añadimos los huevos enteros uno a uno, dando vueltas con fuerza para que se incorpore bien después de echar cada uno. Nos tiene que quedar una pasta muy lisa y brillante. Ya está lista para empezar a freír. Ponemos en una sartén abundante aceite. Ponemos una cáscara de limón, mientras se calienta, para quitarle sabor. Yo reutilicé aceite de otra fritura dulce, por lo que ya no le puse el limón. Ha de ser suficiente para que floten los buñuelos sin tocar el fondo. Ponemos al fuego. Cuando está bien caliente echamos con dos cucharas bolitas de masa. Usamos unas cucharas bastante pequeñas porque los buñuelos crecen mucho. Yo uso las más pequeñas que tengo. No echamos demasiadas bolitas porque bajarían mucho la temperatura del aceite. Si vemos que se doran demasiado deprisa sin dar tiempo a que se inflen, bajamos la temperatura. Si, por el contrario, vemos que se quedan como aplastados, la subimos. Enseguida controlaremos la temperatura adecuada. Es sencillo. Muchas veces se dan la vuelta solos. Si no lo hacen, se la damos nosotros para que se doren por los dos lados. Cuando están doraditos, por todo alrededor, los sacamos a una fuente cubierta de papel absorbente. A mí no me gusta tostarlos mucho, porque están más ricos blanditos, así que solo los hago lo suficiente para que queden cociditos por dentro y no se deshinchen al enfriar. Cuando están fríos los rellenamos. Si no tenemos mangas, los abrimos con un cuchillo como hasta la mitad y ponemos la crema (o la nata) con una cuchara. Cerramos. Con la manga, clavamos la boquilla en el buñuelo y apretamos la manga hasta notar que el buñuelo queda lleno de crema (o de nata) por todas partes. Los vamos colocando en una fuente o plato redondo. Yo pongo en un plato los de crema y en otro los de nata, pero también pueden ponerse mezclados. Conservamos en la nevera hasta el momento de comer. Se conservan ricos dos o tres días. Al momento de servir espolvoreamos con azúcar glass. El azúcar lo pasamos por un colador para que quede más suelto.

Fuente: elfestindemarga.blogspot.com.es

Hace años me regalaron un libro de Pedro Subijana y me permití copiarle una de sua recetas, eso si, a mi manera. Ingredientes: 1 litro de agua 300 gr. de arroz 10 gr. de aceite Sal 1 lata de atún (yo utilizo en escabeche, pero puede ser la que más nos guste) Lechuga Pimiento Rojo y/o verde Mayonesa Pasos: Echamos el agua, el aceite y la sal en la jarra y programamos 8 minutos, 120 grados, velocidad 2. Introducimos el cestillo en la jarra y echamos el arroz, programando 13 minutos, 120 grados, velocidad 4. Una vez frío, mezclamos con la lechuga, el atún y el pimiento. Añadimos la mayonesa en el momento de ponernos a comer.

Fuente: recetasmycookollagme.blogspot.com.es

Esta entrada os resultará rara, pues la he empezado antes del programa, y acabado después. El programa de la final, promete, veremos si cumple las expectativas. La primera entrada que escribí en su día de Top Chef , recalqué la importancia que tenía Chicote en el concurso, y me reafirmo, ha sido así todo el concurso, entiendo que es buen comunicador, y que transmite, pero nos han privado de más intervenciones de alguien como Susi Díaz, y Ángel León. Programa mucho más ¨Show¨ que MasterChef pero con un gran encanto. También en la entrada que publiqué comentaba que me gustaría ver a los jueces del programa sometidos a una de las pruebas, y no es exactamente eso, pero en la final vamos a ver a los jueces en plena acción y...¡Me sulibella la idea!. Algo de realismo dentro de los ¨Mentiritis¨como diría Karlos Arguiñano. Esta noche veré si es así. Sigue leyendo si quieres ver que opino tras la emisión del programa... Hoy me he despertado con una gran alegría, el mundo gastronómico cada vez acoge más y más terreno, ¡Que no se nos vaya de las manos!. Top Chef demostró ayer que el interés culinario en este país crece por momentos...Terminó MasterChef y cuando aún seguía la ola que este había despertado comenzaba a rodarse Top Chef, acaba Top Chef y comienza MasterChef JUNIOR el próximo 23 de diciembre y por si fuera poco comienza ¨DEJA SITIO PARA EL POSTRE¨ y lo malo es que las audiencias que se predicen para cada uno de estos programas es tan grande que como alguno no las cumpla...¡batacazo! y esto sin tener en cuenta que hay concursantes y trabajo detrás, pero bueno...ley de vida, o mejor dicho...ley de AUDIENCIA TELEVISIVA. Después de este rollo voy al lío: TOP CHEF LLEGÓ A SU FINAL ANOCHE! Para mi ayer las expectativas no se cumplieron del todo, pero dieron el pego, y me explico: Que ganara Begoña me pareció justo y muy bien, realmente pensé que iban a realizar otro tipo de clichés televisivos, pero que ganara una mujer era uno de ellos, y encima la tia es muy merecedora de ese premio. Reconocerlo...gusto tiene!! Algunos de los platos de Begoña Rodrigo Opino que los momentos más emocionantes/interesantes/¿Qué va a pasar?/llamalo X. fueron cuatro, 1- El inicio con los jueces cocinando teniendo que poner pistas fue muy bueno, vale que seguro que tuvieron mucho tiempo para pensarlo, pero fue interesante ver el desarrollo de las ideas de los jueces llevada a cabo por los concursantes. 2- Momentazo caballeros de la mesa cuadrada, donde el punto crítico fue Arzac contradiciendo a Subijana, guerra de titanes de sabor, y ahí nadie decía ni pio. Por supuesto las valoraciones de los platos de los concursantes viendo que valoran y que tienen en cuenta cada uno de ellos entra dentro de ese momentazo de la gran mesa cuadrada. 3- Momento cumbre la victoria de Begoña, ¡Está claro! me recordaba un poco a mi Evita de MasterChef, colorida, bonitas presentaciones, y buen gusto con combinaciones rocambolescas. 4- Y no puedo evitar recordar los que fueron los MOMENTOS TOP de la noche, LA MALDITA PUBLICIDAD!!! duraron más que el propio programa en sí, QUE BARBARIDAD! vale que hay que generar expectación pero se pasaron...las bromitas en Twitter con el tema no paraban...que si por favor no interrumpieran la publicidad con Top Chef, que si nos iban a dar las uvas pero de verdad... Después de todos estos escupitajos que he soltado por mi boquita solo añadiré una última cosa, que muchas felicidades a TODOS los concursantes, en especial a Begoña. Y que nos preparemos señores, porque la cocina...ESTA DE MODA! Feliz jueves y animo que mañana es viernes!! Podéis escribir a mi twitter cuales fueron vuestros mejores momentos del programa... @Palo_masterchef

Fuente: taricodreams.blogspot.com.es

Seguimos con los post diferentes a los habituales de recetas, en este caso, se trata de mi viaje a San Sebastián durante este último fin de semana. Os contaré algunas comidas típicas de allí y algunos de sus lugares más emblemáticos. En las primeras imágenes podéis ver San Sebastián desde otra perspectiva, en este caso desde el Monte Igueldo donde se puede tener estas maravillosas vistas de la Isla Santa Clara, del Monte Urgull o del centro de la ciudad así como su playa más famosa, La Concha. Por otro lado, os enseño lo típico de la gastronomía de esta ciudad, empezando por los pintxos, esos bocaditos tan famosos. Se pueden degustar en cualquier parte de la ciudad, en especial os recomiendo ir al casco antiguo. Otra cosa típica son las sidrerías, restaurantes típicos de toda la vida donde el plato más demandado por costumbre es sin duda el rape o la chuleta a parte de otros tan populares como la tortilla de bacalao. Ya sabemos que estamos ante la cuna de la gastronomía, donde podemos encontrar cocineros tan relevantes como Arzak o Subijana, pero en este caso fuimos a visitar el restaurante de Karlos Arguiñano. Está en un pueblecito situado a unos pocos km de San Sebastián, llamado Zarautz. Aquí os dejo algunas fotos del restaurante y de la playa de Zarautz conocida también por el surf. Por último, una foto de los barcos pesqueros del norte, en esta ocasión se trata del puerto de Guetaria, pueblo conocido por ser el lugar de nacimiento de Juan Sebastián Elcano o el diseñador Balenciaga. ¡Espero que os guste! Vistas desde el Monte Igueldo de la ciudad Chuleta Pintxos Rape Sidrería Restaurante de Arguiñano Puerto de Guetaria Restaurante Arguiñano Playa de Zarautz

Fuente: hoysoycocinera.blogspot.com.es

ATENCIÓN , ESTA CRÓNICA O SUS COMENTARIOS PUEDEN CONTENER SPOILERS Bueno, pues una semana más se cumplió rigurosamente el guión establecido (o spoileado) y se fue Víctor a la calle. Y es una pena que a estas alturas nos falte la emoción de saber que va a pasar porque el programa de ayer contó con tres pruebas estupendas, donde los aspirantes pusieron lo mejor de sí mismo. Una primera prueba, la de los suflés, donde se buscaba técnica y precisión, una segunda prueba, la de los gurús del Bulli, donde se pedía creatividad e imaginación, y una tercera, la de Yayo, en la que se valoraba la sensibilidad a la hora de percibir sabores y texturas sin usar la vista. Víctor, minuto antes de ser eliminado, probando sus propios dedos (autofagia) Una vez más la polémica llegó a la hora de la decisión final, donde, pese a que el plato de Marc fue el peor valorado por los jueces, fue el de Víctor el que fue elegido como el peor y obligó al valenciano a coger sus cuchillos e irse. PRUEBA DE PRESIÓN: HOMENAJE AL SUFLÉ Confieso que nuca he intentado hacer un suflé, y a lo mejor por ignorancia no termino de comprender ese miedo tremendo que tienen todos los cocineros a este vaporoso plato, El caso es que desde que se nombró en ese plató la palabra suflé, hubo a más de uno que empezaron a temblarle las piernas. Cuidado, que viene el coco Pero esta vez, la gran novedad de la prueba de presión fue el hecho de que no concedía la inmunidad (tampoco tenía mucho sentido a estas alturas del programa), sino que aportaba al campeón una ventaja notable de cara a la segunda prueba del programa. Así que como digo, el protagonista de la prueba fue el suflé, y como defensor y experto de esta receta trajeron como invitado a Fernando Canales, michelinoso chef y propietario del restaurante Etxanobe de Bilbao y, al parecer, auténtico experto en la materia. Canales hizo una receta para quitarse el sombrero Desde hace tiempo se viene reclamando en este foro que las intervenciones de los grandes chefs que aparecen en el programa sena más didácticas, para que los que nos gusta cocinar tengamos la oportunidad de aprender algo además de entretenernos con el concurso. Si en Masterchef acertaron el día que trajeron a Pedro Subijana, esta vez en Top Chef hay que alabarles el acierto de haber mostrado la elaboración completa del suflé que preparó Fernando Canales, incluyendo multitud de comentarios y trucos que pueden ayudar a elaborar en casa esta complicaa delicia. El batido de las claras debe ser manual para obtener una burbuja más pequeña El resultado fue un espectacular suflé de chistorras que no parecía tan difícil, pero que luego ninguno de los concursantes fue capaz de replicar perfectamente. Pintaza Los concursantes dispusieron de 45 minutos para elaborar el suflé, y el planteaiento (aparentemente) era fácil, 29 minutos para conseguir la base, 15 minutos de horno y 1 minuto para emplatar, pero sólo Marc consiguió meter sus suflés en el horno antes de que el reloj llegara a 45 minutos. El hecho de que coincidieran en el tiempo todos los platos en el horno permitió ver una imagen insólita de los concursantes, sin cocinar y simplemente esperando que el calor hiciera su trabajo. Esta relajación propició momentos simpáticos, por ejemplo, Víctor y Marc de repente avisaron a Fran de que sus suflés se estaban bajando y éste acudió raudo, bandeja en mano, a ver que pasaba, para comprobar que le estaban vacilando y que sus suflés progresaban adecuadamente. Marc y Víctor se felicitan por su ingenio. ¿Qué pensará Carlos de esto? De todos los concursamtes, Fran fue el que más inseguro se mostró ante la papeleta del suflé, y también fue uno de los que optó por un suflé dulce, concretamente de chocolate con toques de especias. Aunque él se mostró bastante satisfecho con el resultado final, lo cierto es que le faltó tiempo de horno, luego tardó mucho en sacarlos del propio horno y al llegar a la mesa deprisa y corriendo se le desmoronaron un poco. Chicote pone en evidencia la blanda textura del suflé de Fran Desde el primer momento se vio que Marc no tenía su mejor día con el suflé, lo que debía ser un poco de harina perfectamente incorporada a la leche resultada más parecido, como bien dijo Chicote, a una masa de croquetas más bien sequerona. No exageraba Chicote Además, más por esa falta de humedad en el preparado inicial que por exceso de horno, sus suflés de gambas quedaron más como unas tortillas de gambas en vasito. Como es una tortilla, por eso le ha puesto el pan, sentenció Fernando Canales. Suflé-tortilla venido a menos de Marc No prestó apenas atención a Davis la realización del programa y apenas nos enteramos de que eran dulces e incluían manzana, nueces, naranja, canela y otras frutas. David, con cara de recién levantado nos cuenta su idea La cata tuvo Luces y sombras, pero sobre todo reveló un detalle que se veía venir. David fue el último en meter los suflés en el horno, apenas a 11 minutos del final de la prueba, era muy evidente que estaban poco hechos. Además, según dijo él: "he hecho el catalán, he puesto poca cantidad", por lo que tampoco le subieron demasiado. (Quiero aclarar, para no herir a nadie en este momento de tanta sensibilidad coyuntural, que las opiniones y comentarios de David son de David, no míos) David encajando la crítica a su suflé Víctor, como siempre, optó por el riesgo e ideó un suflé totalmente distinto, con ingredientes como albahaca, setas shitake, camarones o lima. Su apuesta le salió bien, su cocción fue la más acertada, el color verde resultaba vistoso, y aunque sus sabores resultaron algo exagerados para el jurado, resultó ser el mejor de los cuatro en opinión del jurado. Chicote no perdona el suflé verde de Víctor Presuntamente Víctor iba a tener una gran ventaja en la prueba que daba paso a la semifinal, pero luego la ventaja no resultó ser tan grande... PRUEBA CLASIFICATORIA: VÍA RÁPIDA A LA SEMIFINAL Y llegó la primera prueba clasificatoria de esta edición de Top Chef, una prueba donde la victoria daba el acceso directo a la semifinal del programa. Para realizarla se trasladaron a Salamanca, y como jurados invitados, un triplete de lujo, tres de los miembros del equipo creativo de la época gloriosa del Bulli, Albert Raurich, Eduard Bosch y Oriol Castro Un jurado de prestigio para juzgar la creatividad de los concursantes La prueba que les prepararon en esta ocasión los llevaba al límite de su creatividad. Se dispusieron frente a sus mesas cada uno con una caja cerrada delante, y al abrirlas, descubrieron cinco elementos absolutamente discordantes que tendrían que incluir en su plato: vino, gominolas, alitas de pollo, melocotones y salmón noruego Más que un reto, una putada La "enorme" ventaja de Víctor en esta prueba consistía en poder asignar a dos de sus rivales un ingrediente extra, gallatas o arenques ahumados. Víctor valoró la dureza de sus rivales y asignó a Fran el plato de galletas y a Marc los arenques. Resulta curioso cómo a Víctor se le llena la boca diciendo que a él Fran no le parece tan bueno ni el favorito, pero sin embargo, a la hora de la verdad es a él al que le pone el mayor obstáculo. Fran, con sonrisa socarrona, agradece a Víctor el detalle Una vez dentro, sólo una hora para cocinar. Mientras tanto, en el comedor, la conversación del jurado da algunas pistas sobre qué puede ser lo más importante a la hora de afrontar esta prueba: se valorará mucho la creatividad y es muy importante cuidar los puntos de cocción. La santa cena, como lo calificó David Empezaremos por David, que fue el primero en presentar su plato. El catalán ideó un plato dando protagonismo a los elementos que más le cuadraban (como el pollo, el vino o los melocotones) y quitándoselo a aquellos que le chirriaban más. Así , como no veía la forma de integrar alitas y salmón en el mismo plato, usó la grasa del salmón para emulsionar una salsa de melocotón. Psst, este de aquí atrás se va hoy a la calle Primero cocinó las alitas a baja temperatura, luego las ahumó y las acompañó de un pure rústico de castañas, la emulsión de melocotón y una salsa de alcaparras. ¿Cuál es la alita de pollo? El jurado trató bastante bien el plato, sólo le achacó que le había dado excesivo protagonismo a un ingrediente que no estaba en la caja, las alcaparras, por lo demás, valoró positivamente tanto la presentación como el equilibrio de sabores, y el muchacho se fue de vuelta con una gran sonrisa en la cara. Extraña reacción de Sosi ante el plato de David El segundo en pasar por la cata fue Marc. No me pareció que ni su idea ni su ejecución estuvieran a la altura de otras ocasiones, sobre todo teniendo en cuenta que conocía perfectamente al jurado y probablemente tenía más pistas que sus rivales de cómo sorprenderlos o al menos agradarlos. Marc recurrió a un viejo truco usado el año pasado por Arrabal en Top Chef 1 y por José David en Masterchef 1, colocar una base más o menos sabrosa, en este caso Marc se decantó por un caldo gelatinizado de las alitas de pollo, y añadir sobre esa base el resto de los ingredientes de manera más o menos estética. ¿Donde he visto yo esto antes? A la hora de escoger el nombre del plato, el genio de Figueres volvió a derrochar pedantería y lo llamó "Petite fantasie surrealiste" y, cómo no, volvió a vincular su nombre, en un alarde de modestia, con el de su paisano Salvador Dalí. Sin embargo, a sus amigos del Bulli no les pareció tan fantástico el plato y, reconociendo su originalidad estética, no dudaron en criticar la textura de las gelatinas que servían como base de fondo al plato. "Este tío de aquí atrás se cree que es la ostia, pero en realidad es un manta" Después, llegó el turno de Fran, al que otra vez vimos incómodo con los ingredientes que le habían tocado (a ver si va a ser verdad lo que dice Víctor, y cuando lo sacan de sus platos de Coque...). Lo primero que hizo fran fue quitar la piel a las alitas para cocinarlas a baja temperatura, y allí le llegó el primer revés, porque Chicote no dudo en tildarlo prácticamente de insensato y soltarle una colleja por renunciar a ese crujiente placer. Fran encaja la colleja ante la fugaz mirada de David El plato de Fran no era un conjunto, sino más bien una serie de piezas inconexas amontonadas y diseminadas por el plato, sin duda uno de los peores platos que le hemos visto en el programa, El jurado lo vio igual y, aunque destacó algunas virtudes, en general no mostró un excesivo entusiasmo. No sabe uno cómo comerse un plato así Una curiosa anécdota al final de la hora de cocinado. David se acerca a Fran y le pregunta con mucho interés que cómo ha hecho su plato, cuando éste empieza a explicárselo comprueba con estupor como David no el está haciendo ni puñetero caso y está hablando con Marc. Aquí parecía tener mucho interés... ...pero le duró tres segundos Menos mal que unos bailecillos regionales consiguieron volver a animar al salmantino... La clásica sardana post-cooking iniciada por Fran y seguida por David y Víctor El último en discordia fue Víctor, que volvió a arriesgar dando a su plato su particular estética, sin embargo falló en lo que no se podía permitir fallar, el salmón se le pasó de punto. Cuando Chicote se lo advirtió ya no tenía tiempo de rectificar, así que con eso se presentó ante el jurado. Salmón "al punto" según Víctor Aunque la originalidad de su plato fue muy alabada y algunos elementos como la salsa de vino y frutos rojos fueron puestos al mejor nivel, los exigentes cocineros del Bulli no pasaron por alto el punto de cocción, lo que condenó al valenciano a la prueba de eliminación. El resultado final, vistoso pero seco (y con ese extraño churro de pollo delante) Llegó el momento de la decisión final y ganó el que menos críticas había recibido y que además había sido nominado por sus compañeros como uno de los favoritos para ganar, que no fue otro que David, con lo que se convirtió en el primer semifinalista de Top Chef. David, muy emocionado, abraza a Fran Para terminar con esta prueba, sólo un par de cosas, una positiva y una negativa. La positiva es que me gustó muchísimo la actuación de este jurado en la prueba. Muy profesionales, diseccionaron todos los platos desde todos los puntos de vista y fueron capaces de combinar sin molestar a nadie alabanzas y críticas siempre bien argumentadas. Jurados así son os que necesitan programas como este si quieren dar la imagen de ser un concurso serio. Los gurús del Bulli tuvieron una actuación destacada En la parte negativa, señalar que hemos vuelto a ver que estos grandes cocineros tienen talento en los fogones, pero en muchas ocasiones no saben comportarse en la mesa, mirad estas imágenes. Primero Sosi... ...luego Yayo... ...y finalmente Albert Raurich, nos muestran nuevas utilidades de los cubiertos Resulta lamentable ver cómo comen estos señores tan exigentes para otras cosas, pero resulta incomprensible cómo la realización, en vez de taparlos un poco, intente mostrarnos lo peor de cada uno de ellos. Está claro que aquí no hay amigos. ESTA CRÓNICA ESTÁ EN PROCESO DE ELABORACIÓN Y SE IRÁ ACTUALIZANDO A MEDIDA QUE MIS OBLIGACIONES ME LO PERMITAN. GRACIAS

Fuente: cocinarconciencia.blogspot.com

Pantela de manzana y miel, helado de vainilla y pimienta de Pedro Subijana (Akelarre San Sebastián) Ingredientes (4 comensales) Para la pantela : 800 grs. de manzana Grand Smith 4 rebanadas de pan de molde sin corteza (de 5 cms. de largo y 2 cms. de alto) 50 grs. de azúcar Para el helado : 300 grs. de queso fresco 150 grs. de leche 150 grs. de nata 1/2 rama de vainilla 5 grs. de pimienta negra molida 100 grs. de azúcar Para las bolitas de manzana : 160 grs. de manzana de Grand Smith 50 grs. de miel 50 grs. de mantequilla Conversor de medidas | Contador de calorías Cómo hacer Pantela de manzana y miel... paso a paso Para la pantela : Se pela y se licua la manzana. Se hierve y se pasa por la estameña, para clarificar Se pone en una bandeja honda el jugo junto con el pan y se cuece a 150ºC en el horno hasta que no quede no quede jugo (unos 40 minutos). Se reserva . Para el helado: Se hierve el azúcar con la leche, la nata y la vainilla. Se vuelca sobre el queso con la pimienta. Se cuela y se monta en la sorbetera. Se reserva . Para las bolas de manzana: Se hacen unas bolitas con ayuda de un sacabolas pequeño. Se rehogan con la mantequilla sin que cojan color. Se añade la miel y se cuece a fuego muy suave hasta que queden traslúcidas (25 minutos). Se reserva . Presentación: Se pone la pantela en el centro del plato y se le añade azúcar por toda la superficie. Se gratina y se emplata. Se calientan las bolitas de manzana, se emplatan y por último, se pone una bolita de helado. Utensilios Los de la receta

Fuente: mis-recetas.org

Receta de Pedro Subijana chef del Restaurante Akelarre (San Sebastián) Ingredientes (4 comensales) 4 trozos de cochinillo de 150 gr.cada uno Para el caldo : 250 gr. de panceta ibérica 1,5 litros de agua Para la guarnición: 2 tomates cherrys amarillos 2 tomates cherrys rojos 12 plantas de cebolleta Para el bolao de tomate : 50 gr. de tomate en polvo 250 gr. de azúcar 100 gr. de agua Para la glasa: Una clara de huevo 100g r. de azúcar glasé Para la emulsión de Ibérico: 25 gr. de la grasa del caldo 100 gr. de caldo 15 gr. de resource Conversor de medidas | Contador de calorías Cómo hacer Cochinillo asado de Akelarre paso a paso Para el caldo: Se corta la panceta en dados, se rehoga en una cazuela hasta que esté transparente, se moja con el agua y se cuece suavemente durante una hora. Se tritura todo el conjunto y se cuela . Se pone el caldo al fuego, justo para que hierva muy suave y se introducen los trozos del cochinillo a cocer (25 minutos el costillar y 30 minutos la pierna). Se retira y se guarda en el caldo hasta su pase. Para la glasa: Se junta el azúcar con la clara hasta homogeneizar (sólo se usan 30 gr. ) Para el bolao: Se hierve el agua y azúcar a 140º, se añade la glasa y se mezcla, según suba, se pone en un molde hondo rectangular y se cuece en el horno a 150º durante 4 minutos. Se deja enfriar y se corta en trozos irregulares, espolvoreándolos con tomate en polvo. Para la emulsión : Se retira la grasa del caldo en frío. Se calienta el caldo, se mete en el horno con la piel hacia arriba durante 25 minutos a 230º. Presentación : Se marcan las plantas de cebolleta. Se pelan y se sacan los gajos del tomate sin las pepitas. Se calientan unos segundos bajo el grill con unas gotas de aceite de oliva virgen. Utensilios Los de la receta

Fuente: mis-recetas.org

Uno de los primeros platos que me pide el cuerpo cuando llega el Otoño y el fresquito es éste, es realmente delicioso a la par que sencillo y económico. Como todo, tiene su truquito que es romper la patata para que suelte el almidón al cocer y espese el caldo. Buscando algo de historia sobre este plato, me ha sorprendido mucho no encontrar prácticamente nada, ni en los muchos libros de cocina que tengo, ni navegando por Internet. Sí que hay algo que he encontrado en prácticamente el 99% de las entradas que he consultado e incluso en uno de los libros de cocina que tengo: Parece ser que Paul Bocuse (reconocido chef francés y dicen que padrino de la nueva cocina), vino a Madrid a finales de los 70 para dar una conferencia, la cual parece ser que inspiro todo un nuevo movimiento que revolucionó la cocina española, a manos de Juan Mari Arzak y Pedro Subijana en el País Vasco. Dicen que durante su viaje, Bocuse probó las Patatas a la Riojana y dijo:”Es uno de los platos más extraordinarios creados por el hombre”. (Los fogones de José Andrés). En otras entradas dicen que después del tercer plato dijo cosas como “Éste debería ser el plato representativo de España en el mundo entero porque era lo más sabroso que había probado nunca” Bueno, solo decir que parece mentira que tengan que venir de fuera a decirnos los grandes platos que tenemos en España. Os dejo la receta. PATATAS A LA RIOJANA -5 patatas grandes 1,5 kg sin pelar -6 chorizos -1 cebolla -4 ó 5 dientes de ajo -2 ó 3 pimientos choriceros -sal, aceite y laurel Le quitamos al pimiento las semillas y lo ponemos en remojo la noche anterior para que se hidrate bien, si se nos olvida (como me pasa a mí siempre) ponerlo la misma mañana pero con el agua caliente para acelerar el proceso. P icamos la cebolla y rehogamos a fuego lento y añadimos los ajos pelados y golpeados con el cuchillo. Mientras, pelamos y cortamos las patatas iniciando el corte con el cuchillo y terminándo rompiendo la patata, de esta manera la parte rugosa que queda al romper la patata soltará mejor el almidón de la misma durante la cocción, dejándonos un caldito espeso. Raspamos con un cuchillo toda la carne del pimiento y picamos bien, no tirar el agua del remojo. Cortamos los chorizos en rodajas de 1,5 cm , más o menos tened en cuenta que al cocinarse encoje. A ñadimos las patatas a la cebolla y movemos despacio y con cariño para que no se peguen, durante un par de minutos. S eguidamente añadimos el chorizo y movemos. Incorporamos la carne del pimiento y lo mezclamos todo bien cubrimos el guiso con agua y aprovechamos el agua del remojo de los pimientos. A ñadimos el laurel y la sal y dejamos cocer a fuego medio, moviendo de vez en cuando con cuidado de no romper mucho la patata hasta que ésta esté lista. Unos 20 ó 25 minutos. A mí me gusta dejar reposar unos 10 minutos antes de servir. Así lo hago yo. Dime como lo haces tú.

Fuente: comococinoyo.blogspot.com.es

Al sureste de la provincia de León y escoltada por los ríos Cea y Valderaduey encontramos Sahagún de Campos . Ciudad que vio nacer al actor Carmelo Gómez y descanso de peregrinos. Y es de ahí de donde partió uno de los protagonistas de la receta que hoy nos ocupa: el queso. Fue comprado directamente en la factoría y no tenía etiquetas que pudiesen clasificarlo. Creo que era semicurado, con carácter pero no excesivamente potente al paladar. Recordé una receta que hace años ví elaborar en televisión a Pedro Subijana y que, en su día puse en práctica (hablaremos de ello al final). Y como tenía que comprar un par de filetes de ternera para otra preparación que os presentaré en breve, aproveché el viaje y compré cuatro. Dos para las pizzas de filete de hoy y los otros dos… lo veréis en unos días. INGREDIENTES (Para 2 personas): - 2 filetes hermosos de babilla de ternera - 6 lonchas de queso semicurado - Salsa de tomate frito, casero, a poder ser - 150 gr. de jamón cocido - Orégano picado - Aceite de oliva, sal y pimienta. ELABORACIÓN: - Limpiamos los filetes de posibles nervaduras y/o durezas que pudiesen tener. Los salpimentamos y los marcamos en una sartén o en la plancha a fuego fuerte brevemente por ambos lados. Deben quedar crudos por dentro, ya que terminarán de hacerse en el horno. - Disponemos los filetes sobre una placa de horno engrasada con un poco de aceite de oliva. Napamos cada uno de ellos con salsa de tomate, colocamos tres lonchas de queso por filete y terminamos repartiendo el jamón cocido cortado en dados un poco grandes. - Introducimos en el horno con el gratinador encendido hasta que el queso funda y los filetes terminen de hacerse, cuidando de que no se nos sequen y queden “como zapatillas”. - Espolvoreamos con orégano y servimos de inmediato. SINANIMUS MOLESTANDI: - Tenía éste plato en el olvido porque la primera vez que lo cociné no me llamó la atención. Usé queso mozzarella, que debería ser lo suyo. Pero la receta quedaba algo insípida, carente de entidad. Una pizza, además del tomate y la mozzarella suele acompañarse de ingredientes con cierta potencia de sabor (olivas, alcaparras, anchoa…). Pero no era el caso. La elección de un queso con cierto carácter hace que el sabor cambie radicalmente. - Si usáis orégano seco, hacedlo con más mesura que con el fresco, ya que es más aromático. - Podéis emplear el orégano de dos maneras: o bién lo añadís a la salsa de tomate o lo espolvoreáis como os he indicado a la hora de servir. Si optáis por la segunda opción hacedlo siempre en el último momento, ya fuera del horno, o correréis el riesgo de que el gratinador lo queme.

Fuente: con2recetas.blogspot.com.es

Madre mía lo que me acaban de pasar!!! Vaya pintaza!! Esta receta me la acaba de pasar una amiga, que se la ha encontrado en Internet, en la página de Carlos.tk. Os la paso tal cual. Para la gente que le gusta el Gin&Tonic este es un postre curioso, por la textura distinta a la hora de tomarlo. Esta es una versión simplificada del postre que pone Pedro Subijana en su restaurante. Ingredientes 10 dl. de Ginebra 1/3 de litro de Tónica 5 hojas de gelatina Sorbete de limón (pongo la receta aparte) Elaboración 1) Ponemos las hojas de gelatina a remojo, en agua fria. 2) Ponemos a calentar la mitad de la tónica en un cazo, escurrimos las hojas de gelatina (cuando se hayan ablandado), las incorporamos a la tónica y las deshacemos. Es importante que no llegue a hervir. De todas formas, moviendo un poco (suavemente para evitar que se vaya el gas del todo) conseguiremos que se deshagan pronto las hojas de gelatina. 3) Ponemos el resto de tónica en un bol, incorporamos la ginebra y añadimos la tónica con la gelatina disuelta De nuevo, tenemos cuidado al mover y al poner la tónica, para evitar que se quite todo el gas. 4) Dejamos que se haga la gelatina en la nevera. Presentación Una forma de presentarlo es como en la foto, cortando la gelatina en forma de cubos (para simular los cubitos de hielo) y poniendo un poco de sorbete de limón "rascado" con la cuchara al lado, simulando un granizado. El limón complementará los sabores que se tienen en un Gin&Tonic. Otra forma de presentación podría ser poniendo los cubitos de gelatina en una copa de martini, rellenando con el sorbete de limón un poco deshecho (de todas formas, se deshará en la propia copa). Comentarios No hay que creer que es poca ginebra la que se pone, puesto que la proporción está bastante bien. Sin embargo, siempre se puede "cargar" un poco más."

Fuente: elblogderossella.blogspot.com.es

Copyright 2017 ® - Contacto